+ All documents
Home > Documents > Ignite me Shatter me 3

Ignite me Shatter me 3

Date post: 13-May-2023
Category:
Upload: independent
View: 0 times
Download: 0 times
Share this document with a friend
395
1
Transcript

1

2

Sinopsis

Juliette ahora sabe que ella podría ser la única persona que puede

detener el Restablecimiento. Pero para derribarlos, va a necesitar la

ayuda de la única persona en la que nunca pensó que podía confiar:

Warner. Y mientras trabajan juntos, Juliette descubrirá que todo lo que

creía saber —sobre Warner, sus habilidades, e incluso Adam— estaba

equivocado.

La emocionante y escalofriante conclusión de la internacionalmente

exitosa series de las crónicas de Juliette.

3

Dedicatoria

Para mis lectores. Por su amor y apoyo. Esto es para ustedes.

4

1

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Soy un reloj de arena.

Mis diecisiete años se han derrumbado y me han enterrado de adentro hacia fuera.

Mis piernas se sienten llenas de arena y engrapadas, mi mente rebosante de granos

de indecisión, opciones deshechas e impacientes mientras el tiempo se escapa de

mi cuerpo. La pequeña mano de un reloj me golpea una y dos, tres y cuatro,

susurrando hola, levántate, ponte de pie, es hora de que estés

despierta

despierta

—Despierta —susurra.

Una inhalación brusca y estoy despierta pero no levantada, sorprendida pero no

asustada, de alguna manera mirando fijamente unos ojos desesperadamente

verdes que parecen conocerme demasiado, muy bien. Aaron Warner Anderson

está inclinado sobre mí, sus preocupados ojos inspeccionándome, su mano

atrapada en el aire como si hubiese estado a punto tocarme.

Se echa hacia atrás.

Me mira fijamente, sin pestañear, su pecho subiendo y bajando.

—Buenos días —adivino. Estoy insegura de mi voz, de la hora y de este día, de estas

palabras dejando mis labios y de este cuerpo que me contiene.

5

Me doy cuenta de que él está usando una camisa blanca abotonada, medio fuera

de sus pantalones negros curiosamente desarrugados. Las mangas de su camisa

están dobladas, empujadas más allá de sus codos.

Su sonrisa parece como si doliera.

Me pongo en una posición sentada y Warner se adelanta para acomodarme.

Tengo que cerrar los ojos para calmar el mareo repentino, pero me obligo a

permanecer inmóvil hasta que la sensación desaparezca.

Estoy cansada y débil por el hambre, pero aparte de unos cuantos dolores

generales, parece que estoy bien. Estoy viva.

Estoy respirando y parpadeando y sintiéndome humana y sé exactamente por qué.

Me encuentro con sus ojos.

—Me has salvado la vida.

Recibí un disparo en el pecho.

El padre de Warner puso una bala en mi cuerpo y aún puedo sentir los ecos de la

misma. Si me concentro, puedo revivir el momento exacto en que sucedió, el dolor:

tan intenso, tan insoportable, nunca seré capaz de olvidarlo.

Contengo un suspiro de asombro.

Por fin soy consciente de la familiar extrañeza de esta habitación y rápidamente me

embarga un pánico que grita que no me desperté donde me quedé dormida. Mi

corazón se acelera y estoy alejándome lentamente de él, golpeando mi espalda

contra la cabecera, aferrándome a estas sabanas, tratando de no mirar a la lámpara

de araña que recuerdo muy bien…

—No pasa nada —está diciendo Warner—. Está bien.

—¿Qué estoy haciendo aquí? —Pánico, pánico; el terror nubla mi conciencia—. ¿Por

qué me trajiste aquí de nuevo?

—Juliette, por favor, no voy a hacerte daño...

6

—Entonces, ¿por qué me has traído aquí? —Mi voz está empezando a romperse y

estoy luchando para mantenerla estable—. ¿Por qué me trajiste de vuelta a este

infierno?

—Tuve que esconderte. —Exhala, mira la pared.

—¿Qué? ¿Por qué?

—Nadie sabe qué estás viva. —Se da vuelta para mirarme—. Tenía que regresar a la

base. Necesitaba fingir que todo había vuelto a la normalidad y me estaba

quedando sin tiempo.

Me obligo a encerrar bajo llave el miedo.

Estudio su rostro y analizo su tono paciente, serio. Lo recuerdo ayer por la noche…

debió haber sido ayer por la noche…recuerdo su cara, recuerdo que yacía junto a

mí en la oscuridad. Fue tierno y amable y suave, y él me salvó, me salvó la vida.

Probablemente me cargó hasta la cama. Arropándome a su lado. Debió haber sido

él.

Pero cuando miro hacia abajo, hacia mi cuerpo, me doy cuenta de que estoy

usando ropa limpia, sin sangre o agujeros o cualquier cosa en cualquier lugar y me

pregunto quién me bañó, me pregunto quién me cambió, y me preocupa que

pudiera haber sido Warner, también.

—¿Tú—dudo, tocando el dobladillo de la camisa que llevo puesta—… Acaso…quiero

decir… mi ropa

Sonríe. Me mira hasta que me estoy sonrojando y decido que lo odio un poco y

luego niega con la cabeza. Mira sus palmas.

—No —dice—. Las chicas se encargaron de eso. Yo sólo te llevé hasta la cama.

—Las chicas —susurro, aturdida.

Las chicas.

Sonya y Sara. Ellas también estaban allí, las gemelas sanadoras, ellas ayudaron a

Warner. Lo ayudaron a salvarme porque él es el único que me puede tocar ahora,

7

la única persona en el mundo que hubiera sido capaz de transferir su poder

curativo de manera segura dentro de mi cuerpo.

Mis pensamientos están en llamas.

¿Dónde están las chicas? ¿Qué pasó con las chicas? ¿Y dónde está Anderson? ¿Y la

guerra? Y, ¡oh Dios! ¿Qué le pasó a Adam y Kenji y Castillo? y tengo que

levantarme, tengo que levantarme, tengo que levantarme y salir de la cama y

ponerme en marcha, pero trato de moverme y Warner me atrapa. Pierdo el

equilibrio, estoy inestable; todavía siento como si mis piernas estuvieran ancladas a

la cama y de repente soy incapaz de respirar, veo manchas y siento que me voy a

desmayar. Necesito levantarme. Necesito salir.

No puedo.

—Warner. —Mis ojos están frenéticos en su rostro—. ¿Qué pasó? ¿Qué ha pasado

con la batalla?

—Por favor —dice, agarrando mis hombros—. Necesitas empezar despacio, deberías

comer algo...

—Dime.

—¿No quieres comer primero? ¿O tomar una ducha?

—No. —Me oigo decir—. Tengo que saberlo ahora.

Un momento. Dos y tres.

Warner toma una respiración profunda. Un millón más. Su mano derecha sobre la

izquierda, girando el anillo de jade en su dedo meñique una y otra y otra y otra

vez.

—Se acabó —dice.

—¿Qué?

Digo la palabra, pero mis labios no hacen ruido. Estoy entumecida, de alguna

manera. Parpadeando y no viendo nada.

—Se acabó —dice de nuevo.

8

—No—exhalo la palabra, exhalo la imposibilidad. Él asiente con la cabeza. Está en

desacuerdo conmigo—. No.

—Juliette.

—No —le digo—. No, no. No seas estúpido —le digo—. No seas ridículo —le digo—.

No me mientas, maldita sea. —Pero ahora mi voz es alta y quebrada y tiembla—. No

—jadeo—, no, no, no…

De hecho, me pongo de pie esta vez. Mis ojos se están llenando rápidamente de

lágrimas y parpadeo y parpadeo, pero el mundo es un desastre y me dan ganas de

reír, porque todo lo que puedo pensar es en cuán horrible y hermoso es, que

nuestros ojos desdibujen la verdad cuando no podemos soportar verla.

El piso es duro.

Sé que esto es un hecho real, ya que de pronto está presionado contra mi cara y

Warner está intentando tocarme, pero creo que grito y golpeo sus manos para

alejarlas porque ya sé la respuesta. Debo de saber la respuesta, porque puedo

sentir la repugnancia burbujeando y perturbando mi interior, pero pregunto de

todos modos. Estoy horizontal y, de alguna manera, todavía siento el mareo, y los

agujeros en mi cabeza están desgarrándose y estoy mirando a un punto en la

alfombra a menos de tres metros de distancia y no estoy segura de que esté aún

con vida, pero tengo que oírselo decir.

—¿Por qué? —le pregunto. Son sólo dos palabras, estúpidas y simples—. ¿Por qué

ha terminado la batalla? —le pregunto. Ya no estoy respirando, no estoy hablando

en absoluto; sólo expulsando letras a través de mis labios.

Warner no está mirándome.

Él está mirando a la pared y al suelo y a las sábanas y a la forma en que sus nudillos

se ven cuando aprieta los puños, pero no, no a mí, él no me mirará y sus siguientes

palabras son tan, tan suaves.

—Porque están muertos, amor. Están todos muertos.

9

2

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Mi cuerpo se cierra.

Mis huesos, mi sangre, mi cerebro se congelan en su lugar, embargados en una

repentina, incontrolable parálisis que se propaga a través de mí con tanta rapidez

que parece que no me deja respirar. Estoy respirando con dificultad, tensas y

profundas inhalaciones, y las paredes no dejan de balancearse delante de mí.

Warner me tira hacia sus brazos.

—Suéltame —le grito, pero, oh, sólo en mi imaginación, porque mis labios han

dejado de trabajar y mi corazón ha expirado y mi mente se ha ido al infierno por el

día y mis ojos, mis ojos creo que están sangrando. Warner está susurrando palabras

de consuelo que no puedo oír y sus brazos están envueltos enteramente a mi

alrededor, tratando de mantenerme unida a través de pura fuerza física, pero es

inútil.

No siento nada.

Warner me silencia, meciéndome hacia delante y hacia atrás, y es entonces cuando

me doy cuenta de que estoy haciendo el más insoportable, ensordecedor sonido,la

agonía rasgándome. Quiero hablar, para protestar, para acusar a Warner, para

culparlo, para llamarlo mentiroso, pero no puedo decir nada, no puedo formar

nada excepto sonidos tan lamentables que estoy casi avergonzada de mí misma.

Me libero de sus brazos, jadeando y doblándome, agarrando mi estómago.

10

—Adam. —Me ahogo con su nombre.

—Juliette, por favor.

—Kenji. —Ahora stoy hiperventilando en la alfombra.

—Por favor, amor, deja que te ayude.

—¿Qué pasa con James? —Me oigo decir—. Él se quedó en Punto Omega…no le p-

permitieron v-venir

—Todo ha sido destruido —dice Warner lentamente, en voz baja—. Todo.

Torturaron a algunos de sus miembros para que dieran la ubicación exacta de

Punto Omega. Luego bombardearon todo.

—Oh, Dios. —Me tapo la boca con una mano y miro fijamente, sin pestañear, el

techo.

—Lo siento mucho —dice—. No tienes idea de cuánto lo siento.

—Mentiroso —susurro, veneno en mi voz. Estoy enojada y molesta y no me

importa—.No lo sientes en absoluto.

Echo un vistazo a Warner el tiempo suficiente para ver el destello de dolor entrar y

salir de sus ojos. Se aclara la garganta.

—Lo siento —dice otra vez, tranquilo pero firme. Coge la chaqueta de donde estaba

colgando en un estante, se la pone sin decir una palabra.

—¿A dónde vas? —pregunto, sintiéndome culpable en un instante.

—Necesitas tiempo para procesar esto y claramente no tienes uso para mi

compañía. Atenderé unas cuantas tareas hasta que estés lista para hablar.

—Por favor, dime que estás equivocado. —Mi voz se quiebra. Mi respiración se

atasca—. Dime que hay una posibilidad de que podrías estar equivocado…

Warner me mira por lo que parece un largo tiempo.

11

—Si hubiera la más mínima oportunidad de evitarte este dolor —dice finalmente—, la

hubiera tomado. Debes saber que no lo habría dicho si no fuera absolutamente

cierto.

Y es esto… su sinceridad… lo que finalmente me parte a la mitad.

Porque la verdad es tan insoportable que deseo que me hubiera dicho una

mentira.

No recuerdo cuándo se fue Warner.

No recuerdo cómo se fue o qué dijo. Todo lo que sé es que he estado tendida aquí,

acurrucada en el suelo el tiempo suficiente. El tiempo suficiente para que las

lágrimas se hagan sal, el tiempo suficiente para que mi garganta se seque y mis

labios se agrieten y mi cabeza palpite tan fuerte como mi corazón.

Me incorporo lentamente, siento mi cerebro girar en algún lugar de mi cráneo. Me

las arreglo para subir a la cama y sentarme allí, aún entumecida, pero no tanto, y

tiro de mis rodillas a mi pecho.

La vida sin Adam.

La vida sin Kenji, sin James ni Castillo ni Sonya ni Sara ni Brendan ni Winston ni

todos los de Punto Omega. Mis amigos, todos destruidos con el simple

accionamiento de un interruptor.

La vida sin Adam.

Me aferro firmemente, ruego para que el dolor pase.

No lo hace.

Adam se ha ido.

Mi primer amor. Mi primer amigo. Mi único amigo cuando yo no tenía ninguno y

ahora se ha ido y no sé cómo me siento. Extraña, en su mayoría. Delirante,

también. Me siento vacía y rota y engañada y culpable y enojada y desesperada,

desesperadamente triste.

Nos habíamos distanciado desde que escapamos a Punto Omega, pero eso fue mi

culpa. Él quería más de mí, pero yo quería que él viviera una largavida. Quería

12

protegerlo del dolor que yo le causaría. Traté de olvidarlo, de seguir adelante sin él,

de prepararme para un futuro independiente y separado de él.

Pensé que mantenerme alejada lo mantendría con vida.

Chica estúpida.

Las lágrimas ahora son frescas y caen rápidamente, bajando en silencio por mis

mejillas y hacia mi abierta, y jadeante boca. Mis hombros no dejan de temblar y mis

puños continúan apretando y mi cuerpo está lleno de calambres y mis rodillas

están golpeándose y viejos hábitos están arrastrándose fuera de mi piel y estoy

contando grietas y colores y sonidos y escalofríos y me balanceo hacia delante y

hacia atrás y hacia delante y hacia atrás y hacia delante y hacia atrás y tengo que

dejarlo ir, tengo que dejarlo ir, tengo que, tengo que…

Cierro los ojos

Y respiro.

Ásperas, duras, desapacibles respiraciones.

Inhalo.

Exhalo.

Las cuento.

He estado aquí antes, me digo. He estado más sola que esto, más desesperada que

esto, más agobiada que esto. He estado antes aquí y he sobrevivido. Puedo salir de

esto.

Pero nunca me han robado tan a fondo. Amor y posibilidades, amistades y futuros:

se han ido. Tengo que empezar de nuevo ahora; enfrentar al mundo otra vez sola.

Tengo que hacer una elección final: darme por vencida o continuar.

Así que me pongo de pie.

Mi cabeza da vueltas, mis pensamientos se golpean unos contra otros, pero trago

las lágrimas. Aprieto mis puños y trato de no gritar y meto a mis amigos en mi

corazón y…

13

Venganza

Pienso

Nunca ha parecido tan dulce.

14

3

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Ser paciente

Aguantar

Buscar

Mantenerme fuerte

Aferrarme

Agarrarme fuerte

Lucir fuerte

Mantenerme de pie

Un día podría liberarme

Un día podría

Ser

Libre

Warner no puede ocultar su sorpresa cuando vuelve a entrar en la habitación.

Miro hacia arriba, cierro el cuaderno en mis manos.

15

—Me llevo esto de vuelta —le digo.

Parpadea hacia mí.

—Te estás sintiendo mejor.

Asiento sobre mi hombro.

—Mi cuaderno estaba puesto aquí, en la mesilla de noche.

—Sí —dice lentamente. Con cuidado.

—Lo estoy tomando de vuelta.

—Entiendo.—Él todavía está de pie junto a la puerta, todavía congelado en su lugar,

sin dejar de mirar—. ¿Estás —Sacude la cabeza—… lo siento, vas a alguna parte?

Es entonces cuando me doy cuenta de que ya estoy a medio camino de la puerta.

—Tengo que salir de aquí.

Warner no dice nada. Toma un par de pasos cuidadosos dentro del cuarto, se quita

la chaqueta, la pone sobre una silla. Saca tres armas de fuego de la funda atada a

su espalda y se toma su tiempo colocándolas sobre la mesa donde mi cuaderno

solía estar. Cuando por fin se levanta tiene una leve sonrisa en su rostro.

Las manos en los bolsillos. Su sonrisa un poco más grande.

—¿A dónde vas, amor?

—Tengo algunas cosas que necesito atender

—¿Es eso cierto? —Apoya un hombro contra la pared, cruzando sus brazos contra

su pecho. No puede dejar de sonreír.

—Sí. —Ahora me estoy irritando.

Warner espera. Me mira fijamente. Asiente una vez, como si dijera: Adelante.

—Tu padre…

—No está aquí.

16

—Oh.

Trato de ocultar mi sorpresa, pero ahora no sé por qué estaba tan segura de que

Anderson podría seguir aquí. Esto complica las cosas.

—¿De verdad pensaste que simplemente podías salir de este cuarto, —me dice

Warner—, llamar a la puerta de mi padre, y acabar con él?

Sí.

—No.

—Oso, oso, mentiroso —dice Warner dulcemente. Lo fulmino con la mirada—. Mi

padre se ha ido —dice Warner—. Se ha ido de nuevo a la capital, y se llevó a Sonya y

a Sara con él.

Jadeo, horrorizada.

—No.

Warner no está ya sonriendo.

—¿Están ellas… vivas? —le pregunto.

—No lo sé. —Un simple encogimiento de hombros—. Me imagino que deben

estarlo, ya que no son de utilidad para mi padre en cualquier otra condición.

—¿Están vivas? —Mi corazón se recobra tan rápidamente que podría estar teniendo

un ataque al corazón—. Tengo que recuperarlas. Tengo que encontrarlas, yo…

—¿Tú qué? —Warner me está mirando de cerca—. ¿Cómo vas a llegar a mi padre?

¿Cómo vas a pelear contra él?

—¡No sé! —Ahora me estoy paseando por la habitación—.Pero tengo que

encontrarlas. Puede que sean las únicas amigas que me quedan en el mundo y…

Me detengo.

De repente me doy la vuelta, con el corazón en la garganta.

17

—¿Qué pasa si hay otros? —le susurro, con demasiado miedo a la esperanza. Me

encuentro con Warner a través del cuarto—. ¿Qué pasa si hay otros sobrevivientes?

—pregunto, ahora más fuerte—. ¿Qué pasa si están escondidos en alguna parte?

—Eso parece poco probable.

—Pero hay una posibilidad, ¿no? —Estoy desesperada—. Si hay la más mínima

posibilidad…

Warner suspira. Se pasa la mano por el pelo de la parte posterior de su cabeza.

—Si hubieras visto la devastación de la manera en que yo lo hice, no estarías

diciendo tales cosas. La esperanza romperá tu corazón de nuevo.

Mis rodillas han comenzado a doblarse.

Me aferro a la estructura de la cama, respirando rápido, con manos temblorosas. Ya

no sé nada. En realidad no sé lo que pasó con Punto Omega. No sé dónde está la

capital o cómo llegar. No sé si incluso soy capaz de llegar hasta Sonya y Sara a

tiempo. Pero no me puedo quitar esta repentina y estúpida esperanza de que más

amigos míos de alguna manera hayan sobrevivido.

Porque son más fuertes que esto… más inteligentes.

—Ellos se han estado preparando para la guerra durante mucho tiempo. —Me oigo

decir—.Ellos deben haber tenido algún tipo de plan de respaldo. Un lugar donde

esconderse.

—Juliette.

—¡Maldita sea, Warner! Tengo que intentarlo. Tienes que dejarme ver.

—Esto no es saludable. —No me mira a los ojos—. Es peligroso para ti pensar que

hay una posibilidad de que alguien todavía podría estar vivo.

Me quedo mirando a su fuerte y firme perfil.

Estudia sus manos.

—Por favor —le susurro.

18

Suspira.

—Tengo que ir a los compuestos en los próximos días, sólo para supervisar mejor el

proceso de reconstrucción de la zona. —Él se tensa a medida que habla—. Hemos

perdido a muchos civiles —dice—. Demasiados. El resto de los ciudadanos están,

comprensiblemente traumatizados y sometidos, como era la intención de mi padre.

Han sido despojados de cualquier esperanza que pudieran haber tenido de

rebelión. —Una inhalación apretada—. Y ahora todo debe volverse a poner

rápidamente en orden —dice—. Los cuerpos están siendo quitados e incinerados.

Las viviendas dañadas están siendo reemplazadas. Los civiles se ven obligados a

volver al trabajo, los huérfanos están siendo trasladados, y los niños que quedan

están obligados a asistir a sus escuelas del sector. El Restablecimiento —dice—, no

deja tiempo para que la gente se aflija.

Hay un pesado silencio entre nosotros.

—Mientras estoy supervisando los compuestos —dice Warner—. Puedo encontrar

una manera de llevarte de regreso a Punto Omega. Puedo mostrarte lo que ha

pasado. Y luego, una vez que lo compruebes, tendrás que hacer tu elección.

—¿Qué elección?

—Tienes que decidir tu próximo movimiento. Puedes quedarte conmigo —dice,

dudando—, o, si lo prefieres, me las puedo arreglar para que vivas sin ser detectada,

en algún lugar de tierras no reguladas. Pero será una existencia solitaria —dice en

voz baja—. Nunca debes ser descubierta.

—Oh.

Una pausa.

—Sí —dice. Otra pausa.

—O —le digo—… me voy, encuentro a tu padre, lo mato, y hago frente a las

consecuencias por mi cuenta.

Warner pelea con una sonrisa y falla.

Él mira hacia abajo y se ríe un poco antes de mirarme directamente a los ojos.

Niega con la cabeza.

19

—¿Qué es tan gracioso?

—Mi querida chica.

—¿Qué?

—He estado esperando este momento durante mucho tiempo.

—¿Qué quieres decir?

—Por fin estás lista —dice—. Estás finalmente lista para pelear.

El shock cruza a través de mí.

—Por supuesto que sí.

En un instante me bombardean los recuerdos del campo de batalla, el terror de ser

asesinada a balazos. No he olvidado a mis amigos o mi renovada convicción, mi

determinación de hacer las cosas de manera diferente. De hacer una diferencia. De

luchar de verdad esta vez, sin dudar. Pase lo que pase, y no importa lo que

descubra, no hay vuelta atrás para mí. No hay otras alternativas.

No lo he olvidado.

—Me obligo a seguir adelante o muero —Warner se ríe a carcajadas. Se ve como si

fuera a llorar—. Voy a matar a tu padre —le digo—, y voy a destruir el

Restablecimiento.—Sigue sonriendo—. Lo haré.

—Lo sé —dice.

—¿Entonces por qué te estás riendo de mí?

—No lo estoy —dice en suavemente—. Sólo me estoy preguntando —dice—, si te

gustaría mi ayuda.

20

4

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

—¿Qué? —Parpadeo rápido, incrédula.

—Siempre te he dicho —me dice Warner—, que haríamos un excelente equipo. Yo

siempre he dicho que he estado esperando a que estés lista, a que reconocieras tu

ira, tú propia fuerza. He estado esperando desde el día en que te conocí.

—Pero tú querías usarme para el Restablecimiento…me querías para torturar a

gente inocente.

—No es cierto.

—¿Qué? ¿De qué estás hablando? Tú mismo me dijiste…

—Mentí. —Se encoge de hombros. Mi boca cae abierta—. Hay tres cosas que debes

saber acerca de mí, amor. —Da un paso hacia adelante—. La primera—dice—,es que

odio a mi padre más de lo que nunca serás capaz de comprender. —Se aclara la

garganta—. La segunda es que soy una persona inexcusablemente egoísta que, en

casi todas las situaciones, toma decisiones basándose exclusivamente en su propio

interés. Y la tercera. —Una pausa mientras mira hacia abajo. Se ríe un poco—. Nunca

tuve la intención de utilizarte como arma.

Las palabras me fallan.

Me siento.

Entumecida.

21

—Este fue un elaborado plan que diseñé enteramente en beneficio de mi padre —

dice Warner—. Tuve que convencerlo de que sería una buena idea invertir en

alguien como tú, que nosotros te podríamos utilizar como ventaja militar. Y para ser

completa y absolutamente sincero, todavía no estoy seguro de cómo me las

arreglé. La idea es absurda. ¿Gastar todo ese tiempo, dinero y energía en reformar

a una chica supuestamente psicótica por el simple hecho de torturar? —Sacude la

cabeza—. Yo sabía desde el principio que sería un esfuerzo infructuoso, una

completa pérdida de tiempo. Hay métodos muchos más eficaces para extraer

información de los reacios.

—¿Entonces por qué… por qué me querías?

Sus ojos son discordantes en su sinceridad.

—Quería estudiarte.

—¿Qué? —jadeo.

Me da la espalda.

—¿Sabías —dice, en voz tan baja que tengo que esforzarme para oírlo—, qué mi

madre vive en esa casa? —Mira hacia la puerta cerrada—. ¿A la que te llevó mi

padre? ¿En la que te disparó? Ella estaba en su habitación. Al final del pasillo

donde te mantenía.

Cuando no respondo, Warner se vuelve hacia mí.

—Sí —le susurro—. Tu padre mencionó algo acerca de ella.

—¿Ah, sí? —Alarma revolotea dentro y fuera de sus rasgos. Rápidamente oculta la

emoción—. ¿Y qué —dice, haciendo un esfuerzo por parecer tranquilo—, dijo de

ella?

—Que está enferma —le digo, odiándome por el temblor que pasa por su cuerpo—.

Que él la mantiene allí porque ella no lo hace bien en los compuestos.

Warner se recuesta contra la pared, luciendo como si requiriera del apoyo. Toma

una respiración con fuerza.

22

—Sí —dice finalmente—. Es cierto. Está enferma. Se enfermó de repente. —Sus ojos se

centran en un punto distante en otro mundo—. Cuando era un niño, se veía

perfectamente bien —dice, girando y girando el anillo de jade alrededor de su

dedo—. Pero un día ella simplemente… se vino abajo. Durante años le he pedido a

mi padre buscar tratamiento, encontrar una cura, pero a él nunca le importó.

Estaba por mi cuenta el encontrar ayuda para ella, y no importa a quién contacté,

ningún médico fue capaz de tratarla. Nadie —dice, casi sin respirar ahora—,supo lo

que estaba mal con ella. Ella existe en un estado constante de agonía—dice—, y yo

siempre he sido demasiado egoísta para dejarla morir.

Él mira hacia arriba.

—Y luego oí sobre ti. Oí historias sobre ti, rumores —dice—. Y me dio esperanzas por

primera vez. Quería tener acceso a ti, quería estudiarte. Quería saber y entender de

primera mano. Por qué en toda mi investigación, eras la única persona de la que

había oído hablar, quien podría ser capaz de ofrecerme respuestas sobre la

condición de mi madre. Estaba desesperado —dice—.Estaba dispuesto a intentar

cualquier cosa.

—¿Qué quieres decir? —le pregunto—. ¿Cómo es posible que alguien como yo sea

capaz de ayudar a tu madre?

Sus ojos encuentran los míos de nuevo, brillantes con angustia.

—Porque, amor. Tú no puedes tocar a nadie. Y ella —dice él—, ella no puede ser

tocada.

23

5

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

He perdido la capacidad de hablar.

—Por fin entiendo su dolor —dice Warner—. Por fin entiendo lo que debe ser para

ella. Gracias ata. Porque vilo que te hizo a ti, lo que te hace, llevar ese tipo de carga,

existir con tanto poder y vivir entre aquellos que no entienden.

Inclina la cabeza hacia atrás contra la pared, presiona las palmas de sus manos

contra sus ojos.

—Ella, al igual que tú—dice—, debe sentirse como si hubiera un monstruo en su

interior. Pero a diferencia de ti, su única víctima es ella misma. Ella no puede vivir en

su propia piel. Ella no puede ser tocada por nadie, ni siquiera por sus propias

manos. No puede remover un pelo de su frente o apretar los puños. Ella tiene

miedo de hablar, de mover las piernas, estirar los brazos, incluso de moverse a una

posición más cómoda, simplemente porque la sensación de su piel contra sí misma

le causa una cantidad insoportable de dolor.

Deja caer las manos.

—Parece —dice, luchando por mantener la voz firme—, que algo en el calor del

contacto humano desencadena este terrible poder destructivo dentro de ella, y

como ella es a la vez el iniciador y el destinatario del dolor, de alguna manera es

incapaz de matarse. En cambio, ella existe como un prisionero en sus propios

huesos, sin poder escapar de esta auto-infringida tortura.

24

Mis ojos punzan duro. Parpadeo rápido.

Durante muchos años pensé que mi vida era difícil, pensé que entendía lo que

significaba sufrir. Pero esto. Esto es algo que ni siquiera puedo empezar a

comprender. Nunca me he detenido a considerar que alguien más podría tenerlo

peor que yo.

Me hace sentir avergonzada por haberme lamentado de mí misma.

—Durante mucho tiempo —continúa Warner—, pensé que sólo estaba… enferma.

Pensé que ella había desarrollado algún tipo de enfermedad que estaba atacando

su sistema inmunológico, algo que hacía a su piel sensible y dolorosa. Supuse que,

con el tratamiento adecuado, ella eventualmente iba a sanar. Mantuve la

esperanza —dice—, hasta que finalmente me di cuenta de que los años habían

pasado y nada había cambiado. La constante agonía comenzó a destruir su

estabilidad mental, ella finalmente se rindió ante la vida. Dejó que el dolor se

hiciera cargo. Se negó a salir de la cama o comer regularmente, dejó de

preocuparse por la higiene básica. Y la solución de mi padre fue drogarla. La

mantiene encerrada en esa casa con nadie más que una enfermera para que le

haga compañía. Ella ahora es adicta a la morfina y ha perdido por completo la

razón. Ya ni siquiera sabe quién soy. No me reconoce. Y las pocas veces que he

tratado de sacarla de las drogas —dice, hablando en voz baja ahora—, ella trató de

matarme. —Él está en silencio por un segundo, luciendo como si hubiera olvidado

que aún estoy en la habitación—. Mi infancia fue casi soportable a veces —dice—,

aunque sólo sea por ella. Y en lugar de cuidar de ella, mi padre la convirtió en algo

irreconocible.

Él mira hacia arriba, riendo.

—Siempre pensé que podía arreglarlo —dice—. Pensé que si sólo pudiera encontrar

la raíz de ello… pensé que podría hacer algo, pensé que podría… —Él se detiene.

Arrastra una mano por su cara—. No sé—susurra. Se da la vuelta—. Pero nunca tuve

la intención de utilizarte en contra de tu voluntad. La idea nunca me ha atraído. Yo

sólo tenía que seguir fingiendo. Mi padre, como ves, no aprueba mi interés por el

bienestar de mi madre.

Sonríe, una extraña, retorcida sonrisa. Mira hacia la puerta. Se ríe.

25

—Nunca quiso ayudarla. Ella es una carga que le disgusta. Cree que manteniéndola

viva está haciéndole un gran favor por el que yo debería estar agradecido. Piensa

que esto debería ser suficiente para mí, ser capaz de ver a mi madre convertirse en

una criatura salvaje tan completamente consumida por su propia agonía que está

vaciando su mente. —Arrastra una mano temblorosa por su cabello, agarrándose la

nuca.

—Pero no lo fue—dice en voz baja—. No fue suficiente. Me obsesioné con tratar de

ayudarla. De traerla de vuelta a la vida. Y quería sentirlo—me dice, mirándome

directamente a los ojos—. Quería saber lo que sería soportar un dolor así. Quería

saber lo que ella tenía que experimentar todos los días.

—Nunca tuve miedo de tu toque —dice—. De hecho, le di la bienvenida. Estaba tan

seguro de que con el tiempo arremeterías contra mí, que tratarías de defenderte de

mí, y yo estaba deseando ese momento. Pero nunca lo hiciste. —Sacude la cabeza—.

Todo lo que había leído en los archivos me decía que eras una criatura

desenfrenada y cruel. Estaba esperando que fueras un animal, alguien que

intentara matarme a mí y a mis hombres ante la menor oportunidad, alguien que

debía ser seguido de cerca. Pero me decepcionaste por ser demasiado humana,

demasiado encantadora. Tan insoportablemente ingenua. No luchaste.

Sus ojos están desenfocados, recordando.

—No reaccionaste en contra de mis amenazas. No respondiste a las cosas que

importaban. Actuaste como una niña insolente —dice—.No te gustaba tu ropa. No

comiste tu extravagante comida. —Se ríe a carcajadas y rueda los ojos y de repente

me he olvidado de mi simpatía.

Estoy tentada de aventarle algo.

—Estabas tan herida —dice—, porque te había pedido usar un vestido.—Me mira

entonces, los ojos brillantes de diversión—. Ahí estaba yo, dispuesto a defender mi

vida contra un monstruo incontrolable que podía matarme —dice—, matar a un

hombre con sus manos desnudas. —Él traga otra carcajada—.Y tú hacías rabietas

sobre ropa limpia y comida caliente. Oh —dice, sacudiendo la cabeza hacia el

techo—, fuiste ridícula. Fuiste completamente ridícula y fue lo más entretenido que

jamás había tenido. No te puedo ni decir lo mucho que lo disfruté. Me encantó

hacerte enojar —me dice, con ojos malvados—. Amo hacerte enojar.

26

Estoy agarrando una de sus almohadas con tanta fuerza que me temo que podría

romperla. Lo fulmino con la mirada.

Se ríe de mí.

—Estaba tan distraído —dice, sonriendo—. Siempre queriendo pasar tiempo contigo.

Fingiendo planear las cosas para tu supuesto futuro con el Restablecimiento. Eras

inofensiva y hermosa y siempre me gritabas, —dice, sonriendo ampliamente

ahora—.Dios, me gritabas por las cosas más insignificantes —dice, recordando—.

Pero nunca me pusiste una mano encima. Ni una sola vez, ni siquiera para salvar tu

propia vida.

Su sonrisa se desvanece.

—Me preocupaba. Me asustaba pensar que estuvieras tan lista para sacrificarte

antes de utilizar tus habilidades para defenderte. —Un suspiro—. Así que cambié de

táctica. Traté de intimidarte para que me tocaras.

Me estremezco al recordar ese día en la habitación azul demasiado bien. Cuando él

se burló de mí y me manipuló y estuve tan cerca de hacerle daño. Finalmente

había logrado encontrar exactamente las cosas correctas que decir para hacerme

daño, lo suficiente como para querer hacerle daño.

Casi lo hice.

Él ladea la cabeza. Exhala una profunda, derrotada respiración.

—Pero eso no funcionó tampoco. Y rápidamente comencé a perder de vista mi

objetivo original. Empecé a estar tan invertido en ti que olvidé por qué te había

traído a la base para empezar. Estaba frustrado de que no cedieras, de que te

negaras a atacar incluso cuando sabía que querías. Pero cada vez que estaba a

punto de darme por vencido, tenías estos momentos —dice, sacudiendo la cabeza—

. Tenías estos increíbles momentos cuando finalmente mostrabas atisbos de fiereza,

de fuerza desenfrenada. Fue increíble. —Él se detiene. Apoya la espalda contra la

pared—. Pero después siempre te retractabas. Como si estuvieras avergonzada.

Como si no quisieras reconocer esos sentimientos en ti misma.

—Así que cambié de táctica de nuevo. Traté algo más. Algo que yo sabía… con

certeza… tendría que empujar más allá de tu punto de ruptura. Y tengo que decir

27

que realmente fue todo lo que esperaba que fuera. —Sonríe—. Parecías realmente

viva por primera vez.

Mis manos están repentinamente heladas.

—La sala de torturas —jadeo.

28

6

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

—Supongo que se podría llamar así. —Warner se encoge de hombros—. Lo

llamamos una cámara de simulación.

—Me hiciste torturar a ese niño —le digo, la ira y la rabia de ese día se levanta

dentro de mí. ¿Cómo podría olvidar lo que hizo? ¿Lo que me obligó a hacer? Los

recuerdos horribles que me obligó a volver a vivir, todo en nombre de su

entretenimiento—. Nunca te perdonaré por eso —chasqueo, ácido en mi voz—.

¡Nunca te perdonaré por lo que le hiciste a ese niño! ¡Por lo que me has hecho

hacer con él!

Warner frunce el ceño.

—Lo siento, ¿qué?

—¡Ibas a sacrificar a un niño! —Mi voz está temblando—. ¡Para tus juegos estúpidos!

¿Cómo pudiste hacer algo tan despreciable? —Lanzo mi almohada hacia él—.

¡Enfermo, sin corazón, monstruo!

Warner atrapa la almohada cuando le golpea el pecho, mirándome como si nunca

me hubiera visto antes. Pero entonces una especie de entendimiento se asienta en

él, y la almohada se desliza de sus manos. Cae al piso.

—Oh—dice, tan lentamente. Él está cerrando los ojos, tratando de reprimir su

diversión—. Oh, vas a matarme —dice, riendo abiertamente ahora—.Creo que no

puedo manejar esto.

29

—¿De qué estás hablando? ¿Qué te pasa?—exijo.

Sigue sonriendo mientras dice:

—Dime, amor. Dime exactamente lo que sucedió ese día.

Aprieto los puños, ofendida por su ligereza y sacudiéndome con renovada furia.

—¡Me diste para usar una estúpida y diminuta ropa! Y luego me llevaste hasta los

niveles más bajos del Sector 45 y me encerraste en una habitación sucia. Lo

recuerdo perfectamente —le digo, luchando por mantener la calma—. Tenía

repugnantes paredes amarillas. Una vieja alfombra verde. Un enorme espejo de

dos vías.

Warner levanta las cejas. Haciéndome señas de que continúe.

—Luego… accionaste algún tipo de interruptor —le digo, obligándome a seguir

hablando. No sé por qué estoy empezando a dudar de mí misma—. Y estos

enormes clavos de metal comenzaron a salir de la tierra. Y entonces—dudo,

preparándome—… un niño entró. Le vendaron los ojos. Y dijiste que era tu

reemplazo. Dijiste que si yo no lo salvaba, tú tampoco lo harías.

Warner me está mirando de cerca ahora. Estudiando mis ojos.

—¿Estás segura de que dije eso?

—Sí.

—¿Sí? —Él ladea la cabeza—. ¿Sí, me viste decirlo con tus propios ojos?

—N-no —digo rápidamente, a la defensiva—,pero había altavoces… pude oír tu voz.

Toma una respiración profunda.

—Cierto; por supuesto.

—Lo hice —le digo.

—Así que después de que me escuchaste decir eso, ¿qué pasó?

Trago saliva.

30

—Tenía que salvar al niño. Iba a morir. No podía ver por dónde iba e iba a ser

atravesado por los picos. Tuve que jalarlo a mis brazos y tratar de encontrar una

manera de aferrarme a él sin matarlo. —Un momento de silencio.

—¿Y tuviste éxito?—me pregunta Warner.

—Sí —le susurro, incapaz de entender por qué está preguntándome esto cuando

vio todo lo que sucedía por sí mismo—. Pero el chico quedó inerte —le digo—.Estuvo

paralizado temporalmente en mis brazos. Y luego accionaste otro interruptor y los

picos desaparecieron, y lo bajé y él… él comenzó a llorar de nuevo y golpeó mis

piernas desnudas. Y empezó a gritar. Y yo… me enojé tanto contigo que…

—Rompiste a través del concreto —dice Warner, una leve sonrisa tocando sus

labios—. Rompiste a través de un muro de hormigón sólo para tratar de

estrangularme hasta la muerte.

—Te lo merecías. —Me oigo decir—. Te merecías algo peor.

—Bueno —suspira—. Si hubiera hecho, en efecto, lo que dices que hice, ciertamente

suena como que me lo merecía.

—¿Qué quieres decir con que si lo hubieras hecho? Sé que lo hiciste…

—¿Es eso cierto?

—¡Por supuesto que lo es!

—Entonces dime, amor, ¿qué pasó con el chico?

—¿Qué? —me congelo; carámbanos se arrastran por mis brazos.

—¿Qué le pasó —dice—, a ese niño? Dices que lo pusiste sobre el suelo. Pero luego

procediste a atravesar un muro de hormigón provisto de un grueso espejo de dos

metros de ancho, sin aparente consideración por el niño que, reclamas, vagaba por

la habitación. ¿No crees que el pobre niño habría sido herido con semejante salvaje

despliegue de imprudencia? Mis soldados sin duda fueron heridos. Atravesaste una

pared de hormigón, amor. Traspasaste un enorme trozo de vidrio. No te detuviste a

averiguar a dónde los bloques o los pedazos habían caído o quién pudo resultar

herido en el proceso.— Se detiene. Me mira fijamente—. ¿O sí?

31

—No—jadeo, la sangre drenándose de mi cuerpo.

—Entonces, ¿qué pasó después de que te fuiste? —pregunta—. ¿O no recuerdas esa

parte? Te diste vuelta y te fuiste, justo después de destruir la sala, hiriendo a mis

hombres, y lanzándome al piso. Te diste vuelta—dice—, y saliste.

Ahora estoy entumecida, recordando. Es cierto. Lo hice. No pensé. Sólo sabía que

tenía que salir de allí lo más rápido posible. Que necesitaba escapar para aclarar mi

cabeza.

—Entonces, ¿qué pasó con el niño? —insiste Warner—. ¿Dónde estaba él cuando te

fuiste? ¿Lo viste? —Una elevación de las cejas—. ¿Y qué pasó con los picos? —dice—.

¿Te molestaste en mirar de cerca el suelo para ver de dónde podrían haber venido?

¿O cómo puede ser que hayan pinchado un piso alfombrado sin causar ningún

daño? ¿Sentiste la superficie de tus pies ser triturada o irregular?

Ahora estoy respirando con fuerza, luchando por mantener la calma. No puedo

alejarme de su mirada.

—Juliette, amor —dice en voz baja—. No había altavoces en esa habitación. Esa

habitación está totalmente insonorizada, equipada con nada más que sensores y

cámaras. Se trata de una cámara de simulación.

—No —respiro, negándome a creer. Sin querer aceptar que me había equivocado,

que Warner no es el monstruo que creía que era. Él no puede cambiar las cosas

ahora. No me puede confundir así. No es la forma en que se supone que

funciona—. Eso no es posible.

—Soy culpable —dice—, de forzarte a realizar una simulación tan cruel. Acepto la

culpa por eso, y ya me he disculpado por mis acciones. Sólo quería empujarte a

finalmente reaccionar, y yo sabía que ese tipo de recreación provocaría

rápidamente algo dentro de ti. Pero por Dios, amor.—Sacude la cabeza—.Debes

tener una absurdamente baja opinión sobre mí si crees que me robaría el niño de

alguien sólo para verte torturarlo.

—¿No fue real? —No reconozco mi propia ronca, asustada voz—. ¿No fue real?

Él me ofrece una sonrisa simpática.

32

—Diseñé los elementos básicos de la simulación, pero la belleza del programa

consiste en su capacidad de evolucionar y adaptarse a medida que procesa las

respuestas más viscerales de un soldado. La usamos para entrenar a los soldados

que deben superar miedos específicos o prepararse para una misión

particularmente sensible. Podemos recrear casi cualquier medio ambiente —dice—.

Incluso los soldados que saben en qué se están metiendo, olvidarán que están

realizando una simulación. —Él aparta los ojos—. Sabía que iba a ser terrible para ti,

y lo hice de todas maneras. Y por hacerte daño, siento verdadero arrepentimiento.

Pero no —dice en voz baja, mirándome a los ojos de nuevo—. Nada de eso fue real.

Te imaginaste mi voz en esa habitación. Te imaginaste el dolor, los sonidos, los

olores. Todo estaba en tu mente.

—No quiero creerte —le digo, mi voz apenas un susurro.

Trata de sonreír.

—¿Por qué crees que te di esas ropas? —Pregunta—. El material de esa ropa estaba

lleno de una sustancia química diseñada para reaccionar a los sensores en esa

habitación. Y cuanto menos estés usando, más fácilmente las cámaras pueden

seguir el calor en tu cuerpo, tus movimientos. —Sacude la cabeza—. Nunca tuve la

oportunidad de explicar lo que habías experimentado. Quería seguirte

inmediatamente, pero pensé que debería darte tiempo para recuperarte. Fue una

decisión estúpida, al final. —Su mandíbula se tensa—. Esperé, y no debí hacerlo.

Porque cuando te encontré, ya era demasiado tarde. Estabas lista para saltar por

una ventana sólo para alejarte de mí.

—Por una buena razón —protesto.

Él levanta sus manos en señal de rendición.

—¡Eres una persona terrible! —exploto, arrojándole el resto de las almohadas a la

cara, enojada y horrorizada y humillada, todo a la vez—. ¿Por qué me pondrías en

algo así cuando sabes por lo que he pasado, estúpido, arrogante…

—Juliette, por favor —dice, dando un paso adelante, esquivando una almohada

para llegar a mis brazos—. Lo siento por hacerte daño, pero realmente creo que

valió la pena.

33

—¡No me toques! —Me alejo, deslumbrante, agarrando los pies de su cama como si

pudiera ser un arma—. ¡Debería dispararte de nuevo por hacerme eso! Debería…

debería…

—¿Qué? —se ríe—. ¿Vas a tirarme otra almohada?

Le pego, duro, y cuando él no se mueve, empiezo a tirarle puñetazos. Estoy

golpeándoles pecho, los brazos, el estómago y las piernas, en cualquier lugar que

pueda alcanzar, deseando más que nunca que no fuera capaz de absorber mi

poder, que pudiera aplastar todos los huesos de su cuerpo y hacerlo retorcerse de

dolor bajo mis manos.

—¡Tu…monstruo…egoísta! —Sigo tirando mal apuntados puñetazos en su dirección,

sin darme cuenta que el esfuerzo me agota, sin darme cuenta de lo rápido que la

ira se disuelve en dolor. De repente, todo lo que quiero hacer es llorar. Mi cuerpo

está temblando de alivio y terror, finalmente libre del miedo de que le había

causado a otro niño inocente algún tipo de daño irreparable, y al mismo tiempo

horrorizada de que Warner me haya obligado a una cosa tan terrible. Para

ayudarme.

—Lo siento mucho —dice, dando un paso más cerca—. Realmente, realmente lo

siento. No te conocía entonces. No como lo hago ahora. Nunca te haría eso ahora.

—No me conoces —murmuro, secándome las lágrimas—. ¿Crees qué me conoces

sólo porque has leído mi diario… tú estúpido, curioso, imbécil, ladrón de

privacidad?

—Ah, claro… sobre eso. —Él sonríe, una mano rápida arrancando el diario de mi

bolsillo mientras se mueve hacia la puerta—. Me temo que no he terminado de

leerlo.

—¡Hey! —protesto, deslizándome tras de él mientras se aleja—. ¡Dijiste que me lo

devolverías!

—Yo no dije tal cosa —dice, suave, dejando caer el diario en su propio bolsillo del

pantalón—. Ahora, por favor espera aquí un momento. Voy a conseguirte algo de

comer.

Todavía estoy gritando mientras cierra la puerta detrás de él.

34

35

7

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Me tiro de espaldas en la cama y hago un sonido furioso desde el fondo de mi

garganta. Estrello una almohada en la pared.

Necesito hacer algo. Necesito empezar a moverme.

Necesito terminar de formar un plan.

He estado a la defensiva y huyendo por tanto tiempo, que mi mente ha estado

frecuentemente ocupada por elaborados y desesperados ensueños de derrocar al

Restablecimiento. Pasé la mayoría de mis 264 días en esa celda fantaseando acerca

de exactamente esta clase de momento imposible: el día en que sea capaz de

escupirle en la cara a todos los que me oprimieron y a cualquiera más allá de mi

ventana. Y aunque soñé con un millón de escenarios diferentes en los cuales

estaría plantada y defendiéndome, realmente nunca pensé que tuviera la

oportunidad de hacerlo. Nunca pensé que tuviera el poder, la oportunidad o el

coraje.

¿Pero ahora?

Todo el mundo se ha ido.

Debo de ser la única que queda.

En Punto Omega estaba feliz de dejar a Castillo liderar. No sabía mucho acerca de

nada, y estaba demasiado asustada como para actuar. Castillo ya estaba a cargo y

ya tenía un plan, así que confié en que él sabría mejor; que ellos lo sabrían mejor.

36

Me equivoqué.

Siempre lo supe, muy en el interior, quién debería estar liderando esta resistencia.

Lo he sentido silenciosamente por un tiempo, siempre demasiado asustada como

para traer las palabras a mis labios. Alguien quien no tenga nada que perder y todo

que ganar. Alguien que ya no le tenga miedo a nadie.

Ni Castillo, ni Kenji. Ni Adam. Ni siquiera Warner.

Debería ser yo.

Miro atentamente lo que tengo puesto por primera vez y me doy cuenta que debo

estar usando más de la vieja ropa de Warner. Llevo una desteñida camiseta naranja

y un par de pantalones grises que casi se caen de mis caderas cada vez que me

paro derecha. Me tomo un momento para recobrar el equilibrio, probando todo mi

peso en la gruesa y lujosa alfombra bajo mis pies desnudos. Enrollo la banda de la

cintura unas cuantas veces, sólo hasta que se acomoda en el hueso de mi cadera, y

entonces hago una bola del material extra de la camiseta y la enredo en mi

espalda. Soy vagamente consciente de que debo parecer ridícula, pero ajustar las

ropas a mi cuerpo me da algo de moderado control y me aferro a ello. Me hace

sentir un poco más despierta, un poco más al mando de mi situación. Todo lo que

necesito ahora es una banda elástica. Mi cabello es demasiado pesado; está

empezando a sentirse como si me sofocara y estoy desesperada por sacarlo de mi

cuello. En realidad, estoy desesperada por tomar una ducha.

Me volteo al sonido de la puerta.

Atrapada en medio de un pensamiento, levantando mí cabello con ambas manos

en una improvisada cola de caballo, y de repente agudamente consiente del hecho

de que no estoy usando ropa interior.

Warner está sosteniendo una bandeja.

Está mirándome, sin pestañear. Su mirada recorre mi cara, baja a mi cuello, mis

brazos. Se detiene en mi cintura. Sigo sus ojos sólo para darme cuenta de que mis

movimientos han levantado mi camiseta y expuesto mi estómago. Y

repentinamente entiendo por qué se queda mirando.

37

El recuerdo de sus besos a lo largo de mi torso; sus manos explorando mi espalda,

mis piernas desnudas, el reverso de mis muslos, sus dedos enganchándose en la

banda elástica de mi ropa interior…

Oh

Dejo caer mis manos y mi pelo al mismo tiempo, las ondas cafés cayendo con

fuerza y rápido en mis hombros, mi espalda, golpeando mi cintura. Mi cara está en

llamas.

Warner está de pronto estupefacto por un punto directamente arriba de mi

cabeza.

—Probablemente debería cortarme el cabello —le digo a nadie en particular, sin

entender por qué incluso lo dije. No quiero cortar mi cabello. Quiero encerrarme

en el baño.

Él no responde. Lleva la bandeja cerca de la cama y no es sino hasta que me fijo en

los vasos de agua y los platos de comida que me doy cuenta de cuán hambrienta

estoy. No puedo recordar la última vez que comí algo. He estado sobreviviendo de

la recarga de energía que recibí cuando mi herida fue sanada.

—Toma asiento —dice, sin encontrarse con mis ojos. Asiente hacia el piso antes de

dejarse caer en la alfombra. Me siento enfrente de él. Empuja la bandeja delante de

mí.

—Gracias —le digo, mis ojos concentrados en la comida—. Esto se ve delicioso.

Hay ensalada mixta y arroz colorido y aromático. Papas picadas y sazonadas y una

pequeña porción de vegetales al vapor. Una pequeña copa de pudín de chocolate.

Un cuenco de fruta recién cortada. Dos vasos de agua.

Es una comida de la que me hubiese mofado cuando llegué por primera vez.

Si hubiese sabido entonces lo que sé ahora, hubiera tomado ventaja de cada

oportunidad que Warner me dio. Hubiera comido la comida y tomado la ropa,

hubiera incrementado mi fuerza y puesto más atención cuando él me enseñó la

base. Hubiera buscado rutas de escape y excusas para ir a los compuestos. Y

entonces me hubiera fugado. Hubiera buscado una manera de sobrevivir por mi

38

cuenta. Y nunca hubiera arrastrado a Adam conmigo. Nunca me hubiera metido a

mí misma y a muchos otros en este desastre.

Si sólo hubiese comido la estúpida comida.

Era una chica rota y asustada, peleando de la única manera que sabía. No es de

extrañar que fallara. No estaba bien de la cabeza. Estaba débil y aterrada y ciega

ante la idea de la posibilidad. No tenía experiencia con el sigilo o la manipulación.

Difícilmente sabía como interactuar con las personas… apenas podía entender las

palabras en mi propia cabeza.

Me impresiona pensar cuánto he cambiado en estos pasados meses. Me siento

como una persona completamente diferente. De alguna manera, más mordaz.

Absolutamente, más endurecida. Y por primera vez en mi vida, queriendo admitir

que estoy enojada.

Es liberador.

De repente levanto mi mirada, sintiendo el peso de la mirada de Warner. Me está

mirando como si estuviera intrigado, fascinado.

—¿En qué estás pensando? —pregunta.

Atravieso un trozo de papa con mi tenedor.

—Estoy pensando en que fui una idiota por menospreciar un plato de comida

caliente.

Me levanta una ceja.

—No puedo decir que estoy en desacuerdo.—Le disparo una mirada sucia—.

Estabas tan rota cuando llegaste aquí —dice, tomando un respiro profundo—.

Estaba tan confundido. Me mantuve esperando a que te volvieras loca, que saltaras

a la mesa durante la cena y comenzaras a tomar agolpes a mis soldados. Estaba

seguro de que ibas a tratar y matar a todo el mundo, y en cambio, fuiste testaruda

y pusiste mala cara, rehusándote a cambiar tu mugrienta ropa y aceptar comer tus

vegetales.

Me pongo rosa.

39

—Al principio —dice, riendo—, pensé que estabas tramando algo. Pensé que estabas

fingiendo ser complaciente sólo para distraerme de alguna meta más grande.

Pensé que tu enojo por cosas tan insignificantes era una artimaña —dice, sus ojos

burlándose de mí—. Me imaginé que tenía que serlo.

Cruzo mis brazos.

—La extravagancia era molesta. Mucho dinero es gastado en el ejército mientras

otras personas se están muriendo.

Warner agita una mano, sacudiendo su cabeza.

—Ese no es el punto. El punto —dice—, es que no te había proveído con alguna de

estas cosas por alguna calculada y meticulosa razón. No era ningún tipo de prueba

—se ríe—. No estaba tratando de retarte a ti o a tus escrúpulos. Pensé que te estaba

haciendo un favor. Venías de este repugnante y miserable agujero en la tierra.

Quería que tuvieras un colchón verdadero. Que fueras capaz de bañarte en paz.

Tener hermosas y frescas ropas. Y necesitabas comer —dice—. Estabas medio

muerta.

Me tenso, ligeramente aplacada.

—Tal vez —digo—. Pero estabas loco. Eras un maniático controlador. Ni siquiera me

dejaste hablar con los otros soldados.

—Porque son unos animales —chasquea, su voz inesperadamente afilada.

Levanto la mirada, sobresaltada, para ver sus furiosos, centellantes ojos verdes.

—Tú, que has pasado la mayoría de tu vida encerrada —dice—, sin tener la

oportunidad de entender cuán hermosa eres, o qué tipo de efecto puedes tener en

una persona. Estaba preocupado por tu seguridad —dice—. Eras tímida y débil y

vivías en una base militar llena de solitarios, completamente armados, soldados

cabezas duras tres veces tu tamaño. No los quería acosándote. Hice un espectáculo

de tus capacidades con Jenkins porque quería darles una prueba de tus

habilidades. Necesitaba que vieran que eras un oponente formidable… uno del que

harían bien alejarse. Trataba de protegerte.

No puedo apartar la mirada de la intensidad de sus ojos.

40

—Qué poco debes pensar de mí. —Sacude la cabeza con sorpresa—. No tenía idea

de que me odiabas tanto. De que todo lo que trataba de hacer para ayudarte

estaba bajo un severo escrutinio.

—¿Cómo puedes estar sorprendido? ¿Qué opción tenía excepto esperar lo peor de

ti? Eras arrogante y grosero y me tratabas como una pieza de tu propiedad…

—¡Porque tenía que hacerlo! —me interrumpe, sin arrepentirse—. Cada movimiento

que hago… cada palabra, es monitoreado cuando no estoy confinado en mi propia

habitación. Mi vida entera depende de mantener cierto tipo de personalidad.

—¿Qué hay acerca de ese soldado al que le disparaste en la frente? ¿Seamus

Fletcher? —lo reto, enojada otra vez. Ahora que le he dejado entrar a mi vida, me

doy cuenta de que el enojo llega un poco naturalmente a mí—. ¿Fue todo eso parte

de tu plan también? No, espera, no me digas. —Levanto una mano—. ¿Fue sólo una

simulación, no?

Warner se pone rígido.

Se pone recto, su mandíbula apretada. Me mira con una mezcla de tristeza y furia

en sus ojos.

—No —dice finalmente, mortalmente calmado—. Eso no fue una simulación.

—¿Así qué no tienes problema con eso? —le pregunto—. ¿No te arrepientes de

matar a un hombre por robar un poco de comida extra? ¿Por tratar de sobrevivir,

igual que tú?

Warner se muerde el labio inferior por medio segundo. Aprieta sus manos en su

regazo.

—Wow —dice—. Que rápido saltas a su defensa.

—Era un hombre inocente —le digo—. No merecía morir. No por eso. No así.

—Seamus Fletcher —dice Warner calmadamente, mirando sus palmas abiertas—, era

un borracho bastardo que había estado pegándole a su esposa e hijos. No los

había alimentado en dos semanas. Le dio un puñetazo a su hija de nueve años en

la boca, rompiéndole dos dientes frontales y fracturándole la mandíbula. Le pegó a

su esposa embarazada tan fuerte que perdió al bebé. Tenía otros dos niños,

41

también —dice—. Un niño de siete años y una niña de cinco años. —Una pausa—.

Les rompió a ambos sus brazos.

Mi comida está olvidada.

—Monitoreo la vida de nuestros ciudadanos muy cuidadosamente —dice Warner—.

Me gusta saber quiénes son y cómo se desarrollan. Probablemente no debería

importarme —dice—, pero lo hace.

Estoy pensando que nunca más voy a volver a abrir mi boca.

—Jamás he afirmado vivir bajo ninguna serie de principios —me dice Warner—.

Nunca he afirmado ser correcto, o bueno, o siquiera he justificado mis acciones. La

simple verdad es que no me importa. He sido forzado a hacer cosas terribles en mi

vida, amor, y no estoy buscando tu perdón ni tu aprobación. Porque no tengo el

lujo de filosofar sobre escrúpulos cuando estoy forzado a actuar por instinto básico

cada día.

Se encuentra con mis ojos.

—Júzgame —dice—, todo lo que quieras. Pero no tengo tolerancia —dice

afiladamente—, por un hombre que le pega a su esposa. No tolero —dice—, a un

hombre que le pega a sus hijos. —Ahora está respirando con fuerza—. Seamus

Fletcher estaba asesinando a su familia —me dice—. Y puedes llamarlo de cualquier

maldita forma que quieras llamarlo, pero nunca me voy a arrepentir de matar a un

hombre que asestó la cara de su esposa contra una pared. Nunca me arrepentiré

de haber matado a un hombre que le pega a su hija de nueve años en la boca. No

lo siento—dice—. Y no me voy a disculpar. Porque un niño está mejor sin padre, y

una esposa está mejor sin marido, que con uno así. —Veo el duro movimiento de su

garganta—. Lo sé.

—Lo siento… Warner, yo…

Levanta una mano para detenerme. Se estabiliza, con sus ojos enfocados en los

platos de la intocada comida.

—Lo dije antes, amor, y perdón por tener que decirlo otra vez, pero no entiendes las

elecciones que tengo que hacer. No sabes lo que he visto y de lo que soy forzado a

ser testigo cada día —duda—. Y no quiero que lo sepas. Pero no supongas que

42

entiendes mis acciones —dice, finalmente mirándome a los ojos—. Porque si lo

haces, puedo asegurarte que sólo te encontrarás con una decepción. Y si insistes

en continuar haciendo suposiciones acerca de mi carácter, sólo te advierto esto:

asume que siempre estarás equivocada.

Se impulsa con una elegancia casual que me sobresalta. Alisa su saco. Se

arremanga otra vez.

—Moví tu armario dentro de mi closet —dice—. Allí hay cosas para ti para que te

cambies, si te gustaría eso. La cama y el baño son tuyos. Tengo trabajo que hacer —

dice—. Dormiré en mi oficina esta noche.

Y con eso, abre la puerta adjunta a su oficina y se encierra adentro.

43

8

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Mi comida esta fría.

Pincho una papa y me obligo a acabar la comida incluso aunque pienso que he

perdido el apetito. No puedo evitar preguntarme si finalmente he presionado a

Warner demasiado.

Pensé que las revelaciones habían llegado a su fin por hoy, pero estaba equivocada

otra vez. Me hace preguntarme cuánto queda, y cuánto más aprenderé de Warner

en los siguientes días. Meses.

Y tengo miedo.

Porque cuanto más descubro sobre él, menos excusas tengo para alejarlo. Se ha

desenredado ante mí, convertido en algo enteramente diferente; aterrorizándome

en una manera que nunca hubiera esperado.

Y todo lo que puedo pensar es no ahora.

No aquí. No cuando tanto es incierto. Si sólo mis emociones entendieran la

importancia de la excelente regulación de tiempo.

Nunca me di cuenta de que Warner desconocía cuán profundamente lo detestaba.

Supongo que ahora puedo entender mejor cómo se veía a sí mismo, cómo nunca

había visto sus acciones como culposas o criminales. Tal vez pensó que le daría el

beneficio de la duda. Que sería capaz de leerlo tan fácilmente como él es capaz de

leerme.

44

Pero no pude. No lo hice. Y ahora no puedo evitar preguntarme si me las arreglé

para decepcionarlo, de alguna manera.

¿Porqué siquiera me importa?

Me pongo de pie con un suspiro, odiando mi propia falta de certeza. Porque si bien

no puedo negar mi atracción física hacia él, aún no puedo sacudir mis impresiones

iniciales de su carácter. No es fácil para mí cambiar tan repentinamente, de

reconocerlo como algo más que una especie de monstruo manipulador.

Necesito tiempo para ajustarme a la idea de Warner como una persona normal.

Pero estoy cansada de pensar. Y ahora mismo, todo lo que quiero hacer es

bañarme.

Me arrastro en dirección a la puerta abierta del baño antes de recordar lo que

Warner dijo acerca de mi ropa. Que movió mi armario dentro de su closet. Miro

alrededor, buscando otra puerta y sin encontrar ninguna excepto la entrada

bloqueada a su oficina. Estoy medio tentada a tocar y preguntarle directamente

pero decido no hacerlo. En cambio, estudio las paredes más de cerca,

preguntándome por qué Warner no me dio instrucciones si su closet era difícil de

encontrar, pero entonces lo veo.

Un interruptor.

Es más un botón, en realidad, pero se encuentra al ras de la pared. Sería imposible

de localizar si no lo estuvieras buscando activamente.

Aprieto el botón.

Un panel en la pared se desliza fuera de lugar. Y mientras camino a través del

umbral, la habitación se ilumina por sí sola.

Este closet es más grande que su habitación entera.

Las paredes y el techo están enlosados con azulejos de piedra blanca brillan bajo

las empotradas luces fluorescentes; el piso está cubierto con una gruesa alfombra

oriental. Hay un pequeño sillón de gamuza de color jade brillante estacionado en

el centro del cuarto, pero es una clase rara de sillón: no tiene respaldo. Parece un

otomano de gran tamaño. Y lo más extraño, no hay ni un solo espejo aquí. Me doy

45

la vuelta, mis ojos buscando, segura de que debí pasar por alto tan obvia materia

prima, y estoy tan atrapada en los detalles del espacio que casi olvido las ropas.

Las ropas.

Están por todos lados, en exhibición como si fueran trabajos de arte. Lustrosas

unidades de madera negra están construidas dentro de las paredes, estantes

alineados con filas y filas de zapatos. Todo el otro espacio está dedicado a sostener

percheros, cada pared albergando diferentes categorías de ropa.

Todo está coordinado por color.

Tiene más abrigos, más zapatos, más pantalones y más camisas de las que he visto

en mi vida entera. Cordones y corbatas atadas, cinturones, bufandas, guantes y un

puñado de lazos. Hermosas y ricas telas: mezclas de seda y algodón almidonado,

suave lana y cachemira. Zapatos de vestir y botas de cuero mantecoso brillosas y

pulidas a la perfección. Un chaquetón en un oscuro y quemado tono de naranja,

una gabardina en un azul marino profundo. Un abrigo de invierno de un

impresionante tono ciruela. Me atrevo a correr mis dedos por los diferentes

materiales, preguntándome cuántas de estas piezas realmente ha usado.

Estoy impresionada.

Siempre ha sido evidente que Warner se enorgullece de su apariencia, sus trajes

son impecables, sus ropas se ajustan a él como si hubieran sido cortadas para su

cuerpo. Pero ahora finalmente entiendo por qué le tomó tanta importancia a mi

armario.

No estaba tratando de patrocinarme.

Estaba entreteniéndose.

Aaron Warner Anderson, comandante en jefe y regente del sector 45, hijo del

supremo comandante del Restablecimiento.

Tiene una debilidad por la moda.

***

46

Después de mi sorpresa inicial, soy capaz de localizar fácilmente mi antiguo

armario. Ha sido puesto sin ceremonia en un rincón del cuarto, y casi me lamento

por eso. Se ve fuera de lugar contra el resto del espacio.

Rápidamente revuelvo entre los cajones, agradecida por primera vez de tener cosas

limpias para cambiarme. Warner anticipó todas mis necesidades antes de que

llegara a la base. El armario está lleno de vestidos y camisas y pantalones, pero

también ha sido surtido con calcetines, sostenes y ropa interior. Y aunque sé que

esto debería hacerme sentir incómoda, de alguna manera no lo hace. La ropa

interior es simple y de baja calidad. Básicas de algodón que están exactamente en

el promedio y perfectamente funcional. Él compró estas cosas antes de conocerme,

y saber que no se compraron con ningún nivel de intimidad hace que me sienta

menos consciente de todo.

Agarro una camisa, un par de pantalones de pijama de algodón y todas mis nuevas

ropas interiores, y me deslizo fuera del cuarto. Las luces se apagan inmediatamente

cuando regreso a la habitación, y presiono el botón para cerrar el panel.

Miro alrededor de la habitación con ojos nuevos, re-aclimatándome a esta pequeña

y estándar clase de espacio. La habitación de Warner luce casi idéntica a la que

ocupé mientras estaba en la base, y siempre me pregunté por qué. No hay objetos

personales por ningún lado; no hay fotografías ni adornos extraños.

Pero de repente todo cobra sentido.

Su habitación no significa nada para él. No es más que un espacio para dormir.

Pero su closet… ese era su estilo, su diseño. Es probablemente el único espacio que

le importa de esta habitación.

Esto me hace preguntar cómo se ve el interior de su oficina, y mis ojos se disparan

a su puerta antes de que recuerde cómo se encerró dentro.

Sofoco un suspiro y me dirijo al baño, planeando bañarme, cambiarme y dormir

inmediatamente. Este día se sintió más como un par de años, y estoy lista para

terminarlo. Con suerte mañana seremos capaces de regresar a Punto Omega y

finalmente hacer algún progreso.

Pero no importa qué pase a continuación, y no importa qué descubramos, estoy

determinada a encontrar mi camino hacia Anderson, incluso si tengo que ir sola.

47

48

9

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

No puedo gritar.

Mis pulmones no se expanden. Mi respiración sigue llegando en cortos jadeos. Mi

pecho se siente muy apretado y mi garganta se cierra y estoy tratando de gritar y

no puedo, no puedo dejar de jadear, de mover mis brazos y tratar

desesperadamente de respirar, pero el esfuerzo es inútil. Nadie me puede oír.

Nadie sabrá nunca que me estoy muriendo, que hay un agujero en mi pecho

llenándose de sangre y dolor e insoportable agonía y hay tanto de ella, tanta

sangre, caliente y reuniéndose alrededor de mí y no puedo, no puedo, no puedo

respirar…

—Juliette, Juliette, amor, despierta, despierta.

Me levanto tan rápido que me doblo. Estoy exhalando profundas, rasposas,

jadeantes respiraciones, tan abrumada, tan aliviada de poder llevar oxígeno a mis

pulmones que no puedo hablar, no puedo hacer otra cosa que tratar de inhalar

tanto como sea posible. Todo mi cuerpo está temblando, mi piel está húmeda,

yendo del calor al frío demasiado rápido. No puedo calmarme, no puedo detener

las silenciosas lágrimas, no puedo sacudirme la pesadilla, no puedo desprenderme

del recuerdo.

No puedo dejar de jadear en busca de aire.

Las manos de Warner ahuecan mi rostro. El calor de su piel de alguna manera me

ayuda a calmarme, y finalmente siento que mi ritmo cardíaco comienza a disminuir.

49

—Mírame —dice. Me obligo a mirarlo a los ojos, temblando mientras recupero el

aliento—. Está bien —susurra, todavía sosteniendo mis mejillas—. Fue sólo un mal

sueño. Intenta cerrar tu boca —dice—, y respirar por la nariz. —Él asiente—. Eso es.

Tranquila. Estás bien. —Su voz es tan suave, tan melódica, tan inexplicablemente

tierna.

No puedo apartar la mirada de sus ojos. Tengo miedo de parpadear, miedo de

regresar a mi pesadilla.

—No me voy a ir hasta que estés lista —me dice—. No te preocupes. Tómate tu

tiempo.

Cierro los ojos. Siento que mi corazón se ralentiza a un ritmo normal. Mis músculos

se empiezan a relajar, mis manos empiezan a calmar su temblor. Y aunque no estoy

llorando enérgicamente, no puedo evitar que las lágrimas corran por mi cara. Pero

entonces algo en mi cuerpo se rompe, se derrumba desde el interior, y estoy de

repente tan agotada que ya no puedo sostenerme.

De alguna manera, Warner parece entender.

Me ayuda a sentarme en la cama, empuja las mantas alrededor de mis hombros.

Estoy temblando, secándome las últimas lágrimas. Warner me pasa una mano por

el pelo.

—Está bien —dice en voz baja—.Estás bien.

—¿No v-vas a dormir, también? —tartamudeo, preguntándome qué hora es. Me

doy cuenta de que todavía está completamente vestido.

—Yo… sí —dice. Incluso en esta tenue luz puedo ver la sorpresa en sus ojos—.

Eventualmente. No suelo ir a la cama tan temprano.

—Oh. —Parpadeo, respirando un poco más fácil ahora—. ¿Qué hora es?

—Las dos de la mañana.

Ahora es mi turno de estar sorprendida.

—¿No tenemos que levantarnos en pocas horas?

50

—Sí. —El fantasma de una sonrisa toca sus labios—. Pero nunca soy capaz de dormir

cuando debería. Al parecer no soy capaz de apagar mi mente —dice, sonriéndome

por sólo un momento más antes de que se dé la vuelta para irse.

—Quédate.

La palabra se escapa de mis labios antes de que tenga la oportunidad de pensar en

ello. No estoy segura de por qué lo he dicho. Tal vez porque es tarde y todavía

estoy temblando, y tal vez tenerlo cerca podría asustar mis pesadillas. O tal vez es

porque estoy débil y afligida y necesito un amigo en estos momentos. No estoy

segura. Pero hay algo en la oscuridad, el silencio de esta hora, creo, que crea un

lenguaje propio. Hay una extraña especie de libertad en la oscuridad; una

vulnerabilidad aterradora que nos permitimos a nosotros mismos exactamente en

el momento equivocado, engañados por la oscuridad para que pensemos que

guardará nuestros secretos. Nos olvidamos de que la oscuridad no es una manta,

nos olvidamos de que el sol pronto se alzará. Pero en el momento, por lo menos,

nos sentimos lo suficientemente valientes para decir cosas que nunca diríamos en

la luz.

A excepción de Warner, que no dice ni una palabra.

Por una fracción de segundo se ve realmente alarmado. Él me mira con silencioso

terror, demasiado aturdido para hablar, y estoy a punto de retractarme y

esconderme bajo las sábanas cuando él toma mi brazo.

Me petrifico.

Me tira hacia delante hasta que me acurruco contra su pecho. Sus brazos caen a mi

alrededor con cuidado, como si me dijera que puedo alejarme, que él va a

entender, que es mi elección. Pero me siento tan segura, tan cálida, tan

devastadoramente contenta que parece que no puedo llegar a una sola razón por

la que no debería disfrutar de este momento. Me aprieto más cerca, ocultando mi

rostro en los suaves pliegues de su camisa, y sus brazos se envuelven más a mi

alrededor, su pecho subiendo y bajando. Mis manos se acercan a descansar contra

su estómago, sus duros músculos tensos bajo mi toque. Mi mano izquierda se

desliza alrededor de sus costillas, por su espalda, y Warner se congela, con el

corazón acelerado bajo mi oreja. Mis ojos se cierran justo cuando siento que trata

de inhalar.

51

—Oh Dios —jadea. Se echa hacia atrás, separándose—. No puedo hacer esto. No

voy a sobrevivir.

—¿Qué?

Él ya está de pie y sólo puedo distinguir lo suficiente de su silueta como para ver

que está temblando.

—No puedo seguir haciendo esto.

—Warner…

—Pensé que podría alejarme la última vez —dice—. Pensé que podría dejarte ir y

odiarte por ello, pero no puedo. Debido a que lo haces tan condenadamente difícil

—dice—. Debido a que no juegas limpio. Vas y haces algo como conseguir que te

disparen —dice—, y me arruinas en el proceso.

Trato de permanecer completamente inmóvil.

Trato de no hacer ruido.

Pero mi mente no deja de correr y mi corazón no deja de golpear y con sólo unas

pocas palabras ha logrado desmantelar mis esfuerzos más concentrados para

olvidar lo que le hice.

No sé qué hacer.

Mis ojos finalmente se acostumbran a la oscuridad y parpadean, sólo para

encontrarlo mirándome a los ojos como si pudiera ver dentro de mi alma.

No estoy preparada para esto. Todavía no. Todavía no. No de esta manera. Pero

una oleada de sentimientos, imágenes de sus manos, sus brazos y sus labios se

están precipitando por mi mente y trato pero no puedo alejar los pensamientos, no

puedo ignorar el olor de su piel y la demente familiaridad de su cuerpo. Casi puedo

oír su corazón retumbando en su pecho, puedo ver a su mandíbula tensándose,

puedo sentir el poder silenciosamente contenido dentro de él.

Y de repente, su cara cambia. Preocupado.

—¿Qué sucede? —pregunta—. ¿Estás asustada?

52

Me sobresalto, respirando más rápido, agradecida de que sólo pueda sentir la

dirección general de mis sentimientos y no más que eso. Por un momento en

realidad quiero decir no. No, no tengo miedo.

Estoy petrificada.

Porque estar tan cerca de ti está haciéndome cosas. Cosas extrañas y cosas

irracionales y cosas que revolotean en mi pecho y trenzan mis huesos. Quiero un

bolsillo lleno de signos de puntuación para poner fin a los pensamientos que ha

forzado en mi cabeza.

Pero no digo ninguna de esas cosas.

En cambio, hago una pregunta de la que ya sé la respuesta.

—¿Por qué debería estar asustada?

—Estás temblando —dice.

—Oh.

Las dos letras y su pequeño sobresaltado sonido de sorpresa salen de mi boca para

buscar refugio en un lugar lejos de aquí. Sigo deseando tener la fuerza para apartar

la mirada de él en momentos como éste. Sigo deseando que mis mejillas no se

sonrojen tan fácilmente. Sigo desperdiciando mis deseos en cosas estúpida, pienso.

—No, no tengo miedo —digo finalmente. Pero realmente necesito que se aleje de

mí. Realmente necesito que me haga ese favor—. Estoy sorprendida.

Él está en silencio, entonces, sus ojos implorándome una explicación. Se ha

convertido tanto familiar como extraño para mí en un corto período de tiempo; es

exactamente y nada como pensé que sería.

—Permites que el mundo piense que eres un asesino sin corazón —le digo—. Y no lo

eres.

Se ríe, una vez, sus cejas levantándose por la sorpresa.

—No —dice—. Me temo que sólo soy el tipo normal de asesino.

53

—¿Pero por qué… por qué finges ser tan despiadado? —le pregunto—. ¿Por qué

permites que la gente te trate de esa manera?

Suspira. Empuja las mangas de su camisa arremangándolas por encima de los

codos de nuevo. No puedo dejar de seguir el movimiento, mis ojos persistentes a lo

largo de sus antebrazos. Y me doy cuenta por primera vez, que no lleva tatuajes

militares como todos los demás. Me pregunto por qué.

—¿Qué diferencia hace?—dice—. La gente puede pensar lo que quiera. No deseosa

aprobación.

—¿Así que no te importa —le pregunto—, que la gente te juzgue tan duramente?

—No tengo a nadie a quien impresionar —dice—. Nadie que se preocupe por lo que

me pase. No estoy en el negocio de hacer amigos, amor. Mi trabajo consiste en

dirigir un ejército, y es lo único que se me da bien. Nadie—dice—, estaría orgulloso

de las cosas que he logrado. Mi madre ni siquiera me conoce ya. Mi padre cree que

soy débil y patético. Mis soldados me quieren muerto. El mundo se va al infierno. Y

las conversaciones que tengo contigo son las más largas que he tenido.

—¿Qué… en serio? —pregunto, con ojos muy abiertos.

—En serio.

—¿Y tú confías en mí con toda esta información?—pregunto—. ¿Por qué compartir

tus secretos conmigo?

Sus ojos se oscurecen, se alivian, todo de repente. Él mira hacia la pared.

—No hagas eso —dice—.No me hagas preguntas de las que ya sabes la respuesta.

Dos veces me he puesto al desnudo para ti y todo lo que obtuve fue una herida de

bala y un corazón roto. No me tortures —dice, mirándome a los ojos de nuevo—. Es

hacer una cosa cruel, incluso para alguien como yo.

—Warner…

—¡No lo entiendo! —se rompe, finalmente perdiendo la compostura, alzando la voz

un tono—. ¿Qué podría Kent—dice, escupiendo el nombre—, posiblemente hacer

por ti?

54

Estoy tan sorprendida, tan poco preparada para responder semejante pregunta

que estoy momentáneamente sin palabras. Ni siquiera sé qué pasó con Adam,

dónde puede estar o lo que nuestro futuro nos depara. En este momento a todo lo

que me estoy aferrada esa una esperanza de que él lograra salir con vida. Que esté

ahí fuera en alguna parte, sobreviviendo contra todo pronóstico. Ahora mismo, esa

certeza debería ser suficiente para mí.

Así que tomo una respiración profunda y trato de encontrar las palabras

adecuadas, la manera correcta de explicar que hay temas muchos más grandes,

más graves que enfrentar, pero cuando levanto la mirada veo que Warner todavía

me está mirando, a la espera de una respuesta a una pregunta que, me doy cuenta

ahora, ha estado tratando de reprimir. Algo que seguramente lo ha estado

comiendo.

Y supongo que merece una respuesta. Sobre todo después de lo que le hice.

Así que tomo una respiración profunda.

—No es algo que sepa cómo explicar —le digo—. Él es… No lo sé. —Me fijo en mis

manos—.Él fue mi primer amigo. La primera persona que me trató con respeto…

que me amó. —Me quedo quieta un momento—.Él siempre ha sido bastante

amable conmigo.

Warner se estremece. Sus ojos se abren en estado de shock.

—¿Él siempre ha sido bastante amable contigo?

—Sí —le susurro.

Warner ríe, una especie de áspera, hueca carcajada.

—Esto es increíble —dice, mirando hacia la puerta, con una mano atrapada en su

pelo—. Esta pregunta me ha estado consumiendo durante los últimos tres días,

tratando desesperadamente de entender por qué te entregarías a mí tan

voluntariamente , sólo para arrancarme el corazón al último momento por un… un

soso, totalmente reemplazable autómata. No dejaba de pensar que tenía que

haber alguna buena razón, algo que pasé por alto, algo que no era capaz de

imaginar.

55

—Y estaba dispuesto a aceptarlo —dice—. Me obligué a aceptarlo porque me

imaginé que tus razones eran profundas y estaban más allá de mi alcance. Estaba

dispuesto a dejarte ir si habías encontrado algo extraordinario. Alguien quien

pudiera conocerte de una manera que yo nunca sería capaz de comprender.

Porque tú mereces eso —dice—. Me dije a mí mismo que merecías alguien más que

a mí, más que mis miserables ofrendas.—Niega con la cabeza—¿Pero esto? —dice,

horrorizado—. ¿Estas palabras? ¿Esta explicación? ¿Lo elegiste porque es bueno

contigo? ¿Porque te ofreció básica caridad?

De repente estoy enojada.

De repente estoy mortificada.

Estoy indignada por el permiso que Warner se concedió a sí mismo para juzgar mi

vida… por pensar que había sido generoso por hacerse a un lado. Estrecho mis

ojos, aprieto los puños.

—No es caridad —chasqueo—. Él se preocupa por mí… ¡y yo me preocupo por él!

Warner asiente, nada impresionado.

—Deberías conseguir un perro, amor. He oído que comparten las mismas

cualidades.

—¡Eres increíble! —Me lanzo hacia arriba, luchando por ponerme en pie y

lamentándolo. Tengo que aferrarme a la estructura de la cama para no perder el

equilibrio—. ¡Mi relación con Adam no es asunto tuyo!

—¿Tu relación? —se ríe Warner en voz alta. Se mueve rápidamente para

enfrentarme desde el otro lado de la cama, dejando varios metros entre nosotros—.

¿Qué relación? ¿Siquiera sabe algo sobre ti? ¿Te entiende? ¿Sabe él tus deseos, tus

miedos, la verdad oculta en tu corazón?

—Oh, ¿y qué? ¿Tú sí?

—¡Sabes malditamente bien que lo hago! —grita, señalándome con un dedo

acusador—. Y estoy dispuesto a apostar mi vida a que no tiene ni idea de cómo eres

en realidad. Andas de puntillas alrededor de sus sentimientos, fingiendo ser una

chica buena para él, ¿no? Tienes miedo de asustarlo. Tienes miedo de decirle

demasiado…

56

—¡Tú no sabes nada!

—Oh, lo sé —dice, precipitándose hacia delante—. Entiendo perfectamente. Se ha

enamorado de tu tranquilo y tímido caparazón. De quien solías ser. No tiene idea

de lo que eres capaz. Lo que puedes hacer si estas demasiado presionada. —Su

mano se desliza detrás de mi cuello, se inclina hasta que nuestros labios están a

sólo unos centímetros de distancia.

¿Qué le está pasando a mis pulmones?

—Eres una cobarde —susurra—. Quieres estar conmigo y te aterroriza. Y estás

avergonzada —dice—. Avergonzada de que pudieses querer a alguien como yo.

¿No es así? —Deja caer su mirada y su nariz roza la mía y casi puedo contar los

milímetros entre nuestros labios. Estoy luchando por centrarme, tratando de

recordar que estoy enojada con él, enfadada por algo, pero su boca está justo en

frente de la mía y mi mente no puede dejar de tratar de encontrar la manera de

empujar a un lado el espacio entre nosotros.

—Tú me quieres —dice en voz baja, sus manos se mueven por mi espalda—, y te está

matando.

Me echo hacia atrás, alejándome, odiando mi cuerpo por reaccionar ante él, por

desmoronarse así. Mis articulaciones se sienten frágiles, mis piernas han perdido sus

huesos. Necesito oxígeno, necesito un cerebro, necesito encontrar mis pulmones…

—Mereces mucho más que caridad —dice, con el pecho agitado—. Mereces vivir.

Mereces estar viva. —Me mira sin parpadear—.Vuelve a la vida, amor. Estaré aquí

cuando despiertes.

57

10

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Me despierto sobre mi estómago.

Mi cara está enterrada en las almohadas, los brazos abrazando sus contornos

suaves. Parpadeo sin parar, mis soñolientos ojos tomando lo que me rodea,

tratando de recordar dónde estoy. Entorno los ojos ante el brillo del día. Mi cabello

cae en mi cara cuando levanto la cabeza para mirar a mí alrededor.

—Buenos días.

Me sobresalto sin motivo, sentándome demasiado rápido y agarrando una

almohada contra mi pecho por una razón igualmente inexplicable. Warner está

parado en los pies de la cama, completamente vestido. Lleva pantalón negro y un

suéter verde pizarra que se aferra a la forma de su cuerpo, las mangas empujadas a

sus antebrazos. Su pelo es perfecto. Sus ojos están alerta, despiertos,

imposiblemente iluminados por el verde de su camisa. Y él sostiene una taza

humeante en la mano. Sonriéndome.

Le ofrezco un saludo flojo.

—¿Café? —pregunta, ofreciéndome la taza.

Me quedo mirándola, dudosa.

—Nunca he tomado café antes.

58

—No es terrible —dice encogiéndose de hombros—. Delalieu está obsesionado con

él. ¿No es así, Delalieu?

Me echo hacia atrás en la cama, mi cabeza casi chocando contra la pared detrás de

mí.

Un señor mayor, de aspecto amable me sonríe desde la esquina de la habitación.

Su cabello marrón fino y nervioso bigote me parecen vagamente familiares, como

si lo hubiera visto en la base antes. Me doy cuenta que está de pie junto a un

carrito de desayuno.

—Es un placer conocerla oficialmente, señorita Ferrars —dice. Su voz es un poco

inestable, pero no intimidante en absoluto. Sus ojos son inesperadamente

sinceros—. El café realmente es muy bueno —dice—. Lo tomo todos los días.

Aunque siempre tomo el mío con…

—Crema y azúcar —dice Warner con una sonrisa irónica, sus ojos riendo como si se

tratara de alguna broma privada—. Sí. Aunque me temo que el azúcar es un poco

demasiado dulce para mí. Creo que prefiero la amargura.—Me mira otra vez—. La

elección es tuya.

—¿Qué está pasando? —pregunto.

—Desayuno —dice Warner, sus ojos sin revelar nada—. Pensé que tendrías hambre.

—¿Está bien que él esté aquí?—le susurro, a sabiendas de que Delalieu puede

oírme—. ¿Qué sepa que estoy aquí?

Warner asiente. No me ofrece ninguna otra explicación.

—Está bien —le digo—. Voy a tratar con el café.

Me arrastro sobre la cama para llegar a la taza, y los ojos de Warner siguen mis

movimientos, viajando de mi cara a la forma de mi cuerpo, a las almohadas y las

sábanas arrugadas debajo de mis manos y rodillas. Cuando por fin se encuentra

con mis ojos, mira hacia otro lado con demasiada rapidez, y me entrega la taza sólo

para poner un cuarto entero entre nosotros.

—Entonces, ¿cuánto sabe Delalieu? —pregunto, mirando al señor mayor.

59

—¿Qué quieres decir?—Warner levanta una ceja.

—Bueno, ¿sabe que me voy? —Levanto una ceja, también. Warner se queda

mirando—. Prometiste que me sacarías de la base —le digo—, y espero que Delalieu

esté aquí para ayudarte con eso. Aunque si es demasiado problema, siempre estoy

feliz de tomar la ventana. —Ladeo mi cabeza—. Todo salió bien la última vez.

Warner entorna los ojos hacia mí, sus labios una fina línea. Todavía está mirando

cuando asiente hacia el carrito de desayuno a su lado.

—Así es como te vamos a sacar de aquí hoy.

Me ahogo con mi primer sorbo de café.

—¿Qué?

—Es la solución más fácil y eficiente —dice Warner—. Eres pequeña y ligera, puedes

doblarte fácilmente en un espacio reducido, y los paneles de tela te mantendrán

fuera de la vista. A menudo trabajo en mi habitación —dice—. Delalieu me trae

bandejas de desayuno de vez en cuando. Nadie va a sospechar algo raro.

Miro a Delalieu por algún tipo de confirmación.

Él asiente con entusiasmo.

—¿Cómo me trajiste hasta aquí en primer lugar? —le pregunto—. ¿Por qué no

podemos simplemente hacer lo mismo?

Warner estudia uno de los platos de desayuno.

—Me temo que esa opción ya no está disponible para nosotros.

—¿Qué quieres decir? —Mi cuerpo se apodera de una ansiedad repentina—. ¿Cómo

me metiste aquí?

—No estabas exactamente consiente —dice—. Tuvimos que ser un poco más…

creativos.

—Delalieu.

60

El viejo voltea hacia el sonido de mi voz, claramente sorprendido de que lo

abordara de manera tan directa.

—¿Sí, señorita?

—¿Cómo me han metido en el edificio?

Delalieu mira a Warner, cuya mirada está ahora firmemente fijada en la pared.

Delalieu me mira y me ofrece una sonrisa de disculpa.

—Nosotros… bueno, la acarreamos dentro —dice.

—¿Cómo?

—Señor —dice Delalieu repente, sus ojos implorando en dirección a Warner.

—Te trajimos —dice Warner, ahogando un suspiro—, en una bolsa para cadáveres.

Mis miembros se ponen rígidos de miedo.

—¿Qué?

—Estabas inconsciente, amor. No teníamos muchas opciones. No podía

simplemente cargarte a la base en mis brazos.—Me lanza una mirada—. Hubo

muchas víctimas en la batalla —dice—. En ambos lados. Una bolsa para cadáveres

era fácil de pasar por alto.

Lo miro boquiabierta.

—No te preocupes.—Sonríe—. Corté algunos agujeros en ella para ti.

—Eres tan considerado —espeto.

—Fue considerado. —Oigo decir a Delalieu. Lo miro para encontrar que me está

viendo sorprendido, horrorizado por mi comportamiento—. Nuestro comandante

estaba salvando su vida.

Me estremezco.

Me quedo mirando mi taza de café, el calor tiñendo mis mejillas. Mis

conversaciones con Warner nunca han tenido audiencia antes. Me pregunto cómo

deben verse nuestras interacciones para un observador externo.

61

—Está bien, teniente—dice Warner—. Ella tiende a enojarse cuando está

aterrorizada. No es más que un mecanismo de defensa. La idea de ser metida en

un espacio tan pequeño probablemente ha disparado sus tendencias

claustrofóbicas.

Levanto la vista de repente.

Warner está mirándome directamente, sus ojos profundos con un entendimiento

tácito.

Siempre me olvido de que Warner es capaz de sentir emociones, que siempre

puede decir lo que estoy realmente sintiendo. Y él me conoce lo suficientemente

bien como para ser capaz de poner todo en contexto.

Soy totalmente transparente para él.

Y de alguna manera, en este momento por lo menos, estoy agradecida por ello.

—Por supuesto, señor —dice Delalieu—. Mis disculpas.

—Siéntete libre para ducharte y cambiarte —me dice Warner—. Dejé algo de ropa

para ti en el cuarto de baño…sin vestidos —dice él, luchando contra una sonrisa—.

Vamos a esperar aquí. Delalieu y yo tenemos algunas cosas que discutir.

Asiento con la cabeza, desenredándome de las sábanas y tropezando con mis pies.

Tiro del dobladillo de mi camiseta, consciente de mí misma de repente, sintiéndome

arrugada y desaliñada delante de estos dos militares.

Me quedo mirándolos por un momento.

Warner hace un gesto hacia la puerta del baño.

Llevo el café conmigo a medida que avanzo, preguntándome al mismo tiempo

quién es Delalieu y por qué Warner parece confiar en él. Pensé que había dicho

que todos sus soldados lo querían muerto.

Me gustaría poder escuchar su conversación, pero son muy cuidadosos de no decir

nada hasta que la puerta del baño se cierra detrás de mí.

62

11

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Tomo una ducha rápida, cuidando de no dejar que el agua toque mi pelo. Lo lavé

ayer por la noche, y la temperatura se siente fresca esta mañana, si salimos no

quiero correr el riesgo de contraer un resfriado. Es difícil, sin embargo, evitar la

tentación de una ducha larga, y con agua caliente, en el baño de Warner.

Me visto rápidamente, agarrando la ropa doblada que Warner dejó en un estante

para mí. Pantalones vaqueros oscuros y un suave suéter azul marino. Calcetines y

ropa interior frescos. Un par nuevo de zapatos tenis.

Las tallas son perfectas.

Por supuesto que sí.

No he usado vaqueros en tantos años que al principio el material se siente extraño

para mí. El ajuste es tan apretado, tan reducido, que tengo que doblar las rodillas

para estirar la mezclilla un poco. Pero al momento en que tiro del suéter por

encima de mi cabeza, me siento cómoda por fin. Y a pesar de que extraño mi traje,

hay algo agradable sobre usar ropa de verdad. Sin disfraces, ni pantalones de

carga, ni spandex. Sólo vaqueros y un suéter, como una persona normal. Es una

realidad extraña.

Doy un rápido vistazo en el espejo parpadeándole a mi reflejo. Me gustaría tener

algo con qué atarme el pelo, me acostumbré a ser capaz de sacarlo de mi cara

cuando estaba en Punto Omega. Aparto la mirada con un suspiro de resignación,

63

con la esperanza de comenzar este día tan pronto como sea posible. Pero al

momento en que abro con un crujido la puerta del baño, oigo voces.

Me congelo en mi lugar. Escuchando.

—…¿seguro que es prudente, señor?—Delalieu está hablando—. Perdóneme —dice

el hombre de más edad rápidamente—. No quiero parecer impertinente, pero no

puedo dejar de preocuparme.

—Va a estar bien. Sólo asegúrate de que nuestras tropas no estén patrullando esa

zona. Sólo debemos desaparecer por algunas horas como máximo.

—Sí, señor.

Silencio.

Luego.

—Juliette —dice Warner, y casi me caigo en el inodoro—. Ven aquí, amor. Es de

mala educación espiar.

Salgo del baño lentamente con la cara enrojecida por el calor de la ducha y la

vergüenza de ser atrapada en un acto tan juvenil. De repente no tengo ni idea de

qué hacer con mis manos.

Warner está disfrutando de mi vergüenza.

—¿Lista para irte?

No.

No, no lo estoy.

De pronto, la esperanza y el miedo me está estrangulando y tengo que recordarme

a mí misma de respirar. No estoy lista para hacerle frente a la muerte y la

destrucción de todos mis amigos. Por supuesto que no lo estoy.

Sin embargo.

—Sí, claro.—Es lo que digo en voz alta.

Estoy preparándome para la verdad, en cualquier forma que llegue.

64

65

12

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Warner tenía razón.

Ser transportada a través del Sector 45 era mucho más fácil de lo que esperaba.

Nadie nos notó y el espacio vacío debajo del carrito en realidad era lo

suficientemente amplio como para que me sentara cómodamente.

Es recién cuando Delalieu abre uno de los paneles de tela que me doy cuenta de

dónde estamos. Echo un vistazo rápidamente alrededor, haciendo un inventario de

los tanques militares estacionados en este vasto espacio.

—Rápido —susurra Delalieu. Hace un gesto hacia el tanque aparcado más cerca de

nosotros. Observo mientras la puerta se abre de un empujón desde el interior—.

Rápido, señorita. Usted no puede ser vista.

Me apresuro.

Salto desde debajo del carro hacia la puerta abierta del tanque, trepando al

asiento. La puerta se cierra detrás de mí, y me vuelvo hacia atrás para ver a Delalieu

mirando con los ojos llorosos por la preocupación. El tanque comienza a moverse.

Casi me caigo hacia delante.

—Mantén la calma y abróchate el cinturón de seguridad, amor. Estos tanques no

fueron construidos para la comodidad.

66

Warner está sonriendo mientras mira fijamente hacia delante, con las manos

enfundadas en guantes de cuero negro, su cuerpo envuelto en un abrigo de color

gris acero. Me agacho en mi asiento y busco a tientas las correas, abrochándome lo

mejor que puedo.

—¿Así que ya sabes cómo llegar allí? —le pregunto.

—Por supuesto.

—Pero tu padre dijo que no podías recordar nada sobre Punto Omega.

Warner me lanza una mirada, sus ojos riendo.

—Qué conveniente para nosotros que he recuperado la memoria.

—Hey… ¿cómo siquiera saliste de allí?—le pregunto—. ¿Cómo pasaste a los guardias?

Se encoge de hombros.

—Les dije que tenía permiso de estar fuera de mi habitación.

Lo miro boquiabierta.

—No hablas en serio.

—Mucho.

—Pero, ¿cómo encontraste la salida? —pregunto—. Pasaste los guardias, bien. Pero

ese lugar es como un laberinto… no pude orientarme, incluso después de que

había estado viviendo allí durante un mes.

Warner comprueba una pantalla en el salpicadero. Golpea un par de botones para

funciones que no entiendo.

—No estaba completamente inconsciente cuando me llevaron adentro —dice—. Me

obligué a prestar atención a la entrada —dice—. Hice mi mejor esfuerzo para

memorizar puntos de interés evidentes. También llevaba la cuenta de la cantidad

de tiempo que se tardaron en llevarme a partir de la entrada al ala médica, y luego

del ala médica a mi habitación. Y cada vez que Castillo me llevó a mi ronda al baño

—dice—. Estudié mi entorno, tratando de medir qué tan lejos estaba de la salida.

67

—Así que… —Frunzo ceño—. Pudiste haber enfrentado a los guardias y tratar de

escapar mucho antes. ¿Por qué no lo hiciste?

—Ya te lo dije —dice—. Fue extrañamente lujoso ser confinado así. Tuve la

oportunidad de recuperar semanas de sueño. No tuve que trabajar o hacer frente

a cualquier problema militar. Pero la respuesta más obvia —dice exhalando—, es

que me quedé porque tuve la oportunidad de verte todos los días.

—Oh.

Warner se ríe, presionando los ojos cerrados por un segundo.

—Realmente nunca quisiste estar ahí, ¿verdad?

—¿Qué quieres decir?

Niega con la cabeza.

—Si vas a sobrevivir —me dice—. Nunca puedes ser indiferente a tu entorno. No

puedes depender de otros para que cuiden de ti. No puedes suponer que alguien

más va a hacer las cosas bien.

—¿De qué estás hablando?

—No te importaba —dice—. Estuviste allí, bajo tierra durante más de un mes,

agrupada con estos sobrenaturalmente inclinados rebeldes soltando grandes y

nobles ideales de salvar el mundo, y dices que ni siquiera podías orientarte. Es

porque no te importaba —dice—.Tú no querías participar. De haber sido así, habrías

tomado la iniciativa de aprender tanto como sea posible acerca de tu nueva casa.

Habrías estado fuera de ti por la emoción. En cambio fuiste apática. Indiferente.

Abro la boca para protestar, pero no tengo oportunidad.

—No te culpo —dice—. Sus objetivos no eran realistas. No me importa cómo de

flexibles son sus extremidades o cuántos objetos pueden mover con la mente. Si no

entiendes a tu oponente o peor aún, si subestimas a tu oponente… vas a perder.—

Su mandíbula se tensa—.Seguí tratando de decirte —dice—, que Castillo iba a llevar

a tu grupo a una masacre. Él era demasiado optimista como para ser un líder

adecuado, demasiado optimista para considerar lógicamente las probabilidades en

68

su contra, y demasiado ignorante del Restablecimiento para entender realmente

cómo ellos enfrentan a las voces de la oposición.

—El Restablecimiento —dice Warner—, no está interesado en mantener una fachada

de amabilidad. Los civiles no son más que peones para ellos. Quieren poder —me

dice—, y quieren ser entretenidos. No están interesados en solucionar nuestros

problemas. Ellos sólo quieren asegurarse de estar lo más cómodos posible a

medida que cavamos nuestra propia tumba.

—No.

—Sí —dice—. Es exactamente así de simple. Todo lo demás es sólo una broma para

ellos. Los libros, los artefactos, los idiomas. Ellos sólo quieren asustar a la gente para

mantenerlos sumisos y despojarlos de su individualidad… para conducirlos a una

sola mentalidad que no tiene propósito más que para ellos. Es por eso que pueden

y van a destruir a todos los movimientos rebeldes. Y este es un hecho que tus

amigos no entendieron totalmente. Y ahora—dice—, han sufrido por su ignorancia.

Detiene el tanque.

Apaga el motor.

Desbloquea mi puerta.

Y aún no estoy lista para enfrentarme a esto.

69

13

Traducido por Doña Truji

Corregido por Fer_rdn

Cualquiera sería capaz de encontrar Punto Omega ahora. Cualquier ciudadano,

cualquier civil, cualquier persona con la vista trabajando sería capaz de decir dónde

se encuentra el gran cráter en el Sector 45.

Warner tenía razón.

Me desabrocho lentamente, llegando a ciegas a la manija de la puerta. Siento que

me estoy moviendo a través de niebla, como si mis piernas se hubiesen formado a

partir de arcilla fresca. No me alcanzo a dar cuenta de la altura del tanque por

encima del suelo y tropiezo al aire libre.

Esto es todo.

El vacío y estéril tramo de tierra que había llegado a reconocer como el área

alrededor de Punto Omega, la tierra que, Castillo nos dijo, estuvo una vez

exuberante de verdor y vegetación. Dijo que había sido el escondite ideal para

Punto Omega. Pero esto fue antes que las cosas empezaran a cambiar. Antes de

que el clima lo deformara y las plantas lucharan por florecer. Ahora es un

cementerio. Árboles esqueléticos y vientos huracanados, una fina capa de nieve

espolvoreada sobre la fría, apisonada tierra.

Punto Omega se ha ido.

No es más que un enorme y abierto agujero en el suelo cerca de una milla de

ancho y veintitrés metros de profundidad. Es un cuenco lleno de entrañas, muerte

70

y destrucción, silencios otras la estela de la tragedia. Años de esfuerzo, tanto

tiempo y energía gastada para lograr un objetivo específico, un propósito: un plan

para salvar a la humanidad.

Borrado durante la noche.

Una ráfaga de viento se mete en mi ropa y luego se envuelve alrededor de mis

huesos. Dedos helados suben de puntillas por mis piernas, aprietan sus puños

alrededor de mis rodillas y tiran; de repente no estoy segura de cómo es que sigo

de pie. Mi sangre se siente congelada, frágil. Mis manos están cubriendo mi boca y

no sé quién las puso allí.

Algo pesado cae sobre mis hombros. Un abrigo.

Miro hacia atrás para encontrar que Warner me está mirando. Sostiene un par de

guantes.

Tomo los guantes y tiro de ellos alrededor de mis dedos congelados y me pregunto

por qué no he despertado aún, por qué nadie se ha acercado a decirme que está

bien, que es sólo un mal sueño, que todo va a estar bien.

Me siento como si me hubieran excavado desde el interior, como si alguien hubiera

sacado todos los órganos necesarios para funcionar y me hubiera quedado sin

nada, sólo vacío, sólo completa y absoluta incredulidad.

Porque esto es imposible.

Punto Omega.

Desaparecido.

Completamente destruido.

—JULIETTE, AGÁCHATE

71

14

Traducido por mara.r

Corregido por Fer_rdn

Warner mentira al suelo justo cuando el sonido de disparos llena el aire.

Sus brazos están alrededor de mí, acunándome en su pecho, su cuerpo

protegiendo el mío de cualquier peligro inminente en el que nos hemos metido. Mi

corazón está latiendo tan fuerte que casi no puedo oír la voz de Warner cuando

me habla al oído.

—¿Estás bien? —susurra, apretándome más a él.

Trato de asentir con la cabeza.

—Quédate abajo —dice él—. No te muevas.

No estaba planeando hacerlo, no le digo.

—ALÉJATE DE ELLA, MONTÓN DE MIERDA SIN VALOR.

Mi cuerpo se congela.

Esa voz. Conozco esa voz.

Oigo pasos acercándose, haciendo crujirla nieve, el hielo y la basura. Warner afloja

su agarre de mi alrededor y me doy cuenta que está tratando de alcanzar su

pistola.

—Kenji, no…. —Trato de gritar pero mi voz es amortiguada por la nieve.

—¡LEVÁNTATE! —ruge Kenji, todavía acercándose—. ¡Ponte de pie, cobarde!

72

He comenzado oficialmente a entrar en pánico.

Los labios de Warner rozan mi oreja.

—Ya vuelvo.

Justo cuando me giro para protestar, el peso de Warner desaparece. Su cuerpo

desaparece. Ha desaparecido completamente.

Me pongo de pie, girando alrededor.

Mi mirada aterriza en Kenji.

Está parado en su lugar, confundido y explorando la zona, y estoy tan feliz de verlo

que no puedo preocuparme por Warner al mismo tiempo. Estoy casi a punto de

llorar. Chillo el nombre de Kenji.

Sus ojos traban en los míos.

Corre, cerrando la brecha entre nosotros y me rodea en un abrazo tan feroz que

casi corta mi circulación.

—Santa mierda, es bueno verte—dice sin aliento, apretándome con más fuerza.

Me aferro a él, tan aliviada, tan aturdida. Cierro los ojos con fuerza, incapaz de

detener las lágrimas.

Kenji se aleja para mirarme a los ojos, su rostro luminoso, con dolor y alegría.

—¿Qué demonios estás haciendo aquí? Pensé que estabas muerta…

—¡Yo pensé que tú estabas muerto!

Entonces se detiene. La sonrisa se desvanece de su cara.

—¿Dónde diablos se ha ido Warner? —dice, sus ojos examinando el entorno—. Tú

estabas con él, ¿no? No he perdido la cordura, ¿verdad?

—Sí… escucha, Warner me trajo aquí —-le digo, tratando de hablar con calma, con la

esperanza de enfriar la ira en sus ojos—. Pero no está tratando de pelear. Cuando

me dijo sobre lo que pasó con Punto Omega, no le creí, así que le pedí que me

mostrara una prueba…

73

—¿Enserio?—dice Kenji, sus ojos parpadeando con un grado de odio que nunca he

visto en él antes—. ¿Vino a enseñarte lo que ellos hicieron? ¡Para enseñarte cómo él

ASESINÓ a mucha gente! —Kenji se aleja de mí, temblando de furia—. ¿Te ha

contado cuántos niños estaban ahí? ¿Te ha contado cuántos de nuestros hombres

y mujeres murieron por su culpa? —Se detiene, agitado—. ¿Te dijo eso? —

preguntado nuevo, gritando en el aire—. ¡SAL DE TU ESCONDITE, BASTARDO

ENFERMO!

—Kenji, no…

Pero Kenji ya se ha ido, saliendo como una flecha con tanta rapidez que ahora es

sólo un punto en la distancia. Sé que él está buscando en el gran espacio un

destello de Warner y tengo que hacer algo, tengo que detener opero no sé cómo…

—No te muevas.

Los susurros de Warner están en mi oído, sus manos firmemente plantadas en mis

hombros. Trato de darme la vuelta y él me mantiene en mi lugar.

—Dije que no te muevas.

—¿Qué estás ha…

—Shhh.—dice—. Nadie puede verme.

—¿Qué? —Estiro el cuello para dar un vistazo detrás de mí, pero mi cabeza golpea

contra la barbilla de Warner. Su invisible barbilla.

—No.—Me oigo jadear—. Pero no le estás tocando…

—Mira hacia el frente —susurra—.No nos hará ningún bien que seas atrapada

hablando con gente invisible.

Giro la cara hacia adelante. Kenji no está a la vista.

—¿Cómo? —le pregunto a Warner—. ¿Cómo has…

Warner se encoge de hombros detrás de mí.

—Me he sentido diferente desde que hicimos el experimento con tu poder. Ahora

que sé exactamente lo que se siente apoderarse de otra habilidad, estoy más cerca

74

de reconocerlo. Como ahora mismo—dice—. Siento como si pudiera literalmente

acercarme y apoderarme de tu energía. Fue tan simple con Kenji —dice—. Estaba de

pie justo allí. Mi instinto de supervivencia se hizo cargo.

Y a pesar de que este es un terrible momento para pensar en estas cosas, no puedo

hacer otra cosa que entrar en pánico. Que Warner pueda proyectar con tanta

facilidad sus poderes. Sin entrenamiento. Sin práctica.

Puede aprovechar mis habilidades y utilizarlas para lo que le plazca.

Esto no puede ser bueno.

Las manos de Warner aprietan mis hombros.

—¿Qué estás haciendo? —susurro.

—Estoy tratando de ver si puedo pasarte el poder, si puedo re-transferirlo y

hacernos a los dos invisibles, pero parece que soy incapaz. Una vez que he tomado

la energía de otra persona, la puedo usar, pero parece que no puedo compartirla.

Después de que libero la energía, sólo puede volver al propietario.

—¿Cómo ya sabes tanto? —pregunto, asombrada—.Acabas de saberlo hace unos

días.

—He estado practicando —dice.

—Pero, ¿cómo? ¿Con quién? —Hago una pausa—.Oh.

—Sí —dice—. Ha sido bastante increíble tenerte conmigo. Por muchas razones. —Sus

manos dejan mis hombros—. Me preocupaba que pudiera ser capaz de hacerte

daño con tu propio poder. No estaba seguro de que podría absorberlo sin

accidentalmente usarlo en tu contra. Pero parece que se anulan entre sí —dice—

.Una vez que lo extraigo de ti, no puedo más que devolverlo.

No estoy respirando.

—Vamos —dijo Warner—. Kenji está saliendo de mi rango y no voy a ser capaz de

conservar su energía durante mucho más tiempo. Tenemos que salir de aquí.

—No puedo irme —digo—. No puedo abandonar a Kenji, no de esta forma…

75

—Él va a tratar de matarme y lo hará, amor. Y aunque sé que he demostrado lo

contrario en tu caso, te puedo asegurar que soy generalmente incapaz de

quedarme sin hacer nada junto alguien que atenta contra mi vida. Así que al

menos que quieras verme noquearlo primero, sugiero que salgamos de aquí tan

pronto como sea posible. Puedo sentirlo regresar.

—No. Tú te puedes ir. Deberías irte. Pero yo me voy a quedar aquí.

Warner se congela detrás de mí.

—¿Qué?

—Vete —le digo—. Tienes que ir a los compuestos, tienes cosas de las qué

preocuparte. Deberías irte. Pero yo tengo que quedarme. Tengo que saber qué ha

pasado con todos los demás, y tengo que actuara partir de ahí.

—Me estás pidiendo que te deje aquí —dice, sin molestarse en ocultar su shock—.

Indefinidamente.

—Sí—le digo—. No voy a irme hasta que consiga algunas respuestas. Y tienes razón.

Kenji definitivamente primero dispararía y después haría preguntas, así que es

mejor que te vayas. Voy a hablar con él, trataré de decirle lo que ha pasado. Quizás

podríamos trabajar todos juntos…

—¿Qué?

—No sólo tiene que ser un tú y yo—le digo—. Dijiste que me querías ayudar a matar

a tu padre y a destruir el Restablecimiento, ¿no?

Warner asiente lentamente contra la parte de atrás de mi cabeza.

—Está bien. Entonces.—Tomo una respiración profunda—. Acepto tu oferta.

Warner se pone rígido.

—Aceptas mi oferta.

—Sí.

—¿Entiendes lo que estás diciendo?

76

—No lo diría si no fuera enserio. No estoy segura de ser capaz de hacer esto sin ti.

Siento su aliento salir, su corazón latiendo con fuerza contra mi espalda.

—Pero necesito saber quién más está aún con vida —insisto—. Y como grupo

podemos trabajar juntos. Vamos a ser más fuertes de esa forma, todos estaríamos

luchando por el mismo objetivo…

—No.

—Es la única forma…

—Me tengo que ir —dice, girándome—. Kenji ya casi está aquí. —Empuja un objeto

sólido de plástico en mi mano—. Activa este localizador —dice—,cuando estés lista.

Mantenlo contigo y sabré dónde encontrarte.

—Pero…

—Tienes cuatro horas —dice—. Si no sé nada de ti antes, voy a suponer que estás en

algún tipo de peligro y vendré a encontrarte. —Aún está sosteniendo mi mano, el

localizador todavía presionado contra mi palma. Es el más loco sentimiento, ser

tocada por alguien que no puedes ver—. ¿Entiendes?

Asiento con la cabeza, una vez. No tengo ni idea de dónde mirar.

Y luego me congelo, cada centímetro de mí calentándose y helándose a la vez

porque presiona sus labios contra la parte posterior de mis dedos en un delicado y

tierno momento y cuando se aleja estoy mareada, embriagada, inestable.

Justo cuando me estoy recuperando, escucho el familiar sonido de repiqueteo

eléctrico, y me doy cuenta que Warner ya se ha comenzado a alejar.

Y me quedo preguntándome qué en latiera acabo de aceptar.

77

15

Traducido por Jess16

Corregido por Fer_rdn

Kenji está pisando fuerte hacia mí, con los ojos en llamas.

—¿A dónde diablos se fue? ¿Viste a dónde fue?

Niego con la cabeza mientras estiro mis manos, agarrando sus brazos en un

intento de enfocar sus ojos.

—Háblame, Kenji. ¿Dime qué pasó…dónde está todo el mundo?

—¡No hay un todos! —espeta, rompiéndose—. Punto Omega se ha ido, todo se ha

ido, todo. —Él se pone de rodillas, jadeando a medida que cae hacia delante, con la

frente cavando en la nieve—. Pensé que estabas muerta también… pensé.

—No —jadeo—. No, Kenji… no pueden haber muerto todos… no todos…

No Adam.

No Adam.

Por favor, por favor, por favor, no Adam.

Había sido demasiado optimista sobre hoy.

Había estado mintiéndome a mí misma.

Realmente no le creí a Warner. No creía que podría ser tan malo. Pero ahora, al ver

la verdad, y oír la agonía de Kenji… la realidad de todo lo que ha sucedido me está

golpeando tan fuerte que siento como que estoy cayendo en mi propia tumba.

78

Mis rodillas han tocado el suelo.

—Por favor —estoy diciendo—, por favor, dime que hay otros…Adam tiene que estar

vivo…

—Crecí aquí —está diciendo Kenji. Él no está escuchándome y no reconozco su voz

cruda, dolorosa. Quiero al viejo Kenji, el que sabía cómo hacerse cargo, tomar el

control. Y este no es él.

Este Kenji me aterra.

—Esta fue toda mi vida —dice, mirando hacia el cráter que solía ser Punto Omega—.

El único lugar… todas esas personas —se ahoga—. Ellos eran mi familia. Mi única

familia…

—Kenji, por favor… —Trato de sacudirlo. Necesito sacarle todo ese dolor antes de

que sucumba yo también. Necesitamos salir de la vista de todos y recién ahora

estoy comenzando a darme cuenta que a Kenji no le importa. Él quiere ponerse en

peligro. Él quiere pelear. Quiere morir.

No puedo dejar que eso suceda.

Alguien tiene que tomar el control de esta situación en este momento y en este

momento yo podría ser la única capaz.

—Levántate —digo, con la voz más áspera de lo que pretendía—. Necesitas

levantarte, y tienes que dejar de actuar de manera imprudente. Sabes que no

estamos a salvo aquí, y tenemos que movernos. ¿Dónde te estás quedando? —Le

agarro del brazo y tiro de él, pero no se mueve—. ¡Levántate! —grito de nuevo—.

Leván…

Y luego, sin más, me acuerdo de que soy todo un infierno mucho más fuerte de lo

que Kenji nunca será. Casi sonrío.

Cierro los ojos y me concentro, tratando de recordar todo lo que Kenji me enseñó,

todo lo que he aprendido acerca de cómo controlar mi fuerza, la forma de acceder

a la misma cuando la necesito. Pasé tantos años embotellando todo y en

encerrando que me toma un tiempo recodar que está allí, esperando a que la

aproveche. Pero en el momento en el que le doy la bienvenida, la siento

precipitarse en mí. Es un poder crudo tan potente que me hace sentir invencible.

79

Y luego, sin más, tiro de Kenji hacia arriba y lo lanzo encima de mi hombro.

Yo.

Yo hago eso.

Kenji, por supuesto, da rienda suelta a una serie de improperios más viles que he

oído nunca. Él me está dando patadas, pero casi no puedo sentirlas; mis brazos se

envuelven holgadamente a su alrededor, mi fuerza cuidadosamente controlada

para no aplastarlo. Está enfadado, pero al menos está maldiciendo de nuevo. Eso

es algo que reconozco.

Lo interrumpo a mitad de los improperios.

—Dime dónde te estás quedando —le digo—, y cálmate. No puedes ahora

desmoronarte sobre mí.

Kenji está un momento en silencio.

—Hey, um, siento que te moleste, pero estoy buscando a una amiga mía —dice—.

¿La has visto? Ella es una cosa pequeña, llora mucho, pasa demasiado tiempo con

sus sentimientos.

—Cállate, Kenji.

—¡Oh, espera! —dice—. Eres tú.

—¿A dónde vamos?

—¿Cuándo vas a bajarme? —contraataca, ya no divertido—. Digo, tengo una

excelente vista de tu trasero desde aquí, pero si no te importa que te mire

fijamente…

Lo suelto sin pensar.

—Maldita sea, Juliette… ¿qué demonios?

—¿Cómo es la vista desde ahí abajo? —Estoy de pie encima de su cuerpo extendido,

con los brazos cruzados sobre el pecho.

—Te odio.

80

—Levántate, por favor.

—¿Cuándo aprendiste a hacer eso? —refunfuña, tambaleándose sobre sus pies y

frotándose la espalda.

Pongo los ojos en blanco. Miro en la distancia. Nada ni nadie a la vista, hasta el

momento.

—No lo hice.

—Oh, está bien —dice—. Porque eso tiene sentido. Porque echar a un hombre ya

crecido sobre tus hombros es tan malditamente fácil. Esa mierda sólo viene

naturalmente para ti.—Me encojo de hombros. Kenji deja escapar un bajo silbido—.

Arrogante como el infierno, también.

—Sí. —Hago sombra a mis ojos contra la fría luz del sol—. Creo que pasar todo ese

tiempo contigo realmente me jodió.

—Ohhh-ho —dice, aplaudiendo, nada divertido—. Ponte de pie, princesa. Eres una

comediante.

—Ya estoy de pie.

—Es una broma, tonta.

—¿A dónde vamos? —le pregunto de nuevo. Empiezo a caminar sin rumbo—.

Realmente necesito saber hacia dónde nos dirigimos.

—Territorio no reglamentado. —Me alcanza, tomando mi mano para guiar. Nos

volvemos invisibles inmediatamente—. Fue el único lugar que pudimos pensar.

—¿Pudimos?

—Sí. Es el viejo lugar de Adam, ¿recuerdas? Es el lugar donde por primera…

Dejo de caminar, con el pecho agitado. Estoy aplastando la mano de Kenji en la

mía y él se libera, desatando improperios mientras lo hace, haciéndonos de nuevo

visibles.

—¿Adam sigue vivo? —pregunto, buscando sus ojos.

81

—Por supuesto que aún está vivo. —Kenji me lanza una mirada asesina mientras se

frota la mano—. ¿Has oído algo de lo que he estado diciéndote?

—Pero dijiste que todo el mundo estaba muerto —jadeo—. Dijiste…

—Todo el mundo está muerto —dice Kenji, sus rasgos oscureciéndose de nuevo—.

Había más de cien personas en Punto Omega. Hay sólo nueve de nosotros.

82

16

Traducido por eyeOc y val_277

Corregido por Fer_rdn

—¿Quiénes? —pregunto, mi corazón encogiéndose—. ¿Quiénes sobrevivieron?

¿Cómo?

Kenji deja escapar un largo suspiro, pasando ambas manos por su cabello mientras

se enfoca en un punto detrás de mí.

—¿Quieres sólo una lista? —pregunta—. ¿O quieres saber cómo pasó todo?

—Quiero saberlo todo.

Asiente. Mira hacia abajo, pisa fuerte un montón de nieve. Toma mi mano otra vez,

y comenzamos a caminar, dos chicos invisibles en el medio de la nada.

—Supongo —dice Kenji finalmente—, que de alguna forma tenemos que

agradecerte de seguir vivos. Porque si no hubiéramos ido a buscarte,

probablemente hubiéramos muerto en el campo de batalla con los demás.

Duda.

—Adam y yo nos dimos cuenta que habías desaparecido bastante rápido, pero para

el momento que peleamos nuestro camino de vuelta al frente, era demasiado

tarde. Estábamos a unos seis metros, y sólo pudimos verlos acarreándote hacia el

tanque. —Niega con la cabeza—. No podíamos sólo correr detrás de ti —dice—,

estábamos tratando de que no nos dispararan.

83

Su voz se vuelve más profunda, más sombría mientras cuenta la historia.

—Así que decidimos tomar una ruta alternativa, evitando todas las calles

principales, para tratar de seguirte de vuelta a la base, porque ahí fue donde

creíamos que eras llevada. Pero justo cuando llegábamos, nos topamos con

Castillo, Lily y Alia, quienes estaban saliendo. Se las arreglaron para completar su

propia misión con éxito, irrumpieron en el Sector 45 y sacaron a Winston y

Brendan. Esos dos estaban casi muertos cuando Castillo los encontró —dice Kenji

en voz baja.

Toma una respiración profunda.

—Y después Castillo nos dijo lo que escucharon mientras estaban en la base… que

las tropas se estaban movilizando para un ataque aéreo a Punto Omega. Iban a

tirar bombas al área entera, esperando que si golpeaban con la fuerza suficiente,

todo bajo suelo colapsaría por su cuenta. Adentro no habría escape para nadie, y

todo lo que construimos estaría destrozado.

Lo siento tensarse a mi lado.

Dejamos de movernos por un momento antes de sentir a Kenji tirar de mi mano.

Me sumerjo en el frio y el viento, preparándome contra el clima y sus palabras.

—Aparentemente torturaron a algunos de los nuestros en el campo de batalla para

obtener la información —dice—. Justo antes de matarlos. —Niega con la cabeza—.

Sabíamos que no teníamos mucho tiempo, pero aún estábamos lo suficientemente

cerca de la base que me las arreglé para comandar uno de los tanques del ejército.

Lo llenamos y nos dirigimos directo a Punto, esperando sacarlos a todos a tiempo.

Pero creo, que muy en el fondo —dice—, sabíamos que no iba a funcionar. Los

aviones estaban sobrevolando. Ya en su camino.

Se ríe, repentinamente, pero la acción parece causarle dolor.

—Y, por algún extraño milagro de insensatez, interceptamos a James a casi un

kilómetro y medio. Se las arregló para escaparse y estaba de camino al campo de

batalla. El pobre chico se había orinado todo el frente de su pantalón, estaba tan

asustado, pero dijo que estaba cansado de ser dejado atrás. Dijo que quería pelear

con su hermano. —La voz de Kenji es tensa.

84

—Y la cosa más loca —dice—, es que si James se hubiera quedado en Punto como le

dijimos que lo hiciera, donde pensamos que estaría a salvo, hubiera muerto como

los demás. —Kenji se ríe un poco—. Y eso fue todo. No había nada que pudiéramos

hacer. Sólo pudimos quedarnos ahí, mirando cómo dejaban caer bombas sobre

treinta años de trabajo, cómo mataban a todos los que fueran demasiado jóvenes

o demasiado viejos como para pelear, y después masacraban al resto de nuestro

equipo en el campo de batalla. —Aprieta su mano alrededor de la mía—. Regresé

aquí cada día —dice—, esperando que alguien aparezca. Esperando encontrar algo

para llevar de vuelta. —Entonces se detiene, su voz apretada de la emoción—. Y

aquí estás. Esta mierda ni siquiera parece real.

Aprieto sus dedos, gentilmente, esta vez, y me acerco a él.

—Vamos a estar bien, Kenji. Lo prometo. Permaneceremos juntos. Atravesaremos

esto.

Kenji saca su mano de la mía sólo para colocarla alrededor de mi hombro,

jalándome apretadamente contra su lado. Su voz es suave cuando habla.

—¿Qué te pasó, princesa? Te ves diferente.

—¿Diferente de mala manera?

—Diferente de buena manera —dice—. Como si fuera que finalmente te pusiste tus

pantalones de chica grande. —Me rio en voz alta—. Estoy hablando en serio —dice.

—Bueno. —Hago una pausa—. A veces diferente es mejor, ¿no?

—Sí —dice Kenji—. Sí, supongo que lo es. —Duda—. Así que… ¿Me vas a decir qué

pasó? Porque la última vez que te vi, estabas siendo metida en la parte trasera de

un tanque del ejército, y esta mañana apareces toda frescamente bañada, con

zapatillas blancas y brillantes y caminando alrededor de Warner —dice, soltando mi

hombro y tomando mi mano otra vez—. Y no se necesita ser un genio para darse

cuenta de que esta mierda no tiene sentido.

Tomo una respiración profunda y estabilizadora. Es extraño no ser capaz de ver a

Kenji en este momento; se siente como si le estuviera haciendo esta confesión al

viento.

—Anderson me disparó —le digo.

85

Kenji se queda inmóvil a mi lado. Puedo escucharlo respirar con fuerza.

—¿Qué?

Asiento, aun cuando no me puede ver.

—No fui llevada de vuelta a la base. Los soldados me entregaron a Anderson;

estaba esperando en una de las casas en territorio no regulado. Creo que quería

privacidad —le digo a Kenji, cuidadosamente omitiendo cualquier información

sobre la madre de Warner. Esos secretos son demasiados privados, y no son míos

para compartir—. Anderson quería venganza —dije en su lugar—, por lo que le hice

a su pierna. Estaba lisiado, cuando lo vi estaba usando un bastón. Pero antes de

que pudiera darme cuenta de lo que estaba pasando, sacó una pistola y me

disparó. Justo en el pecho.

—Santa mierda —dice Kenji.

—Lo recuerdo muy bien —dudo—. Morir. Es la cosa más dolorosa que alguna vez he

experimentado. No podía gritar porque mis pulmones estaban desgarrados o

llenos de sangre. No lo sé. Sólo tenía que quedarme tirada ahí, tratando de respirar,

deseando caer muerta lo más antes posible. Y todo el tiempo —dije—, durante todo

el tiempo me mantuve pensando en cómo pasé mi vida entera siendo una

cobarde, y cómo me llevó a ninguna parte. Y sabía que si tenía la oportunidad de

hacerlo otra vez, lo haría diferente. Me prometí a mí misma que finalmente dejaría

de tener miedo.

—Sí, eso es súper alentador —dice Kenji—, ¿pero cómo en el infierno sobreviviste? —

demanda—. Deberías de estar muerta en este momento.

—Oh. —Me aclaro un poco la garganta—. Sí, umm, Warner salvó mi vida.

—Cierra la maldita boca.

Trato de no reírme.

—Estoy hablando en serio —digo, tomando un minuto para explicar cómo las chicas

estaban ahí y cómo Warner usó su poder para salvarme. Cómo Anderson me dejó

para morir y cómo Warner me llevó de vuelta a la base con él, me escondió, y

ayudó a recuperarme—. Y por cierto —le digo a Kenji—, Sonya y Sara están

definitivamente vivas. Anderson las llevó de vuelta a la capital con él, las quiere

86

forzar para que sean sus propias sanadoras personales. Probablemente las tiene

arreglando su pierna.

—Está bien, sabes qué, —Kenji deja de caminar, toma mis hombros—, necesitas

retroceder, está bien, porque estás dejando caer un montón de información sobre

mí a la vez, y necesito que comiences desde el principio, y necesito que me digas

todo, —dice, su voz elevándose un poco—. ¿Qué demonios está pasando? ¿Las

chicas aún están vivas? ¿Y a qué te refieres con que Warner transfirió su poder

hacia ti? ¿Cómo demonios es eso posible?

Así que le digo.

Finalmente le digo las cosas que siempre he querido confesar. Le digo la verdad

sobre la habilidad de Warner y la verdad de cómo Kenji fue lesionado afuera del

comedor esa noche. Le digo cómo Warner no tenía idea de lo que era capaz de

hacer, y cómo lo dejé practicar conmigo en el túnel mientras todos estaban en el

área médica. Cómo juntos atravesamos el piso.

—Santa mierda —susurra Kenji—. Así que ese imbécil trató de matarme.

—No a propósito —señalo.

Kenji murmura algo tosco en voz baja.

Y aunque no menciono nada sobre la inesperada visita de Warner a mi habitación

más tarde esa noche, le digo a Kenji cómo escapó Warner, y cómo Anderson

estaba esperando a que Warner apareciera antes de dispararme. Porque Anderson

sabía lo que Warner sentía por mí, le digo a Kenji, y quería castigarlo por ello.

—Espera —me interrumpe Kenji—. ¿Qué quieres decir con que él sabía cómo

Warner se sentía por ti? Todos sabíamos cómo Warner se sentía por ti. Quería

usarte como un arma —dice Kenji—. Eso no debería haber sido una revelación.

Pensé que su padre estaba feliz por eso.

Me pongo rígida.

Olvidé que esa parte todavía era un secreto. Que nunca había revelado la verdad

sobre mi conexión con Warner. Porque aunque Adam podría haber sospechado

que Warner tenía más que un interés profesional en mí, yo nunca había contado a

87

nadie sobre mis momentos íntimos con Warner. O alguna de las cosas que él me

dijo.

Trago saliva con fuerza.

—Juliette —dice Kenji, una advertencia en su voz—. Ya no puedes ocultar esta

mierda de nuevo. Tienes que decirme lo que está pasando.

Me balanceo.

—Juliette…

—Él está enamorado de mí —susurro. Nunca lo he admitido en voz alta, ni siquiera a

mí misma. Creo que esperaba poder ignorarlo. Ocultarlo. Mantenerlo tan lejos para

que Adam nunca se enterara.

—Él está…espera… ¿qué?—Tomo una respiración profunda. De repente me siento

agotada—. Por favor, dime que estás bromeando —dice Kenji.

Sacudo mi cabeza, olvidando que no me puede ver.

—Guau.

—Kenji, yo…

—Esto es muuuy raro. Porque siempre pensé que Warner estaba loco, ¿sabes? —

Kenji se ríe—. Pero ahora, quiero decir, ahora no hay duda.

Mis ojos se abren, sorprendiéndome de estar riendo. Empujo su hombro invisible,

con fuerza.

Kenji se ríe de nuevo, medio divertido, medio aturdido por la incredulidad. Toma

una respiración profunda.

—Entonces, bien, espera, así que, ¿cómo sabes que está enamorado de ti?

—¿Qué quieres decir?

—Quiero decir, como que, ¿te llevó a una cita o algo? ¿Te compró chocolates y

escribió poesía de mierda? Warner no parece exactamente como del tipo cariñoso,

si sabes a lo que quiero decir.

88

—Oh. —Me muerdo el interior de mi mejilla—. No, no fue nada como eso.

—¿Entonces?

—Él sólo... me lo dijo.

Kenji deja de caminar tan bruscamente que casi me caigo.

—No, él no lo hizo. —No sé cómo responder a eso—. ¿Él realmente dijo esas

palabras? ¿En tu cara? ¿Cómo, directamente en tu cara?

—Sí.

—Entonces… entonces… entonces, espera, así que él dice que te ama… y ¿tú dijiste?

¿Qué? —demanda Kenji, atónito—. ¿Gracias?

—No. —Reprimo un temblor, recordando demasiado bien que en realidad le disparé

a Warner la primera vez—. Quiero decir no lo hice… quiero decir… no sé, Kenji, todo

es muy extraño para mí en estos momentos. Todavía no he encontrado una

manera de tratar con él. —Mi voz se reduce a un susurro—. Warner es realmente...

intenso —le digo, y estoy abrumada por una avalancha de recuerdos, mis

emociones colisionan en un revoltijo de locura.

Sus besos en mi cuerpo. Mis pantalones en el suelo. Sus desesperadas confesiones

desquiciando mis articulaciones.

Aprieto mis ojos, sintiéndome demasiado caliente, demasiado inestable, todo

demasiado pronto.

—Eso es definitivamente una manera de decirlo —murmura Kenji, sacándome de mi

ensoñación. Lo oigo suspirar—. ¿Así que Warner aún no tiene ni idea de que él y

Kent son hermanos?

—No —le digo, inmediatamente sobria.

Hermanos.

Hermanos que se odian entre sí. Hermanos que quieren matarse entre sí. Y estoy

atrapada en el medio. Buen Dios, qué ha pasado con mi vida.

—¿Y ambos pueden tocarte?

89

—¿Sí? Pero, bueno, no, no realmente —trato de explicar—. Adam... en realidad no

puede tocarme. Quiero decir, él puede, ¿más o menos…? —balbuceo—. Es

complicado. Él tiene que trabajar y entrenar activamente para contrarrestar mi

energía con la suya. Pero con Warner… —Sacudo mi cabeza, mirando mis pies

invisibles mientras camino—. Warner me puede tocar sin consecuencias. No le hace

nada. Él sólo lo absorbe.

—Maldita sea —dice Kenji después de un momento—. Maldición, maldición,

maldición. Esta mierda es una locura.

—Lo sé.

—Así que, de acuerdo, ¿estás diciéndome que Warner salvó tu vida? ¿Que

realmente le rogó a las chicas que lo ayudaran a sanarte? ¿Y que entonces te

escondió en su cuarto, y te cuidó? ¿Te alimentó y dio ropa y mierda y te dejó

dormir en su cama?

—Sí.

—Sí. Está bien. Realmente se me hace muy difícil creer eso.

—Lo sé —digo de nuevo, esta vez soplando un suspiro exasperado—. Pero en

realidad él no es lo que ustedes piensan. Sé que parece una locura, pero es

realmente muy…

—Guau, espera, ¿estás defendiéndolo? —La voz de Kenji está rodeada de sorpresa—.

Estamos hablando del mismo tipo que te encerró y trató de hacerte su esclava

militar, ¿no?

Estoy negando con la cabeza, deseando poder tratar de explicarle todo lo que

Warner me ha dicho sin sonar como una ingenua y crédula idiota.

—No es… —suspiro—. En realidad no quería usarme así… —trato de decir.

Kenji ladra una carcajada.

—Santa mierda —dice—. Realmente le crees, ¿verdad? Vas a comprarle toda la

mierda con la que te ha alimentado…

—Tú no lo conoces, Kenji, eso no es justo…

90

—Oh, Dios mío. —Respira, riendo de nuevo—. ¿En serio vas a tratar de decirme que

no conozco al hombre que me llevó a combate? Él era mi maldito comandante —

me dice Kenji—. Sé exactamente quién es…

—No estoy tratando de discutir contigo, ¿de acuerdo? No espero que lo entiendas…

—Esto es gracioso —dice Kenji, respirando a través de otra carcajada—. De verdad

no lo entiendes, ¿no?

—¿Entender qué?

—Ahh, hombre —dice de repente—. Kent va a estar enojado —dice, arrastrando la

palabra con alegría. En realidad se ríe.

—Espera, ¿qué? ¿Qué tiene que ver Adam con esto?

—Te das cuenta de que no me has hecho ni una sola pregunta sobre él, ¿no? —Una

pausa—. Quiero decir, te acabo de contar la saga entera de toda la mierda que nos

pasó y estás como “Oh, bien, genial historia, hermano, gracias por compartirla”. No

te asustaste ni preguntaste si Adam fue herido. No me preguntaste qué pasó con él

o incluso cómo lo está pasando en estos momentos, sobre todo viendo cómo él

piensa que estás muerta y todo.

Me siento enferma de repente. Frenada en seco. Mortificada y culpable, culpable,

culpable.

—Y ahora estás aquí parada, defendiendo a Warner —está diciendo Kenji—. El

mismo tipo que trató de matar a Adam, y estás actuando como si fuera tu amigo o

alguna mierda. Como si sólo fuera un tipo normal, un poco incomprendido. Como

cualquier otra persona en el planeta que se equivocó, y probablemente, porque

todos somos un puñado de sentenciosos y envidiosos idiotas que lo odian por

tener una cara tan guapa.

La vergüenza enrojece mi piel.

—No soy idiota, Kenji. Tengo razones para las cosas que digo.

—Sí, y tal vez sólo estoy diciendo que no tienes idea de lo que estás diciendo.

—Lo que sea.

91

—No me digas lo que sea…

—Lo que sea —digo de nuevo.

—Oh, Dios mío —dice Kenji, a nadie en particular—. Creo que esta chica quiere

conseguir que le pateen su trasero.

—No podrías patear mi trasero ni aunque tuviera diez de ellos.

Kenji se ríe a carcajadas.

—¿Es eso un desafío?

—Es una advertencia —digo.

—Ohhhhhh, ¿así qué me estás amenazando ahora? ¿La pequeña llorona, sabe

cómo hacer amenazas ahora?

—Cállate, Kenji.

—Cállate, Kenji —repite con voz quejumbrosa, burlándose de mí.

—¿Cuánto más lejos tenemos que ir? —pregunto demasiado alto, irritada y tratando

de cambiar de tema.

—Ya casi estamos ahí —dispara de vuelta, sus palabras recortadas.

Ninguno de los dos habla por unos minutos.

Luego

—Así que... ¿por qué caminar hasta aquí? —pregunto—. ¿No dijiste que tenían un

tanque?

—Sí —dice Kenji con un suspiro, nuestra discusión momentáneamente olvidada—.

Tenemos dos, en realidad. Kent dijo que robó uno cuando ustedes escaparon por

primera vez, todavía está en su garaje.

Por supuesto.

¿Cómo podría olvidarlo?

92

—Pero me gusta caminar —continúa Kenji—. No tengo que preocuparme de que

alguien me vea, y siempre espero que quizás si voy a pie, seré capaz de notar cosas

que no sería capaz de otra manera. Todavía estoy esperando —dice, con la voz

tensa de nuevo—, que encontremos a más de los nuestros escondidos por aquí en

alguna parte.

Aprieto la mano de Kenji de nuevo, aferrándome más a él.

—Yo también —le susurro.

93

17

Traducido por Jane Kent

Corregido por Fer_rdn

El antiguo lugar de Adam está exactamente como lo recuerdo.

Kenji y yo entramos al estacionamiento subterráneo y subimos unos tramos de

escaleras a los niveles superiores. De repente estoy tan nerviosa que apenas puedo

hablar. Ya he tenido que lamentar la pérdida de mis amigos dos veces y parte de mí

siente como que esto no puede estar pasando. Pero debe estar sucediendo. Tiene

que estarlo.

Voy a ver a Adam.

Voy a ver la cara de Adam.

Será realmente él.

—Ellos arruinaron la puerta cuando nos estaban buscando aquella primera vez —

está diciendo Kenji—, así que la puerta está bastante atascada. Habíamos estado

apilando un montón de muebles en contra de ella para mantenerla cerrada, de

otra manera, queda atascada, así que... sí, podría tomarles un tiempo en abrirla.

Pero aparte de eso, este pequeño lugar ha sido bueno para nosotros. Kent sigue

teniendo un montón de comida almacenada y todas las cañerías todavía funcionan

porque él había pagado casi todo hasta el final del año. En definitiva, tenemos

mucha suerte.

Estoy asintiendo, con demasiado miedo de abrir mi boca. Ese café de esta mañana

de repente no se siente tan bien en mi estómago y estoy nerviosa de la cabeza a

los pies.

94

Adam.

Estoy a punto de ver a Adam.

Kenji golpea la puerta.

—Abran —grita—. Soy yo.

Por un momento, todo lo que escucho es el sonido de movimiento pesado, madera

crujiente, metal chirriante y una serie de ruidos sordos. Miro el marco de la puerta

mientras se sacude, alguien del otro lado está tirando de la puerta, tratando de

desatascarla.

Y luego se abre. Muy lentamente. Estoy agarrando mis manos para mantenerme

estable.

Winston está parado en la puerta.

Mirándome boquiabierto.

—Santa mierda —dice él. Se quita sus gafas, me doy cuenta que han sido pegadas

con cinta adhesiva, y parpadea hacia mí. Su cara está magullada y maltratada, su

labio inferior está hinchado, abierto. Su mano izquierda está vendada, la gaza está

envuelta varias veces alrededor de la palma de su mano.

Le ofrezco una tímida sonrisa.

Winston agarra parte de la camisa de Kenji y le tira hacia delante, con los ojos

todavía centrados en mí.

—¿Estoy alucinando otra vez? —pregunta—. Porque voy a estar muy molesto si

estoy alucinando otra vez. Maldición —dice él, sin esperar a que Kenji responda—.

Si hubiera tenido alguna idea de que sería un asco tener una conmoción cerebral,

me habría disparado yo mismo en la cara cuando tuve la oportunidad...

—No estás alucinando —le interrumpe Kenji con una risa—. Ahora, déjanos entrar.

Winston sigue parpadeando hacia mí, sus ojos bien abiertos mientras se aleja,

dándonos espacio para entrar. Pero al momento de pasar por el umbral estoy

inmersa en otro mundo, un conjunto de diferentes recuerdos. Esta es la casa de

95

Adam. El primer lugar en el cual encontré asilo. El primer lugar en el cual me sentí

segura.

Y ahora está llena de gente, el espacio demasiado pequeño para albergar a tantos

cuerpos. Castillo, Brendan, Lily, Ian, Alia, James, están todos congelados. Todos

ellos me están viendo con incredulidad. Y estoy a punto de decir algo, a punto de

encontrar algo aceptable que decir a mi grupo de maltratados y destrozados

amigos cuando Adam sale del pequeño cuarto que sé que solía pertenecer a

James. Él está agarrando algo en sus manos, distraído, sin darse cuenta del abrupto

cambio en la atmósfera.

Pero luego levanta la mirada.

Sus labios se separan como para decir algo y lo que sea que él estuviera agarrando

golpea el piso, rompiéndose en varios sonidos que hace que todo el mundo vuelva

a la vida.

Adam me está mirando, sus ojos fijos en mi rostro, su pecho agitado, su rostro

luchando con muchas emociones. Él luce mitad aterrorizado, mitad esperanzado.

Y aunque me doy cuenta que debería ser la primera en hablar, no tengo idea de

qué decir.

Kenji se detiene a mi lado, su rostro rompiéndose en una gran sonrisa. Él desliza su

brazo alrededor de mi hombro. Me aprieta. Y dice.

—Miren lo que encontré.

Adam empieza a moverse a través de la habitación pero se siente extraño, como si

todo hubiera empezado a ir más lento, como si este momento de alguna manera

no fuera real. Hay demasiado dolor en sus ojos.

Siento como si me hubieran golpeado en el estómago.

Pero luego ahí está él, justo en frente de mí, sus manos examinando mi cuerpo

como si quisiera asegurarse de que soy real, que sigo intacta. Él está estudiando mi

rostro, mis rasgos, sus dedos enredándose en mi cabello. Y entonces, de repente

parece aceptar que no soy un fantasma ni una pesadilla y me arrastra contra sí tan

rápidamente que no puedo hacer otra cosa que jadear en respuesta.

96

—Juliette. —Suspira.

Su corazón está latiendo fuerte contra mi oído, sus brazos apretados a mí alrededor

y yo me derrito en su abrazo, disfrutando de la cálida comodidad, la familiaridad de

su cuerpo, su olor, su piel. Mis manos llegan a él, se deslizan por su espalda y lo

aprieto fuerte, y no me doy cuenta que lágrimas silenciosas han caído por mi rostro

hasta que él retrocede para mirarme a los ojos. Él me dice que no llore, me dice que

está bien, que todo va a estar bien y yo sé que todo es una mentira pero sigue

sintiéndose tan bien escucharlo.

Él está estudiando mi rostro otra vez, sus manos acunando cuidadosamente la

parte de atrás de mi cabeza, muy cuidadoso de no tocar mi piel. El recordatorio

envía un fuerte dolor a mi corazón.

—No puedo creer que estés realmente aquí —dice él, su voz rompiéndose—. No

puedo creer que esto realmente esté pasando…

Kenji se aclara la garganta.

—Hey, ¿chicos? Su escena de pasión está dándoles repulsión a los más pequeños.

—No soy un pequeño —dice James, visiblemente ofendido—. Y yo no pienso que

sea repulsivo.

Kenji se gira hacia él.

—¿No te molesta lo que está pasando aquí? —Él hace un gesto casual hacia

nosotros.

Me alejo de Adam reflexivamente.

—No —dice James, cruzando sus brazos—. ¿A ti?

—Sí, repugnancia fue mi reacción general.

—Apuesto a que no pensarías que es repugnante si hubieras sido tú.

Una larga pausa.

—Tienes un buen punto —dice finalmente Kenji—. Tal vez deberías conseguirme

una dama en este sector de mierda. Estoy bien con cualquiera en la edad entre

97

dieciocho y treinta y cinco. —Señala a James—. Así que, qué te parece si te pones a

eso, gracias.

James parece tomar el desafío un poco demasiado serio. Él asiente varias veces.

—Está bien —dice él—. ¿Qué te parece Alia? ¿O Lily? —Inmediatamente dice

apuntando a las únicas otras chicas en la habitación.

La boca de Kenji se abre y cierra varias veces antes de decir:

—Sí. No, gracias, niño. Estas dos son como mis hermanas.

—Qué blando… —le dice Lilly a Kenji y me doy cuenta que es la primera vez que

realmente la he escuchado hablar—. Apuesto a que te ganas a todas las mujeres

elegibles diciéndoles que son como hermanas para ti. Apuesto a que las damas

están haciendo fila para saltar a la cama con tu estupidez.

—Rudo. —Kenji cruza sus brazos.

James está riéndose.

—Ya ves con lo que tengo lidiar —le dice Kenji—. No hay amor para Kenji. Yo doy y

doy y doy y no consigo nada de regreso. Necesito una mujer que aprecie todo

esto—dice él, señalando la longitud de su cuerpo. Él claramente está exagerando

de más, esperando entretener a James con su ridiculez y su esfuerzo es apreciado.

Kenji es probablemente la única oportunidad de alivio cómico en este reducido

espacio y me hace preguntar si ese es el por qué él sale por su cuenta todos los

días. Tal vez él necesita tiempo de afligirse en silencio, en un lugar donde nadie

espere que él sea el divertido.

Mi corazón se inicia y se detiene mientras vacilo, preguntándome qué tan difícil

debe ser para Kenji no perder la cabeza incluso cuando él quiere desmoronarse.

Hoy alcancé a ver ese lado de él por primera vez y me sorprendió más de la cuenta.

Adam aprieta mi hombro y yo me giro para encararlo. Él da una tierna y torturada

sonrisa, sus ojos llenos de dolor y alegría.

Pero de todas las cosas que podría estar sintiendo ahora mismo, la culpa me golpea

más duro.

98

Todo el mundo en esta habitación está llevando cargas pesadas. Breves momentos

de ligereza perforan el pesimismo general que envuelve este espacio, pero tan

pronto las bromas se calman, el dolor se desliza de nuevo a su lugar. Y aunque sé

que debería llorar las pérdidas de esas vidas, no sé cómo. Ellos fueron todos unos

extraños para mí. Yo sólo estaba empezando a desarrollar una relación con Sonya y

Sara.

Pero cuando veo alrededor, me doy cuenta que sólo yo me siento así. Veo las

líneas de la pérdida plegadas en los rostros de mis amigos. Veo la tristeza enterrada

en sus ropas, en lo alto de sus cejas fruncidas. Y algo en la parte de atrás de mi

mente me está regañando, decepcionado de mí, diciéndome que debería ser una

de ellos, que debería estar tan derrotada como ellos lo están.

Pero no lo estoy.

Ya no puedo ser esa chica.

Por muchos años viví en constante terror de mí misma. La duda se había casado

con mi miedo y mudado a mi mente, donde construyó Castillos, gobernó reinos y

rigió sobre mí, sometiendo mi voluntad a sus susurros hasta que fui sólo un peón,

demasiado aterrorizada como para desobedecer, demasiado aterrorizada como

para estar en desacuerdo.

Había estado encadenada, una prisionera en mi propia mente.

Pero finalmente, finalmente, he aprendido a liberarme.

Estoy enojada por nuestras pérdidas. Estoy horrorizada. Pero también estoy ansiosa

e inquieta. Sara y Sonya siguen vivas, viviendo a la misericordia de Anderson. Ellas

siguen necesitando nuestra ayuda. Así que no sé cómo estar triste cuando todo lo

que siento es una determinación implacable de hacer algo.

Ya no estoy asustada del miedo y no dejaré que me gobierne.

El miedo aprenderá a temerme.

99

18

Traducido por Jane Kent

Corregido por stheffy

Adam me lleva hacia el sofá, pero Kenji nos intercepta.

—Ustedes, chicos, pueden tener su momento, lo prometo —dice—, pero ahora

mismo todos nosotros necesitamos estar en la misma página, decir hola, cómo

estás y lo que sea pero necesitamos hacerlo rápido; Juliette tiene información que

todo el mundo necesita escuchar.

Adam mira de Kenji hacia mí.

—¿Qué está pasando?

Me volteo hacia Kenji.

—¿De qué estás hablando?

Él me pone los ojos en blanco. Mira hacia otro lado y dice:

—Toma asiento, Kent.

Adam retrocede, sólo unos centímetros, su curiosidad ganándole por el momento,

y Kenji tira de mí, así que estoy de pie en medio de esta pequeña habitación. Todos

me están mirando como si fuera a quitar nabos de mis pantalones.

—Kenji, ¿qué…?

—Alia, recuerdas a Juliette—dice Kenji, asintiendo hacia la delgada chica rubia

sentada en el rincón del fondo de la habitación. Ella me ofrece una rápida sonrisa

100

antes de mirar hacia otro lado, sonrojándose por una razón no aparente. La

recuerdo; es la que diseñó mis manoplas personalizadas, las piezas intrincadas que

había usado sobre mis guantes las dos veces que fuimos a la batalla. Realmente

nunca antes le había prestado mucha atención y ahora me doy cuenta que es

porque ella trata de ser invisible. Es una chica delicada, de aspecto dulce con

tiernos ojos marrones; y también es una diseñadora excepcional. Me pregunto

cómo desarrolló sus habilidades.

—Lily, tú definitivamente recuerdas a Juliette—le está diciendo Kenji—. Todos

entramos al compuesto de almacenamientos juntos.—Élme mira—. La recuerdas,

¿verdad?

Asiento. Le sonrío a Lily. Realmente no la conozco, pero me gusta su energía. Ella

simula saludarme, con una gran sonrisa mientras sus rizos castaños caen en su

rostro.

—Es bueno verte de nuevo —dice ella—. Y gracias por no estar muerta. Apesta ser la

única chica por aquí. —La cabeza rubia de Alia aparece por sólo un segundo antes

de retirarse más profundamente en la esquina—. Lo siento —dice Lily, luciendo sólo

un poco arrepentida—. Quiero decir, la única chica que habla por aquí. Por favor,

dime que hablas —me dice a mí.

—Oh, ella habla —dice Kenji, disparándome una mirada—. Maldice como un

marinero, también.

—Yo no maldigo como…

—Brendan, Winston —Kenji me interrumpe, apuntando a los dos chicos sentados en

el sofá—. Estos dos definitivamente no necesitan una presentación, pero como

puedes ver —dice él—, ellos ahora lucen un poco diferente. ¡He aquí, los poderes

transformadores de ser rehén de un montón de bastardos sádicos! —Él ondea una

mano en su dirección, su sarcasmo acompañado de una frágil sonrisa—. Ahora,

ellos lucen como un par de ñus. Pero, sabes, en comparación, yo ahora luzco como

un maldito rey. Así que es una buena noticia masiva.

Winston apunta hacia mi cara. Sus ojos estás un poco desenfocados y él tiene que

parpadear varias veces antes de decir:

—Me gustas. Es bastante bueno que no estés muerta.

101

—Secundo eso, amigo.—Brendan palmea a Winston en el hombro pero me está

sonriendo a mí. Sus ojos siguen siendo de un azul claro y su cabello, de un rubio

casi blanco. Pero él tiene una enorme herida que va desde la parte derecha de su

sien hasta su mandíbula y luce como si fuera que recién está comenzando a

formarse la costra. No puedo imaginar dónde más está herido. Qué otra cosa

Anderson pudo haberles hecho a él y Winston. Un sentimiento enfermo y

resbaladizo se mueve a través de mí.

—Es muy bueno verte de nuevo —está diciendo Brendan, su acento británico

siempre sorprendiéndome—. Disculpa que no podamos estar un poco más

aceptables.

Les ofrezco una sonrisa a ambos.

—Estoy muy feliz de que estén bien.

—Ian—dice Kenji, señalando hacia el alto y desgarbado chico posado en el brazo

del sofá. Ensanches. Lo recuerdo como un chico en mi equipo de montaje cuando

tuvimos que entrar al compuesto de almacenamientos, pero más importante, lo

recuerdo como uno de los cuatro chicos que fueron secuestrados por los hombres

de Anderson. Él, Winston, Brendan y otro chico llamado Emory.

Nos habíamos arreglado para recuperar a Ian y Emory, pero no a Brendan y

Winston. Recuerdo a Kenji diciendo que Ian y Emory estaban en mal estado

cuando los llevamos incluso con la ayuda de las chicas para sanarlos, les tomó un

tiempo recuperarse. Ian ahora luce bien para mí, pero él, también debió haber

sufrido algunas cosas terroríficas. Y Emory claramente no está aquí.

Trago, con fuerza, ofreciéndole a Ian lo que espero sea una gran sonrisa.

Él no me la devuelve.

—¿Cómo es que sigues con vida? —demanda, sin preámbulos—. No te ves como si

alguien hubiera sacado la mierda fuera de ti, así que, quiero decir, sin ofensas, pero

no te creo.

—Vamos a llegar a esa parte —dice Kenji, interrumpiendo a Adam justo cuando

empieza a protestar en mi nombre—. Ella tiene una sólida explicación, lo prometo.

Yo ya conozco todos los detalles.—Él le lanza a Ian una mirada cortante, pero Ian

102

no parece notarla. Él sigue observándome, una ceja levantada como si fuera un

desafío.

Ladeo mi cabeza hacia él, considerándolo estrechamente.

Kenji chasquea los dedos frente a mi cara.

—Concéntrate, princesa, ya me estoy aburriendo.—Mira la habitación, buscando a

alguien que podría haber olvidar de presentar—. James —dice, sus ojos aterrizando

en la cara de mi único amigo de diez años—. ¿Algo que quieras decirle a Juliette

antes de que empecemos?

James me mira, sus ojos azules brillan debajo de su cabello rubio arenoso. Él se

encoge de hombros.

—Nunca pensé que estuvieras muerta —dice simplemente.

—¿Es eso cierto? —pregunta Kenji con una risa.

James asiente.

—Tenía esa sensación —dice él, tocando su cabeza.

Kenji sonríe.

—Está bien. Bueno, eso es todo. Empecemos.

—¿Qué pasa con Ca…? —Empiezo a decir, pero me detengo en seco por el

parpadeo de alarma que entra y sale de los rasgos de Kenji.

Mi mirada aterriza en Castillo, estudiando su cara de una forma que no había

hecho cuando llegué.

Los ojos de Castillo están desenfocados, sus cejas fruncidas como si él estuviera

atrapado en una infinitamente frustrante conversación consigo mismo; sus manos

están unidas en su regazo. Su cabello se ha liberado de su siempre perfecta cola de

caballo en la nuca y sus rastas se han deslizado por su cara, cayendo sobre sus ojos.

Está sin afeitar y parece como si hubiera sido arrastrado por el lodo; como si se

hubiera sentado en esa silla desde el momento en que entró y no se hubiera

parado desde ese día.

103

Y me doy cuenta que de nuestro grupo, Castillo ha sido el más afectado.

Punto Omega era su vida. Sus sueños estaban en cada ladrillo, en cada eco de ese

lugar. Y en una noche, él perdió todo. Sus esperanzas, su visión del futuro, toda la

comunidad que él se esforzó en construir. Su única familia.

Desapareció.

—Él realmente la ha estado pasando mal —me susurra Adam y me sobresalto por su

presencia, sin darme cuenta de que él estaba parado a mi lado de nuevo—. Castillo

ha estado así por un tiempo.

Mi corazón se rompe.

Trato de encontrar los ojos de Kenji, trato de disculparme sin palabras, para decirle

que entiendo. Pero Kenji no me mira. Le toma un momento volver a recomponerse

y sólo entonces ahora me golpea lo difícil que debe ser todo esto para él. No es

sólo Punto Omega. No es sólo a todos los que él perdió, tampoco todo el trabajo

que ha sido destruido.

Es Castillo.

Castillo, el cual ha sido como un padre para Kenji, su confidente más cercano, su

amigo más querido.

Se ha convertido en una cáscara de quien era.

Mi corazón se siente abrumado por la profundidad del dolor de Kenji; deseo tanto

poder hacer algo para ayudar. Para arreglar las cosas. Y en ese momento me

prometo que lo haré.

Haré todo lo que pueda.

—Está bien.—Kenji aplaude y asiente varias veces antes de tomar una respiración

forzada—. ¿Está todo el mundo cálido y cómo? ¿Bien? Bien.—Asiente de nuevo—.

Ahora déjenme contarle la historia de cómo nuestra amiga Juliette fue disparada

en el pecho.

104

19

Traducido por Fer_rdn &Jhos

Corregido por stheffy

Todo el mundo está mirándome boquiabierto.

Kenji acaba de terminar de darles cada detalle que compartí con él, teniendo

cuidado en dejar de lado todas las partes sobre Warner diciéndome que me ama, y

yo estoy silenciosamente agradecida. A pesar de que le dije a Adam que él y yo no

deberíamos estar más juntos, todo entre nosotros aún está tan crudo y sin resolver.

He tratado de seguir adelante, distanciarme de él, porque quería protegerlo, pero

he tenido que llorar la pérdida de Adam de tantas distintas maneras, que ahora ya

no estoy segura de cómo me siento siquiera.

No tengo idea de lo que piensa de mí.

Hay tantas cosas de las que Adam y yo tenemos que hablar, y simplemente no

quiero que Warner sea una de ellas. Warner siempre ha sido un tema tenso entre

nosotros, sobre todo ahora que Adam sabe que son hermanos, y no estoy de

humor para discutir, sobre todo, no en mi primer día de regreso.

Pero parece que no voy a ser capaz de lograrlo tan fácilmente.

—¿Warner te salvó la vida? —pregunta Lily, sin molestarse en ocultar su conmoción

o repulsión. Incluso Alia ahora está sentada erguida y prestando atención, con los

ojos pegados a mi rostro—. ¿Por qué demonios iba a hacer eso?

—Amiga, olvídalo —la interrumpe Ian—. ¿Qué vamos a hacer con el hecho de que

Warner puede robar nuestros poderes y esa mierda?

105

—Tú no tienes ningún poder —le responde Winston—. Así que no tienes nada de

qué preocuparte.

—Sabes lo que quiero decir —espeta Ian, un destello de color naciendo en su

cuello—. No es seguro para un psicópata como él tener ese tipo de habilidad. Me

asusta un infierno.

—Él no es un picop… —trato de decir, pero la habitación estalla en una cacofonía de

voces, todas compitiendo por la oportunidad de ser escuchadas.

—¿Qué siquiera significa eso..?

—¿… peligroso?

—Así que Sonya y Sara están todavía vivas…

—¿…en realidad viste a Anderson? ¿Qué aspecto tenía?

—Pero ¿por qué iba a hacerlo si…?

—… bien, pero eso no es…

—Esperen —interrumpe Adam a todos—. ¿Dónde diablos está él ahora? —Se vuelve

hacia mí, mirándome a los ojos—. Dijiste que Warner te trajo hasta aquí para

mostrarte lo qué le sucedió al Punto Omega, pero entonces al minuto que Kenji

hace acto de presencia, él sólo desaparece. —Una pausa—. ¿Cierto?

Asiento con la cabeza.

—Entonces… ¿qué? —dice—. ¿Se acabó? ¿Sólo se marchó? —Adam gira alrededor,

mira a todos—. ¡Chicos, él sabe que al menos uno de nosotros todavía vive!

Probablemente ha ido a conseguir refuerzos para encontrar una manera de acabar

con el resto de nosotros… —Se detiene, niega con la cabeza, con fuerza—. Mierda —

dice en voz baja—. MIERDA.

Todo el mundo se congela al mismo tiempo. Horrorizados.

—No —digo rápidamente, levantando ambas manos—. No, él no va a hacer eso…

Ocho pares de ojos se vuelven hacia mí.

106

—A él no le importa matarlos, chicos. Ni siquiera le gusta el Restablecimiento. Y odia

a su padre…

—¿De qué estás hablando? —Adam me interrumpe, alarmado—. Warner es un

animal…

Tomo una bocanada de aire. Necesito recordar lo poco que saben de Warner, lo

poco que han escuchado desde su punto de vista, tengo que recordarme a mí

misma que solía pensar así de él hace apenas unos días.

Las revelaciones de Warner siguen siendo tan recientes. No sé cómo defenderlo

correctamente o cómo conciliar estas impresiones tan diferentes de él, y por un

momento estoy molesta con él y con sus estúpidas pretensiones, por haberme

puesto en esta posición. Si tan sólo no se hubiera mostrado bajo la máscara de un

enfermo psicópata retorcido, no tendría que defenderlo ahora.

—Él quiere acabar con el Restablecimiento —trato de explicar—. Y quiere matar a

Anderson, también...

La sala estalla en más argumentos. Los gritos y epítetos que se reducen a que nadie

me cree, todo el mundo piensa que estoy loca y que Warner me ha lavado el

cerebro; piensan que es un asesino demostrado que me encerró y trató de

utilizarme para torturar a la gente.

Y no están equivocados. Excepto que lo están.

Quiero desesperadamente decirles que no entienden.

Ninguno de ellos sabe la verdad, y no es que me estén dando la oportunidad de

explicarlo. Pero justo cuando estoy a punto de decir algo más en mi propia

defensa, capturo un vistazo de Ian por el rabillo del ojo.

Se está riendo de mí.

En voz alta, golpeándose la rodilla, la cabeza echada hacia atrás, aullando de

alegría en lo que él piensa es mi estupidez, y por un momento realmente empiezo

a dudar de mí misma y todo lo que Warner me dijo.

Cierro mis ojos con fuerza.

107

¿Cómo voy a saber realmente alguna vez si puedo confiar en él? ¿Cómo sé que no

estaba mintiendo como siempre lo hizo, como afirma que lo ha hecho desde el

principio?

Estoy tan harta de esta incertidumbre. Tan enferma y cansada de ella.

Pero parpadeo y estoy siendo jalada de la multitud, arrastrada hacia la puerta de la

habitación de James, al armario de almacenamiento que solía ser su habitación.

Adam me tira dentro y cierra la puerta a la locura detrás de nosotros. Él está

sosteniendo mis brazos, mirándome a los ojos con una extraña, ardiente intensidad

que me sobresalta.

Estoy atrapada.

—¿Qué está pasando? —pregunta—. ¿Por qué estás defendiendo a Warner?

Después de todo lo que te hizo, deberías odiarlo… deberías estar furiosa.

—No puedo, Adam, yo…

—¿Qué quieres decir con que no puedes?

—Yo sólo… ya no es tan fácil. —Sacudo la cabeza, tratando de explicar lo

inexplicable—. No sé qué pensar de él ahora. Hay tantas cosas que no he

entendido. Cosas que no pude comprender. —Dejo caer mis ojos—. Él es

realmente… —Dudo, en conflicto. No sé cómo decir la verdad sin sonar como una

mentirosa—. No lo sé —digo finalmente, la mirada fija en mis manos—. No lo sé. Él

sólo… él no es tan malo como yo pensaba.

—Guau —exhala Adam, conmocionado—. Él no es tan malo como pensabas. ¿Él no

es tan malo como pensabas? ¿Cómo en la tierra podría ser mejor de lo que

pensabas?

—Adam…

—¿Qué demonios estás pensando, Juliette?

Miro hacia arriba. Él no puede ocultar el disgusto en sus ojos.

Entro en pánico.

108

Tengo que encontrar una manera de explicarle, presentar un ejemplo, una prueba

irrefutable de que Warner no es lo que yo pensaba que era; pero puedo decir que

Adam ya ha perdido confianza en mí, que ya no confía o cree en mí, y titubeo.

Él abre la boca para hablar.

Me adelanto.

—¿Te acuerdas de aquel día que me encontraste llorando en la ducha? ¿Después

de que Warner me obligó a torturar a aquel niño?

Adam vacila antes de asentir lentamente, a regañadientes.

—Esa fue una de las razones por las que lo odiaba tanto. Pensaba que realmente

había puesto un niño en esa habitación... que había robado el hijo de alguien y

quiso verme torturándolo. Fue tan despreciable —le digo—. Tan asqueroso, tan

horrible. Pensé que era inhumano. Completamente malvado. Pero… no fue real —

susurro.

Adam se ve confundido.

—Fue sólo una simulación —trato de explicarme—. Warner me dijo que era una

cámara de simulación, no una sala de torturas. Dijo que todo sucedió en mi

imaginación.

—Juliette —dice Adam. Suspira. Mira hacia otro lado, me mira de nuevo—. ¿De qué

estás hablando? Por supuesto que era una simulación.

—¿Qué?

Adam se ríe un poco, una risa confundida.

—¿Sabías que no era real…? —pregunté.

Él me mira fijamente.

—Pero cuando me encontraste… dijiste que no era mi culpa… me dijiste que habías

escuchado lo que pasó, y que no era mi culpa.

Adam se pasa la mano por el cabello, en la parte posterior de su cuello.

109

—Pensé que tú estabas molesta por romper esa pared —dice—. Quiero decir, sabía

que la simulación probablemente sería aterradora como el infierno, pero pensé que

Warner te habría dicho lo que era antes. No tenía idea que habías entrado en algo

así pensando que iba a ser real. —Él aprieta los ojos cerrados por un segundo—. Yo

pensé que estabas molesta por aprender que tenías está loca nueva habilidad. Y

por los soldados que resultaron heridos como consecuencia.

Estoy parpadeando hacia él, aturdida.

Durante todo este tiempo, una pequeña parte de mí todavía se estaba aferrando a

la duda… creyendo que tal vez la cámara de tortura era real y que Warner estaba

mintiendo. De nuevo.

Pero ahora, tengo la confirmación de Adam mismo.

Estoy anonadada.

Adam está sacudiendo la cabeza.

—Ese bastardo —está diciendo—. No puedo creer que te hiciera eso.

Bajo los ojos.

—Warner ha hecho muchas locuras —le digo—, pero en realidad pensó que me

estaba ayudando.

—Pero él no te estaba ayudando —dice Adam, enojado de nuevo—. Él te estaba

torturando…

—No. Eso no es cierto. —Centro mis ojos en una grieta en la pared—. De alguna

extraña manera… él sí me ayudó. —Dudo antes de encontrarme con la mirada de

Adam—. Ese momento en la cámara de simulación fue la primera vez que me

permití estar enojada. Nunca supe cuánto más podía hacer… que podía ser tan

físicamente fuerte… hasta ese momento.

Aparto la mirada.

Abro y cierro mis manos.

—Warner tiene esta fachada —estoy diciendo—. Actúa como si fuera un enfermo,

un monstruo sin corazón, pero él es… no lo sé... —Mis ojos vuelan hacia algo que no

110

puedo ver. Un recuerdo, tal vez. De Warner sonriendo. Sus gentiles manos

alejando mis lágrimas. Está bien, tú estás bien, me había dicho—. Él es realmente…

—No, um… —Adam se aparta, dejando escapar un extraño y tembloroso suspiro—.

No sé cómo se supone que debo entender esto —dice, luciendo inestable—. Tú…

¿qué? ¿Te gusta ahora? ¿Eres amiga de él? ¿Del mismo tipo que trató de matarme?

—Apenas es capaz de ocultar el dolor en su voz—. Él me había colgado de una cinta

transportadora en un matadero, Juliette. ¿Ya te has olvidado de eso?

Me estremezco. Bajo mi cabeza avergonzada.

Me había olvidado de eso.

Había olvidado que Warner casi mata a Adam, que le había disparado

directamente frente de mi cara. Warner lo vio como un traidor, como un soldado

que puso una pistola en la parte de atrás de su cabeza; lo desafió y me robó.

Me pone enferma.

—Yo sólo… estoy tan confundida —me las arreglo para decir finalmente—. Quiero

odiarlo pero sólo ya no sé cómo…

Adam está mirándome como si no tuviera idea de quién soy.

Necesito hablar sobre algo más.

—¿Qué está pasando con Castillo? —pregunto—. ¿Está enfermo?

Adam duda antes de responder, dándose cuenta que estoy tratando de cambiar el

tema. Finalmente, cede. Suspira.

—Es malo —me dice—. Ha sido golpeado peor que el resto de nosotros. Y Castillo

llevándolo todo tan difícil realmente ha afectado a Kenji.

Estudio el rostro de Adam mientras habla, incapaz de detenerme a mí misma de

buscar similitudes a Anderson y Warner.

—Realmente no ha dejado esa silla —está diciendo Adam—. Se sienta allí todo el día

hasta que colapsa de cansancio, e incluso entonces, cae dormido sentado en el

mismo lugar. Entonces despierta la mañana siguiente y hace la misma cosa de

nuevo, todo el día. Únicamente come cuando lo forzamos, y solo se mueve para ir

111

al baño.—Adam sacude la cabeza—. Todos estamos esperando que lo supere

pronto, pero ha sido realmente raro perder un líder sólo así. Castillo estaba a cargo

de todo. Y ahora no parece preocuparse por nada.

—Probablemente aún está en shock —digo, recordando que sólo han sido tres días

desde la batalla—. Con suerte, con el tiempo —le digo—, estará bien.

—Sí —dice Adam. Asiente, estudia sus manos—. Pero realmente necesitamos

averiguar lo que vamos a hacer. No sé cuánto tiempo más podemos vivir así.

Estamos a punto de quedarnos sin comida en unas pocas semanas como máximo

—dice—. Tenemos diez personas que alimentar ahora. Además, Brendan y Winston

aún están heridos; he hecho lo que puedo por ellos utilizando los suministros

limitados que tengo aquí, pero necesitan atención médica real y medicina para el

dolor, si podemos pagarlo.—Una pausa—. No sé lo que Kenji te dijo, pero ellos

estaban seriamente dañados cuando los trajimos aquí. La hinchazón de Winston

sólo ha bajado. Realmente no podemos quedarnos aquí por mucho tiempo —dice—

. Necesitamos un plan.

—Sí.—Estoy tan aliviada de escuchar que él está listo para ser proactivo—. Sí. Sí.

Necesitamos un plan. ¿Qué estás pensando? ¿Ya tienes algo en mente?

Adam sacude la cabeza.

—No lo sé —admite—. Tal vez podamos seguir irrumpiendo en las unidades de

almacenamiento como solíamos, robar suministros de vez en cuando, y pasar

inadvertidos en un espacio más grande en tierras no reguladas. Pero nunca

seremos capaces de poner un pie en los compuestos —dice—. Hay demasiado

riesgo. Nos dispararán en el acto si somos atrapados. Así que… no lo sé —dice.

Parece tímido cuando se ríe—. Estoy como esperando no el único con ideas.

—Pero… —dudo, confundida—. ¿Eso es todo? ¿Ya no estás pensando en luchar?

¿Crees que deberíamos sólo encontrar una forma de vivir… así? —Hago un gesto a

la puerta, a lo que está más allá de ella.

Adam me mira, sorprendido por mi reacción.

—No es como si quisiera esto —dice—. Pero no puedo ver cómo posiblemente

podríamos luchar de nuevo sin conseguir matarnos. Estoy tratando de ser

práctico.—Pasa una mano inquieta por su cabello—. Tomé una oportunidad —dice,

112

bajando su voz—. Traté de luchar, y nos dejó a todos masacrados. Ahora no

debería incluso estar vivo. Pero por alguna loca razón, lo estoy, y también lo está

James, y Dios, Juliette tú también lo estás. Y no lo sé —dice, sacudiendo su cabeza,

mirando lejos—. Siento como si me hubiese sido dada una oportunidad de vivir mi

vida. Necesitaré pensar en nuevas formas de encontrar comida y poner un techo

sobre mi cabeza. No tengo dinero entrando, nunca seré capaz de enlistarme en el

sector de nuevo, y no soy un ciudadano registrado, así que nunca seré capaz de

trabajar. Ahora en todo en lo que estoy enfocado es en cómo seré capaz de

alimentar a mi familia y mis amigos en unas pocas semanas. —Su mandíbula se

tensa—. Tal vez un día otro grupo será más inteligente, más fuerte… pero ya no

pienso que seamos nosotros. No creo que tengamos una oportunidad.

Estoy parpadeando hacia él, aturdida.

—No puedo creer esto.

—¿No puedes creer qué?

—Estás rindiéndote.—Escucho la acusación en mi voz y no hago nada por

ocultarla—. Sólo estás rindiéndote.

—¿Qué elección tengo? —pregunta, sus ojos heridos, molesto—. No estoy tratando

de ser un mártir —dice—. Le dimos una oportunidad. Tratamos de luchar, y se vino a

la mierda. Todos los que conocemos están muertos, y ese grupo de personas

magulladas que viste allí afuera es todo lo que queda de nuestra resistencia.

¿Cómo se supone que los nueve de nosotros enfrentemos al mundo? —demanda—.

No es una lucha justa, Juliette.

Estoy asintiendo. Mirando a mis manos. Tratando y fallando en ocultar mi asombro.

—No soy un cobarde —me dice, luchando por moderar su voz—. Sólo quiero

proteger a mi familia. No quiero que James todos los días tenga que preocuparse

de que vaya a aparecer muerto. Él me necesita para ser racional.

—Pero vivir así —le digo—. ¿Como unos fugitivos? ¿Robando para sobrevivir y

ocultándonos del mundo? ¿Cómo es eso cualquier mejora? Estarás preocupado

cada día, constantemente mirando sobre tus hombros, aterrorizado de incluso

dejar a James solo. Serás miserable.

113

—Pero estaré vivo.

—Eso no es estar vivo —le digo—. Eso no es vivir…

—¿Cómo podrías saberlo? —espeta. Su humor cambia tan repentinamente que

estoy aturdida en silencio—. ¿Qué sabes sobre estar viva? —exige—. No decías una

palabra cuando te encontré al principio. Estabas asustada de tu propia sombra.

Estabas tan consumida por el dolor y la culpa que te habías vuelto casi

completamente loca, viviendo tan lejos en el interior de tu propia cabeza que no

tenías ni idea de lo que le sucedió al mundo mientras estabas ida.

Me estremezco, aguijoneada por el veneno en su voz. Nunca había visto a Adam

tan amargado o cruel. Este no es el Adam que conozco. Quiero que se detenga.

Que rebobine. Se disculpe. Borre las cosas que acaba de decir.

Pero no lo hace.

—Piensas que lo has tenido difícil —está diciéndome—. Viviendo en salas

psiquiátricas y siendo lanzada en la cárcel… crees que eso fue difícil. Pero de lo que

no te has dado cuenta es que siempre tienes un techo sobre tu cabeza, y comida

servida para ti en bases regulares.—Sus manos están apretándose, y aflojándose—. Y

eso es más de lo que la mayoría de las personas nunca tendrá. No tienes idea de

cómo realmente es vivir aquí afuera, ni idea de lo que es morirse de hambre o ver a

tu familia morir en frente de ti. No tienes idea —me dice—, de qué significa el

verdadero sufrimiento. Algunas veces creo que vives en algún mundo de fantasía

donde todo el mundo perdura del optimismo, pero no funciona de esa forma aquí

fuera. En este mundo o estás vivo, por morir, o muerto. No hay romance en ello.

Ninguna ilusión. Así que no trates de pretender que tienes alguna idea de lo que

significa estar vivo hoy. Ahora. Porque no la tienes.

Las palabras, creo, son criaturas muy impredecibles.

Ni un arma, espada, ejército o rey sería nunca más poderoso que una oración. Las

espadas podrían cortar y matar, pero las palabras apuñalarían y se quedarían,

enterrándose en nuestros huesos para convertirse en cadáveres que llevamos

hasta el futuro, todo el tiempo arrastrando y fallando en desmenuzar sus

esqueletos de nuestras carnes.

Trago, con fuerza.

114

Uno.

Dos.

Tres.

Y me estabilizo para responder suavemente. Cuidadosamente.

Sólo está molesto, estoy diciéndome. Sólo está asustado y preocupado y estresado

y no quiere decir eso, no realmente, sigo diciéndome.

Sólo está molesto.

No lo dice en serio.

—Tal vez —digo—. Tal vez tienes razón. Tal vez no sé cómo es estar viva. Tal vez aún

no soy lo suficientemente humana para saber más de lo que está justo frente de

mí.—Miro fijamente a sus ojos—. Pero sé cómo es ocultarse del mundo. Sé cómo es

vivir y, sin embargo, no existir, enjaulada lejos y aislada de la sociedad. Y no voy a

hacerlo de nuevo —digo—. No puedo. Finalmente he llegado a un punto en mi vida

donde no estoy asustada de hablar. Donde mi sombra no me obsesiona más. Y no

quiero perder esa libertad… no de nuevo. No puedo ir hacia atrás. Prefiero será

asesinada a balazos gritando por justicia antes que morir sola en una prisión de mi

propia invención.

Adam mira hacia la pared, ríe, me mira de nuevo.

—¿Ahora estás siquiera escuchándote? —pregunta—. ¿Estás diciéndome que

quieres saltar en frente de un grupo de soldados y decirles cuánto odias El

Restablecimiento, sólo para probar un punto? ¿Sólo para que así ellos puedan

matarte antes de tu decimoctavo cumpleaños? Eso no tiene sentido —dice—. No

sirve de nada. Y eso no suena como tú —dice, sacudiendo su cabeza—. Pensé que

querías vivir por tu cuenta. Nunca quisiste ser atrapada en la guerra, sólo querías

ser libre de Warner y el asilo y tus locos padres. Pensé que habías sido feliz de

terminar con toda la lucha.

—¿De qué estás hablando? —digo—. Siempre he dicho que quería luchar. Lo he

dicho desde el comienzo, desde el momento en que te dije que quería escapar

cuando estábamos en la base. Esta soy yo —insisto—. Así es como me siento. Es la

misma forma en que siempre me he sentido.

115

—No —dice—. No, nosotros no dejamos la base para comenzar una guerra. Nos

fuimos para irnos malditamente lejos de El Restablecimiento, para resistir a nuestra

propia manera, pero más que nada para encontrar una vida juntos. Pero entonces

Kenji se presentó, nos llevó a Punto Omega, todo cambió y decidimos luchar de

nuevo. Porque parecía como si podría realmente funcionar, porque parecía que

podríamos realmente tener una oportunidad. Pero ahora.—Mira la habitación,

hacia la puerta cerrada—. ¿Qué nos queda? Todos estamos medio muertos —dice—.

Somos ocho hombres y mujeres pobremente armados y un chico de diez años

tratando de luchar contra armadas enteras. No es factible—dice—. Y si voy a morir,

no quiero que sea por una razón estúpida. Si voy a la guerra, si arriesgo mi vida, va

a ser porque las probabilidades están a mi favor. No de otra manera.

—No pienso que sea estúpido luchar por la humanidad…

—No tienes idea de lo que estás diciendo —espeta, su mandíbula tensándose—. No

hay nada que podamos hacer ahora.

—Siempre hay algo, Adam. Tiene que haber. Porque ya no voy a vivir así. No de

nuevo.

—Juliette, por favor —dice, sus palabras de repente desesperadas, angustiadas—. No

quiero que seas asesinada… no quiero perderte de nuevo…

—Esto no se trata de ti, Adam. —Me siento horrible diciéndolo, pero tiene que

comprender—. Eres demasiado importante para mí. Me has amado y estuviste allí

para mí cuando nadie más estuvo. Nunca quiero que pienses que no me preocupo

por ti, porque lo hago —le digo—. Pero esta decisión no tiene nada que ver contigo.

Es sobre mí —le digo—. Y esta vida.—Señalo a la puerta—. ¿La vida al otro lado de la

pared? Eso no es lo que quiero.

Mis palabras sólo parecen molestarlo más.

—¿Entonces prefieres estar muerta? —pregunta, molesto otra vez—. ¿Es eso lo que

estás diciendo? ¿Prefieres estar muerta antes que tratar de construir una vida

conmigo aquí?

—Preferiría estar muerta —le digo, alejándome poco a poco de su mano extendida—

, que volver a estar en silencio y sofocada.

116

Y Adam está a punto de responder, está separando sus labios para hablar, cuando

el sonido del caos nos alcanza desde el otro lado de la pared. Compartimos una

mirada de pánico antes de abrir la puerta del dormitorio y correr dentro de la sala

de estar.

Mi corazón se detiene. Comienza. Se detiene de nuevo.

Warner está aquí.

117

20

Traducido por MaryJane♥

Corregido por lavi

Él está de pie en la puerta, con las manos metidas en los bolsillos casualmente, no

menos de seis armas diferentes apuntando a su cara. Mi mente está corriendo,

mientras trata de procesar qué hacer a continuación, la mejor manera de proceder.

Pero el rostro de Warner cambia cuando entro a la sala: la fría línea de su boca se

amplía en una sonrisa radiante. Sus ojos brillan mientras me sonríe, sin

aparentemente importarle o siquiera notar las muchas armas letales dirigidas en su

dirección.

No puedo dejar de preguntarme cómo me encontró. Empiezo a avanzar pero

Adam agarra mi brazo. Me doy la vuelta, cuestionándome mi irritación repentina

hacia él. Estoy casi irritada conmigo misma por estar irritada con él. Esto no es

cómo me imaginaba que sería ver a Adam otra vez. No quiero que sea de esta

manera. Quiero empezar de nuevo.

—¿Qué estás haciendo? —me dice Adam—. No te acerques a él.

Me quedo mirando su mano en mi brazo. Levanto la mirada para encontrar la suya.

Adam no se mueve.

—Suéltame —le digo.

Su rostro cambia de repente, como si estuviera sorprendido, de alguna manera. Él

mira hacia abajo a su mano; me suelta sin decir palabra.

Pongo tanto espacio entre nosotros como puedo, todo el tiempo escaneando la

habitación en busca de Kenji. Sus agudos ojos negros se encuentran con los míos

118

inmediatamente y levanta una ceja; su cabeza está inclinada hacia un lado, la

contracción de sus labios diciéndome que el siguiente movimiento es mío y que

será mejor hacerlo bien. Me abro paso a través de mis amigos hasta que estoy de

pie delante de Warner, frente a mis amigos y sus armas, con la esperanza de que

no me disparen en su lugar.

Hago un esfuerzo por sonar tranquila.

—Por favor —digo—. No le disparen.

—¿Y por qué demonios no? —demanda Ian, su agarre reforzándose alrededor de su

arma.

—Juliette, amor —dice Warner, inclinándose hacia mi oído. Su voz sigue siendo lo

suficientemente alta para que todos oigan—. Agradezco que me defiendas, pero en

realidad, soy bastante capaz de manejar la situación.

—Son ocho contra uno —digo, olvidando mi temor ante la tentación de rodar los

ojos—. Todos ellos tienen armas apuntando a tu cara. Estoy bastante segura de que

necesitas mi interferencia.

Lo oigo reírse detrás de mí, sólo una vez, justo antes de que cada arma en la sala

sea arrancada de cada mano y arrojada contra el techo. Me doy la vuelta

sorprendida, mirando de reojo los rostros atónitos detrás de mí.

—¿Por qué siempre dudas? —pregunta Warner, negando con la cabeza mientras

mira alrededor de la habitación—. Disparen si quieren disparar. No me hagan

perder el tiempo con dramatismos.

—¿Cómo demonios hiciste eso? —demanda Ian.

Warner no dice nada. Él se saca los guantes con cuidado, tirando de cada dedo

antes de deslizarlos fuera de sus manos.

—Está bien —le digo—. Ya lo saben.

Warner mira hacia arriba. Levanta una ceja en mi dirección. Sonríe un poco.

—¿En serio?

—Sí. Les dije.

119

La sonrisa de Warner se vuelve casi burlona mientras se aleja, sus ojos riendo

mientras contempla el techo. Finalmente asiente hacia Castillo, que mira la

conmoción con una expresión vagamente disgustada.

—Los pedí prestados —le dice Warner a Ian—, de la compañía presente.

—Maldición —jadea Ian.

—¿Qué quieres? —pregunta Lily, con los puños cerrados, de pie en una esquina de

la habitación.

—Nada de ti —le dice Warner—. Estoy aquí para recoger a Juliette. No tengo

ningún deseo de molestar su. . . fiesta de pijamas —dice, mirando a su alrededor a

las almohadas y mantas apiladas en el suelo del salón.

Adam se pone rígido con alarma.

—¿De qué estás hablando? Ella no va a ninguna parte contigo.

Warner se rasca la parte posterior de la cabeza.

—¿Nunca te agotas de ser tan completamente insoportable? Tienes tanto carisma

como las entrañas podridas de un animal atropellado no identificado.

Oigo un abrupto ruido sibilante y giro hacia el sonido.

Kenji tiene una mano presionada en su boca, tratando desesperadamente de

reprimir una sonrisa. Él sacude la cabeza, levantando una mano a modo de

disculpa. Y luego se rompe, riendo a carcajadas, resoplando mientras trata de

amortiguar el sonido.

—Lo siento —dice él, presionando sus labios, sacudiendo la cabeza de nuevo—. Este

no es un momento divertido. No lo es. No me estoy riendo.

Adam parece que podría golpear a Kenji en la cara.

—¿Así que no quieres matarnos? —dice Winston—. Porque si no nos vas a matar,

probablemente deberías largarte de aquí antes de que te matemos primero.

—No —dice Warner con calma—. No voy a matarlos. Y aunque no me importaría

deshacerme de estos dos. —Asiente hacia Adam y Kenji—. La idea es un poco más

120

que agotadora para mí ahora. Ya no estoy interesado en sus patéticas y tristes

vidas. Sólo estoy aquí para acompañar y transportar a Juliette a salvo a casa. Ella y

yo tenemos asuntos urgentes que atender.

—No. —Oigo decir a James de repente. Se levanta, mira a Warner directamente a

los ojos—. Esta es su casa ahora. No puedes llevártela. No quiero que nadie le haga

daño.

Las cejas de Warner se levantan por la sorpresa. Él parece genuinamente

sorprendido, como si recién ahora notara al chico de diez años. Warner y James en

realidad nunca se han visto antes, ninguno de ellos sabe que son hermanos.

Miro a Kenji. Él mira hacia atrás.

Este es un gran momento.

Warner estudia el rostro de James con fascinación. Él se inclina en una rodilla,

encontrándose con James al nivel de sus ojos.

—¿Y quién eres tú? —pregunta.

Todos en la sala está en silencio, observando.

James parpadea de continuado y no responde de inmediato. Finalmente mete las

manos en los bolsillos y se queda mirando el suelo.

—Soy James. El hermano de Adam. ¿Quién eres tú?

Warner inclina un poco la cabeza.

—Nadie importante —dice. Trata de sonreír—. Pero es un placer conocerte, James.

Estoy contento de ver que te preocupas por la seguridad de Juliette. Debes saber,

sin embargo, que no tengo ninguna intención de hacerle daño. Es sólo que me ha

hecho una promesa, y tengo la intención de que la cumpla.

—¿Qué clase de promesa? —pregunta James.

—Sí, ¿qué tipo de promesa? —interrumpe Kenji, su voz alta, y enojada, de repente.

Alzo la vista, miro alrededor. Todo el mundo está mirándome, esperando a que

responda.

121

Los ojos de Adam están abiertos con horror e incredulidad.

Encuentro la mirada de Warner.

—No me iré —le digo—. Nunca prometí que volvería a alojarme en la base contigo.

Frunce el ceño.

—¿Prefieres quedarte aquí? —pregunta—. ¿Por qué?

—Necesito a mis amigos —le digo—. Y ellos me necesitan. Además, todos vamos a

tener que trabajar juntos, así que bien podríamos comenzar ahora mismo. Y no

quiero tener que entrar y salir clandestinamente a la base —agrego—. Puedes

encontrarme aquí.

—Whoa, espera ¿qué quieres decir que todos podemos trabajar juntos? —

interrumpe Ian—. ¿Y por qué lo estás invitando a volver aquí? ¿De qué demonios

están hablando?

—¿Qué clase de promesa le hiciste, Juliette? —La voz de Adam es fuerte y

acusadora.

Me vuelvo hacia el grupo. Yo, de pie junto a Warner, enfrentando los ojos furiosos

de Adam junto con las caras confusas, pronto-a-ser-airadas de mis amigos.

Oh, qué extraño se ha vuelto todo esto en tan corto período de tiempo.

Tomo una fuerte y fortalecedora respiración.

—Estoy lista para pelear —digo, dirigiéndome a todo el grupo—. Sé que algunos de

ustedes podrían sentirse derrotados, algunos de ustedes podrían pensar que no

queda esperanza, sobre todo después de lo que pasó con Punto Omega. Pero

Sonya y Sara todavía están por ahí, y necesitan nuestra ayuda. Lo mismo sucede

con el resto del mundo. Y no he venido hasta aquí sólo para dar marcha atrás.

Estoy lista para actuar y Warner se ha ofrecido a ayudarme. —Miro directamente a

Kenji—. He aceptado su oferta. He prometido ser su aliada, para luchar a su lado;

matar a Anderson y acabar con el Restablecimiento.

Kenji entorna los ojos hacia mí y no puedo decir si está enojado, o si está muy, muy

enojado.

122

Miro al resto de mis amigos.

—Pero todos podemos trabajar juntos —digo—. He estado pensando mucho en esto

—continúo—, y creo que nuestro grupo todavía tiene una oportunidad,

especialmente si combinamos nuestras fuerzas con las de Warner. Él sabe cosas

sobre el Restablecimiento y su padre que nunca seríamos capaces de saber de otra

manera. —Trago saliva mientras encuentro las miradas conmocionadas,

horrorizadas en los rostros de los que me rodean—. Pero —me apresuro a decir—, si

ya no están interesados en luchar, lo entiendo completamente. Y si prefieren que

no me quede aquí entre ustedes, respetaría su decisión. De cualquier manera, yo

ya he hecho mi elección —les digo—. Independientemente de si deciden o no

unirse a mí, he decidido luchar. Voy a acabar con el Restablecimiento o voy a morir

en el intento. De lo contrario, ya no queda nada para mí.

123

21

Traducido por Jane Kent

Corregido por lavi

El cuarto está en silencio por mucho tiempo. He bajado la vista, demasiado

asustada para ver el aspecto de sus rostros.

Alia es la primera en hablar.

—Lucharé contigo —dice ella, su suave voz sonando fuerte y confiada en el silencio.

Levanto la mirada para encontrarme con sus ojos y ella sonríe, sus mejillas

encendidas con color y determinación.

Pero antes de siquiera tener la oportunidad de responder, Winston salta.

—Yo también —dice él—. Tan pronto como mi cabeza deje de doler, pero sí, yo

también. No tengo nada que perder —dice él con un encogimiento de hombros—.

Y patearé algunos traseros sólo para traer a las chicas de vuelta, incluso si no

podemos salvar al resto del mundo.

—Yo igual —dice Brendan, asintiendo hacia mí—. Estoy dentro, también.

Ian está sacudiendo su cabeza.

—¿Cómo podemos confiar en este tipo? —pregunta él—. ¿Cómo podemos saber

que él no está lleno de mierda?

—Sí —responde Lily—. Esto no se siente correcto. —Ella fija sus ojos en Warner—. ¿Por

qué querrías ayudar a cualquiera de nosotros? —le pregunta—. ¿Desde cuándo has

sido alguien confiable?

124

Warner se pasa la mano a través de su cabello. Sonríe sin amabilidad. Me mira.

Él no está entretenido.

—Yo no soy confiable —dice finalmente, levantando la mirada para encontrarse con

los ojos de Lily—. No estoy interesado en ayudarlos —dice él—. De hecho, creo que

fui muy claro hace justo un momento cuando dije que estaba aquí por Juliette. No

me uní para ayudar a sus amigos y haré cero garantías por su supervivencia o su

seguridad. Así que si están buscando seguridad —dice él—. Puedo, y voy a,

ofrecerles ninguna.

Ian realmente está sonriendo.

Lily luce un poco apaciguada.

Kenji está sacudiendo su cabeza.

—Está bien. —Ian asiente—. Eso es genial. —Se frota su frente—. Así que, ¿cuál es el

plan del juego?

—¿Han perdido todos sus cabezas? —explota Adam—. ¿Están olvidando con quién

están hablando? Él simplemente tiró nuestra puerta y demanda llevarse a Juliette,

¿y quieren ponerse de su lado y pelear con él? ¿El mismo tipo que es responsable

de la destrucción de Punto Omega? —dice él—. Todos están muertos por él.

—Yo no soy responsable de eso —dice Warner cortante, su expresión

oscureciéndose—. Ese no fue mi llamado ni tampoco tenía idea de lo que estaba

sucediendo. Para el momento que me escapé de Punto Omega y encontré la

manera de volver a la base, los planes de mi padre estaban en marcha. Yo no fui

parte de la batalla ni tampoco del asalto a Punto Omega.

—Es cierto —dice Lily—. El Supremo fue el único que ordenó el ataque aéreo contra

Punto Omega.

—Sí, y por mucho que odie a este chico por defecto —añade Winston, señalando

con el pulgar a Warner—.Odio a su padre todo un infierno más. Él fue quien nos

secuestró. Fueron sus hombres quienes nos tuvieron cautivos; no los soldados del

Sector 45. Así que… —dice Winston, extendiéndose de nuevo en el sofá—. Me

encantaría ver al Supremo en una lenta y miserable muerte.

125

—Tengo que admitir —dice Brendan—. A menudo no estoy interesado en venganza,

pero suena bastante dulce ahora mismo.

—Quiero ver a ese bastardo sangrar —dice Ian.

—Qué bien que todos tengamos algo en común —murmura Warner, irritado.

Suspira. Me mira—. Juliette, ¿una palabra, por favor?

—¡Esto es una mierda! —grita Adam—. ¿Cómo pueden olvidar tan fácilmente?

¿Cómo pueden olvidar lo que él ha hecho? ¿Lo que me hizo y lo que le hizo a

Kenji? —Adam gira para mirarme entonces—. ¿Cómo puedes incluso mirarlo —me

dice—, sabiendo la forma en que nos trató? Él casi me asesinó, dejándome

desangrar así él podría torturarme hasta la muerte…

—Kent, hombre, por favor, necesitas calmarte, ¿está bien? —Kenji da un paso

adelante—. Entiendo que estés molesto, tampoco estoy feliz con esto, pero las cosas

se ponen locas con las repercusiones de una guerra. Las alianzas se forman de

maneras improbables. —Él se encoge de hombros—. Si esta es la única forma de

acabar con Anderson, tal vez deberíamos considerar…

—No puedo creer esto —lo corta Adam de pronto, mirando alrededor—. No puedo

creer que esto esté pasando. Todos ustedes han perdido sus mentes. Todos ustedes

están dementes —dice él, agarrando la parte trasera de su cabeza—. Este tipo es un

psicópata, un asesino…

—Adam. —Trato de decir—. Por favor…

—¿Qué ha pasado contigo? —Él se voltea hacia mí—. Ya ni siquiera sé quién eres tú.

Pensé que estabas muerta, pensé que él te había matado —dice él, apuntando a

Warner—. ¿Y ahora estás aquí, haciendo equipo con el tipo que trató de arruinar tu

vida? ¿Hablando de luchar porque no tienes nada para seguir viviendo? ¿Qué pasa

conmigo? —demanda—. ¿Qué pasa con nuestra relación? ¿Cuándo dejó de ser

suficiente para ti?

—Esto no se trata de nosotros. —Trato de decirle—. Por favor, Adam. Déjame

explicarte…

126

—Tengo que salir de aquí —dice él, abruptamente, moviéndose hacia la puerta—.

No puedo estar aquí ahora mismo. No puedo procesar todo esto en un día. Es

demasiado —dice él—. Es demasiado para mí.

—Adam. —Atrapo su brazo en un último intento, un último esfuerzo para tratar y

hablar con él, pero él se zafa del agarre.

—Todo esto —dice él, encontrándose con mis ojos, su voz tranquilamente brusca,

un susurro adolorido—, era para ti. Dejé todo lo que conocía porque pensé que

estábamos juntos. Pensé que íbamos a ser tú y yo. —Sus ojos están tan oscuros, tan

profundos, tan heridos. Mirarlo me hace querer hacerme un ovillo y morir—. ¿Qué

estás haciendo? —pregunta, desesperado ahora—. ¿En qué estás pensando?

Y me doy cuenta que él realmente quiere una respuesta.

Porque espera.

Él se queda ahí y espera. Espera para escuchar mi respuesta mientras todos nos

miran, un poco entretenidos, por el espectáculo que hemos hecho. No puedo creer

que él me esté haciendo esto. Aquí. En este momento. En frente de todo el mundo.

En frente de Warner.

Trato de encontrarme con los ojos de Adam pero encuentro que no puedo

mantener su mirada por mucho tiempo.

—No quiero vivir con miedo nunca más —digo, esperando sonar más fuerte de lo

que me siento—. Tengo que luchar —le digo—. Pensé que queríamos las mismas

cosas.

—No. Te quería a ti —dice él, luchando por mantener su voz firme—. Eso es todo lo

que quería. Desde el principio, Juliette. Eras tú. Eras todo lo que quería.

Y no puedo hablar.

No puedo hablar.

No puedo escupir las palabras porque no puedo romper su corazón con esto pero

él está esperando, está esperando y me está mirando y

127

—Necesito más —suelto—. Te quería a ti, también, Adam, pero necesito más que

eso. Necesito ser libre. Por favor, trata de entender…

—¡DETENTE! —explota Adam—. ¡Deja de tratar de hacerme entender un montón de

mierda! No puedo tratar contigo nunca más. —Y entonces, él agarra el abrigo

descansando en el sofá, tira de la puerta y la cierra de golpe detrás de él.

Hay un momento de absoluto silencio.

Trato de ir tras de él.

Kenji me agarra por la cintura, me da un tirón hacia atrás. Me da una dura mirada.

—Cuidaré de Kent. Quédate aquí y arregla el desastre que has hecho —dice él,

ladeando la cabeza hacia Warner.

Trago, duro. No digo una palabra.

Es sólo hasta que Kenji desaparece que me volteo para encarar a los miembros

restantes de nuestra audiencia y todavía estoy buscando algo que sea correcto

para decir cuando escucho la única voz que menos esperaba.

—Ah, Sarita. Ferrars —dice Castillo—. Es muy bueno tenerla de vuelta. Las cosas

siempre son mucho más entretenidas cuando estás alrededor.

Ian estalla en lágrimas.

128

22

Traducido por Jane Kent

Corregido por Megan17

Todos rodean a Castillo a la vez; James prácticamente lo ataca. Ian empuja a todos

en su intento por acercarse. Castillo está sonriendo, riéndose un poco. Finalmente,

se parece más al hombre que recuerdo.

—Estoy bien —está diciendo. Suena exhausto, como si le costara dejar salir las

palabras—, les agradezco su preocupación. Pero estaré bien. Sólo necesito un poco

más de tiempo, eso es todo.

Me encuentro con sus ojos. Tengo miedo de acercarme.

—Por favor —le dice Castillo a Alia y Winston, que son los que se encuentran más

cerca—. Ayúdenme a levantarme. Me gustaría saludar a nuestro nuevo visitante.

Él no se está refiriendo a mí.

Castillo se pone de pie con un poco de dificultad, incluso con la ayuda de todos.

Toda la habitación de repente se siente diferente: más brillante; más feliz, de alguna

manera. No me había dado cuenta de lo mucho que dependía nuestra aflicción

con el bienestar de Castillo.

—Sr. Warner —dice Castillo, haciendo contacto visual con él a través de la

habitación—. Qué amable de su parte que haya decidido unirse a nosotros.

—No me estoy uniendo a na…

—Siempre supe que lo harías —dice Castillo. Sonríe un poco—. Y estoy encantado.

129

Warner parece estar tratando de no entornar los ojos.

—Deberías de bajar las armas ahora —le dice Castillo—, te prometo que las vigilaré

de cerca en tu ausencia.

Todos miramos al techo. Escucho a Warner suspirar. De repente, las armas flotan

hasta el suelo, asentándose suavemente sobre la alfombra.

—Muy bien —dice Castillo—, ahora, si me disculpan, creo que necesito un largo

baño urgentemente. Espero que no interpretes mi pronta salida como una grosería

—añade—. Simplemente estoy bastante seguro de que nos veremos a menudo

durante las siguientes semanas.

La mandíbula de Warner se tensa en respuesta.

Castillo sonríe.

Winston y Brendan ayudan a Castillo a llegar hasta el baño, mientras Ian grita

impaciente sobre agarrar una muda de ropa. Yo, Warner, James, Alia y Lily somos

los únicos que quedamos en la habitación.

—¿Juliette? —dice Warner. Miro en su dirección—. ¿Puedo hablar contigo un

momento, por favor? ¿En privado?

Dudo.

—Pueden usar mi habitación —interviene James—. No me importa.

Lo miro, sorprendida de que ofrezca su espacio personal con tanta facilidad a

Warner y a mí; especialmente tras haber visto a su hermano explotar hace un

momento.

—Adam estará bien —me dice James, como si leyera mi mente—. Él solo está muy

estresado. Preocupado por muchas cosas. Cree que nos quedaremos sin comida y

esas cosas.

—James…

—De verdad, está bien —dice James—. Voy a pasar el rato con Alia y Lily.

130

Miro a las dos chicas, pero sus rostros no revelan nada. Alia me ofrece una leve

sonrisa de simpatía. Lily está mirando a Warner, evaluándolo.

Finalmente suspiro, cediendo.

Sigo a Warner hasta el pequeño armario de almacenamiento, cerrando las puertas

detrás de mí.

Él no pierde el tiempo.

—¿Por qué invitas a tus amigos a que se nos unan? Te dije que no quería trabajar

con ellos.

—¿Cómo me encontraste? —contraataco—. Nunca he pulsado el botón de ese

localizador que me diste.

Warner estudia mis ojos, su penetrante mirada verde está clavada en la mía como si

tratara de encontrar en ella alguna pista. Pero la intensidad de su mirada siempre

es demasiada para mí; rompo la conexión muy rápido, sintiéndome libre, de alguna

manera.

—Fue un sencillo razonamiento deductivo —dice él finalmente—. Kent era el único

miembro de tu grupo con una vida fuera de Punto Omega; su antigua casa era el

único lugar al cual podían ir sin causar ningún altercado. Y, evidentemente —dice

Warner—, fue el primer lugar en el que busqué. —Hace un ligero movimiento de

cabeza—. Contrariamente a lo que puedas creer, amor, no soy idiota.

—Nunca pensé que fueras idiota —digo, sorprendida—. Pensé que estabas loco —le

digo—, pero no un idiota. —Dudo—. De hecho, creo que eres brillante —confieso—.

Desearía pensar como tú. —Aparto la vista y vuelvo a mirarlo rápidamente,

pensando que necesito aprender a mantener la boca cerrada.

El rostro de Warner se despeja. Sus ojos se arrugan con diversión mientras sonríe.

—No quiero a tus amigos en mi equipo —dice él—. No me agradan.

—No me importa.

—Ellos sólo nos retrasarán.

131

—Ellos nos darán ventaja —insisto—. Sé que piensas que no tomaron las decisiones

correctas en Punto Omega, pero ellos saben cómo sobrevivir. Todos ellos tienen

fortalezas importantes.

—Están completamente desechos.

—Están tristes —le digo, molesta—. No los subestimes. Castillo es un líder por

naturaleza —le digo—, Kenji es un genio y un excelente luchador. Él actúa como un

idiota a veces, pero tú sabes mejor que nadie que es sólo una actuación. Es más

inteligente que todos nosotros. Además, Winston y Alia pueden diseñar cualquier

cosa que necesitemos mientras dispongan de los materiales; Lily tiene una increíble

memoria fotográfica; Brendan puede manipular la electricidad y Winston puede

estirar sus extremidades para alcanzar casi cualquier cosa. E Ian… —vacilo—. Bueno,

Ian es… bueno para algo, estoy segura.

Warner se ríe un poco, su sonrisa se va suavizando hasta que desaparece por

completo. Sus rasgos adquieren en una expresión insegura.

—¿Y Kent? —pregunta finalmente Warner.

Siento mi rostro palidecer.

—¿Qué pasa con él?

—¿En qué es bueno?

Dudo antes de responder.

—Adam es un buen soldado.

—¿Eso es todo?

Mi corazón late con fuerza. Demasiado fuerte.

Warner mira hacia otro lado, neutralizando cuidadosamente su expresión, su tono.

—Te preocupas por él.

No es una pregunta.

—Sí —me las arreglo para decir—, por supuesto que lo hago.

132

—¿Y qué implica eso exactamente?

—No sé lo que quieres decir —miento.

Warner está mirando hacia la pared, inmóvil, sus ojos no revelan nada de lo que

realmente está pensando, de lo que está sintiendo.

—¿Le quieres?

Estoy sorprendida.

No puedo imaginar lo que le debe haber costado hacer aquella pregunta de una

forma tan directa. Casi lo admiro por ser tan valiente como para hacerlo.

Pero por primera vez, no estoy segura de qué decir. Si me lo hubiera preguntado

una o dos semanas atrás, hubiera respondido sin dudar. Hubiera sabido,

definitivamente, que amaba a Adam y no hubiera tenido miedo de decirlo. Pero

ahora, no puedo evitar preguntarme si siquiera sé lo que es el amor; si lo que sentía

por Adam era amor o una mezcla de profundo afecto y atracción física. Porque si lo

amaba, si realmente, verdaderamente lo amaba, ¿dudaría ahora? ¿Sería capaz de

separarme tan fácil de su vida? ¿De su dolor?

Me he preocupado mucho por Adam estás últimas semanas, los efectos de su

entrenamiento, la noticia de su padre, pero no sé si ha sido por amor o por culpa.

Él dejó todo por mí; porque quería estar conmigo. Pero por mucho que me duela

admitirlo, yo sé que no me escapé para estar con él. Adam no fue mi principal

razón, no fue la fuerza motriz.

Me escapé por mí, porque quería ser libre.

—¿Juliette?

El suave susurro de Warner me trae de vuelta al presente, sacudiendo mi

conciencia a la realidad. Tengo miedo de pensar en las verdades que acabo de

descubrir.

Me encuentro con los ojos de Warner.

—¿Sí?

—¿Lo amas? —pregunta él de nuevo, más tranquilo está vez.

133

Y de repente tengo que forzarme para conseguir decir tres palabras que nunca,

nunca pensé que diría.

—No lo sé.

Warner cierra los ojos.

Él exhala, la tensión clara en sus hombros, en la línea de su mandíbula, y cuando

finalmente me mira de nuevo hay historias en sus ojos, pensamientos, sentimientos

y susurros de cosas que nunca he visto antes. Verdades que nunca diría; cosas

imposibles, cosas increíbles y una abundancia de sentimientos que nunca pensé

que sería capaz de sentir. Su cuerpo entero parece relajarse de alivio.

No conozco a este chico que se encuentra frente a mí. Es un perfecto extraño, un

ser totalmente diferente; el tipo de persona que no hubiera conocido si mis padres

nunca me hubieran abandonado.

—Juliette —susurra.

Sólo ahora me doy cuenta de lo cerca que está. Podría presionar mi cara contra su

cuello si quisiera. Podría colocar mis manos sobre su pecho si quisiera.

Si quisiera.

—Me encantaría que regresaras conmigo —dice él.

—No puedo —le digo, mi corazón acelerándose de repente—, tengo que quedarme

aquí.

—Pero no es práctico —dice él—. Tenemos que planificar. Tenemos que hablar de

estrategias, podría llevarnos días.

—Ya tengo un plan.

Sus cejas se elevan y yo inclino mi cabeza, dedicándole una mirada dura antes de

alcanzar la puerta.

134

23

Traducido por Jhos

Corregido por lavi

Kenji está esperando al otro lado.

—¿Qué demonios creen ustedes dos que están haciendo? —dice—. Saquen sus

traseros fuera de aquí, ahora mismo.

Me dirijo directamente a la sala, deseosa de poner distancia entre mí y lo que sea

que sigue ocurriéndole a mi cabeza cuando Warner se acerca demasiado. Necesito

aire. Necesito un nuevo cerebro. Necesito saltar por una ventana y tomar un paseo

con un dragón a un mundo lejos de aquí.

Pero en el momento en que levanto la mirada y trato de estabilizarme, encuentro a

Adam mirándome fijamente. Parpadeando como si estuviera comenzando a ver

algo que desearía dejar de ver, y siento mi rostro ruborizarse tan rápido que por un

momento estoy sorprendida que no estoy de pie en un baño.

—Adam. —Me oigo decir—. No… no es…

—No puedo siquiera hablarte ahora mismo. —Está sacudiendo su cabeza, su voz

estrangulada—. No puedo siquiera estar cerca de ti ahora mismo…

—Por favor. —Trato de decir—. Sólo estábamos hablando…

—¿Sólo estaban hablando? ¿Solos? ¿En el dormitorio de mi hermano? —Está

sosteniendo su chaqueta en sus manos. Lo lanza sobre el sofá. Se ríe como si podría

estar perdiendo su mente. Corre una mano a través de su cabello y mira arriba al

135

techo. Me mira de regreso—. ¿Qué diablos está sucediendo, Juliette? —pregunta,

su mandíbula tensándose—. ¿Qué está sucediendo justo ahora?

—¿No podemos hablar sobre esto en privado…?

—No. —Su pecho está agitándose—. Quiero hablar sobre esto ahora mismo. No me

importa quién lo escucha.

Mis ojos de inmediato van a Warner. Está recostado contra la pared justo afuera de

la habitación de James, sus brazos cruzados holgadamente en su pecho. Está

observando a Adam con un calmado y concentrado interés.

Warner se paraliza de repente, como si pudiera sentir mis ojos sobre él.

Levanta la mirada, me mira por exactamente dos segundos antes de girar. Parece

estar riéndose.

—¿Por qué sigues mirándolo? —exige Adam, sus ojos brillantes—. ¿Por qué siquiera

estás mirándolo en absoluto? ¿Por qué estás tan interesada en un demente

psicópata?

Estoy tan cansada de esto.

Estoy cansada de todos los secretos y toda mi confusión interna y toda la culpa y

confusión que he sentido sobre estos dos hermanos. Más que cualquier cosa, no

me gusta este Adam molesto en frente de mí.

Trato de hablarle y no va a escucharme. Trato de razonar con él y me ataca. Trato

de ser honesta con él y no va a creerme. No tengo idea de qué más hacer.

—¿Qué está sucediendo realmente entre ustedes chicos? —Adam todavía está

preguntándome—. ¿Qué está realmente sucediendo, Juliette? Necesito que dejes

de mentirme…

—Adam —le corto. Estoy sorprendida por cuán calmada sueno—. Hay tantas cosas

de que necesitamos discutir ahora mismo —le digo—, y esto no lo es. Nuestros

problemas personales no necesitan ser compartidos con todo el mundo.

—¿Así que lo admites entonces? —dice, de algunas forma más molesto—. Que

tenemos problemas, que algo está mal…

136

—Algo ha estado mal por un tiempo —digo, exasperada—. No puedo hablarte…

—Sí, desde que arrastramos a este imbécil hasta Punto Omega —dice Adam. Se gira

para mirar a Kenji—. Fue tu idea…

—Oye, no me empujes en tu mierda, ¿de acuerdo? —contraataca Kenji—. No me

culpes por tus asuntos.

—Estábamos bien hasta que ella comenzó a pasar tanto maldito tiempo con él —

comienza a decir Adam.

—Ella pasó tanto tiempo con él como cuando estábamos en la base, genio…

—Detente —digo—. Por favor comprende: Warner está aquí para ayudarnos.

Quiere derrotar al Restablecimiento y matar al Supremo tanto como nosotros

queremos; él ya no es nuestro enemigo…

—¿Él va a ayudarnos? —pregunta Adam, sus ojos abiertos, fingiendo sorpresa—.

Oh, ¿quieres decir al igual que nos ayudó la última vez que dijo que iba a luchar de

nuestro lado? ¿Justo antes de escaparse de Punto Omega y largarse? —Adam se

ríe en voz alta, incrédulo—. No puedo creer que estés cayendo por toda su mierda.

—Esto no es algún tipo de truco, Adam, no soy estúpida…

—¿Estás segura?

—¿Qué? —No puedo creer que acaba de insultarme.

—Te pregunté si estabas segura —espeta—. Porque estás actuando como un

malditamente estúpida justo ahora, así que ya no sé si puedo confiar en tu juicio.

—¿Qué está mal contigo…?

—¿Qué está mal contigo? —dispara de regreso, sus ojos ardiendo—. Tú no haces

esto. No actúas así —dice—. Eres como una persona completamente diferente…

—¿Yo? —demando, mi voz levantándose. He estado tratando demasiado duro de

controlar mi temperamento pero creo que no puedo más. ¿Dice que quiere tener

esta conversación en frente de todos?

137

Bien.

Tendremos esta conversación en frente de todos.

—Sí he cambiado —le digo—. Así como tú. Porque el Adam que recuerdo es

amable y gentil y nunca me ha insultado así. Sé que has atravesado por cosas

difíciles últimamente, y estoy tratando de comprender, de ser paciente, de darte tu

espacio, pero estas últimas semanas han sido duro para todos nosotros. Todos

estamos atravesando un momento difícil pero no hablamos mal del otro. No

hacemos daño a los demás. Pero tú ni siquiera puedes ser bueno con Kenji —le

digo—. Solías ser amigo de Kenji, ¿recuerdas? Ahora cada vez que él rompe en una

broma lo miras como si quisieras matarlo y no sé por qué…

—Estás defendiendo a todo el mundo en esta habitación excepto a mí, ¿no es así?

—dice Adam—. Amas a Kenji demasiado, pasas todo tu maldito tiempo con Kenji…

—¡Él es mi amigo!

—¡Soy tu novio!

—No —le digo—. No lo eres.

Adam está temblando, sus puños apretados.

—No puedo incluso creerte justo ahora.

—Terminamos, Adam. —Mi voz es estable—. Terminamos hace un mes.

—Correcto —dice Adam—. Terminamos porque dijiste que me amabas. Porque

dijiste que no querías lastimarme.

—No quiero —le digo—. No quiero lastimarte. Nunca quise lastimarte.

—¿Qué diablos crees que estás haciendo ahora mismo? —grita.

—No sé cómo hablar contigo —le digo, sacudiendo mi cabeza—. No entiendo…

—No, no entiendes nada —espeta—. No me entiendes, no te entiendes a ti misma,

y no entiendes que estás actuando como una chiquilla estúpida quien se permitió a

sí misma tener un lavado de cerebro por un psicópata.

138

El tiempo parece detenerse.

Todo lo que quiero decir y todo lo que he deseado decir comienza a tomar forma,

cayendo al piso y luchando por alzarse. Párrafos y párrafos comienzan a construir

paredes alrededor de mí, bloqueando y justificando mientras encuentran la forma

de encajar, enlazándose y tejiéndose y no dejando lugar para escapar. Y cada

simple espacio entre cada palabra no dicha trepa por mi boca abierta, a lo largo de

mi garganta y hasta mi pecho, llenándome con tanto vacío que creo que podría

solo flotar lejos.

Estoy respirando.

Tan duro.

Una garganta se aclara.

—Sí, correcto, estoy realmente apenado por interrumpir —dice Warner, dando un

paso hacia delante—. Pero Juliette, necesito ponerme en marcha. ¿Estás segura

que quieres quedarte aquí?

Me congelo.

—LÁRGATE —grita Adam—. Lárgate de mi casa, tú pedazo de mierda. Y no

regreses.

—Bueno —dice Warner, ladeando su cabeza hacia mí—. No importa. Parece como

si realmente no tienes una opción. —Extiende su mano—. ¿Vamos?

—No estás llevándotela a ninguna parte. —Adam se gira hacia él—. Ella no está

yéndose contigo, y no está asociándose contigo. Ahora piérdete.

—Adam. DETENTE. —Mi voz está más enojada de lo que quería que esté, pero no

puedo evitarlo ya—. No necesito tu permiso. No voy a vivir así. No estoy

ocultándome más. No tienes que venir conmigo, ni siquiera tienes que

comprenderlo —le digo—. Pero si me amaste, no te interpondrás en mi camino.

Warner está sonriendo.

Adam lo nota.

139

—¿Hay algo que quieras decir? —Adam se gira hacia él.

—Dios, no —dice Warner—. Juliette no requiere mi asistencia. Y tú podrías no

haberlo notado aún, pero es obvio para todos los demás que has perdido esta

guerra, Kent.

Adam estalla.

Carga hacia delante, su puño empujado hacia atrás y listo para golpear, y todo

ocurre tan rápidamente que sólo tengo tiempo de jadear antes de escuchar un

fuerte crujido.

El puño de Adam está congelado a sólo una pulgada del rostro de Warner. Está

atrapado en la mano de Warner.

Adam está asombrado, en silencio, su cuerpo entero temblando de la energía no

utilizada. Warner se inclina hacia el rostro de su hermano, susurra:

—Realmente no quieres enfrentarme, idiota. —Y lanza el puño de Adam hacia atrás

con tanta fuerza que Adam vuela hacia atrás, atrapándose a sí mismo justo antes

de golpear el piso.

Adam está de pie. Disparándose a través de la habitación. Más enojado.

Kenji lo taclea.

Adam está gritándole a Kenji que lo deje ir, que deje de involucrarse, y Kenji está

tirando de Adam a través de la habitación en contra de su voluntad. De alguna

forma se las arregla para abrir la puerta, y empujarse a sí mismo y Adam al exterior.

La puerta se cierra de golpe detrás de ellos.

140

24

Traducido por eyeOc

Corregido por lavi

James, es mi primer pensamiento.

Me giro, buscándolo en la habitación, esperando que esté bien, sólo para darme

cuenta que Lily ya ha tenido la previsión de llevarlo a su habitación.

Todos los demás me están mirando.

—¿Qué demonios fue eso? —Ian es el primero en romper el silencio.

Él, Brendan, y Winston están con la boca abierta hacia mí. Alia está parada a un

lado, sus brazos envueltos alrededor de su cuerpo. Castillo debe estar todavía en la

ducha.

Me estremezco cuando alguien toca mi hombro.

Warner.

Se inclina hacia mi oído, hablando suavemente así sólo yo puedo oírlo.

—Se está volviendo tarde, amor, y de verdad necesito volver a la base. —Una

pausa—. Y lo siento por seguir preguntando, ¿pero estas segura de querer

quedarte?

Levanto la vista para encontrar sus ojos. Asiento.

—Necesito hablar con Kenji —le digo—. Ya no sé cómo se sienten los demás, pero

no quiero hacer esto sin Kenji. —Dudo—. Quiero decir, puedo —digo—, si tengo que

hacerlo. Pero no quiero.

141

Warner asiente. Mira a un punto más allá de mi cabeza.

—Claro. —Frunce el ceño un poco—. Espero que un día me digas ¿qué es lo que

encuentras tan increíblemente atractivo en él?

—¿Quién? ¿Kenji?

Otro asentimiento.

—Oh —digo, parpadeando en sorpresa—. Es mi mejor amigo. —Warner me mira.

Eleva una ceja. Lo miro de vuelta—. ¿Va ser ese un problema?

Mira a sus manos, y niega con la cabeza.

—No, por supuesto que no —dice en voz baja. Se aclara la garganta—. Así que,

¿volveré mañana? A las mil trescientas horas.

—¿Mil trescientas horas…desde ahora?

Warner ríe. Mira hacia arriba.

—Una en punto de la tarde.

—Está bien.

Mira a mis ojos entonces. Sonríe por un momento demasiado largo antes de girarse

y caminar fuera. Sin decirle nada a nadie.

Ian está mirándome boquiabierto. Otra vez.

—Yo… bien, estoy confundido —dice Brendan, parpadeando—. Eso ahí… ¿Acaba de

pasar? ¿Te estaba sonriendo? ¿Sonriéndote genuinamente?

—Para mí parecía que estaba enamorado de ti —dice Winston, frunciendo el ceño—.

Pero eso es probablemente porque mi cabeza está estropeada, ¿verdad?

Estoy haciendo mi mayor esfuerzo para mirar a la pared.

Kenji abre la puerta de golpe.

Entra.

Solo.

142

—Tú —dice, apuntándome, sus ojos entrecerrados—. Trae tu trasero aquí, en este

momento. Tú y yo —dice—, necesitamos hablar.

143

25

Traducido por Jess16

Corregido 911 por lavi

Arrastro los pies hacia la puerta y Kenji agarra mi brazo para conducirme fuera. Él

se da vuelta y grita:

—Háganse algo de cenar.

A todos los demás, justo antes de que nos vayamos.

Estamos de pie en el rellano a las afueras de la casa de Adam, y me doy cuenta por

primera vez que hay más escaleras que suben. A alguna parte.

—Vamos, princesa—dice Kenji—. Sígueme.

Y subimos.

Cuatro, cinco tramos de escaleras. Tal vez ocho. O cincuenta. No tengo ni idea.

Todo lo que sé es que cuando llegamos a la cima estoy sin aliento y avergonzada

por estar sin aliento.

Cuando por fin soy capaz de inhalar normalmente, echo un vistazo alrededor.

Increíble.

Estamos en el techo, afuera, donde el mundo es negro como el carbón excepto por

las estrellas y la plata de la luna que alguien ha colgado del cielo. A veces me

pregunto si los planetas están todavía allí, todavía alineados, todavía arreglándose

para llevarse bien después de tanto tiempo. Tal vez podríamos aprender una cosa o

dos de ellos.

144

El viento se enreda alrededor de nosotros y tiemblo mientras mi cuerpo se adapta a

la temperatura.

—Ven aquí—me dice Kenji. Hace un gesto hacia la cornisa del techo, y se sienta

justo en el borde, sus piernas balanceándose sobre lo que sería su camino más

rápido hacia la muerte—. No te preocupes—dice cuando ve mi cara—. Va a estar

bien. Me siento mucho por aquí.

Cuando por fin estoy sentada junto a él, me atrevo a mirar hacia abajo. Mis pies

están colgando de la parte superior del mundo.

Kenji pone un brazo alrededor de mí. Frota mi hombro para mantenerme caliente.

—Entonces —dice—.¿Cuándo es el gran día? ¿Ya has fijado la fecha?

—¿Qué?—Me sobresalto—. ¿Para qué?

—Para el día en que vas a dejar de ser una gran idiota—dice él, lanzándome una

mirada dura.

—Oh.—Me estremezco. Pateo el aire—.Sí, eso probablemente nunca sucederá.

—Sí, probablemente tienes razón.

—Cállate.

—Sabes—dice—, no sé dónde está Adam.

Me pongo rígida. Me enderezo.

—¿Está bien?

—Él va a estar bien—dice Kenji con un suspiro de resignación—.Sólo está súper

cabreado. Y lastimado. Y avergonzado. Y toda esa mierda emocional.

Dejo caer mis ojos de nuevo. El brazo de Kenji cuelga flojamente alrededor de mi

cuello, y me tira más cerca, metiéndome en su costado. Apoyo la cabeza en su

pecho.

Momentos y minutos y recuerdos se levantan y rompen entre nosotros.

—Realmente pensé que eran sólidos—me dice Kenji finalmente.

145

—Sí—le susurro—. Yo también.—Unos segundos saltan desde el tejado—. Soy una

persona horrible —le digo, en voz tan baja.

—Sí, bueno.—Kenji suspira. Gimo. Dejo caer mi cabeza entre mis manos. Kenji

suspira de nuevo—. No te preocupes, Kent estaba siendo un idiota, también.—Toma

una respiración profunda—.Pero, maldita sea, princesa.—Kenji me mira, sacude la

cabeza un centímetro, mira de nuevo hacia la noche—. ¿En serio? ¿Warner?

Miro hacia arriba.

—¿De qué estás hablando?

Kenji levanta una ceja.

—Sé que es un hecho que no eres estúpida, así que por favor no actúes como tal.

Pongo los ojos en blanco.

—Realmente no quiero tener esta conversación otra vez…

—No me importa si no quieres tener esta conversación de nuevo. Tienes que hablar

de esto. No puedes sólo enamorarte de un tipo como Warner sin decirme por qué.

Tengo que asegurarme de que no te pegó un chip en la cabeza o alguna mierda.

Estoy en silencio durante casi un minuto.

—No estoy enamorada de Warner—le digo en voz baja.

—Sí claro.

—No lo estoy—insisto—. Sólo estoy… no lo sé.—Suspiro—. No sé lo que me está

pasando.

—Se llaman hormonas.

Le disparo una mirada sucia.

—Lo digo en serio.

—Yo también.—Él ladea la cabeza hacia mí—. Eso es como, biológico y mierda.

Científico. Tal vez tus partes de dama están científicamente confusas.

146

—¿Mis partes de dama?

—Oh, lo siento. —Kenji finge estar ofendido—. ¿Preferirías que utilice la terminología

anatómica correcta? Porque tus partes de dama no me asustan…

—Sí, no, gracias.—Me las arreglo para reír un poco, mi triste intento disolviéndose en

un suspiro.

Dios, todo está cambiando.

—Él es sólo... tan diferente. —Me oigo decir—. Warner. Él no es lo que ustedes

piensan. Es dulce. Y amable. Y su padre es tan, tan horrible con él. Ni siquiera te lo

puedes imaginar. —Me callo, pensando en las cicatrices que vi en la espalda de

Warner—. Y más que cualquier otra cosa... No lo sé —le digo, mirando hacia la

oscuridad—. ¿Él realmente... cree en mí? —Miro hacia Kenji—. ¿Eso suena estúpido?

Kenji me lanza una mirada dudosa.

—Adam cree en ti, también.

—Sí—le digo, mirando a la oscuridad—. Supongo.

—¿Qué quieres decir con lo supones? El chico cree que inventaste el aire.

Casi sonrío.

—No sé qué versión de mí le gusta a Adam. No soy la misma persona que era

cuando estábamos en la escuela. Ya no soy esa chica. Creo que quiere eso—digo,

mirando a Kenji—. Creo que él quiere fingir que soy la chica que en realidad no

habla y pasa la mayor parte de su tiempo teniendo miedo. El tipo de chica que

tiene que proteger y cuidar todo el tiempo. No sé si le gusta quien soy ahora. No sé

si él puede manejarlo.

—Así que el minuto en que abriste tu boca simplemente destrozaste todos sus

sueños, ¿no?

—Te voy a empujar del techo.

—Sí, definitivamente puedo ver por qué no le gustarías a Adam.

Pongo los ojos en blanco.

147

Kenji se ríe. Se inclina hacia atrás y me tira hacia abajo con él. El hormigón está bajo

nuestras cabezas ahora, el cielo cubierto a nuestro alrededor. Es como si me

hubiera caído en una tina de tinta.

—Sabes, en realidad tiene mucho sentido —dice Kenji finalmente.

—¿Qué?

—No sé, quiero decir… has estado encerrada básicamente por siempre, ¿no? No es

como si has estado ocupada tocando un montón de tíos toda tu vida.

—¿Qué?

—Como… Adam fue el primer hombre que fue alguna vez... amable contigo.

Demonios, probablemente fue la primera persona en el mundo que fue agradable

contigo. Y él te puede tocar. Y no es, ya sabes, de aspecto repugnante. —Una

pausa—. No te puedo culpar, para ser honesto. Es difícil ser solitario. Todos nos

desesperamos un poco a veces.

—Está bien —le digo lentamente.

—Sólo estoy diciendo—dice Kenji—, que supongo que tiene sentido que te

enamoraras de él. Como de forma predeterminada. Porque si no es él, ¿quién más?

Tus opciones eran muy limitadas.

—Oh—digo en voz baja ahora—. Cierto. De manera predeterminada. —Trato de reír

y fallo, tragando con fuerza contra la emoción atrapada en mi garganta—. A veces

no estoy segura de que ni siquiera sé lo que es real.

—¿Qué quieres decir?

Niego con la cabeza.

—No sé —susurro, sobre todo para mí misma.

Una pausa pesada.

—¿De verdad lo amaste...?

Dudo antes de contestar.

148

—¿Creo que sí? ¿No sé?—Suspiro—.¿Es posible amar a alguien y luego dejar de

amarlo? No creo que ni siquiera sepa qué es el amor.

Kenji suspira. Se pasa la mano por el pelo.

—Bueno, mierda —murmura.

—¿Alguna vez has estado enamorado?—le pregunto, girando sobre mi costado

para mirarlo.

Se queda mirando al cielo. Parpadea unas cuantas veces.

—Nop.

Ruedo de nuevo, decepcionada.

—Oh.

—Esto es tan deprimente —dice Kenji.

—Sí.

—Apestamos.

—Sí.

—Entonces dime otra vez por qué te gusta tanto Warner. ¿Se quitó él, como, toda

su ropa o algo?

—¿Qué? —jadeo, tan aliviada de que esté demasiado oscuro para que me vea

sonrojándome—. No—digo rápidamente—. No, él…

—Maldita sea, princesa. —Kenji ríe con fuerza—. No tenía ni idea. —Le pego en el

brazo—. ¡Hey, sé amable conmigo! —protesta, frotando el punto sensible—. ¡Soy

más débil que tú!

—Sabes, en cierto modo lo puedo controlar ahora —le digo, radiante—. Puedo

moderar mis niveles de fuerza.

—Bien por ti. Me compraré un globo al minuto en que el mundo deje de cagar

sobre sí mismo.

149

—Gracias—digo, contenta—. Eres un buen maestro.

—Soy bueno en todo—señala.

—Humilde, también.

—Y muy guapo. —Me ahogo con una risa—. Todavía no has contestado a mi

pregunta —dice Kenji. Se mueve, cruza las manos detrás de la cabeza—. ¿Por qué te

gusta tanto el chico rico?

Tomo una respiración apretada. Me concentro en la estrella más brillante en el

cielo.

—Me gusta cómo me siento sobre mí misma cuando estoy con él —digo en voz

baja—. Warner cree que soy fuerte e inteligente y capaz, y en realidad valora mi

opinión. Él me hace sentir como su igual… como si pudiera lograr tanto como él, y

más. Y si hago algo increíble, ni siquiera está sorprendido. Él lo espera. Él no me

trata como si fuera una niña frágil que necesita ser protegida todo el tiempo.

Kenji resopla.

—Eso es porque no eres frágil —dice Kenji—. En todo caso, todo el mundo necesita

protegerse de ti. Eres como una bestia maldita —dice. Luego añade:

—Quiero decir, sabes cómo, una bestia linda. Una pequeña bestia que desgarra

mierda y rompe la tierra y absorbe la vida de las personas.

—Agradable.

—Estoy aquí para ti.

—Me doy cuenta.

—¿Así que eso es todo? —dice Kenji—. Sólo te gusta por su personalidad, ¿no?

—¿Qué?

—Todo esto —dice Kenji, agitando una mano en el aire—, ¿no tiene nada que ver

con que sea todo sexy y mierda y sea capaz de tocarte todo el tiempo?

—¿Crees que Warner es sexy?

150

—Eso no es lo que dije.

Me río.

—Me gusta su cara.

—¿Y el tacto?

—¿Qué tacto?

Kenji me mira, sus ojos abiertos, sus cejas levantadas

--No soy Adam, ¿de acuerdo? No puedes engañarme con tu actuación inocente.

Me dices que este tipo puede tocarte, y que está enamorado de ti, y tú estás

claramente enamorada de él, y que pasaste la noche en su cama la noche anterior,

y luego los encuentro a los dos en un maldito armario, no espera, lo siento, no un

armario, en el dormitorio de un niño… ¿y tú me estás diciendo que ha habido cero

tacto? —Él me mira fijamente—. ¿Es eso lo que me estás diciendo?

—No —le susurro, mi cara en llamas.

—Sólo estás creciendo demasiado rápido. Te estás poniendo muy emocionada

acerca de ser capaz de tocar una mierda, por primera vez, y yo sólo quiero estar

seguro de que estás observando los reglamentos sanitarios…

—Deja de ser tan desagradable.

—Hey, sólo estoy cuidándote…

—¿Kenji?

—¿Sí?

Tomo una respiración profunda. Trate de contar las estrellas.

—¿Qué voy a hacer?

—¿Sobre qué?

Dudo.

—Sobre todo.

151

Kenji hace un sonido extraño.

—Mierda si lo supiera.

—No quiero hacer esto sin ti —le susurro.

Él se echa hacia atrás.

—¿Quién dijo que vas a hacer nada sin mí? —Mi corazón se olvida de latir. Lo miro—.

¿Qué? —pregunta. Levanta las cejas—. ¿Estás sorprendida?

—¿Pelearás junto a mí? —le pregunto, casi sin respirar—. ¿Lucharás conmigo?

¿Aunque sea con Warner?

Kenji sonríe. Mira hacia el cielo.

—Claro que sí—dice.

—¿En serio?

—Estoy aquí para ti, chica. Para eso están los amigos.

152

26

Traducido por Jess16

Corregido por lavi

Cuando volvemos a la casa, Castillo está de pie en la esquina, hablando con

Winston.

Kenji se congela en el marco de la puerta.

Me había olvidado que Kenji aún no había tenido la oportunidad de ver a Castillo

de pie, y siento un verdadero dolor cuando lo miro. Soy una amiga terrible. Todo lo

que hago es volcar mis problemas en él, sin pensar en preguntarle sobre los suyos

propios. Debe tener mucho en su mente.

Kenji se mueve a través de la habitación aturdido, sin detenerse hasta llegar a

Castillo. Pone una mano en su hombro. Castillo se da la vuelta. Toda la sala se

detiene a mirar.

Castillo sonríe. Asiente, sólo una vez.

Kenji tira de él en un fuerte abrazo, aferrándose por sólo unos pocos segundos

antes de separarse. Los dos se miran el uno al otro con algún tipo de

reconocimiento silencioso. Castillo apoya una mano en el brazo de Kenji.

Kenji sonríe.

Y luego se da vuelta y me sonríe a mí, y estoy de repente tan feliz, tan aliviada,

emocionada y encantada de que Kenji consiga dormir con un corazón más ligero

esta noche. Siento como si pudiera estallar de felicidad.

La puerta se abre.

153

Me doy la vuelta.

Adam entra.

Mi corazón se desinfla.

Adam ni siquiera me mira mientras camina.

—James—dice, cruzando la habitación—.Vamos, amigo. Es la hora de ir a la cama.

James asiente y se precipita hasta su dormitorio. Adam le sigue. La puerta se cierra

detrás de ellos.

—Está de regreso—dice Castillo. Se ve aliviado.

Nadie dice nada durante un segundo.

—Muy bien, debemos ir a la cama, también—dice Kenji, mirando a su alrededor. Se

acerca a la esquina y coge una pila de mantas. Las reparte.

—¿Todos duermen en el suelo?—pregunto.

Kenji asiente.

—Sí—dice—. Warner no estaba equivocado. Realmente es como una fiesta de

pijamas.

Trato de reír.

No puedo.

Todos están ocupados colocando las mantas en el suelo. Winston, Brendan, e Ian

se apoderan de uno de los lados de la sala, Alia y Lily del otro. Castillo duerme en el

sofá.

Kenji apunta al medio.

—Tú y yo iremos allí.

—Romántico.

—Ya quisieras.

154

—¿Dónde duerme Adam? —pregunto, bajando la voz.

Kenji se detiene a mitad de tirar una manta. Mira hacia arriba.

—Kent no va a salir—me dice—. Él duerme con James. Pobre chico realmente tiene

malas pesadillas todas las noches.

—Oh—digo, sorprendida y avergonzada de mí misma por no recordar esto—. Por

supuesto.

Por supuesto que sí. Kenji debe saber esto de primera mano, también. Ellos solían

dormir juntos en Punto Omega.

Winston apaga el interruptor. Las luces se apagan. Hay un rumor de mantas.

—Si escucho a alguno de ustedes hablar—dice Winston—.Personalmente voy a

enviar a Brendan a darles una patada en la cara.

—Yo no voy a darle una pata en la cara a nadie.

—Patéate a ti mismo en la cara, Brendan.

—Ni siquiera sé por qué somos amigos.

—Por favor, cállense —grita Lily desde su rincón.

—Ya has oído a la dama —dice Winston—.Todos cállense.

—Tú eres el que habla, idiota—dice Ian.

—Brendan, dale una patada en la cara, por favor.

—Cállate, amigo, no voy a patear ninguna…

—Buenas noches—dice Castillo.

Todo el mundo deja de respirar.

—Buenas noches, señor—susurra Kenji.

Me doy vuelta, así estoy cara a cara con Kenji. Él me sonríe en la oscuridad. Le

devuelvo la sonrisa.

155

—Buenas noches—articulo.

Él me guiña un ojo.

Mis ojos se cierran.

156

27

Traducido por MaryJane♥

Corregido por lavi

Adam me está ignorando.

No ha dicho ni una palabra sobre lo de ayer; no traiciona siquiera una pizca de

enojo o frustración. Le habla a todo el mundo, se ríe con James, ayuda a preparar

el desayuno. También pretende que no existo.

Traté de darle los buenos días y fingió no oírme. O tal vez realmente no me oyó. Tal

vez se las ha arreglado para entrenar a su cerebro para no oírme ni verme nunca

más.

Siento como si estoy siendo golpeada en el corazón.

Repetidas veces.

—Entonces, ¿qué es lo que hacen todo el día? —pregunto, tratando

desesperadamente de mantener una conversación. Estamos todos sentados en el

suelo, comiendo platos de granola. Nos levantamos tarde, desayunamos tarde.

Nadie se ha molestado en recoger las mantas todavía, y se supone que Warner

estará aquí en una hora.

—Nada —dice Ian.

—Tratamos de no morir, en su mayoría —dice Winston.

—Es aburrido como el infierno —dice Lily.

—¿Por qué? —pregunta Kenji—. ¿Tienes algo en mente?

157

—Oh —digo—. No, yo sólo… —Dudo—. Bueno, Warner va a estar aquí en una hora,

así que no estaba segura de si…

Algo se estrella en la cocina. Un tazón. En el fregadero. Cubiertos vuelan por todas

partes.

Adam entra a la sala de estar.

Sus ojos.

—Él no va a volver aquí.

Estas, las primeras seis palabras que Adam me dice.

—Pero ya le dije. —Trato de decir—. Él va a…

—Esta es mi casa —dice con los ojos brillantes—. No voy a dejarle entrar aquí.

Estoy mirando a Adam, mi corazón latiendo fuertemente en mi pecho. Nunca

pensé que sería capaz de mirarme como si me odiara. Como si realmente,

realmente me odiara.

—Kent, hombre —Oigo a Kenji decir.

—NO.

—Vamos hermano, no tiene por qué ser así…

—Si quieres volver a verlo tan desesperadamente —me dice Adam—, puedes salir de

mi casa. Pero él no va a volver aquí. Nunca.

Parpadeo.

Esto no está sucediendo realmente.

—¿A dónde se supone que deba ir? —dice Kenji—. ¿Quiere que ella se quede parada

a un lado de la calle? ¿Así alguien puede reportarla y hacer que la maten? ¿Estás

loco?

—Ya no me importa una mierda —dice Adam—. Ella puede ir a hacer lo que sea que

quiera. —Se gira hacia mí de nuevo—. ¿Quieres estar con él? —Él señala la puerta—.

Vete. Que te maten.

158

El frío recorre mi cuerpo.

Me levanto torpemente. Mis piernas están inestables. Estoy asintiendo y no sé por

qué pero parece que no puede detenerme. Me dirijo a la puerta.

—Juliette… —Me doy la vuelta, aunque es Kenji llamándome por mi nombre, no

Adam—. No te vayas —me dice Kenji—. No te muevas. Esto es ridículo.

Esto se ha salido de control.

Esto ya no es sólo una pelea. Hay puro y absoluto odio en los ojos de Adam, y

estoy tan cegada por la imposibilidad de eso, tan desconcertada, que no sé cómo

reaccionar. Nunca podría haber previsto esto, nunca podría haber imaginado que

las cosas pudieran resultar de esta manera.

El verdadero Adam no me echaría de su casa de esta manera. No me hablaría de

esta manera. No el Adam que yo conozco. El Adam que creía conocer.

—Kent —dice Kenji otra vez—, necesitas calmarte. No pasa nada entre ella y Warner,

¿de acuerdo? Ella está tratando de hacer lo que piensa que es correcto…

—¡Mierda! —explota Adam—. Eso es mentira, y lo sabes, y eres un imbécil por

negarlo. Ella me ha estado mintiendo todo este maldito tiempo…

—Ustedes ni siquiera están juntos, hombre, no puedes reclamarla…

—¡Nunca terminamos! —grita Adam.

—Por supuesto que sí —espeta Kenji—. Cada persona en Punto oyó su melodrama

en los malditos túneles. Todos sabemos que rompieron. Así que deja de luchar

contra ello.

—Eso no cuenta como una ruptura —dice Adam, su voz áspera—. Todavía nos

amábamos…

—Bueno, ¿sabes qué? Lo que sea. No me importa. —Kenji gesticula con sus manos,

rueda los ojos—. Pero estamos en medio de una guerra en estos momentos. Por el

amor de la mierda, le dispararon en el pecho hace un par de días y casi murió. ¿No

crees que sea posible que realmente esté tratando de pensar en algo más grande

que sólo ustedes dos? Warner está loco, pero puede ayudar…

159

—Ella mira a ese loco como si estuviera enamorada de él —grita Adam de nuevo—.

¿Crees que no sé lo que es esa mirada? ¿Crees que no sería capaz de saberlo? Ella

solía mirarme así. La conozco… la conozco tan bien

—Tal vez no.

—¡Deja de defenderla!

—Ni siquiera sabes lo que estás diciendo —dice Kenji—. Estás actuando como un

loco…

—Estaba más feliz —dice Adam—, cuando pensé que ella estaba muerta.

—No hablas en serio. No digas cosas como esas, hombre. Una vez que dices ese

tipo de mierda no puedes retractarte…

—Oh, lo digo en serio —dice Adam—. Realmente, realmente en serio. —Por fin me

mira. Con los puños apretados—. Pensar que estabas muerta —me dice—, era

mucho mejor. Me dolió mucho menos que esto.

Las paredes se están moviendo. Estoy viendo manchas, parpadeando ante nada.

Esto no está sucediendo de verdad, me sigo diciendo.

Esto es sólo una terrible pesadilla, y cuando me despierte Adam será gentil y

amable y maravilloso de nuevo. Porque él no es así de cruel. No conmigo. Nunca

conmigo.

—Tú, de todas las personas —me dice Adam. Se ve tan disgustado—. Confiaba en ti,

te dije cosas que nunca debería haberte dicho, y ahora vas a salir para tirarme todo

a la cara. No puedo creer que me hagas esto. Que te enamoraras de él. ¿Qué

demonios te pasa? —exige, alzando el tono de voz—. ¿Qué tan loca tienes que

estar?

Tengo tanto miedo de hablar.

Tanto miedo de mover los labios.

Tengo tanto miedo de que si me muevo siquiera un centímetro, mi cuerpo se

romperá a la mitad y todo el mundo verá que mis entrañas están compuestas de

nada más que todas las lágrimas que estoy tragando en estos momentos.

160

Adam sacude la cabeza. Se ríe con una risa torcida, triste.

—Ni siquiera lo niegas —dice—. Increíble.

—Déjala en paz, Kent —dice Kenji de repente, su voz es afilada—. Lo digo en serio.

—Esto no es asunto tuyo…

—Estás siendo un idiota…

—¿Crees que me importa una mierda lo que piensas? —Adam se gira hacia él—.

Esta no es tu batalla, Kenji. El hecho de que ella es demasiado cobarde para decir

algo, no significa que tienes que defenderla…

Siento como si hubiera salido de mí misma. Como si mi cuerpo se hubiera

derrumbado en el suelo y estuviera observando, viendo como Adam se transforma

en un ser humano completamente diferente. Cada palabra. Cada insulto que lanza

parece fracturarme los huesos. Muy pronto voy a ser nada más que sangre y un

corazón que late.

—Me voy —dice Adam—. Me voy, y cuando vuelva, quiero que ella se haya ido.

No llores, sigo diciéndome.

No llores.

Esto no es real.

—Tú y yo —está ahora diciéndome Adam, su voz tan áspera, tan enojado—, hemos

terminado. Hemos terminado —espeta—. No quiero volver a verte. No en cualquier

lugar de este mundo, y definitivamente no en mi propia maldita casa. —Él me mira,

respirando agitadamente—. Así que lárgate. Vete antes de que yo vuelva.

Camina pesadamente a través de la habitación. Agarra un abrigo. Tira de la puerta.

Las paredes tiemblan mientras la cierra de golpe.

161

28

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Estoy parada en medio de la habitación, mirando a la nada.

Repentinamente me estoy congelando. Mis manos, creo, están temblando. O tal

vez son mis huesos. Tal vez mis huesos están temblando. Me muevo

mecánicamente, muy lentamente, mi mente aún confusa. Soy vagamente

consciente de que alguien podría estar diciéndome algo, pero estoy demasiado

concentrada en conseguir mi abrigo porque estoy tan fría. Hace mucho frío aquí.

Realmente necesito mi chaqueta. Y tal vez mis guantes. No puedo dejar de temblar.

Me pongo mi abrigo. Empujo mis manos en los bolsillos. Siento como si alguien

podría estar hablándome, pero no puedo oír nada a través de la bruma extraña

silenciando mis sentidos. Aprieto mis puños y mis dedos se encuentran con una

pieza de plástico.

El buscapersonas. Casi me había olvidado.

Lo saco de mi bolsillo. Es una pequeña cosa; un rectángulo negro y delgado con

un conjunto de botones al ras a lo largo de la misma. Presiono sin pensar. Presiono

una y otra y otra vez, porque la acción me calma. Me tranquiliza, de alguna

manera. Clickclick. Me gusta el movimiento repetitivo. Click. Clickclick. No sé qué

más hacer.

Click.

Manos aterrizan en mis hombros.

162

Me doy la vuelta. Castillo está de pie justo detrás de mí, con los ojos cargados de

preocupación.

—No vas a salir—me dice—. Vamos a resolverlo. Todo va a estar bien.

—No. —Mi lengua es polvo. Mis dientes se han desmoronado—. Me tengo que ir.

No puedo dejar de pulsar el botón de este localizador.

Click.

Clickclick.

—Ven, siéntate —está diciéndome Castillo—. Adam está molesto, pero él va a estar

bien. Estoy seguro de que no quería decir lo que dijo.

—Estoy bastante seguro de que lo hizo —dice Ian.

Castillo le lanza una dura mirada.

—No te puedes ir —dice Winston—.Pensé que íbamos a patear algunos traseros

juntos. Lo prometiste.

—Sí. —Lily titubea, tratando de sonar optimista. Pero sus ojos se ven cautelosos, con

temor o preocupación y me doy cuenta de que está aterrorizada por mí.

No de mí.

Por mí.

Es la sensación más extraña.

Click clickclick.

Click click.

—Si te vas —dice ella, tratando de sonreír—, vamos a tener que vivir así para siempre.

Y yo no quiero vivir con un grupo de chicos malolientes por el resto de mi vida.

Click.

Clickclick.

163

—No te vayas —dice James. Se ve tan triste. Tan serio—. Lo siento, Adam fue malo

contigo. Pero yo no quiero que te mueras —dice—. Y no me gustaría que estuvieras

muerta. Te juro que no lo quiero.

James. Dulce James. Sus ojos rompen mi corazón.

—No puedo quedarme. —Mi voz suena extraña para mí. Rota —. Él realmente quería

decir lo que dijo…

—Vamos a ser un montón triste y afligido si te vas —me interrumpe Brendan—. Y

tengo que estar de acuerdo con Lily. No quiero vivir así durante mucho más

tiempo.

—Pero, ¿cómo…?

La puerta principal se abre de golpe.

—JULIETTE…Juliette…

Me doy la vuelta.

Warner está allí de pie, con la cara enrojecida, su pecho subiendo y bajando,

mirándome como si pudiera ser un fantasma. Camina por la habitación antes de

que tenga la oportunidad de decir una palabra y toma mi cara entre sus manos,

sus ojos registrándome.

—¿Estás bien? —está diciendo—. Dios… ¿estás bien? ¿Qué pasó? ¿Estás bien?

Él está aquí.

Él está aquí y lo único que quiero hacer es caer a pedazos, pero no.

No lo haré.

—Gracias. —Me las arreglo para decirle—. Gracias por venir…

Él me envuelve en sus brazos, sin importarle los ocho pares de ojos mirándonos. Él

sólo me sostiene, con un brazo apretado alrededor de mi cintura, la otra aferrado a

la parte de atrás de mi cabeza. Mi cara está enterrada en su pecho y la calidez de él

es tan familiar para mí ahora. Extrañamente reconfortante. Pasa la mano arriba y

abajo por mi espalda, inclina su cabeza hacia la mía.

164

—¿Qué está mal, amor?—susurra—. ¿Qué pasó? Por favor dime… —Parpadeo—.

¿Quieres que te lleve de vuelta?

No respondo.

Ya no sé lo que quiero o necesito. Todo el mundo me está diciendo que me quede,

pero esta no es su casa. Este es el hogar de Adam, y es tan claro que ahora me

odia. Pero también no quiero dejar a mis amigos. No quiero irme sin Kenji.

—¿Quieres que me vaya?—pregunta Warner.

—No—le digo demasiado rápido—. No.

Warner se inclina hacia atrás, sólo un poco.

—Dime lo que quieres—dice con desesperación—. Dime qué hacer—dice—, y yo lo

haré.

—Esta es, de lejos, la mierda más loca que he visto nunca —dice Kenji—. Realmente

nunca lo habría creído. Ni en un millón de años.

—Es como una telenovela. —Ian asiente—. Pero con una peor actuación.

—Creo que es en cierto modo dulce —dice Winston.

Retrocedo de golpe, medio girando alrededor. Todo el mundo nos está mirando.

Winston es el único sonriendo.

—¿Qué está pasando?— les pregunta Warner —. ¿Por qué se ve como si estuviera a

punto de llorar? —Nadie contesta—¿Dónde está Kent? —Pregunta Warner,

entrecerrando los ojos al leer sus rostros—. ¿Qué hizo con ella?

—Está fuera—dice Lily—. Se fue hace un momento.

Los ojos de Warner se oscurecen mientras procesa la información. Se vuelve hacia

mí.

—Por favor, dime que ya no quieres estar aquí.

Dejo caer mi cabeza en mis manos.

165

—Todo el mundo quiere ayudar… a luchar… a excepción de Adam. Pero no pueden

salir. Y yo no quiero dejarlos atrás.

Warner suspira. Cierra los ojos.

—Entonces quédate —dice suavemente—. Si eso es lo que quieres. Quédate aquí.

Siempre puedo encontrarte.

—No puedo— le digo —. Me tengo que ir. No tengo permitido volver aquí otra vez.

—¿Qué? —Ira. Dentro y fuera de sus ojos—. ¿Qué quieres decir con que no tienes

permitido?

—Adam no quiere que me quede aquí. Tengo que irme antes de que vuelva.

La mandíbula de Warner se aprieta. Me mira por lo que parece un siglo. Casi puedo

verlo pensar, su mente trabajando a un ritmo imposible, para encontrar una

solución.

—Está bien —dice finalmente—. Está bien. —Exhala—. Kishimoto —dice a la vez, sin

romper el contacto visual conmigo.

—Presente, señor.

Warner trata de no poner los ojos en blanco mientras se vuelve hacia Kenji.

—Voy a establecer tu grupo en mis alojamientos de formación privados en la base.

Voy a requerir un día para trabajar en los detalles, pero me aseguraré de que se le

conceda el acceso fácil y despejado al recinto a su llegada. Harás que tú y tu

equipo sean invisible y me seguirán. Son libres de permanecer en estos

alojamientos hasta que estemos listos para proceder con la primera etapa de

nuestro plan. —Una pausa—. ¿Este acuerdo funcionará para ti?

Kenji se ve realmente disgustado.

—Diablos, no.

—¿Por qué no?

—¿Vas a encerrarnos en tus “alojamientos de formación privados”? —Dice Kenji,

haciendo comillas en el aire con los dedos—. ¿Por qué no sólo has dicho que vas a

166

ponernos en una jaula y matarnos lentamente? ¿Crees que soy un idiota? ¿Qué

razón tendría yo para pensar esa clase de mierda?

—Me aseguraré de que estén bien alimentados y con regularidad —dice Warner a

modo de respuesta—. Su alojamiento será simple, pero no serán más simple que

esto —dice, señalando a la habitación—. El acuerdo nos proporcionará una gran

oportunidad para encontrarnos y estructurar nuestros próximos movimientos.

Debes saber que estás poniendo a todos en riesgo al permanecer en el territorio no

regulado. Tú y tus amigos estarán más seguro conmigo.

—¿Por qué harías eso, siquiera? —pregunta Ian—. ¿Por qué quieres ayudarnos y

darnos de comer y mantenernos con vida? Eso no tiene ningún sentido…

—No tiene por qué tener sentido.

—Por supuesto que sí —contrarresta Lily. Sus ojos son duros, enojados—. No vamos

a caminar a una base militar, sólo para conseguir que nos maten. —Asiente—. Esto

podría ser un truco enfermo.

—Bien—dice Warner.

—Bien, ¿qué?—pregunta Lily.

—No vengas.

—Oh. —Lily parpadea.

Warner se vuelve a Kenji.

—¿Niegan oficialmente mi oferta, entonces?

—Sí, no gracias—dice Kenji.

Warner asiente. Me mira.

—¿Deberíamos irnos?

—Pero…no… —Estoy entrando en pánico ahora, mirando de Warner a Kenji y a

Warner de nuevo—. No puedo sólo irme…no puedo sólo nunca volver a verlos… —

Me dirijo a Kenji—. ¿Te vas a quedar aquí?— le pregunto—. ¿Y yo nunca te volveré a

ver?

167

—Puedes quedarte aquí con nosotros. —Kenji cruza los brazos sobre su pecho—. No

tiene que irte.

—Sabes que no puedo quedarme —le digo, enojada y herida—. Sabes que Adam

quiso decir lo que dijo… él se volverá loco si vuelve y todavía estoy aquí…

—¿Así que sólo vas a irte, entonces? —dice Kenji bruscamente—. ¿Vas a caminar

lejos de todos nosotros, —Hace un gesto a todo el mundo—, sólo porque Adam

decidió ser un idiota? ¿Tú estás negociando a todos nosotros para Warner?

—Kenji…no estoy… ¡No tengo otro sitio para vivir! ¿Qué se supone que voy a…

—Quedarte.

—Adam me echará fuera…

—No, no lo hará—dice Kenji—. Nosotros no lo dejaremos.

—No voy a esforzarme con él. No le voy a mendigar. Déjame por lo menos ir con

un poco de dignidad.

Kenji lanza sus brazos en el aire en señal de frustración.

—¡Esto es una mierda!

—Ven conmigo —le digo—. Por favor…quiero que nos quedemos juntos.

—No podemos —dice—. No podemos arriesgarnos, J. No sé lo que está pasando

entre ustedes dos —dice, señalando entre mí y Warner—. Tal vez él realmente es

diferente contigo, yo no lo sé, lo que sea. Pero no puedo poner toda nuestra vida

en riesgo basado en emociones y suposiciones. Tal vez él se preocupa por ti —dice

Kenji—, pero a él no le importa una mierda por el resto de nosotros. —Él mira a

Warner—. ¿Verdad?

—¿Verdad qué?—pregunta Warner.

—¿Te preocupas por cualquiera de nosotros? ¿Acerca de nuestra supervivencia o

bienestar?

—No.

168

Kenji casi se ríe.

—Bueno, al menos eres honesto.

—Mi oferta, sin embargo, sigue en pie. Y tú eres un idiota por rechazarla —dice

Warner—. Van a morir todos aquí, y tú lo sabes mejor que yo.

—Vamos a tomar nuestras posibilidades.

—No. —Jadeo—. Kenji…

—Todo va a estar bien—me dice. Su frente está fruncida, sus ojos pesados—. Estoy

seguro de que vamos a encontrar una manera de vernos un día. Haz lo que tengas

que hacer.

—No. —Estoy tratando de decir. Tratando de respirar. Mis pulmones están

hinchándose, mi corazón latiendo tan rápido que puedo oírlo golpeando en mis

oídos. Me siento caliente y fría y demasiado caliente, demasiado fría, y lo único que

puedo pensar es no, no se suponía que iba a suceder de esta manera, no se

suponía que todo se desmoronase, no otra vez, no otra vez…

Warner agarra mis brazos.

—Por favor —dice, su voz urgente, presa del pánico—. Por favor, no hagas eso,

amor, necesito que no hagas eso.

—¡Maldita sea, Kenji! —exploto, alejándome de Warner—. Por favor, por el amor de

Dios, no seas un idiota. Tienes que venir conmigo…te necesito…

—Necesito algún tipo de garantía, J. —Kenji se está paseando, sus manos en su

pelo—. No puedo confiar en que todo va a estar bien.

Me vuelo hacia Warner, el pecho agitado, con los puños apretados.

—Dales lo que quieren. No me importa lo que es —le digo—. Por favor, tienes que

negociar. Tiene que hacer que esto funcione. Lo necesito. Necesito a mis amigos.

Warner me mira por un largo tiempo.

—Por favor—le susurro.

169

Mira hacia otro lado. Me mira de nuevo.

Finalmente se encuentra con los ojos de Kenji. Suspira.

—¿Qué quieres?

—Quiero un baño caliente —escucho decir a Winston.

Y entonces él se ríe.

En realidad se ríe.

—Dos de mis hombres están enfermos y heridos —dice Kenji, cambiando

inmediatamente la marcha. Su voz es recortada, afilada. Insensible—. Ellos necesitan

medicina y la atención médica. No queremos ser monitoreados, no queremos un

toque de queda, y queremos ser capaces de comer más que alimentos Automat.

Queremos proteínas. Frutas. Verduras. Comidas reales. Queremos el acceso regular

a las duchas. Vamos a necesitar ropa nueva. Y queremos permanecer armados en

todo momento.

Warner está de pie tan quieto junto a mí que apenas ya puedo oír su respiración.

Mi cabeza está palpitando con tanta fuerza y mi corazón todavía está corriendo en

mi pecho, pero me he calmado lo suficiente que soy capaz de respirar un poco más

fácil ahora.

Warner mira hacia mí.

Sostiene mi mirada por un momento antes de cerrar los ojos. Exhala un suspiro

agudo. Mira hacia arriba.

—Bien—dice.

Kenji está mirándole.

—Espera, ¿qué?

—Voy a estar de vuelta mañana a las 1400 horas para guiarles a su nuevo

alojamiento.

—Mierda. —Winston está rebotando en el sofá—. Mierda MierdaMierda.

170

—¿Tienes tus cosas? —me pregunta Warner.

Asiento.

—Bien —dice—. Vámonos.

171

29

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Warner está sosteniendo mi mano.

Sólo tengo la energía suficiente para centrarme en este único hecho extraño

mientras me guía por las escaleras y al garaje de estacionamiento. Él abre la puerta

del tanque y me ayuda a entrar antes de cerrarla tras de mí.

Se sube al otro lado.

Enciende el motor.

Ya estamos en el camino y sólo he parpadeado seis veces desde que salimos de la

casa de Adam.

Todavía no puedo creer lo que acaba de suceder. No puedo creer que todos

vamos a estar trabajando juntos. No puedo creer que le dije a Warner qué hacer y

él me escuchó.

Me vuelvo a mirarlo. Es extraño: Nunca me he sentido tan segura o tan aliviada de

estar a su lado. Nunca pensé que podría sentirme de esta manera con él.

—Gracias —le susurro agradecida y culpable, de alguna manera, por todo lo que ha

pasado. Por dejar a Adam atrás. Ahora me doy cuenta de que he hecho el tipo de

elección que no puedo deshacer. Mi corazón aún se está rompiendo—. En serio —le

digo de nuevo—. Muchas gracias. Por venir a buscarme. Aprecio…

—Por favor—dice—.Te ruego que te detengas.

172

Me congelo.

—No puedo soportar tu dolor —dice—. Puedo sentirlo tan fuerte y me está

volviendo loco...Por favor —me dice—. No estés triste. O lastimada. O culpable. No

has hecho nada malo.

—Lo siento…

—No lo sientas, tampoco —dice—. Dios, la única razón por la que no voy a matar a

Kent por esto, es porque sé que sólo te molestaría más.

—Tienes razón —le digo después de un momento—. Pero no es sólo él.

—¿Qué?—pregunta—. ¿Qué quieres decir?

—No quiero que mates a nadie en absoluto —le digo—. No sólo a Adam.

Warner ríe, una risa extrañamente aguda. Se ve casi aliviado.

—¿Tienes alguna otra estipulación?

—En realidad no.

—¿No quieres arreglarme, entonces? ¿No tiene una larga lista de cosas que tengo

que trabajar?

—No. —Miro por la ventana. La vista es tan sombría. Tan fría. Cubierta de hielo y

nieve—. No hay nada malo contigo que no esté mal en mí —le digo en voz baja—. Y

si yo fuera inteligente, primero descubriría cómo arreglarme yo misma.

Los dos estamos un rato en silencio. La tensión es tan espesa en este pequeño

espacio.

—¿Aaron? —le digo, sin dejar de mirar el paisaje que pasa.

Oigo el pequeño tirón en su aliento. La vacilación. Es la primera vez que he

utilizado su nombre con tanta casualidad.

—¿Sí? —dice.

—Quiero que sepas —le digo—, que no creo que estés loco.

173

—¿Qué?—Se sobresalta.

—No creo que estés loco. —El mundo se está desdibujando a medida que miro por

la ventana—. Y no creo que seas un psicópata. Tampoco creo que seas un

monstruo retorcido y enfermo. No creo que seas un asesino despiadado, y no creo

que merezcas morir, y yo no creo que seas patético. O estúpido. O un cobarde. Yo

no creo que seas ninguna de las cosas que la gente ha dicho sobre ti.

Me vuelvo a mirarlo.

Warner está mirando a través del parabrisas.

—¿No? —Su voz es tan suave y tan asustada que apenas puedo oírla.

—No —le digo—. No lo hago. Y pensé que deberías saberlo. No estoy tratando de

arreglarte, no creo que necesites ser arreglado. No estoy tratando de convertirte en

otra persona. Yo sólo quiero que seas quien eres realmente. Porque creo que

conozco al verdadero tú. Creo que lo he visto.

Warner no dice nada, su pecho sube y baja.

—No me importa lo que digan los demás sobre ti —le digo—. Creo que eres una

buena persona.

Warner parpadea rápido ahora.

Puedo escuchar su respiración.

Dentro y fuera.

De manera desigual.

Él no dice nada.

—¿Tu... me crees? —pregunto después de un momento—. ¿Puedes sentir que estoy

diciendo la verdad? ¿Que lo digo en serio?

Las manos de Warner se cierran alrededor del volante. Sus nudillos están blancos.

Él asiente.

Sólo una vez.

174

175

30

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Warner aún no me ha dicho una sola palabra.

Estamos en su cuarto ahora, por cortesía de Delalieu, a quien Warner se apresuró

en despedir. Se siente extraño y familiar estar de vuelta aquí, en esta habitación

donde he encontrado tanto miedo y comodidad.

Ahora se siente bien para mí.

Esta es la habitación de Warner. Y Warner, para mí, ya no es algo a qué temer.

Estos últimos meses lo han transformado a mis ojos, y estos dos últimos días han

estado llenos de revelaciones de las que yo todavía estoy recuperándome. No

puedo negar que parece diferente para mí ahora.

Siento como si lo entendiera de una manera que nunca lo hice antes.

Él es como un aterrado, torturado animal. Una criatura que pasó toda su vida

siendo golpeada, abusada, y enjaulada. Fue forzado a llevar una vida que él nunca

pidió, y nunca se le dio la oportunidad de elegir otra cosa. Y aunque se le ha dado

todas las herramientas para matar a una persona, él está muy emocionalmente

torturado para ser capaz de usar aquellas habilidades contra su propio padre, el

mismo hombre que le enseñó a ser un asesino. Porque de alguna manera, de

alguna extraña e inexplicable manera, todavía quiere que su padre lo ame.

Y lo entiendo.

Yo realmente, realmente lo hago.

176

—¿Qué pasó? —me dice Warner finalmente.

Estoy sentada en su cama, él está de pie junto a la puerta, mirando a la pared.

—¿A qué te refieres?

—Con Kent —dice—. Más temprano. ¿Qué te dijo?

—Oh. —Me sonrojo. Avergonzada—. Él me echó de su casa.

—Pero, ¿por qué?

—Estaba enojado —explico—. Porque te estaba defendiendo. Porque te había

invitado a volver.

—Oh.

Casi puedo oír nuestros corazones latiendo en el silencio entre nosotros.

—Tú me estabas defendiendo —dice Warner finalmente.

—Sí.

No dice nada.

No digo nada.

—Así que te dijo que te fueras—dice Warner—, porque tú me estabas defendiendo.

—Sí.

—¿Eso es todo?

Mi corazón se acelera. De repente estoy nerviosa.

—No.

—¿Habían otras cosas?

—Sí.

Warner parpadea a la pared. Inmóvil.

—En serio.

177

Asiento.

Él no dice nada.

—Estaba molesto —le susurro—, porque no estaba de acuerdo con que estabas loco.

Y él me acusaba. —Vacilo—. De estar enamorada de ti.

Warner exhala fuertemente. Pone una mano en el marco de la puerta.

Mi corazón está latiendo con tanta fuerza.

Los ojos de Warner están pegados a la pared.

—Y le dijiste que era un idiota.

Respiro.

—No.

Warner se vuelve, justo a mitad de camino. Veo su perfil, el inestable aumento y

descenso de su pecho. Él está mirando directamente a la puerta ahora, y está claro

que le está costando un gran esfuerzo hablar.

—Entonces le dijiste que estaba loco. Le dijiste que tenía que estar fuera de su

mente para decir algo como eso.

—No.

—No. —Hace eco.

Trato de no moverme.

Warner toma una dura respiración temblorosa.

—Entonces, ¿qué le dijiste?

Siete segundos mueren entre nosotros.

—Nada —susurro.

Warner se congela.

No respiro.

178

Nadie habla por lo que se siente como una eternidad.

—Por supuesto —dice Warner finalmente. Se ve pálido, tembloroso—. Has dicho

nada. Por supuesto.

—Aaron…—Me pongo de pie.

—Hay un montón de cosas que tengo que hacer antes de mañana—dice—.

Especialmente si tus amigos se unirán a nosotros en la base. —Sus manos tiemblan

en el segundo que le toma para llegar a la puerta—. Perdóname—dice—, pero tengo

que irme.

31

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Decido tomar un baño.

Nunca he tomado un baño antes.

Hurgo por todo el cuarto de baño mientras la bañera se llena de agua caliente, y

descubro pilas y pilas de jabones perfumados. Todos de diferentes tipos. Todos de

diferentes tamaños. Cada barra de jabón ha sido envuelta en un grueso trozo de

pergamino, y atada con una cuerda. Hay pequeñas etiquetas adheridas a cada

paquete para distinguir un olor de otro.

Tomo uno de los paquetes.

MADRESELVA.

179

Agarro el jabón y no puedo dejar de pensar en lo diferente que era tomar una

ducha en Punto Omega. No teníamos nada tan elegante como esto. Nuestros

jabones eran duros y olían raro y eran bastante ineficaces. Kenji solía traer algunos

a nuestras sesiones de entrenamiento y romper pedazos para tirármelos cuando yo

no estaba enfocada.

El recuerdo me hace sentir inexplicablemente emocional.

Mi corazón se hincha cuando recuerdo que mis amigos estarán aquí mañana. Esto

realmente va a suceder, creo. Seremos imparables, todos nosotros juntos. No

puedo esperar.

Miro más de cerca la etiqueta.

Toques altos de jazmín y matices de uva. Toques suaves de lila, madreselva, rosa, y

canela. Toques de azahar y de base en polvo completan la fragancia.

Suena increíble.

Robo uno de los jabones de Warner.

Estoy recién bañada y vestida con un conjunto de ropa limpia.

Sigo oliendo mi piel, gratamente sorprendida de cuán agradable es oler como una

flor. Nunca he olido a nada antes. Sigo pasando mis dedos por mis brazos,

preguntándome cuánta diferencia puede hacer un buen jabón. Nunca me he

sentido tan limpia en mi vida. No me di cuenta de que un jabón podría hacer

espuma así o reaccionar tan bien a mi cuerpo. El único jabón que he usado antes

siempre secaba mi piel y me dejaba una sensación incómoda durante unas horas.

Pero esto es raro. Maravilloso. Me siento suave, tersa y muy fresca.

También tengo absolutamente nada que hacer.

Me siento en la cama de Warner, tiro mis pies debajo de mí. Miro fijamente a la

puerta de su oficina.

Estoy muy tentada a ver si la puerta está cerrada con llave.

Mi conciencia, sin embargo, me lo prohíbe.

180

Me hundo en las almohadas con un suspiro. Estiro hacia arriba las mantas y me

acurruco debajo de ellas.

Cierro los ojos.

Mi mente es inundada de inmediato con imágenes de la cara enojada de Adam,

con sus puños temblorosos, sus palabras hirientes. Trato de empujar los recuerdos

lejos y no puedo.

Mis ojos se abren.

Me pregunto si alguna vez le veré a él y a James otra vez.

Tal vez esto es lo que Adam quería. Él puede volver a su vida con su hermano

pequeño ahora. No tiene que preocuparse acerca de compartir sus raciones con

otras ocho personas y va a ser capaz de sobrevivir mucho más tiempo de esta

manera.

Pero después ¿qué? no puedo evitar pensar.

Él estará solo. Sin comida. Sin amigos. Ningún ingreso.

Me rompe el corazón imaginármelo. Pensar en él luchando por encontrar una

manera de vivir, de mantener a su hermano. Porque a pesar de que Adam parece

odiarme ahora, no creo que yo pudiera corresponder esos sentimientos.

Ni siquiera sé si entiendo lo que ha pasado entre nosotros.

Parece imposible que Adam y yo pudiéramos fisurarnos y separarnos de manera

tan abrupta. Me preocupo profundamente por él. Él estaba allí para mí cuando no

había nadie más, él me dio esperanza cuando más lo necesitaba, él me amaba

cuando nadie más lo haría. Él no es alguien que quiero borrar de mi vida.

Lo quiero a mí alrededor. Quiero a mi amigo de vuelta.

Pero me estoy dando cuenta ahora que Kenji tenía razón.

Adam fue la primera y única persona que me había mostrado compasión. La

primera y, en el momento, única persona que fue capaz de tocarme. Estaba

atrapada en la imposibilidad de ello, así que me convencí de que el destino nos

había reunido. Su tatuaje era una instantánea perfecta de mis sueños.

181

Pensé que era sobre nosotros. Sobre mi fuga. Sobre nuestro vivieron felices para

siempre.

Y así fue.

Y no lo fue.

Quiero reírme de mi propia ceguera.

Nos vinculó, me doy cuenta. Ese tatuaje. Nos unió a Adam y a mí, pero no porque

estuviéramos destinados el uno para el otro. No porque él fuera mi vuelo a la

libertad. Sino debido a que tenemos una importante conexión entre los dos. Una

clase de esperanza que ninguno de nosotros fue capaz de ver.

Warner.

Un pájaro blanco con vetas de oro como una corona encima de su cabeza.

Un muchacho de tez blanca con el pelo de oro, el líder del Sector 45.

Siempre fue él. Todo este tiempo.

El enlace.

Warner, el hermano de Adam, mi captor y ahora compañero. Sin darse cuenta, nos

unió a Adam y a mí. Y estar con Adam me dio un nuevo tipo de fuerza. Todavía

estaba asustada y todavía muy rota y Adam se preocupó por mí, dándome una

razón para ponerme de pie por mí misma cuando yo era demasiado débil como

para darme cuenta de que siempre había sido una razón suficiente. Era el afecto y

el deseo desesperado de conexión física. Dos cosas de las que me habían privado, y

que era tan completamente desconocido para mí. No tenía nada con qué

comparar a estas nuevas experiencias.

Por supuesto que pensé que estaba enamorada.

Pero mientras yo no sé mucho, sé que si Adam realmente me amaba, no me habría

tratado como lo hizo hoy. No preferiría que estuviera muerta.

Sé esto, porque he visto pruebas de su opuesto.

Porque me estaba muriendo.

182

Y Warner podría haberme dejado morir. Estaba enojado y herido y tenía todos los

motivos para ser amargo. Acababa de arrancar su corazón, le había dejado creer

que algo vendría de nuestra relación. Dejé que confesara la profundidad de sus

sentimientos hacia mí, le dejé tocarme en maneras que incluso Adam no hizo. Yo

no le pedí que se detuviera.

Cada centímetro de mí estaba diciendo que sí.

Y entonces tomé todo de vuelta. Porque estaba asustada y confundida, y en

conflicto. Debido a Adam.

Warner me dijo que me amaba, en cambio le insulté y le mentí y le grité y le

empujé lejos. Y cuando tuvo la oportunidad de dar un paso atrás y mirarme morir,

no lo hizo.

Él encontró una manera de salvar mi vida.

Sin exigencias. Ni expectativas. Sabiendo muy bien que yo estaba enamorada de

otra persona, y que salvarme la vida significaba hacerme toda de nuevo sólo para

devolverme a otro chico.

Y ahora mismo, no puedo decir que sé lo que haría Adam si me estuviera muriendo

frente a él. No estoy segura de si él me salvaría la vida. Y esa sola incertidumbre me

hace estar segura de que algo no estaba bien entre nosotros. Algo no era real.

Tal vez los dos nos enamoramos de la ilusión de algo más.

183

32

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Mis ojos se abren.

Está negro como el carbón. Tranquilo. Me siento demasiado rápido.

Debo haberme quedado dormida. No tengo ni idea de qué hora es, pero una

rápida mirada alrededor de la habitación me dice que Warner no está aquí.

Me deslizo fuera de la cama. Sigo usando calcetines y estoy agradecida de repente;

tengo que envolver mis brazos alrededor de mí, temblando mientras el aire frío del

invierno se arrastra a través de la fina tela de mi camiseta. Mi cabello está todavía

un poco húmedo del baño.

La puerta de la oficina de Warner está entreabierta.

Hay una rendija de luz asomando por la abertura, y me pregunto si realmente se

olvidó de cerrarla, o si tal vez sólo acaba de entrar. Tal vez él no está ahí en

absoluto. Pero mi curiosidad supera a mi conciencia esta vez.

Quiero saber dónde trabaja y cómo luce su escritorio, quiero saber si es

desordenado u organizado o si tiene objetos personales. Me pregunto si tiene

alguna foto de él cuando era niño.

O de su madre.

Voy de puntillas hacia adelante, mariposas agitándose despiertas en mi estómago.

No debería estar nerviosa, me digo. No estoy haciendo nada ilegal. Solamente voy

184

a ver si él está allí, y si no está, me marcharé. Sólo voy a entrar por un segundo. No

voy a buscar entre ninguna de sus cosas.

No lo haré.

Dudo fuera de su puerta. Está tan tranquilo que estoy casi segura de que mi

corazón está latiendo lo suficientemente alto y fuerte para él escucharlo. No sé por

qué estoy tan asustada.

Llamo dos veces a la puerta mientras empujo para abrirla.

—Aaron, ¿estás…?

Algo se estrella contra el suelo.

Empujo la puerta y me precipito al interior, deteniéndome cuando cruzo el umbral.

Aturdida.

Su oficina es enorme.

Es del tamaño de todo su dormitorio y armario combinado. Más grande. Hay

mucho espacio aquí, espacio suficiente para albergar la enorme mesa de reuniones

y las seis sillas colocadas a ambos lados de ella. Hay un sofá y un par de mesitas

adornando la esquina, y una de las paredes se compone de nada más que

estanterías. Cargadas con libros. Llenas de libros. Libros viejos, libros nuevos y libros

con lomos cayéndose.

Todo aquí está hecho de madera oscura.

Madera tan marrón que se ve negro. Líneas limpias y rectas, cortes sencillos. Nada

es recargado o voluminoso. Ningún cuero. Ninguna silla de respaldo alto o

artesanía en madera excesivamente detallada. Mínimo.

Expedientes, papeles, carpetas y cuadernos están apilados en la mesa de

reuniones. El suelo está cubierto de una alfombra oriental de felpa gruesa, similar a

la de su armario. Y en el otro extremo de la habitación está su escritorio.

Warner me está mirando en estado de shock.

185

Él está usando nada más que sus pantalones y un par de calcetines, su camisa y

cinturón descartados. Él está de pie delante de su escritorio, aferrando algo entre

sus manos, algo que no puedo ver.

—¿Qué estás haciendo aquí? —dice.

—La puerta estaba abierta. —Qué respuesta estúpida.

Él me mira fijamente.

—¿Qué hora es? —le pregunto.

—Una y media de la mañana —dice de forma automática.

—Oh.

—Deberías volver a la cama. —No sé por qué se ve tan nervioso. ¿Por qué sus ojos

siguen lanzándose de mí hacia la puerta?

—Ya no estoy cansada,

—Oh. —Él está jugando con lo que me doy cuenta es un pequeño frasco en sus

manos. Lo coloca en el escritorio detrás de él sin darse la vuelta.

Ha estado tan apagado hoy, creo. Lo contrario a él mismo. Por lo general es tan

compuesto, tan seguro de sí mismo. Pero recientemente él ha estado tan inestable

alrededor de mí. La incoherencia es desconcertante.

—¿Qué estás haciendo? —le pregunto.

Hay cerca de diez pasos entre nosotros, y ninguno de los dos está haciendo ningún

esfuerzo por cerrar la brecha. Estamos hablando, como si no nos conociéramos,

como si fuéramos extraños que acaban de encontrarse en una situación

comprometedora. Lo cual es ridículo.

Empiezo a cruzar la habitación, a hacer mi camino hacia él.

Se congela.

Me detengo.

—¿Está todo bien?

186

—Sí —dice con demasiada rapidez.

—¿Qué es eso? —le pregunto, señalando el pequeño frasco de plástico.

—Deberías volver a dormir, amor. Probablemente estás más cansada de lo que

piensas… —Camino hasta él, alargo la mano y agarro el frasco antes de que él

pueda hacer mucho para detenerme—. Eso es una violación de la privacidad— dice

bruscamente, sonando más como él —. Devuélveme eso.

—¿Medicina? —le pregunto, sorprendida. Giro el pequeño frasco en mis manos,

leyendo la etiqueta. Levanto la vista hacia él. Finalmente entendiendo—. Esto es

para cicatrices.

Se pasa la mano por el pelo. Mira hacia la pared.

—Sí —dice—. Ahora por favor, devuélveme eso.

—¿Necesitas ayuda?—le pregunto.

Él se queda inmóvil.

—¿Qué?

—Esto es para tu espalda, ¿no es así?

Se pasa la mano por la boca, por la barbilla.

—No me dejarás salir de esto, incluso con una onza de respeto propio, ¿verdad?

—No sabía que te importaban tus cicatrices —le digo.

Doy un paso hacia adelante.

Él da un paso atrás.

—No lo hago.

—Entonces ¿por qué esto? —Levanto el frasco—. ¿De dónde has sacado esto?

—No es nada…es sólo… —Él niega con la cabeza—. Delalieu lo encontró para mí. Es

ridículo —dice—. Me siento ridículo.

187

—¿Porque no puedes llegar a tu propia espalda? —Él me mira fijamente a

continuación. Suspira—. Date la vuelta— le digo.

—No.

—Estás siendo raro por nada. Ya he visto las cicatrices.

—Eso no significa que necesitas volver a verlas. —No puedo evitar sonreír un poco—.

¿Qué? —exige—. ¿Qué es tan gracioso?

—Simplemente no pareces el tipo de persona que se sentiría cohibido por algo

como esto.

—No lo soy.

—Obviamente.

—Por favor —dice—, sólo regresa a la cama.

—Estoy bien despierta

—Ese no es mi problema.

—Date la vuelta —le digo de nuevo. Estrecha los ojos hacia mí—. ¿Por qué estás

siquiera usando estas cosas? —le pregunto por segunda vez—. No lo necesitas. No

lo uses si te hace sentir incómodo.

Está callado por un momento.

—¿No crees que lo necesito?

—Por supuesto que no. ¿Por qué…? ¿Sientes dolor? ¿Te duelen las cicatrices?

—A veces —dice en voz baja—.No tanto como lo hacían antes. En realidad ya no

puedo sentir casi nada en mi espalda.

Algo frío y cortante me golpea en el estómago.

—¿En serio? —Él asiente—. ¿Quieres decirme de dónde vienen? —susurro, incapaz

de mirarlo a los ojos.

188

Él está en silencio durante tanto tiempo que finalmente me veo obligada a mirar

hacia arriba.

Sus ojos están muertos, sin ninguna emoción, su rostro es neutral. Se aclara la

garganta.

—Eran mis regalos de cumpleaños —dice—. Cada año desde que tenía cinco años.

Hasta que cumplí dieciocho —dice—. Él no volvió en mi decimonoveno

cumpleaños. —Estoy congelada por el horror—. Correcto. —Warner ve sus manos—.

Así que…

—¿Él te cortó?—Mi voz es ronca.

—Azotó.

—Oh, Dios mío. —Ahogo un grito, tapándome la boca. Tengo que mirar hacia la

pared para reponerme. Parpadeo varias veces, luchando por tragar el dolor y la

rabia construyéndose dentro de mí—. Lo siento mucho. —Me atraganto—. Aaron. Lo

siento mucho.

—No quiero que sientas repulsión por mí —dice en voz baja.

Me doy la vuelta, aturdida. Ligeramente horrorizada.

—No hablas en serio. —Sus ojos dicen que sí lo hace—. ¿Nunca te has mirado en un

espejo?—le pregunto, enfadada.

—¿Perdón?

—Tú eres perfecto —le digo, tan abrumada que me olvido de mí misma—. Todo de

ti. Tu cuerpo entero. Proporcionalmente. Simétricamente. Eres absurda y

matemáticamente perfecto. Incluso no tiene sentido que una persona pueda verse

como tú —le digo, sacudiendo la cabeza—. Ni siquiera puedo creer que me dijeras

algo así…

—Juliette, por favor. No me hables de esa manera.

—¿Qué? ¿Por qué?

—Debido a que es cruel —dice, perdiendo la compostura—. Es cruel y es despiadado

y ni siquiera te das cuenta…

189

—Aaron…

—Me retracto —dice—. No quiero que me llames Aaron nunca más...

—Aaron —digo de nuevo, con más fuerza esta vez—. ¿Por favor… realmente no

puedes pensar que siento repulsión por ti? Realmente no puedes pensar que me

importaría… que yo fuera disuadida por tus cicatrices…

—No lo sé —dice.

Se está paseando por delante de su escritorio, con los ojos fijos en el suelo.

—Pensé que podías sentir los sentimientos —le digo—. Pensé que los míos serían tan

obvios para ti.

—No siempre puedo pensar con claridad —dice, frustrado, frotándose la cara, la

frente—. Especialmente cuando mis emociones están involucradas. No siempre

puedo ser objetivo, y a veces hago suposiciones—dice—, que no son ciertas… y yo

no… ya no confío en mi propio juicio. Porque yo he hecho eso —dice—, y es

contraproducente. Terriblemente.

Él mira hacia arriba, por fin. Me mira a los ojos.

—Tienes razón —le susurro. Él mira hacia otro lado—. Has cometido un montón de

errores —le digo—. Lo hiciste todo mal. —Se pasa la mano a lo largo de su cara—.

Pero no es demasiado tarde para arreglar las cosas, puedes hacer las cosas bien…

—Por favor…

—No es demasiado tarde…

—¡Deja de decirme eso! —explota—. Tú no me conoces. No sabes lo que he hecho o

lo que yo necesito hacer para hacer las cosas bien.

—¿No lo entiendes? No importa. Puedes elegir ser diferente ahora.

—¡Pensé que no ibas a tratar de cambiarme!

—No estoy tratando de cambiarte—digo, bajando la voz—. Sólo estoy tratando de

llegar a comprender que tu vida no ha terminado. No tienes que ser lo que has

sido. Puedes tomar decisiones diferentes ahora. Puedes ser feliz.

190

—Juliette. —Una palabra aguda. Sus ojos verdes tan intensos.

Me detengo.

Echo un vistazo a sus temblorosas manos, aprieta los puños.

—Vete —dice en voz baja—. No quiero que estés aquí ahora mismo.

—Entonces, ¿por qué me has traído de vuelta contigo?—le pregunto, enojada—. Si

no quieres ni verme.

—¿Por qué no lo entiendes?—Él me mira y sus ojos están tan llenos de dolor y

devastación que realmente me quita el aliento.

Me tiemblan las manos.

—¿Entender qué…?

—Te amo.

Él se rompe.

Su voz. Su espalda. Sus rodillas. Su rostro.

Él se rompe.

Él tiene que aferrarse a un lado de su escritorio. No puede mirarme a los ojos.

—Te amo —dice, sus palabras duras y suaves a la vez—. Te amo y no es suficiente.

Pensé que iba a ser suficiente y me equivoqué. Pensé que podía luchar por ti y me

equivoqué. No puedo. Ya ni siquiera puedo enfrentarte.

—Aaron…

—Dime que no es verdad —dice—. Dime que estoy equivocado. Dime que estoy

ciego. Dime que me quieres.

Mi corazón no deja de gritar cuando se rompe por la mitad.

No puedo mentirle.

—Yo no…yo no sé cómo entender lo que siento. —Trato de explicar.

191

—Por favor—susurra—. Por favor, sólo tienes que irte.

—Aaron, por favor entiende. Pensé que sabía lo que era el amor antes y me

equivoqué. No quiero cometer el mismo error otra vez.

—Por favor. —Está rogando ahora—. Por el amor de Dios, Juliette, he perdido mi

dignidad.

—Está bien. —Asiento—. Está bien. Lo siento. Está bien.

Retrocedo.

Me doy la vuelta.

Y no miro hacia atrás.

192

33

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

—Tengo que marcharme en siete minutos.

Warner y yo estamos completamente vestidos, hablándonos el uno al otro como

perfectos conocidos, como si anoche nunca hubiera sucedido. Delalieu nos trajo el

desayuno y comimos en silencio en habitaciones separadas. No habla de él o de mí

o de nosotros o de lo que podría haber sido o lo que podría ser.

No hay un nosotros.

Ahí está la falta de Adam, y no es pelear contra el restablecimiento. Eso es todo.

Ahora lo entiendo.

—Yo te llevaría conmigo —está diciendo—, pero creo que va a ser difícil disfrazarte

en este viaje. Si tú quieres, puedes esperar en las habitaciones de

entrenamiento…Voy a llevar al grupo de ellos directamente allí. Puedes saludarlos

tan pronto como lleguen. —Finalmente me mira—. ¿Eso está bien?

Asiento.

—Muy bien—dice—. Te voy a mostrar cómo llegar allí.

Él me lleva de vuelta a su oficina, hacia uno de los rincones más lejanos de la

camilla. Hay una salida aquí que yo no vi anoche. Warner alcanza un botón en la

pared. Las puertas se abren. Es un ascensor.

193

Caminamos y golpea el botón de la planta baja. Las puertas se cierran y

empezamos a movernos.

Miro hacia él.

—Nunca supe que tenías un ascensor en tu habitación.

—Necesitaba un acceso privado a mis instalaciones de entrenamiento.

—Sigues diciendo eso—le digo—. Instalaciones de entrenamiento. ¿Qué es una

instalación de entrenamiento?

El ascensor se detiene.

Las puertas se abren.

Él las sostiene abiertas para mí.

—Esto.

Nunca he visto tantas máquinas en mi vida.

Máquinas de correr y aparatos de las piernas y las máquinas que trabajan los

brazos, los hombros, los abdominales. Hay máquinas incluso que se parecen a las

bicicletas. No sé cómo se llaman ninguna de estas. Sé que una de estas cosas es

una prensa de banco. También sé como lucen las pesas, y hay bastidores y

bastidores, en todos los tamaños. Pesas, pienso. Pesas libres. También en algunos

lugares hay barras colgando del techo, pero no puedo imaginar para lo que son.

Hay un montón de cosas en torno a esta habitación, en realidad, que se ven

totalmente ajenas a mí y cada pared se utiliza para algo diferente.

Una de las paredes parece estar hecha de piedra. O roca. Hay pequeñas ranuras en

las mismas que son acentuadas, por lo que parecen piezas de plástico de diferentes

colores. Otro muro está cubierto de armas. Cientos de armas que descansan en los

soportes que los mantienen en su lugar. Son prístinas. Relucientes como si

acabaran de ser limpiadas. Hay una puerta en esa misma pared, me pregunto a

dónde va. La tercera pared está cubierta con el mismo material negro, similar a una

esponja que cubre las plantas. Parece que puede que sea suave y elástica. Y el

muro final es por el que acabamos de entrar. Alberga el ascensor, y otra puerta, y

nada más.

194

Las dimensiones son enormes. Este espacio es por lo menos dos o tres veces el

tamaño de la habitación de Warner, su armario, y su oficina en su conjunto. No

parece posible que todo esto sea para una persona.

—Esto es increíble —le digo, volviéndome hacia él—. ¿Utilizas todo esto?

Él asiente.

—Normalmente estoy aquí por lo menos dos o tres veces al día —dice—. Me bajé de

la pista cuando me lesioné—dice—, pero en general, sí. —Da un paso hacia delante,

toca la pared negra esponjosa—. Esta ha sido mi vida durante tanto tiempo como lo

he sabido. Formación y entrenamiento —dice—. He estado entrenándome por

siempre. Y aquí también es donde vamos a empezar contigo.

—¿Yo?

Él asiente.

—Pero yo no necesito entrenar—le digo—. No de esta manera.

Él trata de mirarme a los ojos y no puede.

—Me tengo que ir —dice—. Si te aburres aquí, toma el ascensor hacia arriba. Este

ascensor sólo puede acceder a dos niveles, por lo que no te puedes perder. —

Abrocha su chaqueta—.Volveré tan pronto como pueda.

—Está bien.

Espero que él se vaya, pero no lo hace.

—Seguirás estando aquí—dice finalmente—, cuando vuelva.

No es exactamente una pregunta.

Asiento con la cabeza de todos modos.

—No parece posible —dice, en voz tan baja—, que no trates de huir.

Yo no digo nada.

Exhala un suspiro con fuerza. Gira sobre un talón. Y sale.

195

196

34

Traducido por Jess16

Corregido por Liset_11

Estoy sentada en uno de los bancos, jugando con pesas de cinco libras, cuando

escucho su voz.

—Mierda —está diciendo—. Este lugar es de fiar.

Me levanto de un salto, casi dejando caer la pesa sobre el pie. Kenji, Winston,

Castillo, Brendan, Ian, Alia y Lily están cruzando la puerta adicional en la pared de

las pistolas.

El rostro de Kenji se ilumina cuando me ve.

Corro hacia delante y él me atrapa en sus brazos, me abraza fuerte antes de

separarse.

—Bueno, que me condenen—dice Kenji—. Él no te mató. Esa es una muy buena

señal.

Lo empujo ligeramente. Reprimo una sonrisa.

Me apresuro a saludar a todos. Prácticamente salto, estoy tan excitada por tenerlos

aquí. Pero todos están mirando a su alrededor en estado de shock. Como si

realmente hubieran pensado que Warner los estaba guiando a una trampa.

—Hay un vestuario por aquí —les dice Warner. Él apunta hacia la puerta de al lado

del ascensor—. Hay un montón de duchas y puestos de baño y cualquier otra cosa

que puedan necesitar para no oler como un animal. Toallas, jabón, máquinas de

lavandería. Todo por aquí.

197

Estoy tan concentrada en Warner que casi no noto a Delalieu de pie en la esquina.

Sofoco un jadeo.

Él está de pie en silencio, con las manos cruzadas en la espalda, mirando de cerca

cómo todo el mundo escucha a Warner hablar. Y no por primera vez, me pregunto

quién es él realmente. Por qué Warner parece confiar tanto en él.

—Sus comidas serán entregadas a ustedes tres veces al día—dice Warner—. Si no

comen, o si se olvidan de una comida y se encuentran con hambre, no duden en

arrojar sus lágrimas en la ducha. Y luego aprender a establecer un horario. No

acerquen sus quejas a mí.

—Ya tienen sus propias armas—continúa—, pero como se puede ver, esta sala está

totalmente equipada y…

—Dulce—dice Ian. Se ve un poco demasiado excitado mientras se dirige hacia una

serie de rifles.

—Si tocas cualquiera de mis armas, voy a romperte las dos manos—le dice Warner.

Ian se congela en su lugar.

—Este muro está fuera de tus límites. De todos ustedes —dice, mirando alrededor de

la habitación—. Todo lo demás está disponible para su uso. No dañen ninguno de

mis equipos. Dejen las cosas como las han encontrado. Y si no se duchan en un

período regular, no vengan ni a tres metros de mí.

Kenji resopla.

—Tengo otro trabajo que atender—dice Warner—. Regresaré a las 19.00 horas,

momento en el cual podemos convocarnos de nuevo y comenzar nuestras

discusiones. Mientras tanto, aprovechen la oportunidad para situarse. Pueden usar

las esteras supletorias en la esquina para dormir. Espero por su bien que trajeran

sus propias mantas.

La bolsa de Alia se sale de sus manos y golpea el suelo. Todo el mundo se gira en

su dirección. Ella se vuelve escarlata.

—¿Hay alguna cuestión? —pregunta Warner.

198

—Sí—dice Kenji—. ¿Dónde está la medicina?

Warner asiente hacia Delalieu, que todavía está de pie en la esquina.

—Denle a mi teniente una relación detallada de las lesiones y enfermedades. Les

procurará los tratamientos necesarios.

Kenji asiente, y en serio. Él se ve realmente agradecido.

—Gracias —dice.

Warner sostiene la mirada de Kenji por sólo un momento.

—No hay de qué.

Kenji levanta las cejas.

Incluso a mí me sorprende.

Warner me mira entonces. Me mira por sólo una fracción de segundo antes de

mirar lejos. Y luego, sin decir palabra, alcanza el botón del ascensor.

Da un paso en el interior.

Miro las puertas que se cierran detrás de él.

199

35

Traducido por MaryJane♥

Corregido por lavi

Kenji me está mirando, preocupado.

—¿Qué demonios fue eso?

Winston e Ian están mirándome también, sin hacer ningún esfuerzo por ocultar su

confusión. Lily está desempacando sus cosas. Castillo me está mirando de cerca.

Brendan y Alia están enfrascados en una conversación.

—¿Qué quieres decir? —pregunto. Estoy tratando de ser indiferente, pero creo que

mis orejas han enrojecido.

Kenji lleva una mano detrás de su cuello. Se encoge de hombros.

—¿Se pelearon o algo así?

—No —digo demasiado rápido.

—Uh-huh. —Kenji ladea la cabeza hacia mí.

—¿Cómo está Adam? —pregunto, con la esperanza de cambiar de tema.

Kenji suelta un largo suspiro, mira hacia otro lado; se frota los ojos justo antes de

dejar caer su mochila en el suelo. Se inclina contra la pared.

—No voy a mentirte, J —dice, bajando la voz—. Esta mierda con Kent me está

estresando. Su drama está desordenado las cosas. Él no nos hizo fácil el irnos.

—¿Qué? Pero dijo que ya no quería luchar…

200

—Sí, bueno. —Kenji asiente—. Al parecer, eso no significa que quiera perder a todos

sus amigos a la vez.

Niego con la cabeza.

—Él no está siendo justo.

—Lo sé —dice Kenji. Suspira de nuevo—. De todos modos, es bueno verte, princesa,

pero estoy cansado como el infierno. Y hambriento. Gruñón. Ya sabes. —Él hace un

movimiento casual con su mano. Se desploma en el suelo.

No me está diciendo algo.

—¿Qué pasa? —Me siento frente a él y bajo la voz.

Él mira hacia arriba, se encuentra con mis ojos.

—Extraño a James, ¿de acuerdo? Extraño a ese chico. —Kenji suena tan cansado.

De hecho, puedo ver el cansancio en sus ojos—. No quería dejarlo atrás.

Mi corazón se hunde rápidamente.

Por supuesto.

James.

—Lo siento mucho. Me gustaría que hubiese una manera en que pudiéramos

haberlo traído con nosotros.

Kenji quita una pieza imaginaria de pelusa de su camisa.

—Probablemente sea más seguro para él dónde está —dice, pero es obvio que no

cree una palabra de eso—. Sólo deseo que Kent deje de ser tan idiota. —Me

estremezco—. Todo esto podría ser increíble si él dejara sus prejuicios —dice Kenji—.

Pero no, tiene que ser todo raro y loco y dramático. —Suelta un suspiro—. Es tan

malditamente emocional —dice Kenji repentinamente—. Todo es un problema para

él. Simplemente no puede olvidarlo. No puede ser genial y seguir adelante con su

vida. Yo sólo... No sé. Lo que sea. Sólo deseo que James estuviera aquí. Lo echo de

menos.

—Lo siento —digo de nuevo.

201

Kenji hace una cara extraña. Gesticula hacia la nada.

—Está bien. Voy a estar bien.

Levanto la mirada y parece que todo el mundo se ha dispersado.

Castillo, Ian, Alia, y Lily se dirigen a los vestuarios, mientras Winston y Brendan

vagan por la instalación. Están tocando la pared de roca en este momento,

teniendo una conversación que no puedo oír.

Me acerco a Kenji. Apoyo la cabeza en mis manos.

—Entonces —dice—. No te veo por veinticuatro horas, y tú y Warner van de vamos-

a-abrazarnos-en-una-súper-dramática-manera a déjame-ignorarte-fríamente, ¿eh? —

Kenji traza formas en los tapetes debajo de nosotros—. Debe haber una historia

interesante allí.

—Lo dudo.

—¿En serio no vas a contarme lo que pasó? —Él levanta la mirada, ofendido—. Yo te

cuento todo.

—Por supuesto que no.

—No seas fría.

—¿Qué está pasando en realidad, Kenji? —Estudio su rostro, su débil intento de

humor—. Pareces diferente hoy. Cansado.

—Nada —murmura—. Te lo dije. Simplemente no quiero dejar a James.

—Pero eso no es todo, ¿no? —No dice nada. Miro mi regazo—. Me puedes decir

cualquier cosa, ya sabes. Siempre has estado ahí para mí y siempre estaré aquí si

necesitas hablar, también.

Kenji rueda los ojos.

—¿Por qué tienes que hacerme sentir culpable por no querer participar en el

momento de comparte-tus-sentimientos?

—Yo n...

202

—Sólo… estoy de un humor de mierda, ¿bien? —Mira a un lado—. Me siento raro.

Como si simplemente quisiera estar enojado hoy. Como si quisiera golpear gente

en la cara sin ninguna razón.

Estiro mis rodillas hasta mi pecho. Apoyo la barbilla en mis rodillas. Asiento.

—Has tenido un día duro.

Gruñe. Asiente y mira a la pared. Aprieta el puño en la colchoneta.

—Algunas veces me canso mucho, ¿sabes? —Mira su puño, a las formas que hace al

presionar sus nudillos en el material blando y esponjoso—. Como si simplemente

me hartara de todo. —Su voz es de repente tan baja, que es casi como si no me

hablara en absoluto. Puedo ver el movimiento de su garganta, las emociones

atrapadas en su pecho—. Sigo perdiendo gente —dice—. Es como si cada día pierdo

gente. Cada maldito día. Estoy tan cansado de eso. Estoy tan enfermo y cansado de

eso.

—Kenji… —Trato de decir.

—Te extrañé, J. —Todavía estudia los tapetes—. Desearía que hubieras estado allí la

noche anterior.

—Yo también te extrañé.

—No tengo a nadie con quien hablar.

—Pensé que no te gustaba hablar de sus sentimientos —bromeo con él, tratando de

aligerar el ambiente.

No lo hace.

—Simplemente se pone muy pesado a veces.—Mira hacia otro lado—. Demasiado

pesado. Incluso para mí. Y hay días en que no quiero reír —dice—. No quiero ser

gracioso. No quiero que me importe nada. Hay días en que sólo quiero sentarme y

llorar. Durante todo el día. —Sus manos dejan de moverse en contra de los

tapetes—. ¿Eso es una locura? —pregunta en voz baja, todavía sin mirarme a los

ojos.

Parpadeo con fuerza contra el escozor en mis ojos.

203

—No —digo—. No, no es una locura en absoluto.

Se queda mirando al suelo.

—Pasar el rato contigo me ha vuelto extraño, J. Lo único que hago estos días es

sentarme a pensar en mis sentimientos. Gracias por eso.

Me arrastro hacia adelante y lo abrazo a medias y responde de inmediato,

envolviéndome contra él. Mi cara está apretada contra su pecho y puedo escuchar

los latidos de su corazón con tanta fuerza. Aún está tan herido, y sigo olvidando

eso. Necesito no olvidar eso.

Me aferro a él, deseando poder aliviar su dolor. Deseando poder llevarme sus

cargas y hacerlas mías.

—Es extraño, ¿no? —dice.

—¿Qué?

—Si estuviéramos desnudos en este momento, yo estaría muerto.

—Cállate —digo, riendo contra su pecho. Los dos usamos mangas largas,

pantalones largos. Mientras mi cara y manos no toquen su piel, es perfectamente

seguro.

—Bueno, es cierto.

—¿En qué universo alternativo iba yo a estar desnuda contigo?

—Sólo estoy diciendo —dice—. Las cosas pasan. Nunca se sabe.

—Creo que necesitas una novia.

—Nooo —dice—. Sólo necesito un abrazo. De mi amiga.

Me inclino hacia atrás para mirarlo. Trato de leer sus ojos.

—Eres mi mejor amigo, Kenji. Ya lo sabes, ¿verdad?

—Sí, chica. —Me sonríe—. Lo sé. Y no puedo creer que me quedara atrapado con tu

trasero flaco.

204

Me libero de sus brazos. Entrecierro los ojos hacia él.

Él se ríe.

—Entonces, ¿cómo es el nuevo novio?

Mi sonrisa desaparece

—Él no es mi novio.

—¿Estás segura de eso? Porque estoy bastante seguro de que Romeo no nos habría

dejado venir a vivir con él si no estuviera un poco locamente enamorado de ti.

Miro mis manos.

—Tal vez un día Warner y yo aprenderemos a ser amigos.

—¿En serio? —Kenji se ve sorprendido—. ¿Pensé que te gustaba mucho?

Me encojo de hombros.

—Me siento... atraída por él.

—¿Pero?

—Pero Warner aún tiene un largo camino por recorrer, ¿sabes?

—Bueno, sí —dice Kenji. Exhala. Se inclina hacia atrás—. Sí. Sí, lo sé.

No decimos nada por un rato.

—Esta mierda todavía es malditamente extraña, sin embargo —dice Kenji de

repente.

—¿Qué quieres decir? —Miro hacia arriba—. ¿Qué parte?

—Warner —dice Kenji—. Warner es tan malditamente extraño para mí en este

momento. —Kenji me mira. Realmente me mira—. Sabes, en todo mi tiempo en la

base, nunca lo vi, tener, como, una sola conversación casual con un soldado antes.

Nunca. Él era frio, J. Hielo. Frío —dice de nuevo—. Nunca sonreía. Nunca reía.

Nunca mostraba ninguna emoción. Y nunca, nunca hablaba a menos que

estuviera dando órdenes. Él era como una máquina —dice Kenji—. ¿Y esto? —Señala

205

el ascensor—. ¿Este hombre que acaba de salir de aquí? ¿El tipo que se presentó en

la casa ayer? No sé quién diablos es ese. Ni siquiera puedo reconocerlo en estos

momentos. Mierda, es irreal.

—No sabía eso —le digo, sorprendida—. No tenía ni idea de que fuera así.

—¿No era así contigo? —pregunta Kenji—. ¿La primera vez que llegaste aquí?

—No —digo—. Siempre fue bastante… animado conmigo. No, como, muy animado—

aclaro—, pero, quiero decir... No sé. Hablaba mucho. —Estoy en silencio mientras los

recuerdos resurgen—. Siempre hablaba, en realidad. Eso es todo lo que él hacía. Y

me sonreía todo el tiempo. —Hago una pausa—. Pensé que lo estaba haciendo a

propósito. Para burlarse de mí. O tratar de asustarme.

Kenji se inclina hacia atrás sobre sus manos.

—Bueno, no.

—Huh —digo, mis ojos se centran en un punto en la distancia.

Kenji suspira.

—¿Es él... como... agradable contigo, por lo menos.

Bajo la mirada. Miro fijamente mis pies.

—Sí —susurro—. Es muy agradable conmigo.

—¿Pero no son nada?

Hago una mueca.

—Está bien —dice Kenji rápidamente, levantando ambas manos—. Muy bien. Tenía

curiosidad. Esta es una zona de libre juicio, J.

Resoplo.

—Sí, no lo es.

Kenji se relaja un poco.

—Sabes, Adam realmente piensa que tú y Warner están, como, juntos ahora.

206

Pongo los ojos en blanco.

—Adam es estúpido.

Kenji chasquea la lengua.

—Princesa. Tenemos que hablar de tu lenguaje…

—Adam tiene que decirle a Warner que son hermanos.

Kenji levanta la vista, alarmado.

—Baja la voz —susurra—. No puedes ir por ahí diciendo eso. Ya sabes cómo Kent se

siente al respecto.

—Creo que es injusto. Warner tiene derecho a saber.

—¿Por qué? —dice Kenji—. ¿Crees que él y Kent se van a convertir en mejores

amigos de repente?

Lo miro entonces, mis ojos firmes, serios.

—James es su hermano, también, Kenji.

El cuerpo de Kenji se tensa, con la cara en blanco. Sus ojos se abren, sólo un poco.

Inclino mi cabeza. Levanto una ceja.

—Ni siquiera... wow —dice. Presiona un puño en su frente—. Ni siquiera pensé en

eso.

—No es justo para ninguno de ellos —digo—. Y realmente creo que a Warner le

encantaría saber que tiene hermanos en este mundo. Al menos James y Adam se

tienen entre sí —digo—. Pero Warner siempre ha estado solo.

Kenji sacude la cabeza. Incredulidad grabada en sus facciones.

—Esto se pone cada vez más y más retorcido —dice—. Es como si pensaras que

posiblemente no podría ser más complicado, y luego, bam.

—Él merece saber, Kenji —digo de nuevo—. Sabes, al menos Warner merece saber.

Está en su derecho. Es su sangre, también.

207

Kenji levanta la mirada. Suspira.

—Maldita sea.

—Si Adam no le dice —digo—, yo lo haré.

—No lo harías. —Lo miro. Seriamente—. Eso está mal, J. —Kenji se ve sorprendido—.

No puedes hacer eso.

—¿Por qué sigues llamándome J? —pregunto—. ¿Cuándo incluso pasó? Ya me has

dado, como, cincuenta apodos diferentes.

Se encoge de hombros.

—Debes sentirte halagada.

—¿En serio? —digo—. Los apodos son halagadores, ¿eh?

Él asiente con la cabeza.

—Entonces, ¿qué tal si te llamo Kenny?

Kenji se cruza de brazos. Me mira fijamente.

—Eso no es siquiera un poco gracioso.

Sonrío.

—Lo es, un poco.

—¿Qué tal si llamo a tu nuevo novio Rey Palo-en-el-trasero?

—Él no es mi novio, Kenny.

Kenji me lanza una mirada de advertencia. Apunta a mi cara.

—No me divierte, princesa.

—Oye, ¿no necesitas una ducha? —pregunto.

—Así que ahora me estás diciendo que apesto.

Pongo los ojos en blanco.

208

Se levanta. Huele su camisa.

—Maldita sea, apesto, ¿no?

—Ve —le digo—. Ve y apúrate en regresar. Tengo la sensación de que esta va a ser

una larga noche.

209

36

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Liset_11

Todos estamos sentados en los bancos, alrededor de la sala de entrenamiento.

Warner está sentado junto a mí y yo estoy haciendo todo lo posible para

asegurarme de que nuestros hombros no se toquen accidentalmente.

—Muy bien, entonces, primero es lo primero, ¿no? —dice Winston, mirando a su

alrededor—. Tenemos que traer a Sonya y Sara de vuelta. La cuestión es cómo. —

Una pausa—. Nosotros no tenemos ni idea de cómo llegar al supremo.

Todos miran a Warner.

Warner mira su reloj.

—¿Y bien? —dice Kenji.

—Y bien, ¿qué? —dice Warner, aburrido.

—Bueno, ¿no vas a ayudarnos? —Arremete Ian—. Este es tu territorio.

Warner me mira por primera vez en toda la tarde.

—¿Estás absolutamente segura de que confías en esta gente? —me pregunta—.

¿Todos ellos?

—Sí —digo en voz baja—. De verdad lo hago.

—Muy bien. —Warner toma un profundo aliento antes de dirigirse al grupo—. Mi

padre —dice con calma—, está en un barco. En medio del océano.

210

—¿Él está en un barco? —pregunta Kenji sobresaltado—. ¿La capital es un barco?

—No exactamente. —Vacila Warner—. Pero el punto es que tenemos que atraerlo

aquí. Ir a él no va a funcionar. Nosotros crearemos un problema lo suficientemente

grande para que se vea obligado a venir por nosotros. —Él me mira entonces—.

Juliette dice que ya tiene un plan.

Asiento con la cabeza. Tomo una respiración profunda. Estudio los rostros frente a

mí.

—Creo que hay que tomar el Sector 45.

Aturdido silencio.

—Creo que, en conjunto —les digo—, vamos a ser capaces de convencer a los

soldados de luchar a nuestro lado. Al final del día, nadie se está beneficiando del

Restablecimiento a excepción de las personas a cargo. Los soldados están cansados

y hambrientos y probablemente sólo tomaron este trabajo porque no había otras

opciones. —Hago una pausa—. Podemos reunir a los civiles y a los soldados. Todo el

mundo en el sector. Conseguir que se unan a nosotros. Y sepan lo que yo, es

decir… ellos ya me han visto… saben lo que puedo hacer. ¿Pero a todos nosotros

juntos? —Niego con la cabeza—. Eso sería increíble. Podríamos mostrarles que

somos diferentes. Más fuertes. Podemos darles esperanza, una razón para luchar. Y

entonces —digo—, una vez que tengamos su apoyo, las noticias se extenderán, y

Anderson se verá obligado a volver aquí. Tendrá que intentarlo y derrumbarnos. Él

no tiene otra opción. Y una vez que esté de vuelta, lo llevamos a cabo. Lo

combatimos a él y a su ejército y ganaremos. Y luego nos apoderamos del país.

—Dios mío.

Castillo es el primero en hablar.

—Señorita Ferrars —dice—, nos has dado esta gran idea para pensar.

Asiento con la cabeza.

Kenji me está mirando como si no estuviera seguro de si debía reír o aplaudir.

—¿Qué piensan? —les pregunto, mirando alrededor.

211

—¿Qué pasa si no funciona? —dice Lily—. ¿Qué pasa si los soldados tienen

demasiado miedo a cambiar su lealtad? ¿Qué si te matan en su lugar?

—Esa es una posibilidad definida —digo—. Pero pensarán que somos lo

suficientemente fuertes… si los nueve de nosotros permanecemos unidos, con

todas nuestras fortalezas combinadas… creo que van a creer que podemos hacer

algo bastante increíble.

—Sí, pero ¿cómo van a saber cuáles son nuestros puntos fuertes? —pregunta

Brendan—. ¿Y si no nos creen?

—Podemos mostrarles.

—¿Y si nos disparan? —apoya Ian.

—Puedo hacerlo sola, si están preocupados por eso. No me importaría. Kenji me

estaba enseñando a proyectar mi energía antes de la guerra, y creo que si puedo

aprender a dominar eso, podría hacer algunas bonitas cosas aterradoras. Cosas

que pueden impresionarlos lo suficiente para que se unan a nosotros.

—¿Puedes proyectar? —pregunta Winston, con los ojos muy abiertos—. ¿Quieres

decir que puedes, como, matar a todos con esa cosa que te absorbe la vida?

—Um, no —digo—. Quiero decir, bueno, sí, supongo que podría hacer eso, también,

pero no estoy hablando de eso. Quiero decir que puedo proyectar mi fuerza. No es

la… cosa succiona vida...

—Espera, ¿qué fuerza? —pregunta Brendan, confundido—. ¿Pensé que tu piel es

letal?

Estoy a punto de responder cuando recuerdo que Brendan y Winston e Ian fueron

tomadas como rehenes antes de que yo empezara a entrenar en serio. No sé qué

pueden saber ellos de mi progreso en absoluto.

Así que empiezo por el principio.

—Mi… poder —digo—, tiene que ver con algo más que mi piel. —Miro a Kenji.

Haciéndole una seña—. Habíamos estado trabajando juntos por un tiempo,

tratando de averiguar qué era, exactamente, lo que era capaz de hacer, y Kenji se

dio cuenta de que mi verdadera energía viene de las profundidades de mí, no de la

212

superficie. Está en mis huesos, mi sangre, y mi piel —trato de explicar—. Mi poder

real es un tipo loco de súper fuerza. Mi piel es sólo un elemento de eso —les digo—.

Es como la mayor forma de mi energía, y la forma más loca de protección, es como

si mi cuerpo se hubiera puesto un escudo. Un metafórico alambre de púas. Que

detiene a los intrusos. —Casi me río, preguntándome cuándo se hizo tan fácil para

mí hablar de estas cosas. Sentirme cómoda con ello—. Pero también soy lo

suficientemente fuerte como para romper todo—les digo—, y sin siquiera

lesionarme. Concreto. Ladrillos. Vidrio…

—La tierra —añade Kenji.

—Sí —le digo, sonriéndole—. Incluso la tierra.

—Ella creó un terremoto —dice Alia con entusiasmo, y estoy realmente sorprendida

de escuchar su voz—. Durante la primera batalla —dijo a Brendan, Winston e Ian—.

Cuando estábamos tratando de salvarlos, chicos. Golpeó el suelo y lo abrió. Así es

como fuimos capaces de escapar.

Los chicos están mirándome sorprendidos.

—Por lo tanto, lo que estoy tratando de decir —les digo a ellos—, es que si puedo

proyectar mi fuerza y realmente puedo aprender a controlarlo. No lo sé. —Me

encojo de hombros—. Podría mover montañas, probablemente.

—Eso es un poco ambicioso. —Kenji sonríe, como un orgulloso padre.

—Ambicioso, pero probablemente no imposible. —Le sonrío de regreso.

—Wow —dice Lily—. Así que podrías simplemente… ¿destruir cosas? ¿Como

cualquier cosa?

Asiento con la cabeza. Miro a Warner.

—¿Te importaría?

—No, en absoluto —dice. Sus ojos cuidadosamente inescrutables.

Me pongo de pie y camino hacia las pilas de pesas, a la vez que me preparo

mentalmente para aprovechar mi energía. Esta sigue siendo la parte más difícil

para mí: aprender a moderar mi fuerza con delicadeza.

213

Tomo una pesa de veinticinco kilos y la llevo hacia el grupo.

Por un momento me pregunto si esto debe sentirse pesado para mí, sobre todo

teniendo en cuenta que pesa aproximadamente la mitad que yo, pero no puedo

sentirlo.

Me vuelvo a sentar en el banquillo. Descanso la pesa en el suelo.

—¿Qué vas a hacer con eso? —Ian pregunta, los ojos muy abiertos.

—¿Qué quieres que haga? —le pregunto.

—¿Me estás diciendo que puedes simplemente, como, romperlo o lo que sea? —

dice Winston.

Asiento.

—Hazlo —dice Kenji. Está prácticamente saltando en su asiento—. Hazlo, hazlo.

Así que lo hago.

La recojo, y, literalmente, aplasto la pesa entre mis manos. Se convierte en un lío

mutilado de metal. Un bulto de veinticinco kilos. Lo rompo por la mitad y dejo caer

los dos pedazos al suelo.

Los bancos tiemblan.

—Lo siento —le digo rápidamente, mirando alrededor—. No quise tirarlo así…

—Maldita sea —dice Ian—. Eso es tan genial.

—Hazlo de nuevo —dice Winston, con los ojos brillantes.

—Realmente preferiría que ella no destruyera toda mi propiedad —interrumpe

Warner.

—Oye, entonces… espera —dice Winston, dándose cuenta de algo mientras mira

fijamente a Warner—. Tu puedes hacer eso, también, ¿verdad? ¿Puedes

simplemente tomar su poder y utilizarlo como ella, también?

—Puedo tomar todos sus poderes —lo corrige Warner—. Y hacer lo que quiera con

ellos.

214

El terror en la habitación es muy algo muy palpable.

Le frunzo el ceño a Warner.

—Por favor, no los asustes.

Él no dice nada. Mira hacia la nada.

—Así que ustedes dos —Ian intenta encontrar su voz—, quiero decir, juntos… ustedes

podrían básicamente…

—¿Dominar el mundo? —Warner ahora está mirando la pared.

—Iba a decir que patear unos serios traseros, pero sí, eso también, supongo —Ian

sacude su cabeza.

—¿Estás segura que confías en este tipo? —Me pregunta Lily, señalando con el

pulgar a Warner y mirándome como si, en serio, estuviera preocupada—. ¿Y si él

sólo te está usando por tu poder?

—Confío en él con mi vida —le digo en voz baja—. Ya lo he hecho y lo haría de

nuevo.

Warner me mira y aleja la mirada, y por un breve segundo noto el cargo de

emoción en sus ojos.

—Por lo tanto, vamos a ver si lo entiendo —dice Winston—. ¿Nuestro plan es

básicamente seducir a los soldados y civiles del Sector 45 para que peleen con

nosotros?

Kenji se cruza de brazos.

—Sí, suena como que vamos a ir a por todas partes como un pavo real y con la

esperanza de que nos encuentren lo suficientemente atractivos como para

aparearse con nosotros.

—Asqueroso. —Brendan frunce el ceño.

—A pesar de lo extraño que Kenji lo hizo sonar —digo, lanzando una mirada severa

en su dirección—, la respuesta es sí, básicamente. Podemos ofrecerles un grupo

215

para apoyarlos. Nos hacemos cargo del ejército, y luego de las personas. Y

entonces los guiamos en batalla. Realmente, realmente pelearemos.

—¿Y si ganas? —pregunta Castillo. Él ha estado tan callado en todo este tiempo—.

¿Qué vas a hacer entonces?

—¿Qué quieres decir? —pregunto.

—Digamos que tienes éxito —dice—. Derrotas al supremo. Lo matas a él y sus

hombres. ¿Luego qué? ¿Quién tomará el cargo del supremo comandante?

—Yo lo haré.

La sala queda boquiabierta. Siento a Warner tensarse a mi lado.

—Maldita sea, princesa —dice Kenji en voz baja.

—¿Y luego? —pregunta Castillo, ignorándolos a todos menos a mí—. ¿Después de

eso? —sus ojos están preocupados. Asustados mayormente—. ¿Vas a matar a quien

sea que se interponga en tu camino? ¿Todos los otros líderes de los sectores, todos

en la nación? Son más de 554 guerras.

—Algunos se rendirán —le digo.

—¿Y los otros? —pregunta—. ¿Cómo puedes dirigir una nación en la dirección

correcta cuando has masacrado a todos quienes se te opongan? ¿Cómo vas a ser

diferente de quien has derrotado?

—Confío en mí misma —le digo—, de ser lo suficientemente fuerte como para hacer

lo correcto. Nuestro mundo se está muriendo en estos momentos. Dijiste que

tenemos los medios para reclamar nuestra tierra… para volver a poner las cosas de

nuevo en la forma en que estaban. Una vez que el poder esté en el lugar correcto…

con nosotros…puedes reconstruir lo que comenzaste en Punto Omega. Tendrás

toda la libertad de implementar esos cambios a nuestra tierra, agua, animales, y la

atmosfera, y salvar millones de vidas en el proceso… dándoles a las nuevas

generaciones un diferente futuro. Tenemos que intentarlo —le digo—. No solo

sentarnos y ver cómo mueren las personas cuando tenemos el poder de hacer la

diferencia.

La sala se queda en silencio. Quieta.

216

—Al infierno —dice Winston—. Te sigo en batalla.

—Yo también —dice Alia.

—Y yo. —Brendan.

—Sabes que estoy contigo —dice Kenji.

—Yo también —Lily e Ian dicen al mismo tiempo.

Castillo toma una respiración profunda.

—Tal vez —dice. Se recuesta en su silla, une sus manos—. Tal vez serás capaz de

hacer bien lo que yo hice mal. —Niega con la cabeza—. Soy veintisiete años mayor y

nunca he tenido tu confianza, pero yo entiendo tu corazón. Y confío en lo que

dices que crees es verdad. —Una pausa. Una mirada cuidadosa—. Te apoyaremos.

Pero sabes que estás tomando una gran y aterradora responsabilidad. Una que

puede ser contraproducente de forma irreversible.

—Entiendo eso —le digo en voz baja.

—Muy bien, entonces, señorita Ferrars. Buena suerte y vaya con Dios. Nuestro

mundo está en sus manos.

217

37

Traducido por val_277

Corregido por Fer_rdn

—No me dijiste lo que pensabas de mi plan.

Warner y yo acabamos de entrar en su habitación y él todavía no me ha dicho ni

una palabra. Está de pie junto a la puerta de su oficina, sus ojos en el suelo.

—No me di cuenta que querías mi opinión.

—Por supuesto que quiero tu opinión.

—Realmente debería volver a trabajar —dice, y se gira para irse.

Toco su brazo.

Warner se pone rígido. Se detiene, inmóvil, con los ojos fijos en la mano que he

puesto en su antebrazo.

—Por favor —susurro—. No quiero que sea así con nosotros. Quiero que seamos

capaces de hablar. Para llegar a conocernos entre sí de nuevo, correctamente, ser

amigos…

Warner hace un extraño y profundo sonido en su garganta. Pone un par de metros

entre nosotros.

—Estoy haciendo mi mejor esfuerzo, amor. Pero no sé cómo ser sólo tu amigo.

—No tiene que ser todo o nada —trato de decirle—. Puede haber pasos

intermedios… sólo necesito tiempo para entenderte así… como una persona

diferente…

218

—Pero de eso se trata. —Su voz se ha desgastado—. Necesitas tiempo para

entenderme como una persona diferente. Necesitas tiempo para arreglar tu

percepción de mí.

—¿Por qué eso es tan malo…?

—Porque no soy una persona diferente —dice con firmeza—. Soy el mismo hombre

que siempre he sido, y nunca he tratado de ser diferente. Me has malinterpretado,

Juliette. Me has juzgado, me has percibido como algo que no soy, pero eso no es

mi culpa. Yo no he cambiado, y no voy a cambiar…

—Ya lo has hecho.

Su mandíbula se aprieta.

—Tienes bastantes agallas para hablar con tanta convicción sobre un asunto del

que no sabes nada.

Trago saliva con fuerza.

Warner se acerca a mí ya que estoy realmente asustada como para moverme.

—Una vez me acusaste de no conocer el significado del amor —dice—. Pero te

equivocaste. Me culpas, tal vez, por amarte demasiado. —Sus ojos son tan intensos.

Tan verdes. Tan fríos—. Pero al menos yo no niego a mi propio corazón.

—Y crees que yo lo hago —susurro.

Warner baja los ojos. No dice nada.

—Lo que no entiendes —le digo, mi voz temblando—, es que yo ni siquiera conozco

ya a mi propio corazón. Todavía no sé cómo nombrar lo que siento y necesito

tiempo para averiguarlo. Quieres más ahora mismo, pero en este momento lo que

necesito es que seas mi amigo…

Warner se estremece.

—No tengo amigos —dice.

—¿Por qué no puedes intentarlo?

219

Niega con la cabeza.

—¿Por qué? ¿Por qué no darle una oportunidad?

—Porque tengo miedo —dice finalmente, con voz temblorosa—, de que tu amistad

sea mi final.

Todavía estoy congelada en el lugar mientras la puerta de su oficina se cierra tras

de él.

220

38

Traducido por Dona Truji

Corregido por Fer_rdn

Nunca pensé que vería a Warner en pantalones deportivos.

O con zapatos de deporte.

Y en este momento, él está usando ambos. Además de una camiseta.

Ahora que nuestro grupo se queda en las instalaciones de entrenamiento de

Warner, tengo una razón para andar con calma mientras él comienza su día.

Siempre supe que pasaba mucho tiempo ejercitándose, pero nunca supe cuánto

de su tiempo gastaba haciendo ejercicio. Él es tan disciplinado, tan preciso acerca

de todo. Me asombra.

Comienza sus mañanas en una bicicleta estacionaria, termina sus noches con una

carrera en la corredora. Y cada día de la semana trabaja una parte diferente de su

cuerpo.

—Los lunes son para las piernas —le escuché explicarle a Castillo—. Los martes

trabajo pectorales. Los miércoles trabajo hombros y espalda. Los jueves son para

tríceps y deltoides. Los viernes son para bíceps y antebrazos. Abdominales y cardo

son todos los días. También paso la mayoría de los fines de semana haciendo

prácticas de tiro —dijo.

Hoy es martes.

Lo que significa que en este momento lo estoy viendo hacer levantamiento de

pesas de trescientos quince libras en un banco. Tres placas de cuarenta y cinco

libras en cada lado de lo que me dijo Kenji se llama barra olímpica, cuyo peso

221

adiciona cuarenta y cinco libras. No puedo dejar de mirar. Creo que nunca he

estado más atraída hacia él en todo el tiempo que lo conozco.

Kenji se detiene a mi lado. Asiente hacia Warner.

—Así que esto te motiva, ¿eh?

Estoy mortificada.

Kenji ladra una carcajada.

—Nunca lo había visto en pantalones deportivos antes.—Trato de sonar normal—

.Nunca lo había visto en pantalones cortos.

Kenji levanta una ceja.

—Apuesto a que lo has visto en menos.

Quiero morir.

Se supone que este próximo mes nos lo Kenji y yo debemos pasar entrenando. Ese

es el plan. Tengo que entrenar lo suficiente para luchar y usar mi fuerza ya sin ser

dominada. Este no es el tipo de situación en la que podemos meternos sin

confianza absoluta, y puesto que se supone que debo estar liderando la misión,

todavía tengo una gran cantidad de trabajo por hacer. Tengo que ser capaz de

acceder a mi energía en un instante, y tengo que ser capaz de moderar la cantidad

de energía que ejerzo en cualquier momento dado. En otras palabras: necesito

lograr absoluto dominio sobre mi habilidad.

Kenji también está entrenando a su manera: quiere perfeccionar sus habilidades de

proyección, quiere ser capaz de hacerlo sin tener que entrar en contacto directo

con otra persona. Pero él y yo somos los únicos que tenemos que hacer trabajo

real. Castillo ha tenido control de sí mismo desde hace décadas, y todos los demás

tienen habilidades relativamente sencillas a las que se han adaptado muy

naturalmente. En mi caso, tengo diecisiete años de trauma psicológico que

deshacer.

Tengo que romper estas paredes que he hecho yo misma.

222

Hoy Kenji empieza poco a poco. Quería que moviera una pesa través de la

habitación por pura fuerza de voluntad. Pero todo lo que logré hacer fue

contraerla. Y ni siquiera estoy segura de que haya sido yo.

—No te estás concentrado —me dice Kenji—. Necesitas conectar… encontrar tu

esencia y tirar desde el interior—dice—. Tienes que, como literalmente sacarla de ti

y luego empujarla a tu alrededor, J. Sólo es difícil al principio —dice—, porque tu

cuerpo está demasiado acostumbrado a contener la energía. En tu caso va a ser

aun más difícil, porque te has pasado toda tu vida embotellándola. Tienes que

permitirte dejarla ir. Bajar tu guardia. Encontrarla. Aprovecharla. Liberarla.

Él me da el mismo discurso una y otra vez.

Y lo sigo intentando una y otra vez.

Cuento hasta tres.

Cierro los ojos y trato realmente, verdaderamente de centrarme esta vez. Escucho

la repentina urgencia de levantar mis brazos, plantando los pies firmemente en el

suelo. Exhalo un suspiro. Mantengo mis ojos cerrados. Siento la energía surgir a

través de mis huesos, mi sangre furiosa y aumentando hasta que culmina en una

masa tan potente que ya no puedo contenerla. Sé que necesita liberarse, y lo

necesita ahora.

Pero, ¿cómo?

Antes, siempre pensaba que tenía que tocar algo para dejar que el poder se fuera.

Nunca se me ocurrió lanzar la energía a un objeto fijo. Pensé que mis manos eran

el destino final, nunca consideré usarlas como transmisor, como un medio por el

que pasara la energía. Pero recién ahora me doy cuenta de que puedo tratar de

empujarla hacia fuera a través de mis manos… a través de mi piel.

Y tal vez, si soy lo suficientemente fuerte, podría ser capaz de aprender a manipular

el poder en el aire, obligándolo a que se mueva de cualquier manera que quiera.

Mi comprensión repentina me da un renovado estallido de confianza. Ahora estoy

emocionada, deseosa de ver si mi teoría es correcta. Me armo, sintiendo el torrente

de poder inundándome de nuevo. Mis hombros se tensan mientras la energía

cubre mis manos, mis muñecas, mis antebrazos. Se siente tan cálida, tan intensa,

223

casi como si fuera algo tangible; el tipo de poder que podría enredarse en mis

dedos.

Cierro mis puños.

Tiro mis brazos hacia atrás.

Y luego los lanzo hacia delante, abriendo mis manos al mismo tiempo.

Silencio. Entrecierro un ojo, echando un vistazo a la pesa todavía puesta en el

mismo lugar.

Suspiro.

—¡Agáchate!—grita Kenji, tirándome hacia atrás y empujando mi cara primero en el

suelo.

Puedo oír a todo el mundo gritando y un ruido sordo en el suelo a nuestro

alrededor. Estiro el cuello hacia arriba sólo para ver que todos tienen sus manos

sobre sus cabezas, los rostros cubiertos; trato de mirar alrededor.

El pánico se apodera de mí por la garganta.

La pared de piedra se fisura en lo que podrían ser un centenar de piezas, crujiendo

y gimiendo mientras se derrumba. Observo con horror cómo un enorme trozo

irregular tiembla justo antes de que se desquicie de la pared.

Warner está de pie debajo.

Estoy a punto de gritar antes de verlo levantar la mirada, con las dos manos

extendidas hacia el caos.

Inmediatamente, la pared deja de temblar. Las piezas oscilan, temblando

ligeramente, atrapadas entre la caída y encajándose en su lugar.

Mi boca sigue abierta.

Warner mira a su derecha. Asiente.

Sigo su línea de visión y veo a Castillo al otro lado, usando su poder para sostener

el otro extremo. Juntos controlan las piezas mientras caen al suelo, permitiéndoles

224

flotar hacia abajo, colocando cada losa rota y cada pedazo irregular suavemente

contra lo que queda de la pared.

Todo el mundo empieza a levantar la cabeza, dándose cuenta de que algo ha

cambiado. Lentamente nos ponemos de pie y observamos, atónitos, cómo Castillo

y Warner contienen el desastre y se limitan a un solo espacio.

Nada más está dañado. Nadie está herido. Todavía estoy mirando con los ojos muy

abiertos de asombro.

Cuando el trabajo ha concluido finalmente, Warner y Castillo comparten un breve

momento de reconocimiento antes de avanzar en direcciones opuestas.

Warner viene a buscarme. Castillo a todos los demás.

—¿Estás bien? —pregunta Warner. Su tono es serio, pero sus ojos lo delatan—. ¿No

estás herida?

Niego con la cabeza.

—Eso fue increíble.

—No puedo tomar ningún crédito por ello—dice—. Fue el poder de Castillo que pedí

prestado.

—Pero eres tan bueno en eso —le digo, olvidando por un momento que se supone

que debemos estar enojados entre nosotros—. Te acabas de enterar de que tienes

esta habilidad y ya puedes controlarla. Tan naturalmente. Pero en cambio, cuando

yo intento hacer algo, casi mato a todos en el proceso.—Dejo caer mi cabeza—. Soy

la peor en todo —murmuro—. La peor.

—No te sientas mal —dice en voz baja—. Lo averiguarás

—¿Fue alguna vez difícil para ti?—Miro hacia arriba, esperanzada—. ¿Averiguar la

manera de controlar la energía?

—Oh, —dice, sorprendido—. No. Aunque siempre he sido muy bueno en todo lo

que hago.

Dejo caer mi cabeza de nuevo. Suspiro.

225

Warner se ríe y miro hacia arriba.

Está sonriendo.

—¿Qué?

—Nada —susurra.

Oigo un silbido agudo. Giro.

—¡Hey, manos inquietas! —ladra Kenji—. Trae tu culo de vuelta aquí—Hace un punto

por verse lo más irritado posible—. De vuelta al trabajo. Y esta vez, concéntrate. No

eres un mono. No te limites a lanzar tu mierda por todas partes.

Warner en realidad se ríe.

En voz alta.

Me volteo a verlo, y él está mirando hacia la pared, tratando de reprimir una amplia

sonrisa mientras se pasa una mano por el pelo, bajando por la parte posterior de su

cuello.

—Por lo menos alguien aprecia mi sentido del humor —dice Kenji antes de tirar de

mi brazo—. Andando, princesa. Vamos a intentarlo de nuevo. Y por favor, trata de

no matar a todos en esta sala.

226

39

Traducido por Dona Truji

Corregido por Fer_rdn

Hemos estado practicando toda la semana.

Estoy tan cansada que ya ni siquiera puedo levantarme, pero he hecho más

progresos de los que nunca podría haber esperado. Kenji sigue trabajando

conmigo directamente y Castillo está a cargo de mi progreso, pero todos los demás

se pasan el tiempo entrenando en todas las diferentes máquinas.

Winston y Brendan parecen estar de mejor ánimo cada día, se ven más saludables

y animados, y la herida en la cara de Brendan está empezando a desvanecerse.

Estoy tan feliz de ver su progreso, y doblemente emocionada de que Delalieu fuera

capaz de encontrar los medicamentos adecuados para ellos.

Los dos se pasan la mayoría de los días comiendo y durmiendo y saltando de las

bicicletas a la caminadora. Lily ha estado probando un poco de todo, y hoy ella se

está ejercitando con los balones medicinales en la esquina. Ian ha estado

levantando pesas y cuidando de Castillo, y Alia se ha pasado toda la semana

sentada en la esquina, dibujando cosas en una libreta. Ella parece más feliz, más

estable. Y no puedo dejar de preguntarme si Adam y James están bien, también.

Espero que estén a salvo.

Warner siempre se ausenta durante el día.

De vez en cuando echo un vistazo a las puertas del ascensor, con la secreta

esperanza de que se abran y lo regresen dentro de esta habitación. A veces se

227

detiene por un rato… salta a la bicicleta o hace una caminata rápida… pero casi

siempre se va.

Solo lo veo realmente en las mañanas para su entrenamiento temprano, y por las

noches cuando hace otra ronda de cardio. El final de la noche es mi parte favorita

del día. Es cuando los nueve nos sentamos a hablar de nuestro progreso. Winston

y Brendan están sanos, yo estoy cada vez más fuerte, y Warner nos permite saber si

ha habido alguna novedad con los civiles, los soldados, o el Restablecimiento…

hasta el momento, todo sigue tranquilo.

Y luego Warner y yo volvemos a sus cuarteles, donde nos bañamos y nos vamos a

habitaciones separadas. Yo duermo en su cama. Él duerme en el sofá de su oficina.

Todas las noches me digo que voy a ser lo suficientemente valiente como para

llamar a su puerta, pero nunca lo hago.

Todavía no sé qué decir.

Kenji tira de mi pelo.

—Au—Me echo hacia atrás, con el ceño fruncido—. ¿Qué te pasa?

—Te has pegado extra duro con el estúpido palo hoy.

—¿Qué? Pensé que habías dicho que lo estaba haciendo bien…

—Lo haces. Pero estás distraída. Sigues mirando al ascensor como si estuviera a

punto de concederte tres deseos.

—Oh —le digo. Aparto la mirada—. Bueno. Lo siento.

—No te disculpes —suspira. Frunce el ceño un poco—. ¿De todos modos, qué

diablos está pasando entre ustedes? ¿Siquiera quiero saber?

Suspiro. Me desplomo sobre las esteras.

—No tengo ni idea, Kenji. Él es caliente y frío.—Me encojo de hombros—. Supongo

que está bien. Solo necesito un poco de espacio por ahora.

—¿Pero le gustas? —Kenji levanta una ceja.

228

No digo nada. Siento mi cara caliente.

Kenji pone los ojos en blanco.

—Sabes, realmente nunca habría pensado que Warner podría hacerte feliz.

—¿Me veo feliz? —le contesto.

—Buen punto —suspira—. Sólo quiero decir que siempre parecías tan feliz con Kent.

Esto es un poco difícil de procesar para mí —duda. Se frota la frente—. Bueno. En

realidad, eras un infierno mucho más rara cuando estabas con Kent. Súper

quejumbrosa. Y bastante dramática. Y llorabas. Todo. El. Maldito. Tiempo.—Arruga

su cara—. Jesús. No puedo decidir cuál de los dos es peor.

—¿Crees que soy dramática? —le pregunto, los ojos muy abiertos—. ¿Siquiera te

conoces en absoluto?

—Yo no soy dramático, ¿de acuerdo? Mi presencia demanda un cierto tipo de

atención.

Resoplo.

—Oye—dice, señalándome a la cara—. Sólo estoy diciendo que no sé qué creer. Ya

he estado en este carrusel. Primero Adam. Ahora Warner. La semana que viene vas

a tratar de ligar conmigo.

—Desearías que eso fuera cierto, ¿no es así?

—Lo que sea—dice, mirando a otro lado—. Ni siquiera te gusto.

—Crees que soy bonita.

—Creo que eres delirante.

—Ni siquiera sé que es esto, Kenji —Me encuentro con sus ojos—. Ese es el

problema. No sé cómo explicarlo, y no estoy segura de entender la profundidad de

ello todavía. Todo lo que sé es que sea lo que sea, nunca lo sentí con Adam.

Los ojos de Kenji se juntan, sorprendido y asustado. No dice nada por un segundo.

Sopla un suspiro.

229

—¿En serio?

Asiento con la cabeza.

—¿En serio, en serio?

—Sí—le digo—. Me siento tan… ligera. Como si pudiera… no sé… —Me desvanezco—.

Es como si sintiera que, por primera vez en mi vida, voy a estar bien. Como que voy

a ser fuerte.

—Pero eso suena como a ti —dice—. Eso no tiene nada que ver con Warner.

—Es cierto—le digo—. Pero a veces la gente puede llegar a abrumarnos también. Y

sé que no era la intención de Adam, pero él me estaba abrumando. Éramos dos

tristes personas pegadas.

—Huh —Kenji se inclina sobre sus manos.

—El estar con Adam siempre fue eclipsado por algún tipo de dolor o dificultad —

explico—, y Adam siempre fue tan serio. Era intenso en una manera que me

agotaba a veces. Siempre andábamos ocultándonos, o a escondidas, o huyendo, y

nunca encontramos suficientes momentos ininterrumpidos para estar juntos. Fue

casi como si el universo estuviera tratando de decirme que yo estaba tratando

demasiado duro de hacer que las cosas funcionaran con él.

—Kent no era tan malo, J —Kenji frunce el ceño—. No le estás dando suficiente

crédito. Ha estado actuando algo idiota últimamente, pero es un buen tipo. Sabes

que lo es. Mierda, es simplemente muy difícil para él ahora mismo.

—Lo sé—suspiro, sintiéndome triste de alguna manera—. Pero este mundo sigue

cayéndose a pedazos. Incluso si ganamos esta guerra, todo va a estar mucho,

mucho peor antes de mejorar—Hago una pausa. Miro a mis manos—. Y creo que la

gente se convierte en quien realmente es cuando las cosas se ponen difíciles. Lo he

visto de primera mano. Conmigo, con mis padres, incluso con la sociedad. Y sí,

Adam es un buen tipo. Realmente lo es. Pero sólo porque sea un buen tipo no lo

convierte en el hombre adecuado para mí.

Miro hacia arriba.

230

—Soy tan diferente ahora. Ya no soy la adecuada para él, y él no es el adecuado

para mí.

—Pero todavía te ama.

—No—le digo—. No lo hace.

—Esa es una acusación muy fuerte.

—No es una acusación—digo—. Un día Adam se dará cuenta de que lo que sentía

por mí era sólo un loco tipo de desesperación. Éramos dos personas que realmente

necesitaban a alguien a quien aferrarse, y teníamos este pasado que nos hacía

parecer tan compatibles. Pero no fue suficiente. Porque si lo fuera, no habría sido

capaz de alejarse tan fácilmente.—Dejo caer mis ojos y mi voz—. Warner no me

seduce, Kenji. Él no me elude. Yo sólo… llegué a un punto en que todo cambió para

mí.

—Todo lo que yo creía que sabía acerca de Warner estaba mal. Todo lo que creía

acerca de mí estaba mal. Y sabía que estaba cambiando —le digo—. Quería seguir

adelante. Quería estar enojada y quería gritar por primera vez en mi vida y no

podía. No quería que la gente sintiera miedo de mí, así que traté de callarme y

desaparecer, con la esperanza de hacérselos más cómodo. Pero odio que me haya

dejado ser tan pasiva toda mi vida, y ahora veo lo diferente que las cosas podrían

haber sido si hubiera tenido fe en mí misma cuando más importaba. No quiero

volver a eso —le digo—. No lo haré. Nunca.

—No tienes que hacerlo —señala Kenji—. ¿Por qué tendrías? No creo que Kent

quisiera que fueras pasiva.

Me encojo de hombros.

—Todavía me pregunto si él quiere que sea la chica de quien se enamoró por

primera vez. La persona que era cuando nos conocimos.

—¿Y eso es malo?

—Esa ya no es quién soy, Kenji. ¿Todavía parezco esa chica para ti?

—¿Cómo diablos voy a saberlo?

231

—No lo sabes —le digo, exasperada—. Es por eso que no entiendes. No sabes cómo

solía ser. No sabes lo que había en mi cabeza. Vivía en un lugar muy oscuro —le

digo—, no estaba segura en mi propia mente. Me despertaba cada mañana con la

esperanza de morir y luego pasaba el resto del día preguntándome si tal vez ya

estaba muerta porque ni siquiera podía ver la diferencia —le digo con más dureza

de la que pretendo—. Tuve un pequeño hilo de esperanza y me aferré a él, pero la

mayor parte de mi vida me la pasé esperando a ver si alguien tendría piedad de mí.

Kenji solo me mira, con los ojos apretados.

—¿No crees que pensaba en ello todo el tiempo?—le digo, mi voz temblando—, ¿no

crees que me mata saber que fue mi propia renuencia por reconocerme a mí

misma como humana lo que me mantuvo atrapada por tanto tiempo? Por

doscientos sesenta y cuatro días, Kenji —digo, tragando con fuerza—. Doscientos

sesenta y cuatro días estuve allí y todo el tiempo tuve el poder para romper una

salida y no lo hice, porque no tenía ni idea de que podía. Porque ni siquiera lo

intenté. Porque le dejé al mundo enseñarme a odiarme. Era una cobarde—le digo—

, que necesitaba que otra persona le dijera que era digna de algo antes que tomar

alguna medida para salvarme a mí misma.

—Esto no es sobre Adam o Warner —le digo—. Esto es acerca de mí y lo que quiero.

Esto se trata de mí finalmente entendiendo donde quiero estar dentro de diez

años. Porque voy a estar viva, Kenji. Voy a estar viva dentro de diez años, y voy a

ser feliz. Voy a ser fuerte. Y ya no necesito que nadie me diga eso. Soy suficiente, y

siempre lo seré.

Estoy respirando con dificultad, tratando de calmar mi corazón.

Kenji me está mirando, ligeramente aterrado.

—Quiero que Adam sea feliz, Kenji, de verdad. Pero él y yo terminaríamos como

agua que no va ninguna parte.

—¿Qué quieres decir...?

—El agua que nunca se mueve —le digo—. Está bien por un rato. Puedes beber de

ella y te sostendrá. Pero si se asienta demasiado tiempo se vuelve mala. Crece

rancia. Se vuelve tóxica—Niego con la cabeza—. Necesito olas. Necesito cascadas.

Quiero acometer corrientes.

232

—Maldita sea —dice Kenji. Se ríe nerviosamente, se rasca la parte posterior de la

cabeza—. Creo que deberías escribir ese discurso, princesa. Porque vas a tener que

decirle todo eso tú misma.

—¿Qué? —Mi cuerpo se pone rígido.

—Sí. —Tose Kenji—. Adam y James van a venir aquí mañana.

—¿Qué? —jadeo.

—Sí. Embarazoso, ¿no? —trata de reír—. Taaan embarazoso.

—¿Por qué? ¿Por qué vendría aquí? ¿Cómo lo sabes?

—Yo he, um, ¿como que estado yendo? —se aclara la garganta—. Para, ya sabes, ver

cómo estaban. Mayormente James. Pero ya sabes. —Él mira hacia otro lado. Mira a

su alrededor.

—¿Ver cómo estaban?

—Sí. Sólo para asegurarme de que lo están haciendo bien. —Él asiente hacia la

nada—. O sea, le dije que teníamos un plan realmente impresionante en posición —

dice Kenji, señalándome—. Gracias a ti, por supuesto. Un plan realmente

impresionante. Así que. Y le dije que la comida era buena —añade Kenji—. Y las

duchas calientes. Así que, o sea, él sabe que Warner no nos compró ni nada. Y sí,

ya sabes, algunas otras cosas.

—¿Qué otras cosas? —le pregunto, ahora sospechando—. ¿Qué le has dicho?

—¿Hmm?—Kenji está estudiando el dobladillo de su camisa, tirando de ella.

—Kenji.

—Está bien, escucha —dice Kenji, levantando ambas manos—. Simplemente… no te

enojes, ¿de acuerdo?

—Ya me estoy enojando.

—Ellos iban a morir allí. No podía permitir que se quedaran en ese pequeño espacio

de mierda solos… sobre todo James… y sobre todo, no ahora que tenemos un plan

sólido en posición.

233

—¿Qué le dijiste, Kenji? —Mi paciencia se está agotando.

—Tal vez —dice, retrocediendo ahora—, tal vez le dije cuan tranquila, racional y muy

buena persona eres, a quien no le gusta hacer daño a la gente, y menos a su

apuesto amigo Kenji.

—Maldita sea, Kenji, dime lo que has hecho.

—Necesito dos metros —dice.

—¿Qué?

—Dos metros. De espacio —dice—, entre nosotros.

—Te daré un paso.

Kenji traga con fuerza.

—Bien, bueno, tal vez—dice—, tal vez le dije… que... um, que lo extrañabas. Un

montón.

Casi me sacudo hacia atrás, aturdida por el impacto de sus palabras.

—¿Que hiciste qué? —Mi voz se reduce a un susurro.

—Era la única manera en que podía traerlo aquí, ¿de acuerdo? Él creía que estabas

enamorada de Warner, y su orgullo es un jodido problema con él…

—¿Qué demonios te pasa?—grito—. ¡Van a matarse!

—Ésta podría ser su oportunidad de hacer las paces —dice Kenji—. Y entonces todos

podemos ser amigos, justo como querías.

—Oh, Dios mío —le digo, pasándome una mano sobre los ojos—. ¿Estás loco? ¿Por

qué hiciste eso? ¡Voy a tener que romper su corazón de nuevo!

—Sí, ya sabes, yo estaba pensando que tal vez podrías pretender estar, como, ¿no

interesada en Warner? ¿Sólo hasta después de que esta guerra haya terminado?

Porque eso haría las cosas un poco menos estresantes. Y entonces todos

seguiríamos adelante, y Adam y James no morirían por ahí solos. ¿Sabes? Final feliz.

Estoy tan enojada ahora mismo que estoy temblando.

234

—Le dijiste algo más, ¿no es así? —le pregunto, mis ojos estrechándose—. Le dijiste

algo más. Acerca de mí. ¿No es así?

—¿Qué? —Kenji se está moviendo hacia atrás ahora—. Yo no…

—¿Eso es todo lo que le dijiste? —exijo—. ¿Que lo extrañaba? ¿O también le has

dicho algo más?

—Oh. Bueno, ahora que lo mencionas, sí, eh, yo podría haberle dicho, um, ¿que

todavía estabas enamorada de él?

Mi cerebro está gritando.

—Y… ¿que tal vez hablas de él todo el tiempo? Y tal vez le dije que lloras un montón

de tanto que lo extrañas. Quizás. No sé, hablamos de muchas cosas, así que…

—Voy a ASESINARTE.

—No —dice, señalándome mientras se desplaza de nuevo hacia atrás—. Juliette

mala. No te gusta matar personas, ¿recuerdas? Estás en contra de eso, ¿recuerdas?

A ti te gusta hablar de sentimientos y arcoíris.

—¿Por qué, Kenji? —Dejo caer mi cabeza en mis manos—. ¿Por qué? ¿Por qué le

mentiste?

—Porque —chasquea, frustrado—. Esto es una mierda. Todos ya se están muriendo

en este mundo. Todos han perdido sus hogares, sus familias, todo lo que han

amado. Y tú y Kent deberían ser capaces de resolver su estúpido drama escolar

como dos adultos. No deberíamos tener que perdernos así. Ya hemos perdido a

todos los demás —dice, ahora enojado—. Están vivos, J. Aún están vivos.—Me mira,

los ojos brillantes de emoción apenas contenida—.Esa es razón suficiente para

tratar de mantenerlos en mi vida.—Mira hacia otro lado. Baja la voz.

—Por favor—dice—. Esto es una porquería. Todo este asunto. Me siento como si

fuera el chico atrapado en medio de un divorcio. Y no quería mentirle, ¿de

acuerdo? No quería. Pero al menos lo convencí de venir. Y tal vez cuando llegue

aquí, querrá quedarse.

Lo fulmino con la mirada.

235

—¿Cuándo van a llegar aquí?

Kenji toma una pequeña respiración.

—Los espero en la mañana.

—Sabes que se lo voy a decir a Warner, ¿no? Sabes que no puedes mantenerlos

aquí y hacerlos invisibles.

—Lo sé—dice.

—Bien.—Estoy tan furiosa que ya ni siquiera sé qué decir. Ni siquiera puedo mirarlo

ahora mismo.

—Así que… —dice Kenji—. ¿Buena charla?

Me doy la vuelta. Mi voz es mortalmente suave, mi rostro a pocos centímetros del

suyo.

—Si se matan entre ellos—le digo—. Voy a romperte el cuello.

—Maldita sea, princesa. ¿Cuándo te volviste tan violenta?

—No estoy bromeando, Kenji. Trataron de matarse entre ellos antes, y casi lo

lograron. Espero que no hayas olvidado ese detalle cuando estabas haciendo tus

planes de felices arcoíris. —Bajo la mirada—. Esta no es sólo la historia de dos chicos

que no se caen bien. Ellos se quieren muertos.

Kenji suspira. Mira hacia la pared.

—Todo irá bien —dice—. Nos las arreglaremos.

—No —le digo—. Tú te las arreglaras.

—¿No puedes tratar de ver a dónde quiero llegar? —pregunta—. ¿No puedes ver

que sería mucho mejor para nosotros si estamos todos juntos? No queda nadie, J.

Sólo nosotros. No deberíamos tener que sufrir todos solo porque tú y Kent ya no

están saliendo. No deberíamos de estar viviendo así.

Cierro los ojos. Suspiro profundamente y trato de calmarme.

236

—Sí, lo hago —le digo en voz baja—. Veo a dónde quieres llegar. Realmente,

realmente lo hago. Y te amo por querer que todos estén bien, y te amo por cuidar

de mí, y por querer que Adam y yo estemos juntos de nuevo. Sé por cuanto estás

pasando en estos momentos. Y lo siento mucho, Kenji. Realmente lo siento. Sé que

esto no es fácil para ti. Pero también exactamente por eso no entiendo por qué los

obligaba estar juntos. Quieres pegarlos en la misma habitación. En un espacio

reducido. Pensé que no querías que se murieran.

—Creo que estás siendo un poco pesimista acerca de esto.

—¡Maldita sea, Kenji! —Lanzo mi brazo, exasperada, y ni me doy cuenta de lo que

he hecho hasta que escucho un estruendo. Miro hacia el sonido. Me las he

arreglado para derribar todo un estante de pesas.

Desde el otro lado de la habitación.

Soy una catástrofe andando.

—Necesito enfriarme—le digo, tratando de moderar mi voz—. Regresaré para

rasurarte la cabeza mientras duermes.

Kenji me mira genuinamente aterrado por primera vez.

—No lo harías.

Camino hacia la pared opuesta. Presiono el botón del elevador.

—Tienes el sueño pesado, ¿no?

—Eso no es gracioso, J… eso no es ni un poquito gracioso…

El elevador se abre haciendo un sonido metálico. Me meto.

—Buenas noches, Kenji.

Aún puedo oírlo gritándome mientras las puertas se cierran.

237

238

40

Traducido por Jess 16

Corregido por peke chan

Warner está en la ducha cuando regreso a la habitación.

Miro el reloj. Esta sería la hora en la que empezaría a dirigirse a la sala de

entrenamiento; normalmente lo encuentro allí para nuestro resumen de todas las

noches.

En su lugar me caigo de bruces sobre la cama.

No sé lo que voy a hacer.

Adam va a aparecer por aquí mañana, pensando que todavía quiero estar con él.

Yo no quiero tener que alejarme de nuevo, ver el dolor en sus ojos. No quiero

hacerle daño. Realmente no quiero hacerlo. Nunca lo he hecho.

Voy a matar a Kenji.

Meto la cabeza debajo de la almohada, apilándola encima de la cabeza y

aplastándola hacia abajo alrededor de mis oídos hasta que me las he arreglado

para aislarme del mundo. No quiero pensar en esto ahora mismo. Ahora, de todas

las veces para pensar en ello. ¿Por qué las cosas siempre tienen que ser tan

complicadas? ¿Por qué?

Siento una mano en mi espalda.

Me sobresalto, las almohadas volando por todas partes, y estoy tan estúpidamente

asustada que en verdad me caigo de la cama. Una almohada se me cae encima y

me golpea en la cara.

239

Me quejo, agarrando la almohada contra mi pecho. Presiono mi frente contra el

suave cojín, apretando los ojos.

Nunca he tenido tal terrible dolor de cabeza.

—¿Juliette? —Una voz vacilante—. ¿Estás bien?

Bajo la almohada. Parpadeo hacia arriba.

Warner lleva una toalla.

Una toalla.

Quiero rodar debajo de la cama.

—Adam y James llegarán aquí mañana —le digo, todo de una. Acabo de decirlo así

como así.

Warner levanta las cejas.

—No me di cuenta de que habían recibido una invitación.

—Kenji los traerá aquí. Él ha estado escabulléndose para ir a verlos, y ahora los

traerá aquí. Mañana por la mañana.

El rostro de Warner es cuidadosamente neutral, su voz para nada afectada. Él bien

podría estar hablando del color de las paredes.

—Pensaba que ya no estaba interesado en unirse a tu resistencia.

Por un momento, no puedo creer que aún esté tirada en el suelo, agarrando una

almohada contra mi pecho, mirando a Warner, quien lleva una toalla y nada más.

Ni siquiera puedo tomarme a mí misma en serio.

—Kenji le dijo a Adam que todavía estoy enamorada de él.

Ahí está.

Un destello de ira. Dentro y fuera. Los ojos de Warner chispean y se desvanecen. Él

mira a la pared, en silencio un momento.

—Ya veo. —Su voz es tranquila y controlada.

240

—Sabía que era la única manera de que Adam volviera aquí. —Warner no dice

nada—. Pero no lo estoy, ya sabes. Enamorada de él.

Estoy sorprendida con la facilidad con la que salen las palabras de mi boca, y aún

más sorprendida de que sienta la necesidad de decirlas en voz alta. Que yo tengo

que tranquilizar a Warner, de todas las personas.

—Me preocupo por Adam —le digo—, en la forma en la que siempre estaré

preocupada por las pocas personas que me han demostrado amor en mi vida, pero

todo lo demás sólo… ha desaparecido.

—Entiendo —dice. No lo creo.

—Entonces, ¿qué quieres que haga? —pregunto—. ¿Sobre mañana? ¿Sobre Adam?

¿Qué crees que debería hacer? —Suspiro—. Voy a tener que hablar con él. Voy a

tener que romper con él por tercera vez —le digo, gimiendo de nuevo—. Esto es tan

estúpido. Tan estúpido.

Finalmente dejo caer la almohada. Suelto los brazos a los costados.

Pero cuando miro hacia arriba otra vez, Warner se ha ido.

Me incorporo, alerta. Miro alrededor.

Él está de pie en la esquina, poniéndose un par de pantalones.

Trato de no mirarlo mientras subo de nuevo a la cama.

Me quito los zapatos y me hundo bajo las mantas, enterrándome en las almohadas

hasta que mi cabeza está enterrada debajo de ellas. Siento el cambio de peso en la

cama, y me doy cuenta de que Warner debe de estar sentado a mi lado. Arranca

una de las almohadas de mi cabeza. Se inclina. Nuestras narices están a sólo unos

centímetros de distancia.

—¿No lo amas en absoluto? —me pregunta Warner.

Mi voz suena estúpida.

—¿Románticamente?

Él asiente.

241

—No.

—¿No estás atraída por él?

—Me siento atraída por ti.

—Lo digo en serio —dice él.

—Yo también. —Warner sigue mirándome. Parpadea una vez—. ¿No me crees? —

pregunto. Él mira hacia otro lado—. ¿Es que no te das cuenta? ¿No lo sientes?

Y, o bien estoy perdiendo la cabeza o Warner acaba de sonrojarse.

—Me das demasiado crédito, amor. —Sus ojos se centran en la manta, sus palabras

son suaves—. Voy a decepcionarte. Estoy más cerca del humano defectuoso de lo

que crees que soy.

Me incorporo, mirándolo de cerca.

—Eres tan diferente —susurro—. Diferente y exactamente el mismo.

—¿Qué quieres decir?

—Eres tan dulce ahora. Estás muy... calmado —le digo—. Mucho más de lo que eras

antes.

No dice nada durante un largo rato. Y luego se pone de pie. Su tono es brusco

cuando dice:

—Sí, bueno, estoy seguro de que tú y Kishimoto encontrarán una manera de

ordenar esta situación. Discúlpame.

Y entonces él se va. Una vez más, no tengo ni idea de qué más hacer con él.

242

41

Traducido por MaryJane

Corregido por peke chan

Adam ya está aquí.

Warner está completamente desinteresado en tratar con Adam. Así que él ha ido

a hacer sus deberes, saltándose su entrenamiento de la mañana.

Y ahora estoy aquí. Acabo de salir del ascensor, y el sonido metálico que señala la

apertura de las puertas, ha alertado a todos de mi presencia. Adam estaba de pie

en la esquina, hablando con James. Ahora está mirándome.

Es raro, lo que siento cuando lo miro. No hay emoción extrema en mí. Sin exceso

de felicidad o tristeza. Sin tristeza. Sin rebosar de alegría. Su cara me es familiar, y

su cuerpo, familiar para mí. Su sonrisa insegura, mientras me mira, me es familiar.

Qué extraño que podamos ir de amigos a inseparables y a odio y luego a

desconocidos, todo en una sola vida.

—Hola —digo.

—Hola —Él mira hacia otro lado.

—Hola, James —sonrío.

—¡Hola! —Él me saluda, con alegría. Está de pie junto a Adam, sus ojos iluminados,

claramente emocionado de estar de regreso entre nosotros.

—Este lugar es genial.

243

—Lo es —concuerdo—. ¿Has tenido la oportunidad de tomar una ducha? El agua

aquí está caliente.

—Oh, está bien —dice —. Kenji me habló de eso.

—¿Por qué no se asean? Delalieu les llevará el almuerzo pronto. Estoy segura de

que Brendan puede mostrarles la habitación y un armario donde poner sus cosas.

Puedes tener tu propio armario —le digo, mirando a Brendan mientras lo hago. Él

asiente, entendiendo y saltando sobre sus pies de inmediato.

—¿En serio? —dice James—. Eso es genial. ¿Ellos simplemente te llevan la comida?

¿Y te duchas siempre que lo deseas? ¿Hay un toque de queda?

—Sí, sí, y no —le responde Brendan. Toma la mano de James. Toma su pequeña

bolsa—. Podemos dormir hasta tan tarde como queramos —dice—. Tal vez después

de la cena te pueda mostrar cómo utilizar las bicicletas de aquí —dice, con la voz

desvaneciéndose a un eco mientras él y James desaparecen en el vestuario.

Una vez que James se ha ido, todo el mundo parece exhalar.

Tomo mis armas, dando un paso adelante.

—Lo siento mucho—dice Adam primero, cruzando la habitación para encontrarse

conmigo—. No tienes ni idea...

—Adam —lo interrumpo, ansiosa. Nerviosa. Tengo que decir esto y tengo que

decirlo ahora—. Kenji te mintió. —Adam se detiene. En silencio—. No he estado

llorando por ti —le digo, preguntándome si es posible aún darle este tipo de

información sin humillarle y romper su corazón. Me siento como un monstruo—. Y

estoy muy, muy feliz de que estés aquí, pero ya no creo que debamos estar juntos.

—Oh —dice. Balanceándose sobre sus talones. Deja caer la mirada. Pasa las manos

por su pelo—. Correcto.

Por el rabillo de mi ojo, veo a Kenji mirándome. Él está agitando su mano,

tratando de llamar mi atención, pero todavía estoy muy enfadada con él en estos

momentos. No quiero hablar con él hasta que haya arreglado esto.

—Adam —digo—. Lo siento.

244

—No —dice, levantando una mano para detenerme. Parece aturdido, o algo así.

Extraño—. Está bien. En serio. Ya sabía que ibas a decirme esto.

Se ríe un poco, pero con torpeza.

—Supongo que pensé que saberlo de antemano me haría sentir mucho menos

como si me estuvieran golpeando en el estómago. —Él se encoje—. Pero no.

Todavía duele como el infierno —Él retrocede contra la pared. Se desliza hacia el

suelo.

No me mira.

—¿Cómo lo sabías? —pregunto—. ¿Cómo sabías lo que iba a decir?

—Se lo dije antes de que llegar aquí—dice Kenji, dando un paso adelante.

Lanzándome una mirada penetrante—. Fui sincero. Le dije lo que hablamos ayer.

Todas las cosas que dijiste.

—Entonces, ¿Por qué estás aquí? —pregunto aturdida. Me vuelvo hacia Adam —.

Pensé que habías dicho que no querías volver a verme.

—No debería haber dicho eso.

Adam todavía está mirando el suelo.

—Así que... ¿Estás bien? —le pregunto—.¿Con Warner?

Adam se ve disgustado, tan diferente en un instante

—¿Estás loca? Quiero atravesar una maldita pared con su cabeza.

—Entonces, ¿Por qué sigues aquí? —le pregunto de nuevo —. No lo entiendo...

—Porque no quiero morir —me dice —. Porque he estado devanándome los sesos

tratando de encontrar la manera de alimentar a mi hermano pequeño y yo he

llegado con Whisky y mierda en lugar de soluciones. Porque está frío como el

infierno afuera, y él tiene hambre, y porque nuestra electricidad se apagará

pronto. —Adam está respirando con dificultad—. No sabía qué otra cosa hacer. Así

que ahora estoy aquí, mi orgullo en el desagüe, con la esperanza de poder

quedarme en la casa de soltero del nuevo novio de mi ex-novia, y quiero

matarme —traga—. Y puedo soportar ese sufrimiento —dice—, si eso significa que

245

James estará a salvo. Pero ahora mismo estoy esperando que tu loco novio

aparezca y trate de matarme.

—Él no es mi novio —digo en voz baja—. Y no va a matarte. Ni siquiera le importa

que estés aquí.

Adam se ríe a carcajadas.

—Tonterías —dice.

—Lo digo en serio.

Adam se pone de pie. Estudiando mis ojos.

—¿Me estás diciendo que me puedo quedar aquí, en su habitación, y comer su

comida, y él va a dejarme? —Los ojos de Adam están ampliamente abiertos,

incrédulos—. Todavía no entiendo a este tipo. Él no funciona de la manera que

piensas quelo hace, Juliette. Él no piensa como un ser humano normal. Es un

maldito sociópata. Y estás realmente loca —dice—, si piensas que está bien estar

con una persona así.

Me estremezco.

—Ten mucho cuidado de cómo me hablas ahora, Adam. No voy a tolerar tus

insultos otra vez.

—Ni siquiera puedo creerlo —dice—. No puedo creer que puedas estar allí parada y

estar de esta manera. —Su rostro se retuerce en algo tan intensamente inatractiva.

Ira.

—No trato de hacerte daño...

—¡Tal vez deberías haber recordado eso antes de correr a los brazos de un

psicópata!

—Cálmate, Kent —oigo la fuerte advertencia de Kenji desde la esquina de la

habitación—. Pensé que habías dicho que ibas a ser bueno.

—Estoy siendo bueno —dice él, alzando la voz, con los ojos en llamas—. Soy un

maldito santo. No conozco a nadie más que sea tan generoso como lo soy ahora.

246

—Él me mira—. Mentiste todo el tiempo que estuvimos juntos. Me estabas

engañando...

—No, no lo hacía.

—Esta clase de mierda no sucede durante una noche —grita—. Uno simplemente

no se enamora de alguien así...

—Terminamos Adam. No voy a hacer esto otra vez. Eres bienvenido a quedarte

aquí —le digo—. Sobre todo por el bien de James. Pero no puedes quedarte aquí e

insultarme. No tienes derecho.

La mandíbula de Adam se tensa. Agarra sus cosas. Y entra en el vestuario.

247

42

Traducido por val_277

Corregido por 1Inna

—Voy a matarte.

—No estaba así cuando lo fui a visitar —dice Kenji—. Lo juro. Él estaba bien. Estaba

triste.

—Sí, bueno, obviamente el ver mi cara no trae buenos recuerdos para él.

Kenji suspira. Aparta la mirada.

—Lo siento mucho —dice—. Lo juro. Pero él no mentía, J. Estaban prácticamente en

la nada la última vez que fui allí. Kent dijo que la mitad de sus suministros estaban

malos porque no se dio cuenta que la explosión había roto algunos de los estantes

de sus bodegas. Algunos de los tarros se habían agrietado y había roedores y

mierda comiendo su comida. Y estaban solos ahí fuera. Hacía frío como el infierno y

no tienes ni idea de lo deprimente que era, verlos así, y James…

—Lo entiendo, Kenji. —suelto un suspiro. Me doblo en el suelo—. Realmente lo

hago.

Miro hacia arriba, a mi alrededor. Todos están ocupados con algún tipo de tarea.

Corriendo o dibujando o entrenando o levantando pesas. Creo que todos estamos

agotados por este drama. Ya nadie quiere tratar con ello.

Kenji se sienta frente a mí.

248

—Él no puede seguir tratándome así —digo finalmente—. Y yo no voy a seguir

teniendo la misma conversación con él. —Levanto la vista—. Tú lo trajiste aquí. Es tu

responsabilidad. Tenemos tres semanas antes de que iniciemos este plan, y ya

estamos realmente cerca. Tengo que ser capaz de venir aquí y entrenar todos los

días, y no quiero tener que preocuparme por él enloqueciéndome.

—Lo sé —dice—. Lo sé.

—Bien.

—Oye, así que… ¿hablabas en serio? —Pregunta Kenji—. ¿Cuándo dijiste que a

Warner no le importa que esté aquí?

—Sí. ¿Por qué?

Kenji levanta sus cejas.

—Eso es... raro.

—Algún día —digo—, te darás cuenta que Warner no está tan loco como piensas.

—Sí —dice Kenji—. O tal vez algún día vamos a ser capaces de reprogramar ese chip

en tu cabeza.

—Cállate. —Me río, empujándolo ligeramente.

—Muy bien. Arriba. Vamos. Es hora de trabajar.

249

43

Traducido por Fer_rdn

Corregido por 1Inna

Alia me ha diseñado un traje nuevo.

Estamos sentados en las esteras como siempre hacemos en las noches, y Alia nos

está mostrando sus diseños.

Nunca antes la vi tan animada.

Está más segura hablando del contenido de su cuaderno de bocetos que del clima.

Está hablando rápido y fluido, describiendo los detalles y las dimensiones, incluso

esbozó los materiales que necesitaremos para hacerlo.

Está hecho de carbón.

Fibras de carbono, para ser exactos. Explica que las fibras de carbono son tan

rígidas y abrasivas que necesitamos unirlas con algo muy flexible para llegar a ser

usables, así que está pensando en experimentar con diferentes materiales. Algo

sobre polímeros. Y algo sintético. Y un montón de otras palabras que en realidad

no entiendo. Sus bocetos muestran cómo las fibras de carbono literalmente se

unen en un textil, creando un material resistente y ligero que servirá como una

base más sólida para lo que necesito.

Su idea está inspirada en el refuerzo de los nudillos que hizo para mí.

Dijo que originalmente quería un traje hecho de miles de piezas de bronce de

cañón, pero entonces se dio cuenta que nunca tendría las herramientas para

hacerla tan delgada como le gustaría, y por lo tanto, el traje sería demasiado

pesado. Pero este sonaba increible.

250

—Complementará y mejorará tu fuerza—me dice—. Las fibras de carbono te darán

un nivel de protección, no te lastimarán fácilmente, entonces serás capaz de

moverte más libremente a través de diferentes terrenos. Y cuando estés en un

ambiente peligroso, debes recordar mantener un estado eléctrico todo el tiempo;

así tu cuerpo se convertirá en algo prácticamente indestructible.

—¿Qué quieres decir…? —miro de ella a Castillo para que lo aclaren—. ¿Cómo puede

ser posible?

—Porque —explica Alia—, de la misma manera en que puedes atravesar el concreto

sin dañarte a ti misma, tambien debes ser capaz de resistir un ataque, de una bala

por ejemplo, sin dañarte —sonríe—. Tus poderes te hacen funcionalmente

invencible.

Guau.

—Esté traje es por precaución más que nada —continua—. Hemos visto lo que

puedes hacer en el pasado, de hecho, dañarás tu piel si no estás en completo

control de tu poder. Cuando rompiste el piso en las salas de investigación —dice—,

pensamos que la enormidad del acto te habría lastimado. Pero después de

examinar la situación y tus habilidades más a fondo, Castillo y yo encontramos que

está deducción puede ser inexacta.

—Nuestras energías nunca son inconsistentes —salta Castillo, asintiendo hacia Alia—

. Ellas siguen un patrón… con una matemática precisión. Si no te lastimas mientras

rompes una pared de concreto, no deberías ser capaz de lastimarte a ti misma

mientras rompes el suelo, solo para permanecer ilesa para hacerlo una segunda

vez —me mira—. Tus lesiones tienen que ver con el dominio de tu capacidad. Si

alguna vez te alejas del estado eléctrico… si lo reprimes por al menos un momento…

serás vulnerable. Recuerda tenerlo encendido, todo el tiempo. Si lo haces, no

podrás ser derrotada.

—Te odio tanto en este momento —murmura Kenji bajo su aliento—.

Funcionalmente invencible mi trasero.

—¿Celoso? —sonrío hacia él.

—Ni siquiera puedo mirarte.

251

—No deberías estar sorprendido —Warner entra a la habitación. Me doy vuelta para

ver que se dirige a nuestro grupo, dando una sonrisa frágil a nadie en particular. Se

sienta frente a mí. Encontrándose con mis ojos mientras dice—. Siempre supe que

tus poderes, una vez encendidos, serían inigualables.

Trato de respirar.

Finalmente rompe el contacto visual conmigo para mirar a toda la habitación.

—Buenas noches a todos —dice. Asiente a Castillo. Un tipo de reconocimiento

especial.

Adam tiene un reconocimiento especial propio para él.

Está mirando a Warner con intensidad, el odio desenmascarado, luciendo como si

realmente quisiera asesinar a Warner, y de repente me siento más ansiosa de lo

que estuve en todo el día. Estoy mirando de Adam a Warner y de regreso y no sé

qué hacer. No sé si algo va a pasar y estoy tan desesperada por las cosas para ser

civil que yo…

—Hola—dice James, tan fuerte que asusta a todos. Está mirando a Warner—. ¿Qué

haces aquí?

Warner levanta una ceja.

—Vivo aquí.

—¿Esta es tu casa? —pregunta James.

Extraño. Me pregunto qué le dijeron Adam y Kenji sobre a dónde estaban yendo.

Warner asiente.

—En cierto modo, sí —dice—. Sirve como mi casa. Vivo arriba.

—Eso es genial —dice James sonriendo—. Este lugar es muy genial —frunce el ceño

—. Oye, sin embargo, pensé que teníamos que odiarte.

—James —dice Adam, dándole a su hermano una mirada de advertencia.

—¿Qué? —pregunta James.

252

—Eres libre de odiarme—dice Warner—. Si quieres. No me importa.

—Bueno, debería importarte —dice James sorprendido—. Yo estaría muy enojado si

alguien me odiara.

—Eres joven.

—Tengo casi doce —le dice James.

—Me dijeron que tenías diez.

—Dije casi doce —James gira los ojos—. ¿Cuántos años tienes?

Todo el mundo está mirando. Escuchando. Muy fascinados como para mirar a otra

parte.

Warner estudia a James. Se toma su tiempo para contestar.

—Tengo diecinueve años.

Los ojos de James se abren.

—Eres solo un año mayor que Adam —dice—. ¿Cómo tienes tantas cosas si eres solo

un año mayor que Adam? No conozco a nadie de tu edad con tantas cosas.

Warner me mira. Mira a James. Me mira de nuevo.

—¿No hay nada que quieras agregar a esta conversación, amor?

Sacudo mi cabeza. Sonriendo.

—¿Por qué la llamas “amor”? —pregunta James—. Te oí decirlo antes, tambien.

Mucho. ¿Estás enamorado de ella? Creo que Adam está enamorado de ella. Kenji

no está enamorado de ella. Ya se lo pregunté.

Warner parpadea hacia él.

—¿Y bien? —pregunta James.

—¿Y bien qué?

—¿Estás enamorada de ella?

253

—¿Estás tú enamorado de ella?

—¿Qué? —James de sonroja—. No. Ella es como un millón de años mayor que yo.

—¿Alguien quiere hacerse cargo de esta conversación? —pregunta Warner

mirando al grupo.

—No has contestado mi pregunta —dice James—. Sobre por qué tienes tantas cosas.

No estoy tratando de ser grosero —dice—. En serio. Solo me lo estoy preguntando.

Nunca antes tomé una ducha con agua caliente. Y tienes mucha comida. Debe ser

genial tener tanta comida todo el tiempo.

Warner se estremece, de forma inesperada él mira más detenidamente a James.

—No —dice lentamente—. No es malo tener comida y agua caliente todo el tiempo.

—Entonces, ¿vas a contestar mi pregunta? ¿Sobre cómo tienes todas estas cosas?

Warner suspira.

—Soy el comandante y regente del Sector 45 —dice—. En realidad estamos en una

base militar, donde es mi trabajo vigilar a todos nuestros soldados y civiles quienes

viven con compuestos. Me pagan por vivir aquí.

—Oh —James palidece al instante, de repente se ve inhumanamente aterrorizado—.

¿Trabajas para el Restablecimiento?

—Oye, está bien amigo —le dice Kenji a James—. Estás a salvo aquí ¿bien? Nadie va

a lastimarte.

—Esta es la clase de chico que te gusta ¿huh? —Adam me grita—. ¿La clase de chico

que puede petrificar a un niño?

—Es bueno verte de nuevo, Kent —Warner ahora está mirando a Adam—. ¿Estás

disfrutando tu estancia?

Adam parece estar luchando con la necesidad de decir muchas cosas

desagradables.

254

—¿Entonces realmente trabajas para ellos? —le pregunta de nuevo James a Warner,

sus palabras en un solo aliento, sus ojos aún congelados en la cara de Warner. Él

está temblando tanto que rompe mi corazón—. ¿Trabajas para el Restablecimiento?

Warner vacila. Aparta la mirada y lo mira de nuevo.

—Teóricamente —dice—. Sí.

—¿A qué te refieres? —pregunta James.

Warner mira sus manos.

—¿A qué te refieres con teóricamente? —demanda James.

—¿Estás preguntando —dice Warner con un suspiro—, porque realmente quieres

que te lo aclare? ¿O porque no conoces lo que significa teóricamente?

James vacila, su pánico disolviéndose en frustración por un momento. Él levanta la

cara, tornándose molesto.

—Está bien. ¿Qué significa teóricamente?

—Teóricamente—dice Warner—. Se supone que trabajo para el Restablecimiento.

Pero, obviamente, como estoy alojando a un grupo de rebeldes del gobierno en

una base militar… en mis cuarteles privados, no menos… y manteniendo a dichos

rebeldes para que puedan derrotar al régimen actual, diría que no. Que no estoy,

exactamente, trabajando para el Restablecimiento. Cometí traición —le dice a

Jemes—. Un crimen que es castigado con la muerte.

James lo mira por un largo rato.

—¿Eso significa teóricamente?

Warner mira al techo, suspira de nuevo.

Yo ahogo una risa.

—Entonces espera… entonces no eres un chico malo —dice James, de repente—.

Estás de nuestro lado ¿verdad?

Warner se gira lentamente para mirarlos ojos de James. No dice nada.

255

—¿Y bien? —pregunta James, impaciente—. ¿Estás de nuestro lado?

Warner parpadea. Dos veces.

—Eso parece. —dice luciendo como si apenas pudiera creer lo que está diciendo.

—Tal vez deberíamos volver al traje —dice Castillo. Está mirando a Warner,

sonriendo triunfante—. Alia ha gastado un montón de tiempo diseñándolo, y sé

que tiene más detalles para compartir.

—Sí —dice Kenji emocionado—. Esto luce prometedor, Alia. Yo quiero uno. ¿Puedo

tener uno?

Me pregunto si soy la única persona que nota que las manos de Warner están

temblando.

256

44

Traducido por Sisabel1320

Corregido por val_277

—Golpéame.

Warner está de pie justo frente a mí, con la cabeza inclinada hacia un lado.

Todos nos están mirando.

Sacudo mi cabeza, rápido.

—No tengas miedo, amor —me dice—. Sólo quiero que lo intentes.

Sus brazos están relajados a los costados. Su postura muy casual. Es sábado por la

mañana, lo que significa que tiene tiempo libre de su rutina diaria de ejercicios. Lo

que significa que está decidido a trabajar conmigo en su lugar.

Sacudo mi cabeza de nuevo.

Él se ríe.

—Tu entrenamiento con Kenji es bueno —dice—, pero esto es igual de importante.

Necesitas aprender a luchar. Tienes que ser capaz de defenderte.

—Pero puedo defenderme —digo—. Soy lo suficientemente fuerte.

—La fuerza es excelente —dice—. Pero nada vale la pena sin técnica. Si puedes ser

vencida, no eres lo suficientemente fuerte.

—No creo que pueda ser vencida —digo—. No realmente.

257

—Admiro tu confianza.

—Bueno, es verdad.

—Cuando conociste a mi padre por primera vez —dice—. ¿No fuiste vencida desde

el principio?

Mi sangre se enfría.

—Y cuando te dispusiste a luchar después de dejar Punto Omega —me dice—. ¿No

fuiste vencida otra vez?

Aprieto mis puños.

—E incluso después de haber sido capturada —dice en voz baja—. ¿Mi padre no fue

capaz de dominarte una vez más?

Dejo caer mi cabeza.

—Quiero que seas capaz de defenderte —dice Warner, con su voz suave—. Quiero

que aprendas a luchar. Kenji estaba en lo cierto el otro día cuando dijo que no

puedes simplemente tirar tu energía por ahí. Tienes que ser capaz de proyectar con

precisión. Tus movimientos siempre deben ser deliberados. Tienes que ser capaz de

anticiparte a tu oponente en todas las formas posibles, tanto mental como

físicamente. La fuerza es sólo el primer paso.

Levanto mi mirada, encontrando sus ojos.

—Ahora golpéame —dice.

—No sé cómo —admito finalmente, avergonzada.

Él está tratando con mucha fuerza no sonreír.

—¿Estás buscando voluntarios? —escucho preguntar a Kenji. Él da un paso más

cerca—. Porque con mucho gusto voy a patearte el trasero si Juliette no está

interesada.

—Kenji—digo bruscamente girándome. Entrecierro mis ojos.

—¿Qué?

258

—Vamos, amor —dice Warner. Sin inmutarse por el comentario de Kenji,

mirándome como si no existiera nadie más en esta habitación—. Quiero que lo

intentes. Usa tu fuerza. Aprovecha todo el poder que tienes. Y luego golpéame.

—Me temo que voy a hacerte daño.

Warner vuelve a reír. Aparta la mirada.

Se muerde el labio mientras ahoga otra sonrisa.

—No vas a hacerme daño —dice—. Confía en mí.

—¿Porque absorberás el poder?

—No —dice—. Porque no serás capaz de hacerme daño. No sabes cómo.

Frunzo el ceño molesta.

—Bien.

Balanceo mi puño en lo que creo que un golpe debe ser. Pero mi movimiento es

débil y vacilante, tan humillantemente malo que casi me doy por vencida a la

mitad.

Warner atrapa mi brazo. Encuentra mis ojos.

—Concéntrate—dice—. Imagina que estás aterrorizada. Estás acorralada. Tú estás

luchando por tu vida. Defiéndete—exige.

Tiro mi brazo hacia atrás con más intensidad, lista para intentarlo más fuerte esta

vez, cuando Warner me detiene. Agarra mi codo, sacudiéndolo un poco.

—No estás jugando béisbol —dice—. No subas para dar un golpe, y no necesitas

levantar el codo hasta tu oreja. No le des previo aviso a tu oponente de lo que

estás a punto de hacer —dice—. El impacto debe ser inesperado.

Lo intento de nuevo.

—Mi cara está en el centro, amor, justo aquí—dice él, tocando un dedo contra su

barbilla—. ¿Por qué estás tratando de golpear mi hombro?

Lo intento de nuevo.

259

—Mejor… controla tu brazo… mantén tu puño izquierdo arriba… protege tu cara.

Golpeo duro, un golpe bajo, un impacto inesperado, aun cuando sé que él no está

listo.

Sus reflejos son demasiado rápidos.

Su puño se cierra alrededor de mi antebrazo en un instante. Le da un tirón, con

fuerza, trayendo mi brazo hacia delante y abajo hasta que estoy sin equilibrio y

caigo hacia él. Nuestros rostros están a un centímetro de distancia.

Levanto la mirada, avergonzada.

—Fue lindo —dice, nada divertido mientras me libera—. Inténtalo de nuevo.

Lo hago.

Él bloquea mi puño con el dorso de su mano, golpeando el espacio justo en el

interior de mi muñeca, sacudiendo mi brazo hacia un lado.

Lo intento de nuevo.

Él usa la misma mano para agarrar mi brazo en medio del aire y tirarme cerca otra

vez. Se inclina.

—No permitas que nadie agarre tus brazos de esta forma —dice—. Porque una vez

que lo hagan, serán capaces de controlarte. —Y, como para demostrarlo, utiliza su

agarre sobre mi brazo para tirar de mí y luego empujarme hacia atrás, con fuerza.

No demasiado fuerte.

Pero aun así.

Estoy empezando a irritarme, y él puede notarlo.

Sonríe.

—¿De verdad quieres que te haga daño? —pregunto, entrecerrando los ojos.

—No creo que puedas —dice.

—Creo que eres muy arrogante sobre eso.

260

—Demuestra que estoy equivocado, amor. —Levanta una ceja hacia mí—. Por favor.

Intento golpearlo.

Él bloquea.

Golpeo de nuevo.

Bloquea.

Sus antebrazos están hechos de acero.

—Pensé que esto se trataba de puñetazos ―digo, frotando mis brazos—. ¿Por qué

sigues golpeando mis antebrazos?

—Tu puño no lleva tu fuerza —dice—. Es sólo una herramienta.

Me balanceo de nuevo, vacilando al último minuto, mi confianza falla.

Él atrapa mi brazo. Lo deja caer.

—Si vas a dudar —dice—, hazlo a propósito. Si vas a hacerle daño a alguien, hazlo a

propósito. Si vas a perder una pelea —dice—, hazlo a propósito.

—Yo solo… no puedo hacer esto bien —digo—. Me tiemblan las manos y mis brazos

están empezando a doler…

—Mira lo que hago —dice—. Observa la forma.

Sus pies están firmes con respecto a la anchura de los hombros, sus piernas

ligeramente flexionadas en las rodillas. Su puño izquierdo está en alto y detenido,

protegiendo el lado de su cara, y su puño derecho está en la delantera, asentado

más alto y ligeramente en diagonal desu izquierda. Ambos codos están metidos,

cerniéndose sobre su pecho.

Él se balancea hacia mí, lentamente, para que yo pueda estudiar el movimiento.

Su cuerpo está tenso, su objetivo enfocado, cada movimiento controlado.

El poder viene de algún lugar muy dentro de él, es la clase de fuerza que es

consecuencia de años de cuidadoso entrenamiento. Sus músculos saben cómo

261

moverse. Saben cómo luchar. Su poder no es un truco de la casualidad

sobrenatural.

Sus nudillos rozan suavemente el borde de mi mentón.

Él hace que golpear a alguien parezca tan fácil. No tenía ni idea de que fuera tan

difícil.

—¿Quieres cambiar? —pregunta.

—¿Qué?

—Si trato de golpearte —dice—. ¿Puedes defenderte?

—No.

—Inténtalo —dice—. Tan sólo trata de bloquearme.

—Está bien —digo, sin querer realmente. Me siento estúpida y malhumorada.

Él se balancea de nuevo, lentamente, para mi bien.

Palmeo su brazo fuera del camino.

Él deja caer las manos. Trata de no reírse.

—Eres mucho peor en esto de lo que pensé que serías.

Frunzo el ceño.

—Usa tus antebrazos —dice—. Bloquea mi balance. Sácalo del camino y cambia tu

cuerpo con él. Recuerda que debes mover la cabeza cuando bloqueas. Quieres

alejarte del peligro. Solo no te quedes ahí y lo palmees.

Asiento.

Él empieza a moverse.

Lo bloqueo demasiado rápido, mi antebrazo golpea su puño. Con fuerza.

Me estremezco.

—Es bueno anticiparse —me dice con ojos penetrantes—. Pero no ser impaciente.

262

Otro movimiento.

Agarro su antebrazo. Lo miro fijamente. Trato de tirarlo hacia abajo como él lo hizo

con el mío, pero literalmente no se mueve. En absoluto. Ni siquiera un centímetro.

Es como tirar de un poste de metal enterrado en el concreto.

—Eso estuvo… bien —dice sonriendo—. Inténtalo de nuevo. Concéntrate. —Él está

estudiando mis ojos—. Concéntrate, amor.

—Estoy concentrada—insisto irritada.

—Mira tus pies —dice—. Estás poniendo tu peso en la parte delantera de los pies y te

ves como si estuvieras a punto de volcarte. Ponte firme en posición —dice—. Pero

lista para moverte. Tu peso debe descansar en los talones—dice, golpeando la parte

posterior de su propio pie.

—Bien —digo bruscamente, ahora enojada—. Estoy encima de mis talones. No voy a

volcarme más.

Warner me mira. Captura mis ojos.

—Nunca luches cuando estés enojada —dice en voz baja—. La ira te pondrá débil y

torpe. Desviará tu atención. Tus instintos te fallarán.

Muerdo el interior de mi mejilla.

Frustrada y avergonzada.

—Inténtalo de nuevo —dice lentamente—. Mantén la calma. Ten fe en ti misma. Si

crees que no puedes hacerlo —dice—, no lo harás.

Asiento, ligeramente calmada. Trato de concentrarme.

Le digo que estoy lista.

Él se balancea.

Mi brazo izquierdo se dobla en un ángulo perfecto de noventa grados que choca

contra su antebrazo con tanta fuerza que detiene su balance. Mi cabeza se ha

movido, mis pies girados en la dirección de su golpe, todavía estoy firmemente de

pie.

263

Warner está divertido.

Él balancea su otro puño.

Agarro su brazo en medio del aire, mi puño cerrado alrededor del espacio por

encima de su muñeca, y tomo ventaja de su sorpresa para sacarle el equilibrio,

lanzando su brazo hacia abajo y tirándolo hacia delante. Casi se estrella contra mí.

Su rostro está justo en frente del mío.

Y estoy tan sorprendida que por un momento no sé qué hacer.

Estoy atrapada en sus ojos.

—Golpéame —susurra.

Aprieto mi agarre en su brazo, y luego lo empujo a través de la habitación.

Él vuela hacia atrás, sujetándose antes de golpear el suelo.

Estoy congelada en el lugar. Impresionada.

Alguien silba.

Me doy la vuelta.

Kenji está aplaudiendo.

—Bien hecho, princesa —dice, tratando de no reírse—.No sabía lo que tenías en ti.

Sonrío, medio avergonzada y medio absurdamente orgullosa de mí misma.

Me encuentro con los ojos de Warner a través de la habitación. Él asiente,

sonriendo ampliamente.

—Bien —dice—. Muy bien. Eres una rápida principiante. Pero todavía nos queda

mucho trabajo por hacer.

Finalmente aparto la vista, mirando de reojo a Adam en el proceso.

Se ve enojado.

264

265

45

Traducido por Fer_rdn

Corregido por val_277

Los días han pasado volando, cometas llevándoselos lejos.

Warner ahora ha estado trabajando conmigo todas las mañanas. Después de su

entrenamiento, y después de mi entrenamiento con Kenji, ha sacado dos horas al

día para pasarlo entrenando conmigo. Siete días a la semana.

Es un maestro extraordinario.

Tan paciente conmigo. Tan agradable. Nunca se ha frustrado, nunca se molestó

por el tiempo que me lleva aprender algo nuevo. Se toma el tiempo para explicar la

lógica detrás de cada detalle, cada movimiento, cada posición. Quiere que yo

entienda lo que estoy haciendo en un nivel elemental. Se asegura de que

internalizo la información y la replico por mi cuenta, no sólo imito sus movimientos.

Por fin estoy aprendiendo a ser fuerte en más de un sentido.

Es extraño. Nunca pensé que saber cómo lanzar un puñetazo podría hacer una

diferencia, pero el simple conocimiento de saber cómo defenderme me ha hecho

mucho más confiada.

Ahora soy mucho más consciente de mí misma. Me doy la vuelta sintiendo la fuerza

en mis miembros. Soy capaz de nombrar los músculos individuales de mi cuerpo, sé

exactamente cómo usarlos y cómo abusar de ellos, si hago las cosas mal. Mis

reflejos están cada vez mejor, mis sentidos están creciendo. Estoy empezando a

entender lo que me rodea, para anticipar el peligro, y reconocer los cambios sutiles

en el lenguaje corporal que indica ira y agresión.

266

Y ahora proyectar es casi demasiado fácil.

Warner recoge todo tipo de cosas para que destruya, sólo para prácticas de tiro.

Trozos de madera y metal, sillas antiguas y tablas. Bloques de hormigón. Cualquier

cosa que pondría a prueba mi fuerza. Castillo usa su energía para tirar los objetos

en el aire y es mi trabajo destruirlos a través del cuarto. Al principio fue casi

imposible, era un ejercicio extremadamente intenso, lo que me obligó a estar

totalmente en control de mí misma.

Pero ahora, es uno de mis juegos favoritos.

Puedo parar y aplastar cualquier cosa en el aire. Desde cualquier distancia a través

de la habitación. Todo lo que necesito son mis manos para controlar la energía.

Puedo mover mi propio poder, en cualquier dirección, centrándome en objetos

pequeños y luego ampliando el alcance a una masa mayor.

Puedo ahora mover todo en la sala de entrenamiento. Nada es difícil.

Kenji cree que necesito un nuevo desafío.

—Quiero llevarla afuera —dice Kenji. Le está hablando directamente a Warner… tan

ligeramente, sigue siendo algo extraño para mí—. Creo que necesita empezar a

experimentar con materias naturales. Estamos demasiado limitados aquí.

Warner me mira.

—¿Qué piensas?

—¿Vas a estar a salvo? —pregunto.

—Bueno —dice—,en realidad no importa, ¿verdad? Dentro de una semana

estaremos de excursión de todos modos.

—Buen punto. —Trato de sonreír.

* * *

Adam ha estado inusualmente tranquilo estas últimas dos semanas. No sé si es

porque Kenji ha hablado con él y le dijo que tuviera cuidado, o si es porque

realmente renunció a esta situación. Tal vez se dio cuenta de que no hay nada

267

romántico pasando entre yo y Warner. Lo que me agrada y me decepciona a la

vez.

Warner y yo hemos alcanzado algún tipo de entendimiento. Una civil relación

extrañamente formal que se balancea precariamente entre la amistad y algo que

nunca ha sido definido.

No puedo decir que me gusta.

Adam no interfiere, sin embargo, cuando James habla con Warner, y Kenji me dijo

que es porque Adam no quiere traumatizar a James dándole una razón para tener

miedo de vivir aquí.

Lo que significa que James está constantemente hablando con Warner.

Es un chico curioso, y Warner es naturalmente privado por lo que él es el objetivo

obvio para las preguntas de James. Sus intercambios siempre son entretenidos para

nosotros. James no pide disculpas, y es más audaz de lo que la mayoría sería jamás

al hablar con Warner.

Es algo lindo, en realidad.

Aparte de eso, todo el mundo ha progresado bien. Brendan y Winston están de

vuelta a la perfección, Castillo está en el mejor espíritu todos los días, y Lily es un

tipo de chica autosuficiente que no necesita estar entretenida, aunque Ian y ella

parecen haber encontrado una especie de consuelo en la compañía del otro.

Supongo que tiene sentido que este tipo de aislamiento pueda reunir a la gente.

Como Adam y Alia.

Él ha estado pasando mucho tiempo con ella últimamente, y no sé qué significa, ya

que podría no ser más que amistad. Pero la mayoría de las veces que he estado en

la sala de entrenamiento, lo veo sentado junto a ella, sólo viendo su boceto,

haciendo una ocasional pregunta.

Ella siempre sonrojándose.

En cierto modo, me recuerda mucho a la forma en que yo solía ser.

268

Adoro a Alia, pero a veces verlos juntos me hace preguntarme si esto es lo que

Adam siempre ha querido. Una tranquila y dulce chica. Alguien que compense

toda la aspereza que ha visto en su vida. Él me lo dijo una vez, lo recuerdo. Dijo

que le encantaba eso de mí. Que yo era tan buena. Tan dulce. Que era la única

cosa buena que quedaba en este mundo.

Creo que siempre supe que no era cierto.

Tal vez él también está empezando a verlo.

269

46

Traducido por Fer_rdn

Corregido por val_277

—Hoy voy a visitar a mi madre.

Estas son las siete palabras que comienzan nuestra mañana.

Warner acaba de salir de su oficina, su cabello un desastre dorado alrededor de su

cabeza, sus ojos tan verdes y tan simultáneamente transparentes que desafían la

verdadera descripción. Él no se ha molestado en abotonar su camisa arrugada y el

cinturón de sus pantalones que está colgando bajo su cintura. Se ve

completamente desorientado. No creo que haya dormido en toda la noche y

quiero tan desesperadamente saber lo que ha estado sucediendo en su vida, pero

sé que no es mi lugar para preguntar. Peor aún, sé que él no me lo diría aunque lo

hiciera.

No hay nivel de intimidad entre los dos.

Todo se mueve muy rápidamente entre nosotros y luego se detiene por completo.

Todos esos pensamientos y sentimientos y emociones congeladas en su lugar. Y

ahora tengo tanto miedo de que si hago un movimiento en falso, todo se romperá.

Pero lo extraño.

Él se pone frente a mí todos los días y me entrena y practico junto a él como un

compañero de trabajo y no es suficiente para mí. Echo de menos nuestras fáciles

conversaciones, sus sonrisas abiertas, la forma que siempre solía mirarme a los ojos.

Lo extraño.

270

Y tengo que hablar con él, pero no sé cómo. O cuándo. O qué decir.

Cobarde.

—¿Por qué hoy…? —pregunto tentativamente—.¿Ha pasado algo?

Warner no dice nada por un largo tiempo, sólo se queda mirando la pared.

—Hoy es su cumpleaños.

—Oh —susurro, mi corazón rompiéndose.

—Querías practicar al aire libre —dice, sin dejar de mirar al frente—. Con Kenji. Te

puedo llevar conmigo cuando salga, siempre y cuando él prometa mantenerse

invisible. Yo te llevo a algún lugar en el territorio no regulado y te recojo cuando

esté regresando. Eso es todo ¿no?

—Sí.

No dice nada más, pero sus ojos son salvajes y desenfocados. Está mirando el muro

como si fuera una ventana.

—¿Aaron?

—Sí, amor.

—¿Tienes miedo?

Toma una respiración profunda. Exhala lentamente.

—Nunca sé qué esperar cuando la visito —dice en voz baja—. Cada vez es diferente.

A veces está tan drogada que ni siquiera se mueve. A veces sus ojos están abiertos

y sólo mira el techo. A veces… —dice—, está completamente histérica.

Mi corazón se retuerce.

—Es bueno que todavía la visites —le digo—. Lo sabes, ¿verdad?

—¿Lo es? —Se ríe, un extraño y nervioso tipo de risa—. A veces no estoy tan seguro.

—Sí. Lo es.

271

—¿Cómo puedes saberlo?—Me mira, me mira como si estuviera asustado de oír la

respuesta.

—Porque puede decirlo, aunque sea por un segundo que estés en la habitación

con ella, le has dado un regalo extraordinario. No se ha ido completamente —le

digo—. Lo sabe. Incluso si no es todo el tiempo, e incluso si no puede demostrarlo.

Ella sabe que has estado allí. Y sé que debe significar mucho para ella.

Toma otro suspiro tembloroso. Ahora está mirando el techo.

—Eso es una cosa muy agradable para decir.

—Lo digo en serio.

—Lo sé —dice—. Sé que lo haces.

Lo miro un poco más, preguntándome si alguna vez habrá un tiempo adecuado

para hacer preguntas sobre su madre. Pero hay una cosa que siempre he querido

preguntar. Así que lo hago.

—Ella te dio ese anillo, ¿verdad?

Warner se queda quieto. Creo que puedo oír su corazón acelerándose desde aquí.

—¿Qué?

Me acerco a él y tomo su mano izquierda.

—Éste —digo, señalando el anillo de jade que siempre ha llevado en su meñique

izquierdo. Él nunca se lo quita. Ni en la ducha. Ni para dormir. Nunca.

Él asiente, lentamente.

—Pero... no te gusta hablar de ello —digo, recordando la última vez que le pregunté

sobre su anillo.

Cuento exactamente diez segundos antes de que hable de nuevo.

—Nunca se me permitió —dice muy, muy bajo—, recibir regalos. De nadie. Mi padre

odiaba la idea de los regalos. Odiaba las fiestas de cumpleaños y días festivos.

272

Nunca dejó que nadie me diera nada, y menos mi madre. Dijo que aceptar regalos

me haría débil. Pensó que me animaría a confiar en la caridad de los demás.

—Pero nos escondimos un día —dice—. Mi madre y yo. —Sus ojos están arriba, fuera,

perdidos en otro lugar. Podría no estar hablándome en absoluto—. Era mi sexto

cumpleaños y ella estaba tratando de ocultarme. Porque sabía lo que quería

hacerme mi padre. —Parpadea. Su voz es un susurro, medio muerto por la

emoción—. Recuerdo que le temblaban las manos —dice—. Lo recuerdo porque me

quedé mirando sus manos. Porque estaba sosteniendo la mía en su pecho. Y

estaba llevando este anillo. —Se calla, recordando—. Nunca había visto joyería en mi

vida. No sabía exactamente lo que era. Pero ella me miró fijamente y quería

distraerme —dice—. Quería mantenerme entretenido.

Mi estómago está amenazando con enfermarse.

—Así que me contó una historia. Una historia sobre un niño que nació con ojos

verdes, y un hombre que estaba tan cautivado por su color que lo buscó por el

mundo para hacer una piedra del mismo tono. —Su voz ahora está

desapareciendo, cayendo en susurros tan bajos que puedo apenas escucharle—.

Ella dijo que el niño era yo. Que este anillo se hizo a partir de la misma piedra, y

que el hombre se lo había dado, con la esperanza de que un día ella me lo diera a

mí. Era su regalo, dijo, era por mi cumpleaños. —Se detiene. Respira—. Y entonces

se lo quitó, y lo deslizó en mi dedo índice, y dijo: “Si lo ocultas en tu corazón, él

nunca será capaz de arrebatártelo”.

Mira la pared.

—Es el único regalo —dice—, que alguien alguna vez me ha dado.

Mis lágrimas caen, quemando todo el camino hasta mi garganta.

273

274

47

Traducido por Fer_rdn

Corregido por val_277

Todo el día me siento extraña.

Me siento desconectada, de alguna manera. Kenji está encantado de salir de la

base, emocionado por probar mi fuerza en nuevos lugares, y todo el mundo está

celoso de que podamos irnos. Así que debería estar feliz. Debería estar ansiosa.

Pero me siento extraña.

Mi cabeza está en un lugar raro, y creo que es porque no he sido capaz de sacudir

la historia de Warner de mi mente. No puedo dejar de tratar de imaginar cómo era.

Como un pequeño niño aterrorizado.

Nadie sabe a dónde se dirige hoy. Nadie sabe la profundidad del asunto. Y él no

hace nada para traicionar la forma en que se está sintiendo realmente. Ha estado

tan tranquilo como siempre, controlado y cuidadoso con sus palabras, sus

acciones.

Kenji y yo nos reuniremos con él en un momento.

Estamos deslizándonos de la puerta hacia la pared de armas, y por fin soy capaz de

ver cómo Warner nos escabulló al interior. Estamos cruzando un campo de tiro.

Hay estaciones de arma y unos pocos cubículos con objetivos establecidos a

cientos de metros de distancia, y en este momento, todo el lugar está desierto. Esta

debe ser otra de las salas de ensayo de Warner.

Hay una puerta al final del pasillo, y Kenji la empuja. No es necesario que me

toque en absoluto con el fin de mantenerme invisible, y es mucho más conveniente

275

de esta manera. Podemos movernos libremente mientras esté cerca de los doce

metros, lo que nos da la flexibilidad que tenemos para ser capaces de trabajar fuera

hoy. Ahora estamos al otro lado de la puerta.

De pie en una enorme instalación de almacenamiento.

El espacio es de al menos quinientos metros de ancho, o tal vez el doble. Nunca he

visto tantas cajas en toda mi vida. No tengo idea de lo que contienen, y no hay

tiempo para preguntarle.

Kenji está tirándome a través del laberinto.

Eludimos cajas de todos los tamaños, con cuidado de no tropezar con los cables

eléctricos y la maquinaria utilizada para mover los artículos más pesados. Hay filas y

filas y más filas divididas en incluso más filas que albergan todo en secciones

organizadas. Me doy cuenta de que hay etiquetas en todos los estantes y en todo

el pasillo, pero no puedo acercarme lo suficiente para leerlas.

Cuando finalmente nos acercamos al final de la sala de almacenamiento, hay dos

enormes puertas de dos metros que conducen a la salida. Esta es claramente una

zona de carga para camiones y tanques. Kenji me agarra del brazo y me mantiene

cerca ya que a nuestro paso hay varios guardias estacionados junto a la salida.

Pasamos a través de los camiones aparcados por todas partes en la zona de carga,

hasta que finalmente llegamos al punto de reunión en el que se supone que

debemos encontrar a Warner.

Ojalá Kenji hubiera estado para hacerme invisible cuando intenté por primera vez

subir y bajar de la base. Hubiera sido tan agradable caminar como un ser humano,

en lugar de ser acarreada por los pasillos, sacudida y tambaleante, aferrándome a

las patas de una mesa de catering.

Warner se está inclinando contra un tanque. Ambas puertas están abiertas, y está

mirando a su alrededor como si supervisara la labor que se realiza con las unidades

de carga. Asiente a varios soldados mientras pasan.

Nos trepamos en el lado del pasajero, desapercibidos.

Y justo cuando estoy a punto de susurrarle un aviso a Warner, camina al lado del

pasajero y dice:

276

—Cuidado con las piernas, amor,—cierra la puerta.

Y luego se sube al otro lado. Comienza a conducir.

Seguimos siendo invisibles.

—¿Cómo supiste que estábamos aquí? —pregunta Kenji inmediatamente—.

¿Puedes, como, ver a la gente invisible, también?

—No —dice Warner, con los ojos centrados al frente—. Puedo sentir tu presencia. La

suya, sobre todo.

—¿En serio? —dice Kenji—. Eso es algo raro. ¿Cómo me siento? ¿Cómo mantequilla

de maní?

Warner no está divertido.

Kenji se aclara la garganta.

—J, creo que debes cambiar de sitio conmigo.

—¿Por qué?

—Creo que tu novio está tocando mi pierna.

—No te hagas ilusiones —dice Warner.

—Cambia los lugares conmigo, J. Él está haciéndome sentir todo nervioso y esa

mierda, como si tal vez estuviera a punto de acuchillarme.

—Está bien —suspiro. Trato de trepar sobre él, pero es difícil, teniendo en cuenta

que no puedo ver mi propio cuerpo o el suyo.

—Auch… maldición… casi me pateas en la cara.

—¡Lo siento! —digo, tratando de trepar sobre sus rodillas.

—Sólo tienes que moverte —dice—. Dios, ¿cómo cuánto pesas?

Se mueve, todo a la vez, saliendo debajo de mí, y me da un pequeño empujón para

moverme.

Caigo de bruces en el regazo de Warner.

277

Warner toma un ligera y aguda ingesta de aliento, y me apresuro en posición

vertical, ruborizándome muy fuerte, y estoy tan aliviada de que nadie me pueda ver

en estos momentos.

Quiero golpear a Kenji en la nariz.

Nadie habla mucho después de eso.

* * *

A medida que nos acercamos a territorio no regulado, el paisaje comienza a

cambiar.

El camino, las carreteras simples, semi pavimentadas dan paso a las calles de

nuestro viejo mundo. Las casas están pintadas en tonos que prometían ser

coloridos en un tiempo, y las carreteras están llenas de aceras que podrían haber

llevado a los niños a salvo a casa desde la escuela. Las casas se están cayendo a

pedazos ahora.

Todo se rompe, en ruinas. Las ventanas tapiadas. El césped crecido y salvaje. El

invierno aún fresco en el aire, y proyecta una sombra de abatimiento sobre la

escena de una manera que dice que todo esto podría ser diferente en otra

temporada. Quién sabe.

Warner detiene el tanque.

Se baja y se acerca a nuestra puerta, por si alguien aún está aquí, y lo hace parecer

como si estuviera abriéndola por una razón específica. Para comprobar el interior.

Para examinar un problema.

No importa.

Kenji salta primero, y Warner parece ser capaz de decir que se ha ido.

Alcanzo la mano de Warner, aunque sé que no puede verme. Sus dedos se

aprietan inmediatamente alrededor de los míos. Sus ojos se centran en el suelo.

—Todo va a estar bien —le digo—. ¿De acuerdo?

—Sí —dice—. Estoy seguro de que todo estará bien.

278

Dudo.

—¿Volverás pronto?

—Sí —susurra—. Voy a volver en dos horas exactas. ¿Será tiempo suficiente?

—Sí.

—Bueno. Entonces nos encontraremos aquí. En este lugar exacto.

—Está bien.

No dice nada por un segundo. Entonces:

—Está bien.

Aprieto su mano.

Sonríe hacia el piso.

Me pongo de pie y él se cambia de lado, permitiéndome salir. Lo toco mientras

paso, sólo brevemente. Solo como un recordatorio. Que estoy aquí para él.

Se estremece, sobresaltado, y retrocede.

Luego se mete en el tanque, y se va.

279

48

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Warner está retrasado.

Kenji y yo tuvimos una sesión semi exitosa, que consistía principalmente en

nosotros discutiendo sobre dónde estábamos y lo que estábamos buscando.

Vamos a tener que llegar con muchas mejores señales la próxima vez, porque

tratar de coordinar una sesión de entrenamiento entre dos personas invisibles es

mucho más difícil de lo que parece. Lo que es decir mucho.

Así que ahora estamos cansados y un poco decepcionados, habiendo logrado

poco en el camino al progreso, y estamos de pie en el mismo lugar que Warner nos

dejó.

Y Warner está retrasado.

Esto es inusual por muchas razones. La primera de ellas es que Warner nunca llega

tarde. A nada. Y la segunda es que si va a llegar tarde, definitivamente no sería para

algo así. Esta situación es demasiado peligrosa para ser casual. Él no lo habría

tomado a la ligera. Sé que no lo habría hecho.

Así que estoy paseando.

—Estoy seguro de que está bien —está diciéndome Kenji—. Probablemente acaba

de terminar de hacer lo que sea que está haciendo. Ya sabes, comanditando y toda

esa mierda.

—Comanditando no es una palabra.

280

—Tiene letras, ¿no? Suena como una palabra para mí.

Estoy demasiado nerviosa para bromear en estos momentos.

Kenji suspira. Lo escucho pisar sus pies contra el frío.

—Él va a estar aquí.

—No me siento bien, Kenji.

—Tampoco me siento bien —dice—. Estoy muerto de hambre.

—Warner no llegaría tarde. No es así.

—¿Cómo lo sabrías? —dispara Kenji de nuevo—. ¿Lo conoces desde hace cuánto

tiempo, exactamente? ¿Cinco meses? ¿Y crees que lo conoces tan bien? Tal vez esté

en un club secreto de jazz en el que canta a capela y lleva chalecos brillantes y

piensa que es genial bailar el cancán.

—Warner no usaría chalecos brillantes —chasqueo.

—Pero tú crees que haría el cancán.

—Kenji, te amo, realmente lo hago, pero ahora mismo estoy muy ansiosa, y me

siento enferma, que cuanto más hablas, más quiero matarte.

—No me hables sexy, J.

Hago un bufido, irritada. Dios, estoy tan preocupada.

—¿Qué hora es?

—Dos cuarenta y cinco.

—Esto no está bien. Deberíamos ir a buscarlo.

—Nosotros ni siquiera sabemos dónde está.

—Sí —le digo—. Yo sé dónde está.

—¿Qué? ¿Cómo?

281

—¿Te acuerdas cuando conocimos a Anderson por primera vez? —pregunto—.

¿Recuerdas cómo volver a Sycamore Street?

—Sí... —dice Kenji lentamente—. ¿Por qué?

—Él está cerca de dos calles más abajo de allí.

—Um. ¿Qué demonios? ¿Por qué está ahí?

—¿Quieres venir conmigo? —pregunto, nerviosa—. ¿Por favor? ¿Ahora?

—Está bien —dice no muy convencido—. Pero sólo porque estoy curioso. Y porque

está frío como el demonio aquí y tengo que mover las piernas antes de morir

congelado.

—Gracias —le digo—. ¿Dónde estás?

Seguimos los sonidos de las voces de los demás hasta que chocamos entre sí. Kenji

desliza su brazo en el mío. Nos acurrucamos juntos contra el frío.

Él lidera el camino.

282

49

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Esto es todo.

La casa del huevo de petirrojo azul. En la que me desperté. En la que Warner vivió.

En la que su madre está almacenada. Estamos de pie frente a ella y se ve

exactamente igual que las dos últimas veces que estuve aquí. Hermosa y

aterradora. Las campanas de viento azotando hacia atrás y adelante.

—¿Por qué diablos está Warner aquí? —pregunta Kenji—. ¿Qué es este lugar?

—Realmente no puedo decírtelo —digo.

—No ¿Por qué?

—Porque no es mi secreto para contar.

Kenji está en silencio un momento.

—Entonces, ¿qué quieres que haga?

—¿Puedes esperar aquí? —pregunto—. ¿Voy a ser capaz de permanecer invisible si

entro? ¿O voy a salir de la gama?

Kenji suspira.

—No lo sé. Pero definitivamente puedes intentarlo. Nunca he tratado de hacer esto

fuera de una casa antes. —duda—. Pero si vas a ir sin mí, ¿puede por favor darte

prisa de una puta vez? Ya me estoy congelando el culo.

283

—Sí. Te lo prometo. Voy a ser rápida. Sólo quiero asegurarme de que está bien o

que incluso está aquí. Porque si no está dentro, podría estar esperando por

nosotros de vuelta.

—Y todo esto habrá sido una gran pérdida de tiempo.

—Lo siento —digo—. Lo siento mucho. Pero sólo tengo que asegurarme.

—Ve —dice—. Ve y vuelve rápido.

—Está bien —susurro—. Gracias.

Me aparto y subo las escaleras hasta el pequeño porche. Pruebo la perilla. Está

desbloqueada. La doy vuelta, empujo la puerta. Entro.

Aquí es donde me dispararon.

La mancha de sangre de donde estaba tirada en el suelo ya ha sido limpiada. O tal

vez la alfombra fue cambiada. No estoy segura. De cualquier manera, los recuerdos

aún me rodean. No puedo caminar de nuevo en esta casa sin sentirme enferma del

estómago. Todo aquí está mal. Todo está tan mal. Así que salgo.

Algo ha sucedido.

Puedo sentirlo.

Tengo cuidado de cerrar la puerta suavemente detrás de mí. Me arrastro por las

escaleras, recordando cómo las tablas del suelo crujían cuando fui capturada y

traída aquí primero, y soy capaz de dejar de lado las partes más ruidosas, y el resto

de eso, afortunadamente, suena como que podría ser el viento.

Cuando estoy arriba, cuento tres puertas. Tres habitaciones.

A la izquierda: la antigua habitación de Warner. En la que me desperté.

En el medio: el cuarto de baño. En el que me bañé.

En el otro extremo de la sala, todo el camino a la derecha: la habitación de su

madre. La que estoy buscando.

Mi corazón se acelera en mi pecho.

284

Casi no puedo respirar cuando me acerco más cerca de puntillas. No sé lo que

estoy esperando encontrar. No sé lo que estoy esperando que salga de este viaje.

No tengo la menor idea, ni siquiera, si Warner sigue aquí.

Y no tengo idea de cómo será ver a su madre.

Pero algo me está tirando hacia adelante, me insta a abrir la puerta y comprobar.

Necesito saber. Sólo tengo que saber. Mi mente no descansará de lo contrario.

Así que un centímetro hacia delante. Respiro profundamente varias veces. Agarro

el pomo de la puerta y giro, lentamente, sin darme cuenta que he perdido la

invisibilidad hasta que veo mis pies cruzando el umbral.

Me entra el pánico un instante, mi cerebro calculando los planes de emergencia, y

aunque considero brevemente dar la vuelta y cerrar la puerta, mis ojos ya han

escaneado la habitación.

Y sé que ahora no puedo regresar.

285

50

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Hay una cama aquí.

Una cama individual. Rodeada de máquinas y vías intravenosas y botellas y orinales

nuevos. Hay montones de sábanas y pilas de mantas y las más bellas estanterías y

cojines bordados y adorables peluches apilados por todas partes. Hay flores frescas

en cinco diferentes floreros y cuatro paredes de colores vivos y hay un pequeño

escritorio en la esquina con una pequeña silla a juego y hay una planta en una

maceta y un conjunto de pinceles viejos y hay marcos de cuadros, en todas partes.

En las paredes, en el escritorio, sentado en la mesa junto a la cama.

Una mujer rubia. Un pequeño chico rubio. Juntos.

Ellos nunca envejecen, noto. Las fotos nunca se mueven más allá de un cierto año.

Nunca muestran la evolución de la vida de este niño. El niño en estas fotos es

siempre joven, y siempre sobresaltado, y siempre aferrándose a la mano de la mujer

de pie junto a él.

Pero esa mujer no está aquí. Y su enfermera se ha ido, también.

Las máquinas están apagadas.

Las luces están apagadas.

La cama está vacía.

Warner se ha derrumbado en la esquina.

286

Se curvó, las rodillas encogidas hasta el pecho, los brazos envueltos alrededor de

sus piernas, la cabeza hundida entre sus brazos. Y está temblando.

Los temblores están sacudiendo todo su cuerpo.

Nunca, jamás lo he visto parecer un niño antes. Nunca, ni una vez, no en todo el

tiempo que lo he conocido. Pero en este momento, él parece un niño pequeño.

Asustado. Vulnerable. Completamente solo.

No me toma mucho entender por qué.

Caigo de rodillas delante de él. Sé que debe ser capaz de sentir mi presencia, pero

no sé si quiere verme en estos momentos. No sé cómo va a reaccionar si lo alcanzo.

Pero tengo que intentarlo.

Toco sus brazos, muy suavemente. Paso mi mano por su espalda, sus hombros. Y

entonces me atrevo a envolverme a su alrededor hasta que poco a poco se rompe,

desplegándose frente a mí.

Levanta su cabeza.

Sus ojos están enrojecidos y de un sorprendente y llamativo tono de verde,

brillando con emoción apenas contenida. Su rostro es la imagen de mucho dolor.

Casi no puedo respirar.

Entonces un terremoto golpea mi corazón, agrietándolo justo en el centro. Y creo

que aquí, en él, hay más sentimiento de lo que cualquier persona debería tener

que contener.

Trato de sostenerlo más cerca pero envuelve sus brazos alrededor de mis caderas

en cambio, su cabeza cayendo en mi regazo. Me inclino sobre él instintivamente,

protegiendo su cuerpo con el mío.

Presiono mi mejilla contra su frente. Presiono un beso en su sien.

Y luego se rompe.

Temblando violentamente, destrozándose en mis brazos, un millón de sollozos,

ahogándose en los pedazos que estoy tratando muy duro de mantener juntos. Y

287

luego me prometo, en ese momento, que lo sostendré siempre, justo así, hasta que

todo el dolor y la tortura y el sufrimiento se hayan ido, hasta que él se dé la

oportunidad de vivir el tipo de vida donde nadie lo puede herir tan profundamente

nunca más.

Y estamos entre comillas, invertidos y al revés, aferrándonos el uno al otro al final

de esta cadena perpetua. Atrapados por la vida que nosotros no elegimos.

Es tiempo, creo, de liberarse.

288

51

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Kenji está esperando en el tanque cuando volvemos. Se las arregló para

encontrarlo.

Está sentado en el lado del pasajero, invisible, y él no dice una sola palabra

mientras Warner y yo subimos.

Trato de mirarlo a los ojos, preparada ya para inventar alguna loca historia de por

qué me tomó una hora sacar a Warner de la casa, pero luego Kenji me mira.

Realmente me mira.

Y cierro mi boca para siempre.

Warner no dice una sola palabra. Ni siquiera respira ruidosamente. Y cuando

volvemos a la base, me deja y Kenji deja el tanque bajo nuestro disfraz de

invisibilidad y él todavía no dice nada, ni siquiera a mí. Tan pronto como estamos

fuera del tanque, cierra nuestras puertas y sube de nuevo a su interior.

Estoy mirándolo alejarse cuando Kenji desliza su brazo en el mío.

Tejemos nuestro camino de vuelta a través de la instalación de almacenamiento sin

ningún problema. Cruzamos a través del campo de tiro sin ningún problema. Pero

justo antes de llegar a la puerta de las instalaciones de entrenamiento de Warner,

Kenji me tira a un lado.

289

—Te seguí —dice, sin preámbulos—. Te tomó demasiado tiempo y me preocupé y

te seguí hasta allí. —Una pausa. Una pesada pausa—. Los vi —dice, en voz tan

baja—. En esa habitación.

No es primera vez hoy que me alegro de que no pueda ver mi cara.

—Está bien —susurro, sin saber qué más decir. Sin saber lo que Kenji hará con la

información.

—Yo sólo… —Kenji toma una respiración profunda—. Estoy confundido, ¿de

acuerdo? No necesito saber todos los detalles. Me doy cuenta de que todo lo que

sea que estaba pasando allí no era mi asunto, pero, ¿estás bien? ¿Ha pasado algo?

Exhalo. Cierro mis ojos mientras digo:

—Su madre murió hoy.

—¿Qué? —pregunta Kenji, estupefacto—. ¿Qué… c-cómo? ¿Su madre estaba allí?

—Ella había estado enferma por mucho tiempo —digo, las palabras corriendo a

través de mí—. Anderson la mantuvo encerrada en esa casa y la abandonó. Él la

dejó morir. Warner había estado tratando de ayudarla, y no sabía cómo. Ella no

podía ser tocada, como yo no puedo tocar a nadie, y el dolor de eso la estaba

matando todos los días. —Estoy perdiendo el control ahora, incapaz de ocultar mis

sentimientos contenidos por más tiempo—. Warner nunca quiso usarme como un

arma —le digo—. Él lo inventó así tenía una historia que contar a su padre. Me

encontró por accidente. Porque estaba tratando de encontrar una solución. Para

ayudarla. Todos esos años.

Kenji toma una fuerte respiración.

—No tenía idea —dice—. Ni siquiera sabía que estaba cerca de su mamá.

—No lo conoces en absoluto —digo, sin importarme cuán desesperada sueno—.

Crees que lo haces, pero realmente no es así. —Me siento cruda, como si hubiera

sido lijada hasta el hueso.

Él no dice nada.

—Vamos —le digo—. Necesito un poco de tiempo para respirar. Para pensar.

290

—Sí —dice. Exhala—. Sí, claro. Por supuesto.

Me giro para irme.

—J —dice, deteniéndome, su mano todavía en mi brazo.

Espero.

—Lo siento. Realmente lo siento. No lo sabía.

Parpadeo rápido contra la quemazón en mis ojos. Tragando de vuelta la emoción

construyéndose en mi garganta.

—Está bien, Kenji. Nunca lo supondrías.

291

52

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Finalmente me las arreglo para reponerme lo suficiente como para regresar a las

salas de entrenamiento. Se está haciendo tarde, pero no anticipo ver a Warner aquí

esta noche. Creo que querrá tiempo a solas.

Me estoy poniendo rara a propósito.

Ya he tenido suficiente.

Estuve tan cerca de matar a Anderson una vez, y voy a asegurarme de que tengo

esa oportunidad de nuevo. Pero esta vez, voy a seguir adelante.

No estaba preparada la última vez. No habría sabido qué hacer, incluso si lo

hubiera matado entonces. Le habría entregado el control a Castillo y mirado en

silencio mientras alguien más intentaba arreglar nuestro mundo de nuevo. Pero

ahora veo que Castillo era el equivocado para este trabajo. Es demasiado blando.

Demasiado ansioso por complacer a todos.

Yo, por otra parte, me quedo sin ninguna preocupación al respecto.

Estaré sin arrepentimientos. Voy a vivir sin remordimientos. Voy a llegar a la tierra y

arrancar la injusticia y la aplastaré en mis manos desnudas. Quiero que Anderson

me tema y quiero que ruegue misericordia y quiero decir que no, no para ti. Nunca

para ti.

Y no me importa si eso no es lo suficientemente bueno.

292

293

53

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Me pongo de pie.

Adam está parado al otro lado de la sala, hablando con Winston e Ian. Todo el

mundo se queda en silencio mientras me acerco. Y si Adam está pensando o

sintiendo algo sobre mí, no lo demostró.

—Tienes que decirle —digo.

—¿Qué? —Adam se sobresalta.

—Tienes que decirle la verdad —digo—. Y si no lo haces, yo lo haré.

De pronto, los ojos de Adam son un congelado, frío y cerrado océano.

—No me empujes, Juliette. No digas cosas estúpidas de las que te vas a arrepentir.

—No tienes derecho a ocultarle esto. No tiene a nadie en este mundo, y merece

saberlo.

—Esto no es asunto tuyo —dice Adam. Él se eleva sobre mí, con los puños

apretados—. Mantente fuera de esto. No me obligues a hacer algo que no quiero

hacer.

—¿Realmente me estás amenazando? —pregunto—. ¿Estás loco?

—Tal vez te has olvidado —dice—, que soy el único en esta sala que puede callarte.

Pero no lo he hecho. No tienes poder contra mí.

294

—Por supuesto que tengo poder contra ti —digo—. Mi toque te estaba matando

cuando estábamos juntos…

—Sí, bueno, las cosas han cambiado mucho desde entonces. —Agarra mi mano y

tira con tanta fuerza que casi me caigo hacia delante. Trato de alejarme y no

puedo.

Es demasiado fuerte.

—Adam, suéltame...

—¿Puedes sentir eso? —pregunta, con los ojos de un tono de azul loco y

tormentoso.

—¿Qué? —pregunto—. ¿Sentir qué?

—Exactamente —dice—. No hay nada allí. Estás vacía. No hay energía, no hay

fuego, no hay súper fuerza. Sólo una chica que no puede lanzar un golpe para

salvar su vida. Y estoy perfectamente bien. Ileso.

Trago saliva y me encuentro con su fría mirada.

—Así que ya lo has hecho, ¿entonces? —pregunto—. ¿Lograste controlarlo?

—Por supuesto que lo hice —dice con enojo—. Y tú no podías esperar, a pesar de

que te dije que podía hacerlo, no pudiste esperar, aunque te dije que estaba

entrenando para que pudiéramos estar juntos…

—Eso ya no importa. —Estoy mirando mi mano en la suya, su negativa a dejarme

ir—. Habríamos ido a parar al mismo lugar, tarde o temprano.

—Eso no es verdad, ¡esto es una prueba! —dice, sosteniendo mi mano—.

Podríamos haberlo hecho funcionar…

—Somos demasiado diferentes ahora. Queremos cosas diferentes. ¿Y esto? —le

digo, asintiendo a nuestras manos—. Todo esto logró probar que eres

extremadamente bueno en desviarme.

Adam aprieta la mandíbula.

—Ahora suelta mi mano.

295

—Ustedes, ¿por favor pueden abstenerse de hacer un show de mierda esta noche?

—La voz de Kenji retumba a través de toda la habitación. Se dirige hacia nosotros.

Enojado.

—Mantente fuera de esto —le grita Adam.

—Se llama consideración. Hay otras personas viviendo en esta sala, imbécil —dice

Kenji una vez que está lo suficientemente cerca. Él agarra el brazo de Adam—. Así

que ya basta.

Adam se aparta con enojo.

—No me toques.

Kenji le lanza una dura mirada.

—Suéltala.

—¿Sabes qué? —dice Adam, su ira tomando el control—. Estás tan obsesionado

con ella, saltando en su defensa todo el tiempo, involucrándote en nuestras

conversaciones todo el tiempo, ¿tanto te gusta? Bien. Puedes tenerla.

El tiempo se congela a nuestro alrededor.

Todo está listo:

Adam y sus enloquecidos ojos, su rabia y su cara roja.

Kenji de pie junto a él, molesto, un poco confundido.

Y yo, mi mano todavía encerrada en el agarre de Adam, su toque tan rápido y fácil

reduciéndome de nuevo a lo que era cuando nos conocimos.

Estoy completamente sin poder.

Pero entonces, en un movimiento, todo cambia:

Adam agarra la mano desnuda de Kenji y la presiona en la mía.

Sólo por el tiempo suficiente.

296

54

Traducido por Jane Kent

Corregido por peke chan

Tomó unos cuantos segundos para ambos registrar lo que acababa de pasar antes de

que Kenji arrancara sus manos y en un momento de perfecta espontaneidad, usándolas

para pegar a Adam.

Todos en la habitación ahora estaban despiertos y alertas. Castillo inmediatamente corre

hacia nosotros, Ian y Winston, quienes ya estaban parados cerca, se apresuran para

unírsele. Brendan con una toalla se apresura a salir del armario, sus ojos buscando el

origen de la conmoción; Lily y Alia saltan de las bicicletas y se arremolinan a nuestro

alrededor.

Tenemos suerte de que es tarde; James ya está durmiendo tranquilamente en la esquina.

Adam fue lanzado hacia atrás por el golpe de Kenji, pero rápidamente recuperó el

equilibrio. Él está respirando con dificultad, arrastrando el dorso de su mano por su ahora

sangrante labio. Él no se disculpa.

Ningún sonido se escapa de mi abierta y horrorizada boca.

—¿Qué, en el nombre de Dios, está mal contigo? —La voz de Kenji es suave pero

mortalmente afilada—. ¿Estabas tratando de hacer que me mataran?

Adam pone los ojos en blanco.

—Sabía que no te iba a matar. No tan rápido. Lo he sentido antes —dijo él —Sólo quema

un poco.

—Cálmate idiota —le dice Kenji—. Estás actuando como un demente.

Adam no dice nada. Él se ríe, rodea a Kenji y se dirige hacia el cuarto del armario.

297

—Hey, ¿Estás bien? —le pregunto a Kenji, tratando de echarle un vistazo a su mano.

—Estoy bien —suspira, mirando alejarse la figura de Adam antes de mirarme otra vez —

Pero su mandíbula es dura como el infierno. —Él flexiona un poco el puño.

—Pero mi toque ¿No te hirió?

Kenji sacude su cabeza. —Nah, no sentí nada —dice él— Y yo lo sabría si me hubiese

herido. —Él casi se ríe pero frunce el ceño. Me encojo con la memoria de lo que pasó esa

última vez. —Creo que Kent estaba desviando tu poder de alguna manera —dice Kenji.

—No, no lo estaba —susurro —Él tomó mi otra mano. Sentí la energía volver a mí.

Ambos miramos la parte trasera de la figura de Adam.

Kenji se encoje de hombros.

—Pero entonces, ¿Cómo...?

—No lo sé —dice Kenji otra vez. Él suspira —. Supongo que sólo tuve suerte. Escucha. —Él

mira alrededor de todos —.No quiero hablar ahora mismo, ¿Está bien? Voy a sentarme.

Necesito calmarme.

El grupo se rompe lentamente, todos yéndose a sus esquinas.

Pero yo no puedo moverme. Estoy clavada en el suelo.

Sentí mi piel tocando la de Kenji, eso es algo que no puedo ignorar. Esos tipos de

momentos son tan raros para mí que sólo no puedo sacudirlos; nunca consigo estar tan

cerca de las personas sin serias consecuencias. Y sentí el poder dentro de cuerpo. Kenji

debió de haber sentido algo.

Mi mente está trabajando rápidamente, tratando de resolver una ecuación imposible y

una loca teoría se siembra dentro de mí, aclarándose de una manera que nunca creí que

se podría.

Todo este tiempo he estado trabajando para controlar mi poder, contenerlo, enfocarlo,

pero nunca pensé que sería capaz de apagarlo. Y no sé por qué.

Adam tiene un problema similar. Él ha estado funcionando en modo electico durante

toda su vida. Pero ahora ha aprendido cómo controlarlo. Apagarlo cuando lo necesite.

¿No debería yo, ser capaz de hacer lo mismo?

298

Kenji puede ponerse visible e invisible cuando quiere, fue algo que tuvo que enseñarse

después de entrenar por largo tiempo, después de entender cómo cambiar de un estado

a otro. Recuerdo la historia que él me contó de cuando era pequeño: se volvió invisible

por un par de días sin saber cómo volverse visible otra vez. Pero eventualmente lo hizo.

Castillo, Brendan, Winston, Lily; ellos pueden conectar y desconectar sus habilidades.

Castillo no mueve cosas con la mente por accidente. Brendan no electrocuta todo lo que

toca. Winston puede apretar y aflojar a voluntad sus extremidades, y Lily puede mirar

alrededor normalmente, sin tomar instantáneas de todo con sus ojos.

¿Por qué soy la única sin saber desactivarme?

Mi mente está abrumada mientras proceso las posibilidades. Empiezo a darme cuenta

que ni siquiera intenté desactivar mi poder porque siempre pensé que sería imposible.

Asumí que estaba condenada a esta vida, a una existencia en la cual mis manos, mi piel,

siempre, siempre me mantendría alejada de los demás.

¿Pero ahora?

—¡Kenji! —clamo mientras corro hacia él.

Kenji me mira por encima de su hombro, pero no tiene la oportunidad de voltearse antes

de que estrellara contra él, agarrando sus manos y oprimiéndolas en las mías

—No me sueltes —le digo, mis ojos rápidamente llenándose de lágrimas—. No me sueltes.

No tienes por qué hacerlo.

Kenji está congelado, sobresaltado y el asombro está por toda su cara. Mira hacia arriba.

—¿Aprendiste cómo controlarlo? —pregunta.

Apenas puedo hablar. Me las arreglo para asentir, lágrimas derramándose por mis

mejillas. —Yo creo, que lo tenía contenido, todo este tiempo y no lo notaste. Nunca me

habría arriesgado en practicarlo en nadie.

—¡Maldición princesa! —dice suavemente, sus ojos brillando —. Estoy tan orgulloso de ti.

Todos se están amontonando alrededor de nosotros.

Castillo me empuja en un abrazo feroz; Brendan, Winston, Lily, Ian y Alia, saltan encima

de él, aplastándome uno a la vez. Ellos están vitoreando, aplaudiendo, sacudiendo mis

manos y nunca había sentido tanto apoyo o tanta fuerza en nuestro grupo antes.

Ningún momento en nuestra vida ha sido tan extraordinario como este.

299

Pero cuando las felicitaciones menguaron y las buenas noches empezaron, aparté a Kenji

a un lado para un último abrazo.

—Así que —le digo, balanceándome en mis talones—… puedo tocar a quien quiera ahora.

—Sí, lo sé —se ríe, levantando una ceja.

—¿Sabes lo que eso significa?

—¿Me estás invitando a salir?

—Sabes lo que eso significa, ¿Verdad?

—Porque estoy halagado, de verdad, pero sigo pensando que somos mejores amigos...

—Kenji.

Él sonríe. Desordena mi pelo. —No —dice él —. No lo sé. ¿Qué significa eso?

—Significa un millón de cosas —le digo, poniéndome de puntillas para verlo a los ojos—.

Pero también significa que ahora no terminaré con alguien por defecto. Puedo hacer lo

que quiera ahora. Estar con quien quiera. Y será mi elección.

Kenji sólo me mira por largo rato. Sonríe. Finalmente, baja la mirada. Asiente.

Y dice.

—Ve y haz lo que tengas que hacer, J.

300

55

Traducido por Jane Kent

Corregido por Val_277

Cuando salgo del elevador y entro a la oficina de Warner, todas las luces están

apagadas. Todo está nadando en una especie de mancha negra y me toma varios

intentos ajustar mis ojos a la oscuridad. Hago mi camino a través de la oficina

cuidadosamente, buscando alguna señal de su dueño, y no encontrándola.

Me dirijo a la habitación.

Warner está sentado en el borde de la cama, su chaqueta tirada en el piso, sus

botas arrojadas a un lado. Está sentado en silencio, con las palmas hacia arriba en

su regazo, mirándolas como si estuviera buscando algo que no puede encontrar.

—¿Aaron? —susurro, avanzando.

Levanta su cabeza. Me mira.

Y algo dentro de mí se rompe.

Cada vértebra, cada nudillo, ambas rodillas, ambas caderas. Soy una pila de huesos

en el piso y nadie lo sabe aparte de mí. Soy un esqueleto roto con el corazón

palpitante.

Exhala, me digo a mí misma.

Exhala.

301

—Lo siento tanto. —Son las primeras palabras que susurro.

Él asiente. Se pone de pie.

—Gracias —le dice a nadie en particular mientras sale por la puerta.

Lo sigo a través de la habitación hasta su oficina. Lo llamo.

Él se detiene frente a la mesa de juntas, dándome la espalda, sus manos agarrando

el borde.

—Por favor, Juliette, esta noche no, no puedo…

—Tenías razón —digo finalmente—. Siempre has tenido razón.

Él se voltea, muy lentamente.

Estoy mirando sus ojos y de repente estoy petrificada. De repente estoy nerviosa,

asustada y segura de que haré esto de la manera equivocada pero, tal vez,

equivocada es la única forma de hacerlo porque no puedo mantenerlo para mí

misma nunca más. Hay tantas cosas que necesito decirle. Cosas que he sido

demasiado cobarde para admitir, incluso a mí misma.

—¿Razón en qué? —Sus ojos verdes son amplios. Asustados.

Sostengo mis dedos en mi boca, sigo estando tan asustada de hablar.

Hago demasiado con estos labios, creo.

Saboreo y toco y beso y los he presionado en las partes blandas de su piel, he

hecho promesas y dicho mentiras. He tocado vidas enteras con estos dos labios y

las palabras que forman, los sonidos y las formas que se curvan alrededor. Pero

ahora mismo mis labios desearían que él leyera mi mente porque la verdad es que

he estado esperando no tener que decir nada de esto, de estos pensamientos en

voz alta.

—Te quiero —digo, mi voz temblando—. Te quiero tanto que me asusta.

Veo el movimiento en su garganta, el fuerzo que está haciendo para mantenerse

calmado. Sus ojos están aterrorizados.

302

—Te mentí —digo, las palabras disparándose y tropezándose fuera de mí—. Esa

noche. Cuando dije que no quería estar contigo. Mentí. Porque estabas en lo

correcto. Fui una cobarde. No quería darme cuenta de la verdad y me sentí tan

culpable por elegirte, por querer pasar todo el tiempo contigo, incluso cuando

todo se estaba desmoronando. Estaba confundida sobre Adam, confundida sobre

quien debía ser, no sabía lo que estaba haciendo y fui una estúpida —digo—. Fui

una estúpida desconsiderada, traté de echarte la culpa y te herí, tan mal. —Trato

de respirar—. Y realmente lo siento, mucho.

—Qué… —Warner está parpadeando rápido. Su voz es frágil, desigual—. ¿Qué estás

diciendo?

—Te amo —susurro—. Te amo exactamente cómo eres.

Warner me está mirando como si él estuviera sordo y ciego al mismo tiempo.

—No —jadea. Una rota, rota palabra. Apenas un sonido. Está sacudiendo su cabeza

y mirando más allá de mí, su mano está atrapada en su cabello, su cuerpo se voltea

hacia la mesa y dice—: No, no, no…

—Aaron…

—No —dice, retrocediendo—. No sabes lo que estás diciendo…

—Te amo —digo de nuevo—. Te amo y te deseo y te quería entonces —digo—. Te

quería demasiado y sigo haciéndolo, ahora mismo te quiero…

Se paraliza.

El tiempo se paraliza

El mundo se paraliza.

Todo se detiene al momento en que él cruza la habitación, me empuja en sus

brazos y me acorrala en la pared. Estoy girando y de pie y ni siquiera respirando,

pero estoy viva, muy viva, muy, muy viva.

Y él me está besando.

Profundamente, desesperadamente. Sus manos están alrededor de mi cintura, está

respirando con dificultad y me levanta, en sus brazos y mis piernas se envuelven

303

alrededor de sus caderas. Besa mi cuello, mi garganta y me coloca en el borde de la

mesa de juntas.

Tiene una mano bajo mi cuello, la otra debajo de mi camiseta y está pasando sus

dedos en mi espalda y de repente su muslo está entre mis piernas, su mano se

desliza detrás de mí rodilla, levantándome, más elevada, tirando de mi más cerca y

cuando rompe el beso estoy respirando muy rápido, mi cabeza dando vueltas

mientras trato de aferrarme a él.

—Levanta —dice, jadeando por aire—. Levanta tus brazos.

Y lo hago.

Tira de mi camiseta. Sacándola por mi cabeza. Lanzándola sobre el piso.

—Recuéstate —dice, sigue respirando con dificultad, guiándome sobre la mesa

mientras sus manos de deslizan por mi columna, bajo mi trasero. Desabotona mis

pantalones. Baja la cremallera. Dice—: Levanta tus caderas para mí, amor. —

Engancha sus dedos alrededor de mis pantalones y mi ropa interior al mismo

tiempo. Tira de ellos.

Jadeo.

Estoy acostada en su mesa en nada más que mi sujetador.

Y luego también se va.

Sus manos están subiendo por mis piernas y la parte interior de mis muslos, y sus

labios están haciendo su camino por mi pecho. Y está arruinando la poca

compostura y cordura que me queda y estoy adolorida, por todos lados,

saboreando colores y sabores que ni sabía que existían. Mi cabeza está presionada

contra la mesa y mis manos están apretando sus hombros, y él está caliente, por

todos lados, gentil y de alguna manera urgente. Estoy tratando de no gritar y ya se

está moviendo por mi cuerpo, está escogiendo donde besarme. Cómo besarme.

Y no se va a detener.

Estoy más allá del pensamiento racional, más allá de las ideas comprensibles. Los

segundos se convierten en minutos, los corazones están colapsando, he tropezado

304

con un planeta y ya no sé nada porque nada será capaz de compararse con esto.

Nada volverá a capturarme de la manera en que me estoy sintiendo ahora.

Ya nada importa.

Nada excepto este momento y su boca en mi cuerpo, sus manos en mi piel, sus

besos en nuevos lugares poniéndome absoluta y certificadamente demente. Gimo

y me aferro a él, muriendo y volviendo a la vida de alguna manera al mismo

tiempo, en el mismo respiro.

Él está de rodillas.

Contengo el gemido atrapado en mi garganta antes de que me levante y lleve a la

cama. Está encima de mí al instante, besándome con una especie de intensidad

que hace preguntarme por qué no he muerto o estoy en llamas o no me he

despertado de este sueño aun. Está recorriendo sus manos por mi cuerpo solo para

volver a llevarlas a mi cara y besarme una vez, dos veces y sus dientes atrapan mi

labio inferior por un segundo y me aferro a él, envolviendo mis manos alrededor

de su cuello y pasándolas por su cabello, tirándolo hacia mí. Él sabe tan dulce. Tan

ardiente, tan dulce y sigo tratando de decir su nombre pero apenas puedo

encontrar el tiempo para respirar, mucho menos para decir una palabra.

Lo empujó, fuera de mí.

Me deshago de su camiseta, mis manos temblando, buscando a tientas los botones

y me siento tan frustrada que solo la rasgo, botones volando por todos lados, y no

tengo la oportunidad de quitar la tela de su cuerpo antes de que él me tire en su

regazo. Envuelve mis piernas alrededor de sus caderas, me voltea hasta que el

colchón está bajo mi cabeza y se inclina sobre mí, ahuecando mi cara con sus

manos, sus pulgares como dos paréntesis al lado de mi boca, me acerca y me besa.

Es un intenso e increíble beso.

Es el tipo de besos que inspira a las estrellas a subir al cielo e iluminar el mundo.

Del tipo que toma una eternidad y ni un segundo en absoluto. Sus manos están

sosteniendo mis mejillas y se aleja solo para mirarme con su pecho agitado y dice:

—Creo, que mi corazón está a punto de estallar. —Y deseo, más que nunca, saber

cómo capturar momentos como estos y revivirlos por siempre.

305

Porque esto…

Esto es todo.

306

56

Traducido por Jane Kent

Corregido por Megan17

Warner ha dormido durante toda la mañana.

No se despertó para hacer ejercicio. No se despertó para darse una ducha. No se

despertó para hacer nada. Él simplemente permanece aquí acostado, sobre su

estómago, con los brazos envueltos alrededor de una almohada.

He estado despierta desde las 8:00 de la mañana, y le he estado mirando fijamente

durante dos horas.

Él por lo general está de pie a las cinco y media. A veces incluso antes.

Me preocupa que tal vez se haya perdido cosas importantes.

No tengo ni idea de si tiene reuniones o lugares específicos a los que asistir hoy. No

sé si él se ha saltado su horario por dormir hasta tan tarde. Desconozco si alguien

vendría a comprobar cómo se encontraba. No tengo ni idea.

Lo que sí sé es que no quiero despertarlo.

Anoche estuvimos despiertos hasta muy tarde.

Paso los dedos por su espalda, aún confusa por la palabra INCENDIAR tatuada

sobre su piel y fuerzo a mis ojos a ver sus cicatrices como algo más que el terrible

abuso sufrido durante toda su vida. No puedo soportar la horrible verdad. Me

acurruco contra él, descansando mi cara en su espalda, mis brazos aferrándose

307

alrededor de sus costados. Dejo caer un beso sobre su columna. Puedo sentir su

respiración, dentro y fuera, uniforme. Constante.

Warner se mueve, solo un poco.

Me incorporo.

Él se da la vuelta lentamente, aún medio dormido. Utiliza el dorso de un puño para

frotarse los ojos. Parpadea varias veces. Y entonces me ve.

Sonríe.

Es una somnolienta, somnolienta sonrisa.

No puedo evitar devolvérsela. Siento como si me hubieran dividido en dos y

llenado de luz. Nunca antes había visto un Warner somnoliento. Nunca había

despertado en sus brazos. Nunca lo había visto de otra forma que no fuera

despierto, en alerta y audaz.

Ahora parece casi hasta perezoso.

Es adorable.

—Ven aquí —dice él, alcanzándome.

Llego hasta sus brazos y me aferro a ellos, él me aprieta fuerte contra él. Deposita

un suave beso en la parte superior de mi cabeza. Susurra:

—Bueno días, amor.

—Me gusta eso —digo en voz baja, sonriendo a pesar de que no pueda verme

hacerlo—. Me gusta cuando me llamas amor.

Él se ríe, agitando sus hombros mientras lo hace. Rueda sobre su espalda, con los

brazos extendidos a sus costados.

Dios, se ve tan bien sin la ropa puesta.

—Nunca en toda mi vida había dormido tan bien —dice en voz baja. Él sonríe, aún

con los ojos cerrados. Hoyuelos en las mejillas—. Me siento extraño.

—Has dormido bastante. —Le digo, entrelazando mis dedos con los suyos.

308

Me mira con un solo ojo.

—¿De verdad?

Asiento.

—Es tarde, ya son las diez y media.

Él se pone rígido.

—¿En serio?

Asiento de nuevo.

—No quería despertarte.

Suspira.

—Me temo que debería levantarme. Delalieu probablemente haya sufrido una

aneurisma.

Una pausa.

—Aaron —digo tentativamente—. ¿Quién es Delalieu, exactamente? ¿Por qué

confías tanto en él para esto?

Una respiración profunda.

—Le conozco desde hace muchos, muchos años.

—¿Eso es todo…? —pregunto, retirándome hacia atrás para poder mirarle a los

ojos—. Él sabe mucho sobre nosotros, lo que estamos haciendo, y eso a veces me

preocupa. Pensé que habías dicho que todos tus soldados te odiaban. ¿No

deberías desconfiar? ¿Confiar menos en él?

—Sí —dice con tranquilidad—, se podría pensar que sí.

—Pero no lo haces.

Warner se encuentra con mis ojos. Suaviza la voz.

—Él es el padre de mi madre, amor.

309

Me tenso al instante, inquieta.

—¿Qué?

Warner mira al techo.

—¿Él es tu abuelo? —Me he sentado en la cama ahora.

Warner asiente.

—¿Cuánto hace que lo sabes? —No sé cómo mantener la calma sobre este asunto.

—Toda mi vida. —Warner se encoje de hombros—. Siempre ha estado alrededor.

Conozco su cara desde que era un niño; solía verle por los alrededores de nuestra

casa, en las reuniones del Restablecimiento, todas ellas organizadas por mi padre.

Estoy tan aturdida que no sé ni qué decir.

—Pero… le tratas como si fuera tu…

—¿Mi teniente? —Warner estira el cuello—. Bueno, lo es.

—Pero él es tu familia…

—Fue mi padre quien le asignó este sector, y no tenía ninguna razón para creer

que él fuera diferente al hombre con quién comparto la mitad de mi ADN. Nunca

ha ido a visitar a mi madre. Nunca pregunta por ella. Nunca ha mostrado ningún

tipo de interés. Le ha llevado diecinueve años a Delalieu ganarse mi confianza, y

solo me permito esta debilidad porque he sido capaz de sentir su sinceridad con

constancia a lo largo de los años. —Warner hace una pausa—. Y aunque hemos

llegado a cierto nivel de familiaridad, él no admitirá, nunca, que somos familia.

—Pero, ¿por qué no?

—Porque él no es mi abuelo de la misma forma en que yo no soy hijo de mi padre.

Me quedo mirando a Warner durante tanto tiempo que me doy cuenta de que no

hay más razones por las que continuar con esta conversación. Porque creo que lo

entiendo. Él y Delalieu no tienen más que una especie de relación de respeto

extraña y formal. Y simplemente por tener un vínculo sanguíneo no te convierte

en familia.

310

Yo lo sabía.

—¿Así que tienes que irte ahora? —susurro, arrepentida de haber sacado a colación

el tema de Delalieu.

—No, todavía no. —Él sonríe. Roza mi mejilla.

Nos quedamos en silencio un momento.

—¿En qué estas pesando? —le pregunto.

Él se inclina, besándome con mucha suavidad. Niega con la cabeza.

Toco con la punta de mis dedos sus labios.

—Hay secretos ahí —digo—. Los quiero fuera.

Él trata de morderme el dedo.

Lo retiro antes de que pueda conseguirlo.

—¿Por qué hueles tan bien? —pregunta, sin dejar de sonreír mientras evita

contestarme. Se inclina de nuevo, dejando suaves besos a lo largo de mi

mandíbula, bajo mi barbilla—. Me está volviendo loco.

—He estado robándote los jabones. —Le digo.

Alza las cejas.

—Lo siento. —Noto que me estoy sonrojando.

—No te sientas mal —dice él, repentinamente serio—. Puedes agarrar cualquier cosa

mía que quieras. Puedes agarrarlo todo.

Me toma con la guardia baja, conmovida por la sinceridad en su voz.

—¿En serio? —pregunto—. Porque me encanta ese jabón.

Él sonríe entonces, sus ojos maliciosos.

—¿Qué?

Él niega con la cabeza. Se aleja. Deslizándose fuera de la cama.

311

—Aaron...

—Vuelvo enseguida —dice él.

Le veo entrar en el baño. Oigo el sonido de un grifo, el flujo del agua llenando una

bañera.

Mi corazón emprende una carrera.

Él regresa a la habitación y me aferro a las sábanas, preparada para protestar ante

lo que creo que está a punto de hacer.

Tira de la manta. Ladea la cabeza en mi dirección.

—Suelta, por favor.

—No.

—Por qué no.

—¿Qué vas a hacer? —pregunto.

—Nada.

—Mentiroso.

—Está bien, amor. —Sus ojos están burlándose de mí—. No te avergüences.

—Hay demasiada claridad aquí. Apaga las luces.

Él se ríe a carcajadas. Tira de la colcha de la cama.

Ahogo un grito.

—Aaron…

—Eres perfecta —dice—. Cada centímetro de ti. Perfecto —repite—. No te escondas

de mí.

—Retiro lo dicho —digo, entrando en pánico, apretando una almohada contra mi

cuerpo—. No quiero tu jabón… me retracto…

Pero entonces él me quita la almohada de los brazos, me carga, y me dejo llevar.

312

313

57

Traducido por Jane Kent

Corregido por Val_277

Mi traje está listo.

Warner se aseguró que Alia y Winston tuvieran lo necesario para crearlo y aunque

los había visto luchando con el proyecto, nunca hubiera pensado que todos esos

distintos materiales se pudieran convertir en esto.

Se ve como piel de serpiente.

El material es gris y bronce, pero luce casi dorado con ciertos destellos en la luz. El

modelo se mueve cuando yo lo hago. Es vertiginoso cómo los hilos parecen

converger y divergir, viéndose como si nadaran juntos y luego se separaran.

Se ajusta a mí de una manera que es la vez incómoda y tranquilizadora; se pega a

la piel y es un poco rígido al principio, pero una vez que empiezo a mover mis

brazos y piernas, comienzo a entender cuánta flexibilidad escondida tiene. Todo

parece extrañamente contradictorio. Este traje se siente mucho más ligero que el

que tenía antes, difícilmente siento que estoy usando algo en lo absoluto, y sin

embargo, se siente más duradero, mucho más fuerte. Siento como si pudiera

bloquear un cuchillo con él. Como si pudiera ser arrastrada un kilómetro por el

pavimento.

También tengo botas nuevas.

314

Son bastante similares a las antiguas, pero estas llegan hasta mis pantorrillas no

hasta los tobillos. Son planas, elásticas y no hacen sonido mientras me muevo.

No pedí guantes.

Estoy flexionando mis manos desnudas, caminando el largo de la habitación y de

regreso, doblando las rodillas y familiarizándome con la sensación de estar usando

un nuevo tipo de traje. Sirve para un propósito diferente. Ya no estoy tratando de

esconder mi piel del mundo. Solo estoy tratando de mejorar el poder que ya tengo.

Se siente tan bien.

—Estos también son para ti —dice Alia, sonriendo mientras se sonroja—. Pensé que

te gustaría un nuevo par. —Sostiene réplicas exactas de los tirantes para nudillos

que me hizo una vez.

Los que había perdido. En una batalla que perdimos.

Estos, más que cualquier otra cosa, representan mucho para mí. Una oportunidad

para hacer las cosas bien.

—Gracias —digo, esperando que sepa lo mucho que significa.

Ajusto los tirantes por mis nudillos desnudos, flexionando mis dedos mientras lo

hago.

Miro hacia arriba. Alrededor.

Todo el mundo me está mirando.

—¿Qué piensan?

—Tu traje luce igual que el mío. —Kenji frunce el ceño—. Se supone que tengo que

ser el único con un traje negro. ¿Por qué no puedes tener un traje rosado? ¿O uno

amarillo…?

—Porque no somos los malditos Power Rangers —dice Winston, poniendo sus ojos

en blanco.

—¿Qué demonios es un Power Rangers? —dispara Kenji de vuelta.

315

—Creo que se ve fantástico —dice James, con una gran sonrisa—. Luces más genial

que antes.

—Sí, este realmente es asombroso —dice Lily—. Me encanta.

—Es su mejor trabajo, compañeros —dice Brendan a Winston y Alia—. De verdad. Y

la cosa de los nudillos… —dice, señalando mis manos—, esos son… creo que hacen

que todo encaje. Es brillante.

—Luce muy fuerte, Srta. Ferrars —dice Castillo—. Creo que le sienta bastante bien —

dice—. Si me perdona el juego de palabras.

Sonrío.

La mano de Warner está en mi espalda. Se inclina, susurra:

—¿Qué tan fácil será quitarte esto? —Y me obligo a no mirarlo a él y a la sonrisa que

seguramente está disfrutando a mi costa. Odio que todavía pueda hacerme

sonrojar.

Mis ojos tratan de encontrar otra cosa para enfocarme en la habitación.

Adam.

Me está mirando, sus rasgos inesperadamente relajados. Calmado. Y por un

momento, por un breve momento, atrapo una visión del chico que una vez conocí.

Del que me enamoré por primera vez.

Él se aleja.

No puedo dejar de pensar que él estará bien; solo tiene doce horas para calmarse.

Porque esta noche, repasaremos el plan, una última vez.

Y mañana, todo comienza.

316

58

Traducido por Val_277

Corregido por peke chan

—¿Aaron? —susurro.

Las luces están apagadas. Estamos acostados en la cama. Me tumbé sobre su

cuerpo, mi cabeza apoyada en su pecho. Mis ojos están en el techo.

Está pasando su mano por mi cabello, sus dedos peinando ocasionalmente las

hebras.

—Tu pelo es como agua —susurra—. Es tan fluido. Como la seda.

—Aaron.

Él deja un ligero beso en la cima de mi cabeza. Frota sus manos por mis brazos.

—¿Tienes frío? —pregunta.

—No puedes evitar esto para siempre.

—No tenemos que evitarlo en absoluto —dice—. No hay nada que evitar.

—Sólo quiero saber que estás bien —digo—. Estoy preocupada por ti. —Él todavía

no ha dicho una sola palabra sobre su madre. Nunca dijo una sola palabra en

todo el tiempo que estuvimos en su habitación, y él no ha hablado sobre eso

desde entonces. Ni siquiera se ha referido a eso. Ni una sola vez.

Incluso ahora, no dice nada.

—¿Aaron?

317

—Sí, amor.

—¿No vas a hablar de eso?

De nuevo está en silencio por tanto tiempo que estoy a punto de girarme para

mirarlo. Pero luego...

—Ella ya no está sufriendo —dice en voz baja—. Eso es un gran consuelo para mí.

No lo empujo para hablar más después de eso.

—¿Juliette?

—¿Sí?

Puedo escuchar su respiración.

—Gracias —susurra—. Por ser mi amiga.

Entonces me giro. Me presiona cerca de él, mi nariz rozando su cuello.

—Siempre estaré aquí si me necesitas —le digo, la oscuridad capturando y

silenciando mi voz—. Por favor, recuérdalo. Recuérdalo siempre.

Más segundos se ahogan en la oscuridad. Me siento ir a la deriva en el sueño.

—¿Está realmente pasando? —lo escucho susurrar.

—¿Qué? —parpadeo, trato de mantenerme despierta.

—Te sientes tan real —dice—. Suenas tan real. Quiero tanto que esto sea real.

—Esto es real —digo—. Y las cosas van a mejorar. Las cosas se van a poner mucho

mejor. Lo prometo.

Toma una profunda respiración.

—La parte más aterradora —dice en voz baja—, es que, por primera vez en mi vida,

realmente lo creo.

—Bien —digo suavemente, girando mi cara hacia su pecho. Cierro mis ojos.

Los brazos de Warner se deslizan a mi alrededor. Acercándome más.

318

—¿Por qué estás usando tanta ropa? —susurra.

—¿Mmm?

—No me gustan éstos —dice tirando de mis pantalones.

Pongo mis labios en su cuello, ligeramente. Es la pluma de un beso.

—Entonces quítamelos.

Él empuja las mantas.

Sólo tengo un segundo para contener un escalofrío antes de que él esté

arrodillado entre mis piernas. Encuentra la cintura de mis pantalones y los saca,

tirándolos, por mis caderas, por mis muslos. Muy lentamente.

Mi corazón está haciendo todo tipo de preguntas.

Él arruga mis pantalones en un puño y los arroja al otro lado de la habitación.

Y entonces sus brazos se deslizan detrás de mi espalda, tirándome hacia arriba

contra su pecho. Sus manos se mueven dentro de mi camiseta, por mi espalda.

Pronto mi camiseta se ha ido.

Lanzada en la misma dirección que los pantalones.

Me estremezco, sólo un poco, y me deja sobre las almohadas, con cuidado de no

aplastarme bajo su peso. El calor de su cuerpo es tan bienvenido, tan cálido. Mi

cabeza cae hacia atrás. Mis ojos aún están cerrados.

Mis labios se separan sin ninguna razón.

—Quiero ser capaz de sentirte —susurra sus palabras en mi oído—. Quiero tu piel

contra la mía. —Sus suaves manos bajan por mi cuerpo—. Dios, eres tan suave —

dice, su voz ronca por la emoción.

Está besando mi cuello.

Mi cabeza está girando. Todo va caliente y frío y algo va revolviendo a la vida en

mi interior y mis manos alcanzan su pecho, buscando algo para sostenerme y mis

319

ojos están tratando y fallando en permanecer abiertos y apenas estoy lo

suficientemente consciente para susurrar su nombre.

—¿Sí, amor?

Trato de decir más, pero mi boca no me escuchará.

—¿Estás durmiendo ahora?

Sí, pienso. No lo sé. Sí.

Asiento.

—Eso es bueno —dice en voz baja. Levanta mi cabeza, tira del pelo en mi cuello

por lo que mi cara cae más fácilmente sobre la almohada. Se mueve, así está a mi

lado en la cama—. Necesitas dormir más —dice.

Asiento otra vez, acurrucándome en mi lado. Él tira las mantas alrededor de mis

brazos.

Le da un beso a la curva de mi hombro. A mi omóplato. Cinco besos por mi

espalda, cada uno más suave que el anterior.

—Estaré aquí toda la noche —susurra, sus palabras tan suaves, tan torturadas—,

para mantenerte caliente. Te besaré hasta que no pueda mantener mis ojos

abiertos.

Mi cabeza está atrapada en una nube.

¿Puedes escuchar mi corazón? Quiero preguntarle.

Quiero hacerte una lista de todas tus cosas favoritas, y quiero estar en ella.

Pero me duermo tan rápido que he perdido la percepción de la realidad, y no sé

cómo mover mi boca. El tiempo ha caído a mi alrededor, envolviéndome en este

momento.

Y Warner sigue hablando. Tan tranquilamente, tan suavemente. Piensa que estoy

dormida ahora. Piensa que no puedo escucharlo.

320

—¿Sabías —está susurrando—, que despierto cada mañana, convencido de que te

irás?

Despierta, sigo diciéndome. Despierta. Presta atención.

—¿Que todo esto, estos momentos, serán confirmados como una especie de

extraordinario sueño? Pero entonces te escucho hablarme —dice—. Veo la manera

en que me miras y puedo sentir cuán real es esto. Puedo sentir la verdad en tus

emociones, y la manera en que me tocas —susurra, la parte posterior de su mano

rozando mi mejilla.

Mis ojos parpadean. Parpadeo una vez, dos veces.

—Aaron.

—Te amo —dice.

Mi corazón ya no cabe en mi pecho.

—Todo parece diferente para mí ahora —dice—. Se siente diferente. Sabe diferente.

Me trajiste de vuelta a la vida —se calla un momento—. Nunca he conocido este

tipo de paz. Nunca he conocido este tipo de comodidad. Y a veces tengo miedo —

dice, bajando sus ojos—, de que mi amor te aterrorice.

Levanta la mirada, muy lentamente, sus pestañas doradas se levantan para revelar

más tristeza y belleza de lo que he visto al mismo momento. No sabía que una

persona puede transmitir tanto con una sola mirada. Hay un extraordinario dolor

en él. Una extraordinaria pasión.

Me quita el aliento.

Tomo su rostro entre mis manos y lo beso, tan lentamente.

Sus ojos se cierran. Su boca responde a la mía. Sus brazos me alcanzan para

tirarme más cerca y lo detengo.

—No —susurro—. No te muevas.

Deja caer sus manos.

—Recuéstate —susurro.

321

Lo hace.

Lo beso en todas partes. Sus mejillas. Su barbilla. La punta de su nariz y el espacio

entre sus cejas. Toda su frente y a lo largo de su mandíbula. Cada centímetro de

su cara. Besos pequeños y suaves que dicen mucho más de lo que jamás yo

podría hacerlo. Quiero que él sepa cómo me siento. Quiero que lo sepa de la

única manera que puede, la manera en la que puede sentir la profunda emoción

detrás de mis movimientos. Quiero que lo sepa y que nunca dude.

Quiero tomarme mi tiempo.

Mi boca se mueve hacia su cuello y él se queda sin aliento, y respiro el aroma de

su piel, su sabor y paso mis manos por su pecho, besando mi camino a través de

toda la línea de su torso. Él sigue tratando de alcanzarme, sigue intentando

tocarme, y tengo que decirle que pare.

—Por favor —dice—. Quiero sentirte...

Gentilmente bajo sus brazos.

—Aún no. Ahora no.

Mis manos se mueven a sus pantalones. Sus ojos se abren.

—Cierra tus ojos —debo decirle.

—No. —Difícilmente puede hablar.

—Cierra tus ojos.

Sacude la cabeza.

—Bien.

Desabrocho sus pantalones. El cierre.

—Juliette —respira—qué...

Estoy tirando de sus pantalones.

Él se sienta.

322

—Recuéstate. Por favor.

Él me está mirando con los ojos abiertos.

Finalmente vuelve a caer.

Tiro de sus pantalones hasta el final. Los lanzo al suelo.

Está en ropa interior.

Trazo la costura del suave algodón. Siguiendo las líneas de las piezas superpuestas

de su bóxer que se cruzan en el centro. Está respirando tan rápido que puedo

oírlo, puedo ver su pecho moviéndose. Tiene sus ojos cerrados con fuerza.

Su cabeza inclinada hacia atrás. Sus labios separados.

Lo toco de nuevo, muy suavemente.

Ahoga un gemido, gira su cara a las almohadas. Todo su cuerpo está temblando,

sus manos agarrando las sábanas. Paso mis manos por sus piernas, sujetándolas

justo por encima de sus rodillas y avanzo poco a poco mientras rastreo besos

hasta la parte interna de sus muslos. Mi nariz roza su piel.

Él parece que está sufriendo. Tanto dolor.

Encuentro el elástico de su ropa interior. Tiro hacia abajo.

Despacio.

Lentamente.

El tatuaje está justo debajo del hueso de su cadera:

El infierno está vacío

y todos los demonios están aquí

Beso mi camino a través de las palabras.

Besando para alejar los demonios.

Besando para alejar el dolor.

323

324

59

Traducido por Val_277

Corregido por peke chan

Estoy sentada en el borde de la cama, con los codos apoyados en mis rodillas, mi

cara caída en mis manos.

—¿Estás bien? —me pregunta.

Miro hacia arriba. Me paro. Sacudo mi cabeza.

—Respira, cariño. —Se pone de pie frente a mí, desliza sus manos alrededor de mi

cara. Sus ojos son brillantes, intensos, constantes, y tan llenos de confianza. En mí—.

Eres magnífica. Eres extraordinaria.

Trato de reír y sale todo mal.

Warner inclina su frente contra la mía.

—No hay nada que temer. Nada de qué preocuparse. Nada de qué lamentarse en

este mundo transitorio —dice en voz baja.

Me inclino hacia atrás, una pregunta en mis ojos.

—Es la única manera que conozco de cómo existir —dice—. ¿En un mundo donde

hay tanto para lamentar y tan poco de lo bueno para tomar? No lamento nada. Lo

tomo todo.

Miro sus ojos por lo que parece una eternidad.

Se inclina a mi oído. Baja la voz.

325

—Incendiar, mi amor. Incendiar.

***

Warner ha convocado a una asamblea.

Dice que es un procedimiento bastante habitual, uno donde los soldados están

obligados a llevar el uniforme negro estándar.

—Y serán desarmados —dijo Warner.

Kenji y Castillo y todos están viniendo a ver, bajo la invisibilidad de Kenji, pero yo

soy la única que va a hablar hoy. Les dije que quería liderar. Les dije que estaría

dispuesta a tomar el primer riesgo.

Así que aquí estoy.

Warner sale de su dormitorio.

Los pasillos están abandonados. Los soldados patrullando sus habitaciones se han

ido, ya montados y esperando su presencia. La realidad de lo que estoy a punto de

hacer apenas está empezando a asimilarse.

Porque no importa el resultado de hoy, me estoy exhibiendo. Es un mensaje de mi

parte para Anderson. Un mensaje que sé que va a recibir.

Estoy viva.

Usaré a tus propios ejércitos para perseguirte.

Y te mataré.

Algo sobre este pensamiento me pone absurdamente feliz.

Entramos en el ascensor y Warner toma mi mano. Aprieto sus dedos. Sonríe al

frente. Y de repente salimos del ascensor y por otra puerta y derechos al patio

descubierto donde sólo me he parado nada más que en una ocasión.

Qué extraño, pienso, que deba volver a este techo no como prisionera. Ya no

asustada. Y aferrándome rápido a la mano del mismo chico rubio que me trajo aquí

antes.

326

Qué extraño es este mundo.

Warner duda antes de moverse a la vista. Me mira para confirmar. Asiento. Libera

mi mano.

Avanzamos juntos.

327

60

Traducido por Val_277

Corregido por mara.r

Hay un jadeo audible proveniente de los soldados parados debajo.

Definitivamente me recuerdan.

Warner saca un pedazo cuadrado de malla de su bolsillo y lo presiona contra sus

labios, sólo una vez, antes de sostenerlo en su puño. Su voz es amplificada a través

de la multitud cuando habla.

—Sector 45 —dice.

Dan un paso. Sus puños derechos se levantan para caer sobre sus pechos, sus

puños izquierdos son liberados, cayendo a sus costados.

—Les dijeron —dice—, hace poco más de un mes que habíamos ganado la batalla

en contra de un grupo de resistencia llamado Punto Omega. Les dijeron que

erradicamos su base y matamos al resto de sus hombres y mujeres en el campo de

batalla. Les dijeron —dice—, que nunca dudaran del poder del Restablecimiento.

Que somos imbatibles. Insuperables en el poder militar y el control terrenal. Les

dijeron que somos el futuro. La única esperanza.

Su voz resuena sobre la multitud, sus ojos escaneando los rostros de sus hombres.

—Y espero —dice—, que no lo creyeran.

Los soldados están mirando aturdidos a Warner mientras habla. Parecen tener

miedo a salirse de la línea en caso de que esto resulte ser una especie de broma

elaborada, o tal vez una prueba del Restablecimiento. No hacen nada más que

328

mirar, ya no teniendo cuidado de hacer que sus rostros parezcan tan estoicos

como sea posible.

—Juliette Ferrars —dice—, no está muerta. Ella está aquí, parada junto a mí, a pesar

de las afirmaciones hechas por nuestro comandante supremo. De hecho, él le

disparó en el pecho. Y la dejó morir. Pero fue capaz de sobrevivir al ataque contra

su vida y viene hoy aquí para hacerles una oferta.

Tomo el pedazo de malla de la mano de Warner, lo presiono contra mis labios

como él lo hizo. Lo dejo en mi puño.

Tomo una respiración profunda. Y digo cuatro palabras:

—Quiero destruir el Restablecimiento.

Mi voz es tan fuerte, tan poderosamente proyectada sobre la multitud, que por un

momento me sorprende. Los soldados me están mirando con horror. Sorpresa.

Incredulidad. Asombro. Están comenzando a susurrar.

—Quiero liderarlos en la batalla —les digo—. Quiero contraatacar…

Ya nadie me está escuchando.

Sus líneas perfectamente organizadas han sido abandonadas. Ahora están

convergiendo juntos en una sola masa, hablando y gritando y tratando de

deliberar entre ellos. Tratando de entender lo que está pasando.

No puedo creer que perdí su atención tan rápidamente.

—No dudes —me dice Warner—. Debes reaccionar. Ahora.

Tenía la esperanza de salvar esto para después.

Ahora mismo, estamos a sólo unos quince metros del suelo, pero Warner me dijo

que hay cuatro niveles más, si quiero ir hasta arriba. En el nivel más alto se

encuentran los altavoces designados para esta área en particular. Tiene una

pequeña plataforma de mantenimiento a la que sólo acceden los técnicos.

Ya estoy subiendo.

329

Los soldados están distraídos de nuevo, señalándome mientras subo las escaleras,

sin dejar de hablar ruidosamente con los otros. No tengo idea de si es posible que

las noticias de esta situación ya hayan llegado a los civiles o a los espías que

informan al supremo. No tengo tiempo para preocuparme ahora porque ni

siquiera he terminado de dar mi discurso, y ya los he perdido.

Esto no es bueno.

Cuando finalmente llego al nivel superior, estoy a unos cien metros del suelo.

Tengo cuidado mientras entro a la plataforma, pero soy más cuidadosa de no mirar

hacia abajo por mucho tiempo. Y cuando finalmente estoy completamente

erguida, levanto la vista y miro a la multitud.

Tengo su atención de nuevo.

Cierro mi puño sobre la malla-micrófono.

—Sólo tengo una pregunta —digo, mis palabras potentes y claras, proyectándose a

la distancia—. ¿Qué ha hecho el Restablecimiento por ustedes?

Ellos realmente me están mirando ahora. Escuchando.

—No les han dado nada más que escasos salarios y promesas de un futuro que

nunca llegará. Han dividido a sus familias y los obligaron a quedarse en lo que

queda de esta tierra. Han dejado hambrientos a sus hijos y destruyeron sus

hogares. Les mienten, una y otra vez, obligándolos a tomar trabajos en su ejército

para poder controlarlos. Y no tienen otra opción —digo—. No hay otras opciones.

Así que pelean en sus guerras y matan a sus propios amigos, sólo así pueden

alimentar a sus familias.

Sí, tengo su atención ahora.

—La persona a la que permiten dirigir esta nación es un cobarde —les digo—. Es un

hombre débil que está demasiado asustado de mostrar su cara al público. Vive en

secreto, se esconde de las personas que confían en él y, sin embargo, les ha

enseñado a temerle —digo—. Les enseñó a encogerse cuando su nombre es

pronunciado.

—Tal vez no lo han conocido todavía —digo—. Pero yo sí. Y no me impresionó.

330

No puedo creer que nadie me haya disparado aún. No me importa si se supone

que deben estar desarmados. Probablemente alguien tiene un arma. Y nadie me

ha disparado todavía.

—Únanse a una nueva resistencia —les digo, llamando a la multitud—. Somos la

mayoría, y podemos estar unidos. ¿Seguirán viviendo de esta manera? —pregunto,

señalando los recintos a la distancia—. ¿Van a seguir muriendo de hambre? ¡Porque

ellos van a seguir mintiéndoles! —digo—. Nuestro mundo no está más allá de la

reparación. No está más allá de la salvación. Podemos ser nuestro propio ejército —

les digo—. Podemos defendernos juntos. Únanse a mí —digo—, y prometo que las

cosas van a cambiar.

—¿Cómo? —escucho a alguien gritar—. ¿Cómo puedes prometer algo así?

—No estoy intimidada por el Restablecimiento —digo—. Y tengo más fuerza de lo

que puedes imaginar. Tengo la clase de poder a la que el comandante supremo no

puede oponerse.

—¡Ya sabemos lo que puedes hacer! —grita alguien más—. ¡Eso no te salvó antes!

—No —digo—. No sabes lo que puedo hacer. No tienes idea de lo que puedo hacer.

Estiro mis brazos hacia delante, ambas manos apuntando en dirección a la

multitud. Trato de encontrar un buen centro. Y entonces me concentro.

Siente tu poder, me dijo Kenji una vez. Es una parte de ti, una parte de tu cuerpo y

mente. Te escuchará si puedes aprender a controlarlo.

Tenso mis pies. Me esfuerzo.

Y luego separo a la multitud.

Lentamente.

Enfoco mi energía en reconocer los cuerpos individuales y permito a mi poder

moverse fluidamente, trabajando alrededor de los soldados de una manera suave,

en lugar de correr a través de ellos y romperlos accidentalmente en dos. Mi poder

se adhiere a sus formas como mis dedos, finalmente encontrando un centro

perfecto que divide al grupo en dos mitades. Ellos ya se están mirando entre sí

331

desde el otro lado del patio, tratando de entender por qué no pueden moverse

contra las paredes invisibles que los empujan.

Pero una vez que la energía se ajusta en su lugar, abro los brazos.

Tiro.

Los soldados son golpeados de nuevo. La mitad a la izquierda. La mitad a la

derecha. No lo suficiente para ser heridos, pero lo suficiente como para estar

sorprendidos. Quiero que sientan el poder que estoy conteniendo. Quiero que

sepan que lo estoy reteniendo.

—Puedo protegerlos —les digo, mi voz sigue sonando fuerte sobre ellos—. Y tengo

amigos que podrían hacer más. Van a estar a su lado y lucharán.

Y entonces, como si fuera una señal, el grupo aparece de la nada, en pleno centro

del patio, en el espacio que acabo de despejar.

Los soldados retroceden, aturdidos, moviéndose más lejos, hacia sus esquinas.

Castillo estira un brazo, persuadiendo a un pequeño árbol de la distancia a

arrancarse de raíz. Utiliza ambas manos para sacarlo de la tierra, y una vez que lo

hace, el árbol gira fuera de control, volando por el aire, las ramas sacudiéndose en

el viento. Castillo lo manipula, tirándolo con nada más que su mente.

Lo arroja más alto en el aire, justo por encima de sus cabezas, y Brendan levanta

sus brazos.

Aplaude con fuerza.

Un rayo de electricidad golpea el árbol en la base y viaja por el tronco tan

rápidamente y con tanta potencia que prácticamente lo desintegra, las piezas

restantes caen como lluvia al suelo.

No esperaba eso, ni siquiera se suponía que debían estar ayudándome hoy. Pero

ellos han creado la perfecta introducción por mí.

Ahora. Justo ahora.

Todos los soldados están mirando. El patio ha sido despejado. Encuentro los ojos

de Kenji y los compruebo para confirmar.

332

Él asiente.

Yo salto.

Un centenar de metros en el aire, ojos cerrados, piernas rectas, brazos hacia fuera.

Y siento más energía corriendo a través de mi ser de lo que nunca antes lo he

hecho. Potenciándola. Proyectándola.

Y aterrizo con tanta fuerza que la tierra se rompe debajo de mí.

Me agacho, con las rodillas flexionadas, una mano extendida frente a mí. El patio

está temblando tanto que por un segundo no estoy segura si he causado otro

terremoto.

Cuando por fin me levanto y miro a mi alrededor, puedo ver a los soldados mucho

más claramente. Sus rostros, sus preocupaciones. Me miran con asombro, sus ojos

muy abiertos con admiración y un poco de miedo.

—No estarán solos —digo, girando para ver sus rostros—. Ya no necesitan estar

asustados. Queremos recuperar nuestro mundo. Queremos salvar las vidas de

nuestras familias, nuestros amigos. Queremos que sus hijos tengan la oportunidad

de un futuro mejor. Y queremos luchar. Queremos ganar. —Centro mi mirada en la

de ellos—. Y les estamos pidiendo su ayuda.

Hay un silencio absoluto.

Y luego, absoluto caos.

Vítores. Chillidos y gritos. Pisadas.

Siento la malla cuadrada salir de mi mano. Vuela por los aires hacia la mano de

Warner.

Él se dirige a sus hombres.

—Felicidades, caballeros —dice—. Avisen a sus familias. Sus amigos. Mañana todo

cambiará. El supremo estará aquí en pocos días —dice—. Prepárense para la guerra.

Y luego, a todos a la vez.

Kenji nos hace desaparecer.

333

61

Traducido por Val_277

Corregido por mara.r

Estamos corriendo por el patio y cruzando la base, y tan pronto como estamos

fuera de vista, Kenji nos libera de la invisibilidad. Él corre delante del grupo,

dirigiéndonos a la sala de entrenamiento; serpenteando, girando y lanzándonos a

través del almacén al campo de tiro hasta que todos nos tumbamos en el cuarto al

mismo tiempo.

James nos ha estado esperando.

Se pone de pie, con los ojos muy abiertos.

—¿Cómo fue?

Kenji corre hacia adelante y tira a James en sus brazos.

—¿Cómo crees que fue?

—Um. ¿Bien? —James se está riendo.

Castillo me da una palmada en la espalda. Me giro hacia él. Me está sonriendo, sus

ojos brillantes, más orgulloso de lo que jamás lo he visto.

—Bien hecho, Srta. Ferrars —dice en voz baja—. Bien hecho.

Brendan y Winston se apresuran, sonriendo de oreja a oreja.

—Eso fue jodidamente genial —dice Winston—. Como si fuéramos celebridades o

algo así.

334

Lily, Ian y Alia se unen al grupo. Les agradezco a todos por su ayuda, por su

muestra de apoyo en el último minuto.

—¿Realmente creen que funcionará? —estoy preguntando—. ¿Creen que es

suficiente?

—Ciertamente es un comienzo —dice Castillo—. Tendremos que actuar rápidamente

ahora. Me imagino que las noticias ya se han extendido, pero los otros sectores

seguramente estarán fuera del radar hasta que el supremo llegue. —Castillo me

mira—. Espero que entiendas que esto va a ser una lucha contra todo el país.

—No si los otros sectores se nos unen también —digo.

—Está confiada —dice Castillo. Me mira como si fuera un extraño ser alíen. Como si

no supiera cómo entenderme o identificarme—. Me sorprende, Srta. Ferrars.

El elevador se abre.

Warner.

Camina directo hasta mí.

—La base ha sido asegurada —dice—. Estamos en bloqueo hasta que llegue mi

padre. Nadie va a entrar o salir de las instalaciones.

—Así que, ¿qué hacemos ahora? —pregunta Ian.

—Esperar —dice Warner. Mira a su alrededor—. Si él aún no lo sabe, lo hará en los

próximos cinco minutos. El supremo sabrá que algunos miembros de su grupo

todavía están vivos. Que Juliette sigue viva. Sabrá que lo he desafiado y que me

puse en su contra públicamente. Y va a estar muy, muy enojado —dice Warner—.

Eso lo puedo garantizar absolutamente.

—Así que vamos a la guerra —dice Brendan.

—Sí. —Warner está tranquilo, tan tranquilo—. Lucharemos. Pronto.

—¿Y los soldados? —pregunto—. ¿Realmente están con nosotros?

335

Sostiene mi mirada por un momento demasiado largo.

—Sí —dice—. Puedo sentir la profundidad de su pasión. Su repentino respeto por ti.

Hay muchos entre ellos que todavía tienen miedo, y otros aún son firmes en su

escepticismo, pero tenías razón, amor. Pueden estar asustados, pero no quieren ser

soldados. No así. No para el Restablecimiento. Están listos para unirse a nosotros.

—¿Y los civiles? —pregunto, sorprendida.

—Van a seguirte.

—¿Estás seguro?

—No puedo estar seguro de nada —dice en voz baja—. Pero nunca, en todo mi

tiempo en este sector, he sentido el tipo de esperanza en mis hombres que sentí

hoy. Era tan poderosa, tan demandante, aún puedo sentirla desde aquí.

Prácticamente está vibrando en mi sangre.

Difícilmente puedo respirar.

—Juliette, amor —me dice, aún sosteniendo mi mirada—. Acabas de comenzar una

guerra.

336

62

Traducido por val_277

Corregido por Jut

Warner me lleva a un costado. Lejos de todos los demás.

Estamos de pie en una esquina de la sala de entrenamiento, y sus manos están

aferradas a mis hombros. Me está mirando como si acabara de sacar la luna de mi

bolsillo.

—Me tengo que ir —dice con urgencia—.Hay muchas cosas que ahora se deben

poner en marcha, y tengo que volver a reunirme con Delalieu. Manejaré cada

aspecto de los detalles militares, amor. Me ocuparé de que tengas todo lo

necesario, y que mis hombres estén equipados de todas las maneras posibles.

Estoy asintiendo, tratando de darle las gracias.

Pero todavía me está mirando, buscando mis ojos como si hubiera encontrado algo

de lo que no puede alejarse. Sus manos se mueven a mi cara, su pulgar roza mi

mejilla. Su voz es tan tierna cuando habla.

—Irás a la grandeza —susurra—. Nunca te he merecido.

Mi corazón.

Se inclina, y besa mi frente muy suavemente.

Y luego se va.

Todavía estoy viendo las puertas del elevador cerrarse cuando atrapo un reflejo de

Adam por el rabillo de mi ojo. Se acerca a mí.

337

—Oye —dice. Se ve nervioso, incómodo.

—Hola.

Él asiente, mirando sus pies.

—Entonces —dice. Deja escapar un suspiro. Todavía no me está mirando—. Bonito

espectáculo.

No estoy muy segura de qué decir. Así que no digo nada.

Adam suspira.

—Realmente has cambiado —susurra—. ¿Lo sabías?

—Sí. Lo sé.

Él asiente, sólo una vez. Se ríe extrañamente. Y se aleja.

338

63

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

Nuevamente estamos todos cruzados de brazos.

Hablando. Discutiendo. Pensando y planificando. James está roncando

sonoramente en la esquina.

Todos estamos atrapados en alguna parte entre el entusiasmo y estar aterrados, y

sin embargo, de alguna manera, estamos mayoritariamente emocionados. Esto es,

después de todo, lo que todos en Punto Omega han estado planeando, ellos se

unieron a Castillo deseando que hubiera un día como este.

Una oportunidad de derrotar al Restablecimiento.

Todos han estado entrenando para esto. Incluso Adam, quien de alguna manera

se convenció a sí mismo de estar a favor de nosotros, ha sido un soldado. Kenji, un

soldado. Todos ellos son combatientes; incluso Alia, cuya tranquila concha

contiene demasiado. No pude haber pedido un grupo más sólido de individuos.

—¿Entonces cuando creen que él esté aquí? —pregunta Ian—. ¿Mañana?

—Quizás —dice Kenji—. Pero no creo que le tome más de dos días.

—¿Pensé que él estaba en un barco? ¿En medio del océano? —pregunta Lily—.

¿Cómo se supone que llegue aquí en dos días?

—No creo que él esté en el tipo de barco que estás pensando —le dice Castillo—.

Creo que está en un buque del ejército, uno equipado con una pista de aterrizaje.

Si pide un jet, ellos nos lo traen.

339

—Guau. —Brendan se inclina hacia atrás, apoyándose en sus manos—. Entonces

esto está realmente sucediendo. El supremo comandante del Restablecimiento.

Winston y yo nunca lo vimos, ni una vez, incluso aunque sus hombres nos

mantenían cautivos. —Él sacude la cabeza. Me mira—. ¿Cómo es que luce?

—Él es extremadamente apuesto —digo. Lily se ríe en voz alta—. Es enserio —le

digo a ella—. Es casi enfermizo de tan apuesto que es.

—¿Enserio? —Winston me está mirando, sus ojos abiertos.

Kenji asiente.

—Un chico muy apuesto.

Lily está embobada.

—¿Y dijiste que su apellido es Anderson? —pregunta Alia.

—Eso es extraño —dice Lily—. Siempre pensé que el apellido de Warner era…

Warner, no Anderson. —Ella piensa por un segundo—. ¿Entonces su nombre es

Warner Anderson?

—No —le digo a ella—. Tienes razón Warner es su apellido… pero no el de su papá.

Él tomó el apellido de su madre —digo—. No quería ser asociado con su padre.

Adam resopla.

Todos lo miramos.

—¿Entonces cuál es el nombre de Warner? —pregunta Ian—. ¿Lo sabes?

Asiento.

—¿Y? —pregunta Winston—. ¿No vas a decirnos?

—Pregúntale tú mismo —digo—. Si él quiere decírtelo, estoy segura que lo hará.

—Sí, eso no va a pasar —dice Winston—. No le preguntaré al chico cosas

personales.

Trato de no reír.

340

—Entonces… ¿Conoces el nombre de Anderson? —pregunta Ian—. ¿O eso

también es un secreto? Quiero decir, toda esta cosa es realmente rara, ¿verdad?

¿Ellos siendo tan cautelosos con sus nombres?

—Oh —digo, cogida fuera de guardia—. No estoy segura. Creo que hay mucho

poder en un nombre. Y no —digo sacudiendo mi cabeza—. No sé el nombre de

Anderson. Nunca pregunté.

—No te estás perdiendo nada —dice Adam, irritado—. Es un estúpido nombre. —

Él mira sus zapatos—. Su nombre es Paris.

—¿Cómo sabes eso?

Me doy la vuelta y veo a Warner de pie en la puerta abierta del elevador. Está

hablando suave, recién ahora señalando su llegada. Las puertas se cierran detrás

de él. Está mirando a Adam con sorpresa.

Adam parpadea rápido en dirección a Warner y luego a nosotros, inseguro de qué

hacer.

—¿Cómo sabes eso? —demanda Warner de nuevo. Camina directamente hacia el

grupo y toma a Adam de la camisa, moviéndose tan rápido que Adam no tiene

tiempo de reaccionar.

Lo empuja contra la pared.

Nunca oí a Warner elevar su voz de esta forma. Nunca lo vi tan enojado.

—¿Quién es tu comandante, soldado? —grita—. ¿Quién es tu comandante?

—¡No sé de lo que estás hablando! —grita Adam. Él trata de separarse pero

Warner lo agarra por los dos puños, sacudiéndolo fuerte contra la pared.

Estoy comenzando a tener pánico.

—¿Cuánto tiempo has estado trabajando para él? —grita Warner—. ¿Cuánto

tiempo has estado infiltrado en mi base…

Me paro. Kenji se acerca.

—Warner —digo—. Por favor, él no es un espía…

341

—No hay manera en que él pueda saber algo como esto —me dice Warner, aún

mirando a Adam—. No a menos que sea un miembro de la Guardia Suprema,

donde aun entonces sería cuestionable. Un soldado no debería tener esa clase de

información…

—No soy un soldado supremo. —Adam trata de decir—. Lo juro...

—Mentira —gruñe Warner, empujándolo con más fuerza contra la pared. La

camisa de Adam está comenzando a rasgarse—. ¿Por qué fuiste enviado aquí?

¿Acaso te envió para matarme?

—Warner —lo llamo de nuevo, rogando esta vez, corriendo ante su línea de

visión—. Por favor… él no está trabajando para el supremo, lo juro…

—¿Cómo puedes saberlo? —Warner finalmente me mira, solo por un segundo—.

Te lo estoy diciendo —dice—, es imposible para él conocer eso…

—Él es tu hermano—digo finalmente—. Por favor. Él es tu hermano. Ustedes

tienen el mismo padre.

Warner se pone rígido.

Se gira para verme.

—¿Qué? —Jadea.

—Es verdad —le digo, sintiéndome con el corazón roto mientras lo hago—. Y sé

que puedes decir que no miento. —Sacudo mi cabeza—. Él es tu hermano. Tu

padre ha estado llevando una doble vida. Él abandonó a Adam y James hace

tiempo. Después de que la mamá de Adam muriera.

Warner deja a Adam en el piso.

—No —dice Warner. No está parpadeando. Sólo mirando. Las manos temblando.

Me giro para ver a Adam. Sus ojos estrechos por la emoción.

—Dile —digo, desesperada ahora—. Dile la verdad.

Adam no dice nada.

342

—Maldición. ¡Adam dile!

—¿Lo sabías todo este tiempo? —pregunta Warner, girando su cabeza hacia mí—.

¿Sabías de esto y aun así no dijiste nada?

—Quería… verdaderamente, realmente quería, pero pensé que no era mi lugar…

—No —dice, interrumpiéndome. Sacudiendo su cabeza—. No, no tiene ningún

sentido. Cómo… ¿Cómo es siquiera posible? —él mira arriba, mira alrededor—. Eso

no tiene…

Él se detiene.

Mira a Adam.

—Dime la verdad —dice. Camina hacia Adam otra vez, luciendo como si quisiera

sacudirlo—. ¡Dime! ¡Tengo derecho a saber!

Y cada momento en el mundo muere de repente en ese momento, porque se

despiertan y se dan cuenta que nunca serán tan importantes como este.

—Es verdad —dice Adam.

Dos palabras cambian el mundo.

Warner retrocede, su mano agarra su cabello. Se está frotando los ojos, su cabeza,

deslizando su mano hacia su boca, su cuello. Él está respirando con dificultad.

—¿Cómo? —pregunta finalmente.

Y luego.

Y luego.

La verdad.

Poco a poco. Es sacada de Adam. Una palabra a la vez. Y el resto de nosotros lo

estamos viendo, y James sigue durmiendo, y yo sigo en silencio mientras esos dos

hermanos tienen la conversación más difícil que he tenido que ver.

343

64

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

Warner está sentado en una esquina. Adam en la otra. Ambos han pedido que los

dejen solos.

Y ambos están mirando a James.

James, quien aún es un bultito roncante.

Adam luce exhausto, pero no vencido. Cansado, pero no enojado. Luce más libre.

Sus cejas desfruncidas, sus puños aflojados. Su rostro en calma de una manera que

no he visto desde hace mucho tiempo.

Él luce aliviado.

Como si estuviera llevando esta gran carga que pensó que podría matarlo. Como si

hubiera pensado que al compartir esta verdad con Warner de alguna manera

inspiraría una larga vida de guerra entre él y su flamante hermano biológico.

Pero Warner no está en absoluto enojado. Ni siquiera está molesto.

Sólo está sorprendido de creerlo.

Un padre, pienso. Tres hermanos. Dos que casi se matan uno al otro, todo por el

mundo en el que fueron criados. Por esas muchas palabras, muchas mentiras por

las que fueron alimentados.

Las palabras son como semillas plantadas en nuestros corazones a una tierna edad.

Ellas echan raíces a medida que crecemos, asentándose profundamente en

344

nuestras almas. Las buenas palabras se plantan bien. Ellas florecen y encuentran su

hogar en nuestro corazón. Construyen troncos alrededor de las espinas.

Estabilizándonos cuando nos sentimos más débiles. Pero las malas palabras crecen

poco. Nuestros troncos se infectan y se echan a perder hasta que estamos huecos y

viviendo del interés de los demás y no del nuestro. Nos vemos obligados a comer el

fruto que nació de esas palabras, rehenes de las ramas que crecen alrededor de

nuestro cuello, sofocándonos hasta la muerte, una palabra a la vez.

No sé cómo Adam y Warner le darán las noticias a James. Quizá no le dirán hasta

que sea mayor y sea capaz de lidiar con las consecuencias de saber su linaje. No sé

qué hará James cuando sepa que su padre es en realidad un asesino de masas y

un despreciable ser humano que destruye cada vida que toca.

No.

Quizá es mejor que James no lo sepa, no justo ahora.

Quizás es suficiente por ahora que Warner lo sepa.

No puedo dejar de encontrarlo doloroso y hermoso que Warner haya perdido una

madre pero ganase dos hermanos en la misma semana. Y aunque entiendo que lo

pidió que lo dejaran solo, no puedo dejar de caminar hacia él. No voy a decir ni

una palabra, me juro a mí misma. Pero en este momento sólo quiero estar cerca de

él.

Así que me siento a su lado, y recuesto mi cabeza contra la pared. Sólo respirando.

—Deberías habérmelo dicho —susurra.

Dudo antes de contestar.

—No tienes ni idea de cuántas veces quise hacerlo.

—Deberías habérmelo dicho.

—Lo lamento —digo, bajando mi cabeza. Mi voz—. Realmente lo lamento.

Silencio.

Más silencio.

345

Entonces.

Un susurro.

—Tengo dos hermanos.

Levanto mi cabeza. Lo miro.

—Tengo dos hermanos —dice de nuevo, su voz suave—. Y casi mato a uno de

ellos.

Sus ojos se concentran en un punto lejano, lejos de aquí, juntándose con el dolor y

la confusión, y algo que luce como arrepentimiento.

—Supongo que debí haberlo sabido —me dice—. Él puede tocarte. Vive en el

mismo sector. Y sus ojos siempre han sido tan extrañamente familiares para mí.

Ahora me doy cuenta que son como los de mi padre.

Él suspira.

—Esto es tan insoportablemente inconveniente —dice—. Estaba preparado para

odiarlo por el resto de mi vida.

Me sobresalto. Sorprendida.

—Quieres decir… ¿ya no lo odias?

Warner deja caer su cabeza. Su voz tan baja que apenas puedo oírle.

—¿Cómo puedo odiar su rabia?—dice—. ¿Cuando conozco tan bien de donde

viene?

Lo miro. Asombrada.

—Puedo imaginar el alcance de su relación con mi padre —dice Warner

sacudiendo su cabeza—. ¿Y el modo en que se las ha tenido que arreglar para

sobrevivir a todo, con más humanidad de la que yo tuve?—Una pausa—. No —

dice—. No puedo odiarlo. Y estaría mintiendo si digo que no lo admiro.

Creo que podría llorar.

346

Los minutos pasan entre nosotros, silenciosos y fijos, deteniéndose sólo para oírnos

respirar.

—Vamos —finalmente susurro, alcanzando su mano—. Vayamos a la cama.

Warner asiente, parándose, pero se detiene. Confuso. Tan torturado. Él mira a

Adam. Adam le regresa la mirada.

Ellos se miran uno al otro por un largo rato.

—Por favor, perdóname —dice Warner.

Y miro, asombrada, mientras él cruza la habitación. Adam se levanta al instante, a la

defensiva, incierto. Pero mientras Warner se aproxima, Adam parece relajarse.

Los dos están cara a cara, y Warner está hablando.

La mandíbula de Adam se tensa. Él mira al piso.

Asiente.

Warner sigue hablando.

Adam traga, con fuerza. Él asiente de nuevo.

Luego levanta la mirada.

Ambos se reconocen por un largo momento. Y entonces Warner pone una mano

en el hombro de Adam.

Debo estar soñando.

Los dos intercambian más palabras antes de que Warner se dé la vuelta sobre un

pie y se aleje.

347

65

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

—¿Qué le dijiste? —pregunto tan pronto como las puertas del ascensor se cierran.

Warner toma una profunda respiración. No dice nada.

—¿No vas a decirme?

—Preferiría no hacerlo —dice en voz baja.

Tomo su mano. La aprieto.

Las puertas del elevador se abren.

—¿Esto será raro para ti? —pregunta Warner. Él luce sorprendido por su propia

pregunta, mientras piensa que no puede creer que siquiera lo esté preguntando.

—¿Qué sería raro?

—Que Kent y yo seamos… hermanos.

—No —le digo—. Lo sabía desde hace un tiempo. Para mí no cambia nada.

—Eso está bien —dice quietamente.

Asiento, confusa.

Nos movemos a la habitación. Ahora estamos sentados en la cama.

—¿No te importaría, entonces? —pregunta Warner.

348

Sigo confundida.

—Si él y yo —dice Warner—, pasamos tiempo juntos.

—¿Qué? —pregunto, incapaz de esconder mi alivio—. No —digo rápidamente—.

No, por supuesto que no… creo que es asombroso.

Los ojos de Warner están en la pared.

—¿Entonces… quieres pasar tiempo con él? —Estoy tratando tan duro de darle a

Warner su espacio, y no entrometerme, pero no puedo evitarlo.

—Me gustaría conocer a mi propio hermano, sí.

—¿Y James? —pregunto.

Warner se ríe un poco.

—Sí. Y James.

—¿Entonces estás… feliz por esto?

No responde de inmediato.

—No soy infeliz.

Trepo a su regazo. Tomo su cara en mis manos, inclinando su cabeza en alto para

poder ver sus ojos. Estoy dando una tonta sonrisa.

—Creo que es maravilloso—le digo.

—¿En serio? —sonríe—. ¡Qué interesante!

Asiente. Una y otra vez. Y lo beso, suavemente.

Warner cierra los ojos. Sonríe ligeramente, su mejilla con un hoyuelo en un

costado. Ahora me mira pensativo.

—Qué extraño se ha vuelto todo.

Siento que podría morir de felicidad.

Warner me recoge de su regazo y me tiende en la cama. Se pone en mí, sobre mí.

349

—¿Y por qué estás tan emocionada? —pregunta, tratando de no reír—. Estás

prácticamente risueña.

—Quiero que seas feliz —le digo, mis ojos buscando los suyos—. Quiero que

tengas una familia. Quiero que estés rodeado de personas que se preocupen por ti

—digo—. Te lo mereces.

—Te tengo a ti —dice, descansando su frente en la mía. Sus ojos se cierran.

—Deberías tener más que a mí.

—No —susurra. Sacude su cabeza. Su nariz roza la mía.

—Sí.

—¿Qué hay sobre ti? ¿Y tus padres? —me pregunta—. ¿Quisieras alguna vez

encontrarlos?

—No —digo tranquilamente—. Nunca fueron padres para mí. Además tengo a mis

amigos.

—Y a mí —dice.

—Tú eres mi amigo —le digo.

—Pero no tu mejor amigo. Kenji es tu mejor amigo.

Trato duramente de no reír por los celos en su voz.

—Sí, pero tú eres mi amigo favorito.

Warner se levanta, rozando mis labios.

—Bien —susurra, besando mi cuello—. Ahora rueda —dice—. Sobre tu estomago.

Lo miro.

—Por favor —dice. Sonriendo.

Lo hago. Muy lentamente.

—¿Qué estás haciendo? —susurro, girando para mirarlo.

350

El recuesta mi cuerpo hacia abajo.

—Quiero que sepas —dice, jalando el cierre que une a este traje—, lo mucho que

valoro tu amistad. —El traje se abre y mi piel está expuesta a los elementos;

contengo un escalofrío.

El cierre se detiene en la base de mi columna.

—Pero, me gustaría que reconsideraras mi título —dice Warner. Deja un suave

beso en el centro de mi espalda. Corre sus manos por mi piel y empuja las mangas

de mis hombros, dejando besos en mis omóplatos, en mi cuello—. Porque mi

amistad —susurra—, viene con muchos más beneficios de los que Kenji puede

ofrecer.

No puedo respirar. No puedo.

—¿No lo crees? —pregunta Warner.

—Sí —digo muy rápido—. Sí.

Y entonces estoy girando, perdida en las sensaciones, y preguntándome qué tan

pronto perderé estos momentos, y preguntándome cuánto tiempo pasará hasta

que los tenga de nuevo.

No sé dónde vamos, él y yo, pero sé que quiero estar aquí. Somos horas y minutos

buscando el mismo segundo, tomándonos de las manos mientras giramos a los

nuevos días y hacia la promesa de algo mejor.

Pero a pesar de que conocemos el futuro y hemos conocido nuestro pasado,

nunca conoceremos nuestro presente. Este momento y el siguiente o el que

hubiera sido se han ido, ya pasaron, y todo lo que queda son estos cuerpos

cansados, la única prueba de que hemos vivido a través del tiempo y sobrevivimos.

Sin embargo, al final valdrá la pena.

Luchar por una vida entera de esto.

351

66

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

Le tomó un día.

—Quiero una. —Estoy viendo la pared de armas en la sala de entrenamiento—.

¿Cuál es la mejor?

Delalieu llegó esta mañana para dar la noticia. El Supremo ha llegado. Ha sido

transportado desde el océano en un jet, pero ahora está permaneciendo en una de

las naves del ejército del Sector 45, estacionada en el muelle.

Su guardia está cerca. Y sus ejércitos pronto lo van a seguir. A veces no estoy tan

segura de que no vayamos a morir.

—No necesitas un arma —me dice Warner, sorprendido—. Sin dudas puede tener

una, pero no creo que la necesites.

—Quiero dos.

—Está bien —dice riendo. Pero sólo me pasa una.

Todo el mundo se congela mientras el miedo se hace cargo. Estamos todos

cautelosamente optimistas, pero preocupados, no obstante. Warner ya tiene

reunidas a sus tropas y los civiles ya han sido notificados; si quieren unirse a

nosotros, una estación ha sido creada para proporcionar armas y municiones. Todo

lo que tienen que hacer es presentar sus tarjetas de RR para demostrar que son

residentes del Sector 45, y se les concederá una amnistía.

352

Refugios y centros de socorro han sido creados en el cuartel de los soldados para

resguardar a los restantes hombres, mujeres y los niños que no pueden, o no

quieren unirse a la batalla. Se les permitirá tomar refugio aquí, y esperar a que el

derramamiento de sangre termine.

Estos esfuerzos extras son todos coordinados por Warner.

—¿Y si termina tirándonos bombas otra vez? —pregunta Ian, rompiendo el

silencio—. ¿Al igual que hizo con Punto Omega?

—No lo hará —dice Warner—. Es demasiado arrogante, y esta guerra se ha

convertido en algo personal. Querrá jugar con nosotros. Él querrá alargar esto,

siempre y cuando sea posible. Es un hombre que siempre ha estado fascinado por

la idea de la tortura. Esto va a ser divertido para él.

—Sí, eso me hace sentir muy bien—dice Kenji—. Gracias por la charla motivadora.

—En cualquier momento —dice Warner.

Kenji casi se ríe. Casi.

—¿Así que se va a quedar en otro barco? —pregunta Winston—. ¿Aquí?

—Ese es mi entendimiento, sí —dice Warner—. Normalmente se quedaría en la

base, pero como actualmente es la sede del enemigo, se ha convertido un poco en

un problema. Al parecer, también ha concedido la entrada al sector a soldados de

todo el país con el fin de que se unan a él. Él tiene su propia guardia de élite, así

como los soldados que mantienen la capital, pero también está recogiendo a los

hombres de toda la nación. Para él es todo un espectáculo —dice Warner—. No

somos tan vastos en número para que sean necesarios tantos hombres. Sólo quiere

aterrorizarnos.

—Bueno, está funcionando —dice Ian.

—¿Y estás seguro —le pregunto a Warner—, de que no va a estar en el campo de

batalla? ¿Estás seguro? —Esta es la parte más importante del plan. La más crítica.

Warner asiente.

353

Anderson nunca lucha en sus propias guerras. Él nunca muestra su rostro. Y

estamos confiando que su cobardía sea nuestra mayor ventaja. Porque mientras él

podría ser capaz de anticiparse a un atentado contra su vida, estamos esperando

que no sea capaz de anticipar a los atacantes invisibles.

Warner tiene que supervisar las tropas. Castillo, Brendan, Winston, Lily, Alia, y

Adam lo apoyarán. James se quedará en la base.

Pero Kenji y yo vamos a la fuente.

Y en este momento, estamos listos para irnos.

Estamos con el traje puesto y armados, y altamente cafeinados.

Oigo el sonido de un arma siendo cargada.

Me doy vuelta.

Warner me está mirando.

Es momento de irnos.

354

67

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

Kenji agarra mi brazo.

Todo el mundo sube y sale de la habitación de Warner, pero Kenji y yo lo haremos

por la puerta trasera, sin alertar a nadie de nuestra presencia. Queremos que todos,

incluso los soldados, crean que estamos en el medio de la batalla. No queremos

mostrarnos solo para desaparecer, no queremos que nadie note que no estamos.

Por eso nos paramos detrás y vemos cómo nuestros amigos entran al elevador y

suben al piso principal. James sigue despidiéndose hasta que las puertas se cierran

y lo dejamos detrás.

Mi corazón se detiene por un segundo.

Kenji le da un beso de despedida a James. Es un odioso y ruidoso beso en la parte

superior de su cabeza.

—Cuida mi espalda ¿de acuerdo? —le dice a James—. Si alguien viene aquí, quiero

que les des una buena paliza.

—De acuerdo —dice James. Él se está riendo para pretender que no está llorando.

—Hablo en serio —dice Kenji—. Sólo comienza a gruñirles. Como esos ninjas. —Él

hace raros movimientos de peleas con sus manos—. Vuélvete realmente loco —

dice—. Vence la locura con locura…

355

—Nadie va a venir aquí James —digo, dándole una filosa mirada a Kenji—. No vas

a tener que preocuparte de defenderte a ti mismo. Vas a estar perfectamente a

salvo. Y luego regresaremos.

—¿Enserio? —pregunta, volviendo sus ojos a mí—. ¿Todos ustedes?

Chico listo.

—Sí —miento—. Todos vamos a regresar.

—Bien —susurra. Se muerde su labio tembloroso—. Buena suerte.

—Sin necesidad de lágrimas —le dice Kenji, sosteniéndolo en un apretado

abrazo—. Estaremos de regreso pronto.

James asiente.

Kenji se da la vuelta.

Y luego nos dirigimos hacia la puerta de la pared de armas.

***

La primera parte, creo, que será la más difícil. Nuestra caminata al puerto será

totalmente a pie, porque no podemos correr el riesgo de robar vehículos. Incluso si

Kenji puede hacer el tanque invisible, tendremos que abandonarlo y volverá a ser

visible, y además, un inesperado tanque estacionado en el puerto sería demasiado

riesgo.

Anderson debe tener el lugar completamente resguardado.

Kenji y yo no hablamos mientras nos movemos. Cuando Delalieu nos dijo que el

supremo iba a estar estacionado en el puerto, Kenji supo inmediatamente dónde

iba a estar.

Al igual que Warner, Adam, Castillo y al igual que todos excepto yo.

—Pasé algún tiempo en uno de esos barcos —dice Kenji—. Sólo por un rato. Por

mal comportamiento —sonríe—. Conozco mi camino a ese lugar.

Así que sólo sujeto su brazo mientras él está liderando el camino.

356

Nunca ha habido un día tan frio, pienso. Nunca hubo tanto hielo en el aire.

***

Este barco luce como una pequeña ciudad, es tan enorme que no puedo ver el

final. Escaneamos el perímetro, intentando medir exactamente lo difícil que será

infiltrarse en las instalaciones.

Extremadamente difícil.

Casi imposible.

Esas son las exactas palabras de Kenji.

Algo así.

—Mierda—dice—. Esto es ridículo. Nunca había visto este nivel de seguridad antes.

Está completamente respaldado —dice.

Y tiene razón. Hay soldados por todas partes. En tierra. En la entrada. En la

cubierta. Y todos están tan fuertemente armados que me hacen sentir estúpida con

mis dos armas de mano y una funda sencilla oscilando alrededor de mis hombros.

—¿Entonces qué hacemos?

Está callado por un momento.

—¿Puedes nadar?

—¿Qué? No.

—Mierda.

—No podemos sólo saltar al océano, Kenji…

—Bueno no es como si podamos volar.

—¿Tal vez podemos pelear con ellos?

357

—¿Estás jodidamente loca? ¿Crees que podemos contra doscientos soldados? Sé

que soy un hombre extremadamente atractivo J, pero no soy Bruce Lee.

—¿Quién es Bruce Lee?

—¿Quién es Bruce Lee? —pregunta Kenji horrorizado—. Oh dios mío. No podemos

siquiera seguir siendo amigos.

—¿Por qué? ¿Era un amigo tuyo?

—Sabes qué —dice—, sólo detente. Sólo… no puedo ni hablarte en este momento.

—Entonces ¿Cómo vamos a llegar adentro?

—Mierda si lo sé. ¿Cómo se supone que vamos a sacar a todos esos chicos del

barco?

—Oh—jadeo—. Oh mi dios, Kenji. —Agarro su brazo invisible.

—Sí, esa en mi pierna, y estás sujetando un poco demasiado cerca de allí princesa.

—Kenji puedo empujarlos—digo ignorándolo—. Sólo puedo empujarlos al agua.

¿Eso funcionara?

Silencio.

—¿Bueno? —pregunto.

—Tus manos siguen en mi pierna.

—Oh. —Tiro mis manos—. ¿Entonces? ¿Qué piensas? ¿Funcionará?

—Obviamente—dice Kenji exasperado—. Hazlo ahora, por favor. Y apúrate.

Así que lo hago.

Me paro atrás y junto mi energía en mis brazos.

Poder, enjaezado.

Brazos, posicionados.

Energía, proyectada.

358

Muevo mi brazo en el aire como si estuviera limpiando una mesa.

Y todos los soldados caen al agua.

Es casi cómico desde aquí. Como si fueran un montón de juguetes que estaba

empujando de mi escritorio. Y ahora están chapoteando en el agua, tratando de

comprender qué está pasando.

—Vamos —dice Kenji de repente, sujetando mi brazo. Corremos por el muelle de

treinta metros—. Ellos no son estúpidos —dice—. Alguien va a hacer sonar la

alarma y pronto van a sellar las puertas. Probablemente tenemos un minuto antes

de que todo se cierre.

Así que nos apresuramos.

Mientras corremos por el muelle y trepamos la cubierta, Kenji tira de mi brazo para

decirme hacia dónde ir. Ahora estamos mucho más consientes del cuerpo del otro.

Casi puedo sentir su presencia a mi lado, incluso aunque no puedo verlo.

—Por abajo —grita, y bajo la mirada hacia lo que parece ser una estrecha abertura

circular con una escalera fijada al interior—. Voy a entrar —dice—. ¡Comienza a

bajar en cinco segundos!

Puedo oír las alarmas apagándose, las sirenas perdiéndose en la distancia. El barco

está frente al muelle pero el agua sigue distanciándose, desapareciendo en el

borde de la tierra.

Mis cinco segundos terminaron.

Estoy bajando después de él.

359

68

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

No tengo idea de dónde pueda estar Kenji.

Aquí abajo es estrecho y claustrofóbico y ya puedo escuchar una ráfaga de pasos

que se acercan, gritos y gritos haciendo eco por el pasillo; ellos saben que algo ha

sucedido en la cubierta superior. Estoy tratando muy duro de no entrar en pánico,

pero ya no estoy segura de cuál debe ser el siguiente paso.

Nunca esperaba hacer esto sola.

Sigo susurrando el nombre de Kenji y esperando una respuesta, pero no hay nada.

No puedo creer que ya lo haya perdido. Por lo menos sigo siendo invisible, lo que

significa que no puede estar a más de quince pies de distancia, pero los soldados

están demasiado cerca para que tome algún riesgo en estos momentos. No puedo

hacer nada que pueda llamar la atención sobre mi presencia… o la de Kenji.

Así que tengo que obligarme a permanecer en calma.

El problema es que no tengo idea de dónde estoy. Ni idea de lo que estoy

buscando. Nunca he estado en un barco antes, y mucho menos en una nave

militar de esta magnitud.

Pero tengo que tratar de entender mi entorno.

Estoy parada en el medio de lo que parece un pasillo muy largo, con paneles de

madera corriendo a través de los pisos, las paredes, e incluso por el techo por

encima de mi cabeza. Hay pequeños rincones cada pocos metros, donde la pared

parece haber sido excavada.

360

Hay unas puertas, noto.

Me pregunto a dónde conducen. A dónde voy a tener que ir. Las botas ahora

suenan más cerca. Mi corazón comienza a correr y trato de empujarme contra la

pared, pero estos pasillos son demasiado estrechos, y aunque no me puedan ver,

no hay manera de que sea capaz de deslizarme más allá de ellos. Puedo ver a un

grupo acercándose ahora, puedo oírlos gritar órdenes a otros. En cualquier

momento que van a chocar directamente conmigo.

Me muevo hacia atrás lo más rápido que puedo y corro, manteniendo mi peso

sobre mis dedos de los pies para minimizar el sonido tanto como sea posible. Me

deslizo hasta detenerme. Golpeo la pared detrás de mí. Más soldados ahora vienen

por debajo del pasillo, claramente alertados por algo, y por un segundo siento mi

corazón caer. Estoy tan preocupada por Kenji.

Pero tanto como sea invisible, Kenji debe estar cerca, pienso. Él debe estar vivo.

Me aferro a esa esperanza mientras los soldados se aproximan.

Miro a mi izquierda. Miro a mi derecha. Están acercándose a mí sin siquiera darse

cuenta. No tengo ni idea de a dónde van… quizás van a subir… pero tengo que

hacer un movimiento, rápido, y yo no quiero alertarlos con mi presencia. Todavía

no. Es demasiado pronto para tratar de acabar con ellos. Sé que Alia prometió que

podría detener una bala, siempre y cuando mi poder esté encendido, pero mi

última experiencia con un disparo en el pecho me ha dejado lo suficientemente

traumatizada como para querer evitar esa opción tanto como sea posible.

Así que hago lo único que se me ocurre.

Salto hacia una de las puertas y planto las manos contra el interior del marco,

sujetándome a mi misma en ese lugar, con la espalda presionada contra la puerta.

Por favor, por favor, por favor, pienso, por favor, no dejes que alguien entre a esta

habitación. Lo único que tienen que hacer es abrir la puerta y estaré muerta.

Los soldados se están acercando.

Dejo de respirar a medida que pasan.

Uno de sus codos me roza el brazo.

361

Mi corazón late con fuerza, con tanta fuerza. Tan pronto como se han ido salgo a

toda velocidad por la puerta y echo el cerrojo, corriendo por los pasillos que sólo

conducen a más salas. Este lugar es como un laberinto. No tengo idea de dónde

estoy, ni idea de lo que está pasando.

Ni una sola idea de dónde voy a encontrar a Anderson.

Y los soldados no dejan de venir. Están por todas partes, todos a la vez y luego

ninguno en lo absoluto, y estoy girando las esquinas y corriendo en diferentes

direcciones y haciendo lo mejor para dejarlos atrás. Pero entonces noto mis manos.

Ya no soy invisible.

Contengo un grito.

Salto hacia otra puerta, con la esperanza de empujarme fuera de la vista, pero

ahora estoy tan nerviosa y horrorizada, porque no sólo no sé qué es lo que le pasó

a Kenji, sino que tampoco sé lo que va a pasarme. Esta fue una idea tan estúpida.

Soy una persona tan estúpida. No sé lo que estaba pensando.

Que alguna vez pensé que podría hacer esto.

Botas.

Pisando hacia mí. Me recompongo y me trago el miedo y trato de estar lo más

preparada posible. No hay manera que ahora no me noten. Llevo mi energía hacia

mí misma, siento mis huesos tamborilear con las prisas de la misma y la sensación

de poder emanando a través de mí. Si puedo mantener este estado durante el

tiempo que estoy aquí abajo, debería ser capaz de protegerme. Ahora sé cómo

pelear. Puedo desarmar a un hombre, robarle su arma. He aprendido a hacer

mucho.

Pero todavía estoy bastante aterrorizada, y nunca he necesitado ir al baño como lo

necesito ahora.

Piensa, me sigo diciendo a mí misma. Piensa. ¿Qué puedes hacer? ¿Dónde puedes

ir? ¿Dónde estaría escondido Anderson? ¿Más adentro? ¿Abajo? ¿Dónde estaría la

sala más grande en esta nave? Desde luego, no en el nivel superior. Tengo que

bajar. Pero, ¿cómo?

362

Los soldados se están acercando.

Me pregunto qué contienen estas habitaciones, a dónde conducen estas puertas.

Si es sólo una habitación entonces es un callejón sin salida. Pero si se trata de una

entrada a un espacio más grande, entonces podría tener una oportunidad. Pero si

hay alguien allí, definitivamente voy a estar en problemas. No sé si tengo que

tomar el riesgo.

Un grito.

Un llanto.

Un disparo.

Me han visto.

363

69

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Jut

Golpeo con mi codo la puerta detrás de mí, rompiendo la madera en astillas que

vuelan por todas partes. Me doy la vuelta y hago mi camino a través del resto de la

misma, derribándola con una repentina explosión de adrenalina, y tan pronto

como veo que esta habitación es sólo un pequeño bunker y un callejón sin salida,

hago lo único que puedo pensar.

Salto.

Y aterrizo.

Directamente a través del piso.

Caigo y me las arreglo para mantenerme de pie. Los soldados están saltando tras

de mí, gritando y ordenando. Botas me persiguen mientras arranco la puerta y me

lanzo al final del pasillo. Las alarmas apagan todo el sonido, suenan tan fuerte y tan

desagradable que apenas puedo oír mis pensamientos. Me siento como si estuviera

corriendo a través de una neblina, las sirenas parpadeando luces rojas que rodean

los pabellones, chillando a todo volumen y señalando a un intruso.

Estoy por mi cuenta.

Estoy corriendo alrededor de más esquinas, girando en las curvas en esta planta y

tratando de tener una idea de la diferencia entre este nivel y el que está por

encima. No parece haber ninguna. Se ven exactamente iguales, y los soldados son

igual de agresivos.

364

Ahora están disparando libremente, el sonido ensordecedor de los disparos en

colisión con el estruendo de las sirenas. Ni siquiera estoy segura de que todavía no

me he quedado sorda.

No puedo creer que sigan perdiéndome.

Parece imposible, estadísticamente hablando, que tantos soldados en tan estrecho

lugar no hayan podido apuntar a mi cuerpo. Eso no puede estar bien.

Golpeo el piso de nuevo.

Aterrizando en mis pies esta vez.

Me pongo de cuclillas, mirando alrededor, y por primera vez, veo que este nivel es

diferente. Los pasillos son más amplios, las puertas están más separadas. Ojalá Kenji

estuviera aquí. Me gustaría tener alguna idea de lo esto quiere decir, cuál es la

diferencia entre estos niveles. Me gustaría saber a dónde ir, por dónde empezar a

buscar.

Abro una puerta.

Nada.

Corro hacia delante, derribo otra.

Nada.

Sigo corriendo. Estoy empezando a ver el funcionamiento interno de la nave.

Máquinas, tubos, vigas de acero, enormes tanques, inhalaciones de vapor. Debo

estar en la dirección equivocada. Pero no tengo idea de cuántos pisos tiene este

barco, y no tengo idea de si puedo continuar bajando.

Sigo siendo disparada, y estoy parada sólo un paso por delante. Estoy

deslizándome por curvas apretadas y tirándome contra la pared, girando en las

oscuras esquinas y esperando que no me vean.

¿Dónde está Kenji? No dejo de preguntarme a mí misma. ¿Dónde está?

Tengo que estar en el otro lado de esta nave. No quiero salas de calderas y tanques

de agua. Esto no puede estar bien. Todo es diferente en este lado de la nave.

Incluso las puertas se ven diferentes. Están hechas de acero, no de madera.

365

Pateo unas pocas, sólo para estar segura.

Una sala de control de radio, abandonada.

Una sala de reuniones, abandonada.

No. Quiero habitaciones reales. Grandes oficinas y dormitorios. Anderson no

estaría aquí. Él no sería puesto con tuberías y los motores zumbantes.

Salgo de puntillas de mi más reciente escondite, saco la cabeza.

Gritos. Alertas.

Más disparos.

Me escondo. Tomo una respiración profunda. Aprovechando toda mi energía, toda

a la vez, y decido que no tengo más remedio que probar la teoría de Alia.

Salto y corro por el pasillo.

Corriendo, corriendo como nunca lo he hecho antes. Las balas están volando más

allá de mi cabeza y arrojándose sobre mi cuerpo, golpeando mi cara, mi espalda,

mis brazos, y me obligo a seguir corriendo, me obligo a seguir respirando, sin sentir

dolor, sin sentir miedo, pero me aferro a mi energía como una línea de vida y no

dejo que nada me detenga. Estoy pisoteando soldados, golpeándolos con mis

codos, sin dudar el tiempo suficiente para hacer algo más que empujarlos fuera de

mi camino.

Tres de ellos vienen volando hacia mí, tratando de taclearme, y yo los empujo a

todos de vuelta. Uno corre hacia delante de nuevo y le pego directamente en la

cara, sintiendo su nariz romperse contra mis nudillos de metal. Otros intentan

agarrar mi brazo desde detrás y atrapo su mano, rompiendo sus dedos con mis

manos sólo para recuperar su antebrazo, tirarlo cerca y empujarlo a través de una

pared. Me doy la vuelta para afrontar al resto de ellos y todos están mirándome,

con una mezcla de pánico y terror en sus ojos.

—Peleen conmigo —les digo, la sangre y urgencia y una especie rara de adrenalina

corriendo a través de mi—. Los reto.

Cinco de ellos levantan sus armas en mi dirección, apuntándome en la cara.

366

Disparan.

Una y otra y otra vez, cargando ronda tras ronda. Mi instinto es protegerme de las

balas, pero en cambio me concentro en los hombres, en sus cuerpos y en sus caras

enojadas. Tengo que cerrar los ojos por un segundo, porque no puedo ver a través

de la presa de metal que se aplastó contra mi cuerpo. Y cuando estoy lista, acerco

mi puño a mi pecho, sintiendo el aumento de energía dentro de mí, y la lanzo

hacia delante, toda a la vez, derribando a setenta y cinco soldados como si

estuvieran hechos de cerillas.

Me tomo un momento para respirar.

Mi pecho se agita, mi corazón está corriendo, y miro alrededor, sintiendo la quietud

dentro de la locura, parpadeando con fuerza contra las luces rojas de alarma, y

viendo que los soldados no se mueven. Todavía están vivos, puedo decirlo, pero

están inconscientes. Y me permito un instante mirar hacia abajo.

Estoy rodeada.

Balas. Cientos de balas. Un charco de balas. Todo alrededor de mis pies. Cayendo

de mi traje.

Mi cara.

Pruebo algo frío y duro en mi boca y lo escupo en mi mano. Parece una pieza rota,

destrozada de metal. Como si fuera demasiado débil para estar en contra de mí.

Pequeña bala inteligente, pienso.

Y entonces corro.

367

70

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Los pasillos ahora están tranquilos. Los pasos son menos. Ya lancé doscientos

soldados al océano.

Derribé alrededor de un centenar más.

No tengo idea de cuántos soldados más ha dejado Anderson para custodiar este

barco. Pero lo voy a averiguar. Estoy respirando con dificultad mientras hago mi

camino a través de este laberinto. Es una triste realidad que si bien he aprendido a

luchar y puedo proyectar, todavía no tengo idea de cómo correr.

Para alguien con tanto poder, estoy terriblemente fuera de forma.

Pateo la primera puerta que veo.

Otra.

Luego otra.

Voy a destrozar cada centímetro de este barco hasta que encuentre a Anderson.

Lo romperé con mis propias manos si necesito hacerlo. Porque tiene a Sonya y Sara.

Y podría tener Kenji.

Y primero, necesito ponerlos a salvo.

Y segundo, tengo que verlo muerto.

368

Otra puerta se abre.

Pateo la siguiente y la abro.

Todas están vacías.

Veo una serie de movimientos de balanceo en las puertas del final del pasillo y me

meto a través de ellas, con la esperanza de algo, cualquier cosa, cualquier signo de

vida.

Es una cocina.

Los cuchillos, estufas, alimentos y mesas. Filas y filas y filas de productos enlatados.

Hago una nota mental para volver por esto. Parece una vergüenza dejar que toda

esta comida se desperdicie.

Regreso por las puertas.

Y salto. Con fuerza. Pisando la cubierta y con la esperanza de que haya otro piso en

esta nave.

Esperando.

Aterrizo mal sobre los dedos de los pies, ligeramente fuera de equilibrio y cayendo

hacia atrás. Me recompongo justo a tiempo.

Miro alrededor.

Esto, pienso. Esto es correcto. Es totalmente diferente.

Los pasillos son enormes aquí abajo, hay ventanas al exterior de las paredes. El

suelo es de madera de nuevo, paneles largos y delgados que se ven brillantes y

pulidos. Se ve bien aquí abajo. Lustroso. Limpio. Las sirenas suenan bajas en este

nivel, como una amenaza lejana que significa poco, y me doy cuenta de que debo

estar cerca.

Pasos, corriendo hacia mí.

Me giro.

369

Hay un soldado cargado en mi dirección, y esta vez, no me oculto. Corro hacia él,

metiendo la cabeza en lo que hago, y mis hombros golpean directamente su

pecho, tan fuerte que se va volando a través del pasillo.

Alguien trata de dispararme desde detrás.

Me doy la vuelta y camino hasta él, golpeando con fuerza las balas de mi cara

como si fueran moscas. Y entonces agarro sus hombros, lo tiro cerca, y le doy con

la rodilla en la ingle. Se dobla, jadeando y gimiendo y curvándose a sí mismo en el

suelo. Me agacho, arranco la pistola de su mano y agarro un puñado de su camisa.

Levantándolo con una mano. Lanzándolo contra la pared. Poniendo la pistola en

su frente.

Estoy cansada de esperar.

—¿Dónde está? —exijo.

Él no contesta.

—¿Dónde? —grito.

—Yo no… no sé —dice finalmente, con la voz temblando, su cuerpo convulsionando,

temblando en mis manos.

Y por alguna razón, le creo. Trato de leer sus ojos en busca de algo, y no consigo

nada más que terror. Lo dejo caer al suelo. Aplasto el arma con la mano. Tirándola

en su regazo.

Pateo otra puerta.

Estoy tan frustrada, tan enojada ahora, y tan ciegamente aterrorizada por el

bienestar de Kenji que estoy temblando de rabia. Ni siquiera sé a quién buscar

primero.

Sonya.

Sara.

Kenji.

Anderson.

370

Me paro frente a otra puerta, derrotada. Los soldados han dejado de venir. Las

sirenas siguen sonando, pero ahora desde lejos. Y de repente estoy

preguntándome si todo esto es sólo una pérdida de tiempo. Si tal vez Anderson ni

siquiera está en este barco. Si tal vez ni siquiera estamos en el barco correcto.

Y por alguna razón, no pateo la puerta esta vez.

Por alguna razón, decido probar el cerrojo primero.

Está desbloqueada.

371

71

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Hay una enorme cama aquí con una gran ventana y una hermosa vista del océano.

Es precioso lo ancho y espacioso que es todo. Más precioso son sus ocupantes.

Sonya y Sara están mirándome.

Están perfectas. Vivas.

Tan hermosas como siempre lo han sido.

Corro hacia ellas, tan aliviada que casi estallo en lágrimas.

—¿Están bien? —pregunto, jadeando, incapaz de controlarme a mí misma—. ¿Están

bien?

Se lanzan a mis brazos, luciendo como si hubieran ido al infierno y regresado,

torturadas desde el interior, y todo lo que quiero hacer es cargarlas y sacarlas de

este barco y llevarlas a casa.

Pero tan pronto como las iniciales hiperventilaciones están fuera de camino, Sonya

dice algo que detiene mi corazón.

—Kenji está buscándote —dice—. Él estuvo aquí hace no mucho, nos preguntó si te

habíamos visto…

—Dijo que conseguiste separarte —dice Sara.

372

—Y que él no supo qué te paso —dice Sonya.

—Estábamos tan preocupadas de que estuvieras muerta —dicen juntas.

—No —les digo, sintiéndome ahora fuera de mí—. No, no estoy muerta. Pero tengo

que irme. Quédense aquí —les estoy diciendo—. No se muevan. No vayan a ningún

lado. Estaré de regreso pronto, lo prometo —digo—. Solo tengo que encontrar a

Kenji… tengo que encontrar a Anderson.

—Él está a dos puertas —dice Sara con ojos asustados.

—La que está todo el camino al final del corredor —dice Sonia.

—Es la que tiene la puerta azul —dicen a la vez.

—¡Espera! —Sonya me detiene cuando me giro para irme.

—Ten cuidado —dice Sara—. Hemos oído algunas cosas…

—Sobre un arma que trajo con él —dice Sonya.

—¿Qué clase de arma? —pregunto, mi corazón deteniéndose.

—No sabemos —dicen juntas.

—Pero lo hizo muy feliz —susurra Sara.

—Sí, muy feliz —añade Sonya.

Aprieto los puños.

—Gracias —les digo—. Gracias… las veré pronto. Muy pronto.

Y estoy saliendo, alejándome, corriendo por el pasillo y las escucho detrás de mí

gritándome que me mantenga a salvo y que tenga suerte.

Pero no necesito suerte. Necesito estos dos puños y espalda de acero. No pierdo

tiempo en entrar a la habitación azul. Ya no tengo miedo.

No dudo. No dudaré. Nunca más.

Pateo la puerta.

373

—JULIETTE… NO…

374

72

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

La voz de Kenji me golpea como un puño en la garganta.

Ni siquiera tengo tiempo de parpadear antes de ser empujada contra la pared.

Mi espalda, creo. Algo está mal con mi espalda. El dolor es tan insoportable que no

puedo evitar preguntarme si está rota. Estoy mareada y me siento lenta, mi cabeza

da vueltas y hay un extraño zumbido en mis oídos.

Me paro.

Soy golpeada de nuevo, muy duro. Y no sé de dónde viene el dolor. No puedo

parpadear lo suficientemente rápido, no puedo calmar mi cabeza lo suficiente para

agitar la confusión.

Todo se está inclinando hacia los lados.

Estoy tratando tan duro de quitármelo de encima.

Soy más fuerte que esto. Mejor que esto. Se supone que debo ser indestructible.

Arriba, de nuevo.

Despacio.

375

Algo me golpea tan fuerte que vuelo a través de la habitación, chocando contra la

pared. Me deslizo hasta el suelo. Me inclino, poniendo las manos en mi cabeza,

tratando de parpadear, tratando de comprender lo que está sucediendo.

No entiendo lo que podría posiblemente estar golpeándome.

Así de duro.

Nada debería ser capaz de golpearme así de duro. No una y otra vez.

Se siente como si alguien está llamándome, pero me parece que no puede oírlo.

Todo es tan sordo, tan resbaladizo y fuera de balance, como que está ahí, sólo para

mí y me parece que no puede encontrarlo. Sentirlo.

Necesito un nuevo plan.

No me pongo de pie de nuevo. Me quedo de rodillas, arrastrándome hacia

adelante, y esta vez, cuando llega el golpe, intento batirlo de nuevo. Estoy tratando

de empujar mi energía, pero todos los golpes a la cabeza me ponen inestable. Me

aferro a mi energía con una maniática desesperación, y aunque no me las arreglo

para salir adelante, tampoco estoy retrocediendo.

Trato de levantar la cabeza.

Despacio.

No hay nada en frente de mí. No hay máquina. Ningún elemento extraño que

pudiera ser capaz de crear estos poderosos impactos. Parpadeo con fuerza contra

el timbre en mis oídos, tratando frenéticamente de limpiar mi visión.

Algo me golpea de nuevo.

La intensidad de la amenaza me golpea en la espalda, pero cavo mis dedos en el

suelo hasta que voy por la madera y estoy aferrándome al suelo.

Me gustaría gritar, si pudiera. Si tuviera alguna energía restante.

Levanto la cabeza de nuevo. Intento ver.

Y esta vez, dos figuras vienen a foco.

376

Una de ellas es Anderson.

La otra es alguien que no puedo reconocer. Es un rubio fornido, con pelo corto y

los ojos de pedernal. Luce vagamente familiar para mí. Y está de pie junto a

Anderson con una engreída sonrisa en su rostro, sus manos, levantadas frente a él.

Él aplaude.

Sólo una vez.

Me arranca del suelo y me tira contra la pared.

Ondas de sonido.

Estas son ondas de presión, me doy cuenta.

Anderson ha encontrado un juguete.

Niego con la cabeza y trato de aclararla de nuevo, pero los golpes vienen más

rápidos ahora. Fuertes. Más intensos. Tengo que cerrar mis ojos contra la presión

de los golpes y trato de gatear, desesperadamente, rompiendo las tablas del suelo

para conseguir control sobre algo.

Otro golpe.

Duro en la cabeza.

Es como si estuvieran causando una explosión cada vez que sus manos aplauden, y

lo que me mata no es la explosión. No es el impacto directo. Esta es la presión

liberada de una bomba.

Una y otra y otra vez.

Sé que la única razón por la que soy capaz de sobrevivir a esto es porque soy

demasiado fuerte.

Pero Kenji, pienso.

Kenji tiene que estar en algún lugar de esta habitación. Él fue el que me llamó,

quien intentó advertirme. Él debe estar aquí, en algún lugar, y si puedo apenas

sobrevivir a esto ahora mismo, no sé cómo él podría estar haciéndolo.

377

Él debe estar sintiéndolo peor.

Mucho peor.

Ese miedo es suficiente para mí. Soy fortificada con un nuevo tipo de fortaleza, la

intensidad de los animales desesperados me domina y me obliga a pararme. Me las

arreglo para estar de pie en cada impacto, cada golpe, ya que se estrella en mi

cabeza y resuena en mis oídos.

Y camino.

Un paso a la vez, camino.

Oigo un disparo. Tres. Cinco más. Y me doy cuenta de que están todos dirigidos en

mi dirección. Las balas que rompen mi cuerpo.

El rubio se está moviendo. Retrocediendo. Tratando de alejarse de mí. Está

aumentando la frecuencia de sus golpes, con la esperanza de desviarme de mi

curso, pero he llegado demasiado lejos como para perder esta lucha. No estoy

pensando ahora, apenas si estoy lúcida, centrada exclusivamente en él y llegar a

silenciarlo para siempre. No tengo idea de si se las ha arreglado para matar a Kenji

todavía. No tengo idea si estoy a punto de morir. No tengo idea de cuánto tiempo

más podré soportar esto.

Pero tengo que intentarlo.

Un paso más, me digo.

Mueve tu pierna. Ahora tu pie. Flexiona la rodilla.

Ya casi ha terminado.

Piensa en Kenji. Piensa en James. Piensa en las promesas que hiciste a ese niño de

diez años, me digo. Lleva a Kenji casa. Regresa a casa.

Ahí está. Justo en frente de mí.

Lo alcanzo como si pasara a través de una nube, y apretó mi puño alrededor de su

cuello.

Presiono.

378

Presiono hasta que las ondas de sonido se detienen.

Oigo algo romperse.

El rubio se cae al suelo.

Y me desplomo.

379

73

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Anderson ahora está de pie junto a mí, apuntando un arma a mi rostro.

Dispara.

De nuevo.

Una vez más.

Cierro los ojos y tiro de lo profundo, de lo profundo de mi interior en busca de mis

últimas gotas de fuerza, porque, de alguna manera, algunos instintos en el interior

de mi cuerpo todavía están gritándome para que me mantenga con vida.

Recuerdo a Sonya y Sara diciéndome que nuestras energías podrían agotarse. Que

podríamos gastarnos a nosotros mismos. Que estaban tratando de hacer

medicamentos para ayudar con ese tipo de cosas.

Me gustaría tener ese tipo de medicina en estos momentos.

Parpadeo hacia Anderson, su forma borrosa en los bordes. Él está de pie justo

detrás de mi cabeza, las puntas de sus brillantes botas tocando la parte superior de

mi cráneo. No oigo mucho salvo los ecos en mis huesos, no puedo ver nada más

que balas lloviendo alrededor de mí. Él sigue disparando. Sigue descargando su

arma en mi cuerpo, esperando el momento cuando sepa que no seré capaz de

sostenerlas por más tiempo.

380

Estoy muriendo, pienso. Debo estarlo. Creo que se cómo se siente morir, pero debo

estar equivocada. Esta es una clase diferente de muerte. Una clase diferente de

dolor.

Pero supongo que, si tengo que morir, puedo hacer una cosa más antes de irme.

Me levanto. Tomando a Anderson por los tobillos. Apretando mis puños.

Y destruyendo sus huesos en mis manos.

Sus gritos perforan la bruma de mi mente, el tiempo suficiente para llevar al mundo

de nuevo a foco. Parpadeo rápido, mirando a su alrededor y puedo ver con

claridad por primera vez. Kenji desplomado en la esquina. El muchacho rubio en el

piso.

Anderson ha sido desconectado de sus pies.

Mis pensamientos de repente son más nítidos, como si estuviera en control de

nuevo. No sé si esto es lo que le da esperanza a una persona, si realmente tiene el

poder de traer a una persona de regreso a la vida, pero ver a Anderson retorcerse

en el suelo me hace algo. Me hace pensar que aún tengo una posibilidad.

Él está gritando mucho, moviéndose rápidamente y arrastrándose por el suelo con

sus brazos. Deja caer su arma, claramente con demasiado dolor y demasiado

petrificado como para sostenerla por más tiempo, y puedo ver la agonía en sus

ojos. La debilidad. El terror. Es sólo ahora que comprende el horror de lo que está a

punto de pasarle. Como tenía que pasarle. Que esto iba a ser llevado a cabo por

nada más que una tonta niña que era demasiado cobarde, como él dijo, para

defenderse a sí misma.

Y es entonces cuando me doy cuenta de que está tratando de decirme algo. Está

tratando de hablar. Tal vez está suplicando. Tal vez está llorando. Tal vez está

pidiendo clemencia. Pero no voy a escuchar más.

No tengo absolutamente nada que decir.

Retrocedo, saco el arma de mi pistolera.

Y le disparo en la frente.

381

74

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Dos veces.

Una por Adam.

Una por Warner.

382

75

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Meto la pistola en su funda. Camino hasta donde está Kenji, sigue respirando, y lo

tiro sobre mi hombro.

Pateo la puerta.

Camino directamente por el corredor.

Pateo mi camino a través de la entrada al cuarto de Sonya y Sara, y dejo a Kenji

sobre la cama.

—Sánenlo —digo, respirando difícilmente ahora—. Por favor, sánenlo.

Caigo a mis rodillas.

Sonya y Sara están sobre él en un instante. No hablan. No lloran. No gritan. No se

desmoronan. Ellas se ponen inmediatamente a trabajar y no creo que nunca las

haya amado más de lo que lo hago en este momento. Ellas lo ponen a toda

máquina en la cama, Sara de pie a un lado del él, Sonya en el otro, y levantan sus

manos a su cabeza primero. Luego su corazón.

Luego se alternan, turnándose, forzando la vida de nuevo a él en diferentes partes

de su cuerpo hasta que Kenji se mueve, sus ojos vacilan, pero no se abren, su

cabeza moviéndose de ida y vuelta.

383

Estoy empezando a preocuparme, pero tengo demasiado miedo, y estoy

demasiado cansada para moverme, ni siquiera un centímetro.

Finalmente, finalmente, ellas dan un paso atrás.

Los ojos de Kenji todavía no están abiertos.

—¿Funcionó? —pregunto, aterrorizada de escuchar su respuesta.

Sonya y Sara asienten.

—Está durmiendo —dicen.

—¿Va a mejorar? ¿Totalmente? —pregunto, desesperada.

—Eso esperamos —dice Sonia.

—Pero estará dormido durante unos cuantos días —dice Sara.

—El daño fue muy profundo —dicen ambas—. ¿Qué pasó?

—Ondas de presión —les digo, mis palabras en un susurro—. No debería haber sido

capaz de sobrevivir a todas.

Sonya y Sara están mirándome, todavía esperando.

Me obligo a levantarme.

—Anderson está muerto.

—Tú lo mataste —susurran. No es una pregunta.

Asiento.

Están mirándome fijamente, con la boca abierta y aturdidas.

—Vamos —les digo—. Esta guerra ha terminado. Tenemos que decirles a los demás.

—Pero, ¿cómo vamos a salir de aquí? —pregunta Sara.

—Hay soldados por todas partes —dice Sonya.

384

—Ya no —les digo, muy cansada para explicarlo, pero muy agradecida por su

ayuda. Por su existencia. Por el hecho que todavía están vivas. Les ofrezco una

pequeña sonrisa antes de caminar hacia la cama y acarreo el cuerpo de Kenji arriba

y sobre mis hombros. Su pecho se curva sobre mi espalda, un brazo echado sobre

mi hombro izquierdo, el otro colgando delante de mí. Mi brazo derecho está

envuelto alrededor de sus dos piernas.

Lo alzo más arriba de mis hombros.

—¿Listas? —digo, mirándolas.

Ellas asienten.

Las llevo a la puerta y hacia abajo por los pasillos, olvidando por un momento que

en realidad no tengo ni idea de cómo salir de este barco. Pero los pasillos no tienen

vida. Todo el mundo está herido, inconsciente, o se ha ido. Eludimos los cuerpos

caídos, pasamos brazos y piernas por el camino. Somos todo lo que queda.

Yo, cargando a Kenji.

Sonya y Sara por detrás.

Finalmente encuentro una escalera. Subo. Sonya y Sara soportan el peso de Kenji

entre ellas y yo bajo para levantarlo. Tenemos que hacer esto tres veces más, hasta

que por fin estamos en la cubierta superior, donde lo lanzo a lo largo de mis

hombros para el tiempo final.

Y entonces caminamos en silencio, a través del barco abandonado, por el muelle, y

de nuevo a tierra firme. Esta vez, no me preocupo por robar un tanque. No me

importa ser vista. No me preocupo por nada salvo encontrar a mis amigos. Y poner

fin a esta guerra.

Hay un tanque del ejército abandonado a un lado de la carretera. Pruebo la puerta.

Desbloqueada.

Las chicas trepan y me ayudan a poner a Kenji en sus regazos. Cierro la puerta

detrás de ellas. Subo en el lado del conductor. Presiono mi pulgar en el escáner

para arrancar el motor, muy agradecida de que Warner los ha programado para

darnos acceso al sistema.

385

Es sólo entonces que recuerdo que todavía no tengo idea de cómo conducir.

Es probablemente una buena cosa que este conduciendo un tanque.

No presto atención a las señales de alto o las calles. Conduzco el tanque directo por

la carretera y de regreso hacia el corazón del sector, en la dirección general por

donde sé que venimos. Soy demasiado dura con el gas, y demasiado dura con los

frenos, pero mi mente está en un lugar donde nada más importa ya.

Tenía una meta. El paso uno ha sido logrado.

Y ahora voy a ver el final.

***

Dejo a Sonya y Sara en los cuarteles y las ayudo a levantar a Kenji. Aquí, estarán a

salvo. Aquí, pueden descansar. Pero no es mi turno para detenerme aún.

Me dirijo directamente hacia arriba por la base militar, por el ascensor hasta donde

recuerdo que bajamos para la asamblea. Golpeo una puerta tras otra, en dirección

al exterior y al patio, donde subo hasta llegar a la cima. Unos metros en el aire.

Dónde empezó todo.

Hay un soporte técnico aquí, un sistema de mantenimiento para los altavoces que

resuenan en todo el sector. Recuerdo esto. Recuerdo todo esto ahora, incluso

aunque mi cerebro es insensible y mis manos todavía están temblando, y la sangre

que no me pertenece está descendiendo por mi cara hacia mi cuello.

Pero este era el plan.

Tengo que terminar el plan.

Golpeo el código de acceso en el teclado y espero escuchar el clic. El cuadro

técnico se abre. Exploro diferentes fusibles y botones, y doy la vuelta a interruptor

donde leo TODOS LOS ALTAVOCES, y tomo una profunda respiración. Pulso la

tecla de intercomunicación.

—Atención, Sector 45 —digo, las palabras ásperas y fuertes y moteadas en mi

oreja—. El comandante supremo del Restablecimiento está muerto. La capital ha

caído. La guerra ha terminado. —Estoy temblando ahora, deslizando el dedo en el

386

botón mientras trato de mantenerlo oprimido—. Repito, el comandante supremo

del Restablecimiento está muerto. La capital ha caído. La guerra ha terminado.

Termínalo, me digo.

Termínalo ahora.

—Soy Juliette Ferrars, y lideraré esta nación. Desafío a cualquiera que se levante en

mi contra.

387

76

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Doy un paso hacia delante y las piernas me tiemblan, amenazan con doblarse y

romperse debajo de mí, pero me empujo para mantenerme en movimiento. Me

empujo para pasar por la puerta, para bajar el ascensor, y para salir al campo de

batalla.

No me toma mucho tiempo llegar allí. Hay cientos de cuerpos apilados en masas

de sangre en el suelo, pero hay cientos más aún de pie, más vivos de lo que podía

haber esperado. La noticia se ha extendido más rápido de lo que pensé que lo

haría. Es casi como si hubieran sabido por un corto tiempo que la batalla había

terminado. Los soldados sobrevivientes del barco de Anderson están de pie al lado

de los nuestros, algunos todavía empapados, congelados hasta los huesos en este

clima helado. Deben haber encontrado su camino a tierra y compartido la noticia

de nuestro asalto, de la inminente desaparición de Anderson. Todo el mundo está

mirando a su alrededor, viéndose el uno al otro en estado de shock, viendo sus

propias manos o al cielo.

Otros todavía están revisando la masa de gente en busca de amigos y familiares, el

alivio y miedo evidentes en sus rostros. Sus cuerpos desgastados no quieren seguir

así.

Las puertas de los cuarteles se abren de golpe y los civiles inundan los terrenos,

reuniéndose con sus seres queridos, y por un momento la escena es a la vez tan

terriblemente triste, y terriblemente hermosa, que no sé si gritar de dolor o de

alegría.

388

No lloro en lo absoluto.

Camino hacia delante, forzando a mis miembros a moverse, rogándole a mis

huesos para que se mantengan firmes, para llevarme hasta el final de este día, y al

resto de mi vida.

Quiero ver a mis amigos. Necesito saber que están bien. Necesito una confirmación

visual de que están bien.

Pero tan pronto como entro en la multitud, los soldados del Sector 45 pierden el

control.

Los ensangrentados y golpeados en nuestro campo de batalla están gritando y

animando a pesar de la mancha de la muerte en la que se paran, saludándome

mientras paso. Y cuando miro alrededor me doy cuenta de que ahora son mis

soldados. Ellos confiaron en mí, lucharon conmigo y junto a mí, y ahora voy a

confiar en ellos. Voy a luchar por ellos. Esta es la primera de muchas batallas por

venir. Habrá muchos más días como éste.

Estoy cubierta de sangre, mi traje rasgado y plagado de madera astillada y pedazos

de metal rotos. Mis manos están temblando tan fuertes que ni siquiera las

reconozco.

Y sin embargo, me siento tan tranquila.

Tan increíblemente tranquila.

Como si la profundidad de lo que acaba de pasar no ha logrado golpearme

todavía.

Es imposible no rozar las manos extendidas y los brazos mientras cruzo el campo

de batalla, y es extraño para mí, de alguna manera, es extraño no estremecerme,

no esconder mis manos, es extraño que no esté preocupada de lastimarlos.

Ellos me pueden tocar si quieren, y tal vez dolerá, pero mi piel no matará a nadie.

Porque nunca voy a dejar que llegue tan lejos.

Porque ahora sé cómo controlarlo.

389

77

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_277

Los recintos están tan sombríos, estériles, pienso, mientras paso a través de ellos.

Estos deben ser los primeros en irse. Nuestros hogares deben ser reconstruidos.

Restaurados.

Tenemos que empezar de nuevo.

Subo por la ladera de uno de los pequeños recintos. Trepando al segundo piso,

también. Llego, aferrándome a la azotea y me subo de nuevo. Pateo los paneles

solares al suelo, y me planto en la cima, directamente en el medio, mientras miro a

través de la multitud.

Buscando caras familiares.

Deseando que ellos me vean y salgan adelante.

Deseando.

Me paro en el techo de este hogar por lo que parecen días, meses, años, no veo

nada salvo caras de soldados y sus familiares. No mis amigos.

Me siento vacilar, marearme con la sensación de alcance, mi pulso corriendo rápido

y con fuerza. Estoy lista para renunciar. Estuve de pie aquí lo suficiente para que las

personas me señalaran, para que mi cara sea reconocida, para que el mundo

notara que estoy parada aquí, esperando algo. A alguien. Cualquiera.

390

Estoy a punto de lanzarme hacia la multitud para buscar sus cuerpos caídos

cuando la esperanza llena mi corazón.

Uno por uno, ellos emergen, de todas las esquinas del campo, desde las

profundidades de los cuarteles, frente a los recintos. Ensangrentados y magullados.

Adam, Alia, Castillo, Ian, Lily, Brendan, y Winston, cada uno crea su camino hacia

mí sólo para girar y esperar a que los otros lleguen.

Winston está sollozando.

Sonya y Sara están arrastrando a Kenji fuera de los cuarteles, pequeños pasos y

arrastrándolo hacia adelante. Veo que ahora sus ojos se han abierto, sólo un poco.

Terco y obstinado Kenji. Por supuesto que está despierto cuando debería estar

durmiendo.

James viene corriendo hacia ellos.

Él se estrella contra Adam, aferrándose a sus piernas, y Adam carga a su pequeño

hermano hacia arriba, en sus brazos, sonriendo como nunca lo he visto sonreír

antes. Castillo asiente hacia mí, radiante. Lily me sopla un beso. Ian hace algún

extraño movimiento de una pistola con su mano y Brendan saluda. Alia nunca se

vio tan jubilosa.

Y los estoy mirando por encima, mi sonrisa constante, manteniéndose ahí por nada

más que fuerza de voluntad. Todavía estoy mirando, esperando para que mi último

amigo aparezca. A la espera de que él nos encuentre.

Pero él no está aquí.

Estoy escaneando a las miles de personas dispersas alrededor de este helado,

helado suelo y no lo veo, no lo veo en ningún lado, y el terror de este momento me

patea en el estómago hasta que me he quedado sin aliento y sin esperanza,

parpadeo rápido y trato de mantenerme entera.

El techo de metal debajo de mis pies está temblando.

Me vuelvo hacia el sonido, el corazón latiéndome fuerte, y veo una mano alcanzar

la parte superior.

391

78

Traducido por Fer_rdn

Corregido por Val_17

Sube por el techo y camina hacia mí, de manera tan constante. Calmado, como si

no hubiera nada en el mundo que hubiéramos planeado hoy salvo el estar aquí,

juntos, mirando a través de un campo de cuerpos muertos y niños felices.

—Aaron —susurro.

Él me lanza hacia sus brazos.

Y yo caigo.

Cada hueso, cada músculo, cada nervio en mi cuerpo se deshace por su toque y

me aferro a él, sosteniéndome por mi vida.

—Sabes —susurra, sus labios en mi oreja—, ahora todo el mundo vendrá por

nosotros.

Me recuesto hacia atrás. Mirándolo a los ojos.

—No puedo esperar para verlos intentarlo.

392

Fin

393

Sobre la autora

Tahereh Mafi es una chica.

Tiene 24 años. Nació en una pequeña ciudad

en algún lugar de Connecticut y actualmente

reside en el Condado de Orange, California,

donde bebe demasiada cafeína y encuentra el

tiempo para ser un poco demasiado perfecta

para su gusto. Cuando no se la puede

encontrar en un libro, se encuentra leyendo

envoltorios de caramelos, cupones y viejos

recibos.

Shatter Me es su primera novela.

Los derechos extranjeros se han vendido en

22 territorios hasta la fecha y los derechos

cinematográficos fueron adquiridos por la 20th Century Fox.

Serie Shatter Me:

1.- Shatter Me

1.5.- Destroy Me

2.- Unravel Me

2.5 Fracture Me

3.- Ignite Me

394

Créditos Moderación

Val_277

lavii

Fer_rdn

Traducción eyeOc

Fer_rdn

val_277

Jane Kent

MaryJane♥

Melii

Jess16

Doña Truji

mara.r

Sisabel1320

Jhos

Corrección Fer_rdn

val_227

liset_11

Jut

stheffy

1Inna

lavi

Megan17

peke chan

mara.r

Corrección SOS Lavi y Fer_rdn

Revisión sooi.luuli Diseño Fer_rdn

395

Traducido, Corregido,

Revisado y Diseñado en

http://welcomeanotherworld.forogratuito.net/

¡Visítanos!


Recommended